22 sept. 2012

53-12. LA INCLUSA EN UNA VUELTA A FORATATA. 22-9-2012.

La Inclusa desde Arafita.

Urbanización de Formigal, Collado del Forato, Cima de Arafita, Collado Ministirio, Corredor Sur y Cima de la Inclusa. Descenso por el corredor al Collado Ministirio, Punta Barzapuchera, Collado Oeste de la Lana, Baladrias y Formigal.

22-09-12.

 Salida09 h. llegada 14 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de la Inclusa procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Hace ya algún tiempo que nos acercamos a la Inclusa, nos llamaba la atención pues no solamente hay que subir a Foratata.

            La Inclusa es un castillo amurallado propiedad de los rebecos y enclavado en plena Arista Sudeste de Ferraturas. Aquella tarde de invierno, de eso hace ya algún tiempo, nos acercamos rodeando por el oeste hasta las paredes de la vertiente norte, subimos por la rimalla y alcanzamos la brecha situada al norte. Las nieblas y la humedad de la roca nos echaron para atrás en un trozo de pared bastante liso y vertical.

            Hoy 22 de Septiembre de 2012 volvemos  para darnos una vuelta mañanera a ver si pescamos algo.
 
Foratata desde los Prados de Formigal.

            Son las nueve menos cuarto cuando aparcamos en la parte alta de la Urbanización de Formigal. Estamos a 1600 metros de altitud.

Collado del Forato.
 
            Tomamos el camino junto al barranquillo y en dirección norte nos vamos para arriba. El camino recorre el reseco Praderío del Formigal y en suave ascenso se va en  situado entre la peña del Forato y la Arista que empalma Ferraturas con Foratata.

            Hace una mañana cálida con una cierta nubosidad que nos mete en calores casi sin quererlo. Atravesamos la zona ondulada y vestida con pedregal calizo y enseguida pisamos el herboso y amable Collado del Forato situado a 2103 metros de altitud y proseguimos al norte y sin perder altura flanqueamos una pequeña depresión hasta alcanzar la arista que nos debe de conducir a Arafita y la Inclusa, atrás se quedan las Peñas de Foratata.


            Se trata de una arista amplia que en suave descenso nos lleva al Collado de Arafita situado a los pies del pico del mismo nombre.

Paredones de la Este de Arafita.
 
La Sur de Peña Arafita.
 
            La Peña Arafita tiene su subida cómoda y fácil por su vertiente norte, una ladera medianamente erguida constituye su vertiente oeste, un  espectacular paredón conforma la cara este y nosotros ascenderemos, como siempre, por su arista sur que presenta una característica zeta con la que se solventa la parte intermedia de la pared; luego, bien a toda cresta que es erguida pero fácil o ligeramente por su vertiente oeste, también erguida se alcanza con facilidad la cima de Peña Arafita situada a 2141 metros de altitud.

 
            Son las diez de la mañana cuando fotografiamos nuestro objetivo que nos muestra las paredes que la defienden por sus vertientes sur u oeste.

            Hemos de bajar unos metros por una ladera suave  hasta alcanzar el Collado Ministirio e iniciar allí una travesía en diagonal ascendente de la Cara Sudoeste del Pico Ministirio.

            Se trata de una ladera metamórfica bastante vestida de vegetación y surcada por un barranquillo que se puede atravesar por cualquier parte. Nuestra travesía nos conduce a las inmediaciones de  la arista este del pico en el collado de separación con Ministirio.

            La idea original era la repetir el rodeo por el oeste hasta alcanzar las paredes en la parte norte y de allí tras un corto ascenso alcanzar directamente a la cima; pero desde Arafita hemos visto un incierto corredor herboso muy próximo a la arista este y ligeramente orientado hacia el sur que nos ha llamado la atención en la distancia como posible.

            Llegados a la base del mismo decidimos que lo vamos a probar.

 
            Se trata de un corredor medianamente amplio, algo escalonado y vestido de pratenses de 50 metros de longitud. La entrada es vertical, caliza y fácil por un par de corredores cortos con muy buenos agarres en roca firme.

            La continuación es un tramo erguido en el que se mezclan pequeños escalones de pratenses con algunas pequeñas afloraciones calizas que nos vienen muy bien como apoyos tanto para pies como para manos. Y nos depositan en la parte central del corredor ya completamente vertical.

            Aquí deambulamos un poco por el corredor en busca de los pasos más seguros pues predominan las pratenses y algún que otro enebro nos viene bien y nos faltan los apoyos en roca. Se trata de un tramo duro y poco seguro que aseguraremos con la cuerda si es que bajamos por aquí.

            Juan y Rosa lo pasan por medio y yo me voy para arriba en busca de la rocas del límite izquierdo del corredor. Unos  metros más arriba nos reunimos en medio del mismo para proseguir el ascenso aprovechando que ha perdido un poco de verticalidad.

            El último tramo es completamente herboso y cuenta con buenos escalones que nos permiten alcanzar la salida bajo un resalte fácil. Cuando quiero hacer la foto del corredor la verticalidad lo oculta a nuestra vista.

 
            En la otra vertiente hay otro corredor gemelo de este pero claramente se corta en su tramo inferior.


 
            Superado el pequeño resalte hay que avanzar por una rampa medianamente inclinada, herbosa y bastante amplia que nos permite subir alrededor de 30 metros largos para depositarnos en la Cima de la Inclusa. Van a ser las once de la mañana cuando nos sentamos a almorzar contemplando las peñas de Foratata y una buena parte del camino que hemos traído, la mañana está neblinosa y viste de azul  un horizonte conocido de picos empenachados con una capa de nubes de las que se deshilachan algunas nieblas; vemos la Aguja Lamat y Frondiellas Sudoeste y no Balaitus, Vemos los Infiernos y no las Argualas, vemos Arrieles, Peirelue, Ourade, Diente de Anayet, Retona y Guara.


            Antes nos hemos asomado al collado situado al norte y no nos ha gustado nada de lo que hemos visto ni al este ni al oeste del mismo. Se trata de dos corredores, uno herboso, estrecho y vertical con patio enorme y el otro con un diedro muy liso además de vertical al que no le vemos la parte inferior, es lo que tienen cuando pretendes bajar algo que no has subido antes.
 

            Los corredores de la parte este que hemos contemplado subiendo no nos ofrecen ninguna alternativa asequible pues se cortan y los de la parte oeste que hemos visto ya de lejos conducen a un zócalo inferior vertical; así que media hora más tarde nos vamos para abajo por donde hemos subido.

 
            Llegados a la cabecera del corredor sacamos la cuerda, yo destrepo delante y Juan asegura un poco a Rosa. Son dos largos de cuerda que realizamos tranquilamente y que nos depositan en la base del corredor un cuarto de hora más tarde.

            Recogemos la cuerda y nos bajamos desandando la travesía de ascenso hasta el Collado Ministirio lugar en el que dejamos el camino realizado para iniciar un circuito alrededor de las Peñas de Foratata.


            Continuamos en descenso y en dirección este para pasar bajo la vertical Cara Este de Peña Arafita y faldear luego perdiendo el mínimo desnivel bajo la arista que conduce a Foratata ya que hemos de remontar posteriormente hasta las inmediaciones de Punta Barzapuchera.

            Bajaremos por debajo de los 2000 metros para remontar luego a través de una ladera de arándonos enrojecidos por el otoño y pasar alrededor de los 2030 metros de altitud tras un suave remonte.

La Lana desde Barzapuchera.
 
            Desde allí contemplamos los paredones de Foratata al final de una loma que arranca desde aquí mientras proseguimos en dirección este y en suave descenso orientados por un conocido collado entre el Pico de la Lana y Foratata.

El camino más corto a Foratata.
 
            Perdemos unos metros a través de una ladera herbosa llena de cardos y alcanzada la pedrera iniciamos un faldeo casi horizontal o en muy suave descenso que nos permite alcanzar la parte alta del delicioso pinar situado al noroeste del collado que nos ha servido de guía, tras pasar bajo el covacho que se ubica en la vía directa de la Sarra a Foratata.

            Va a ser la una del mediodía cuando, estamos a 1850 metros de altitud, iniciamos el descenso de un amplio corredor que orientado casi al sur nos ha de conducir a la Faja de los Prados, un rellano herboso salpicado de pequeñas masa de pino negro y situado ligeramente por debajo de los 1700 metros de altitud.

La Lana desde la Faja de los prados.
 
            El corredor tiene una mitad medianamente herbosa y la otra, la próxima a los paredones de Foratata que vamos contemplando, completamente vestida de pedrera caliza. En la parte baja del mismo tomamos un caminillo balizado que tras pasar por un claro herboso entre pinos se baja hacia Sallent mientras que a nosotros nos deja en un vallecillo limpio, con el que remontaremos alrededor de 60 metros y nos permitirá alcanzar un colladito muy próximo a la Cima de Baladrias que es el contrafuerte sur- sudeste de Peña Foratata.

Hacia el Collado de Baladrias.

Cólchico de otoño en Baladrias.

            Estamos alrededor de los 1770 metros de altitud y aquí aparece, nacido del praderío, el caminillo que balizado se orienta al oeste para conducirnos en suave descenso al Caserío del Formigal.

 
            De camino recogeré un bonito cristal de cuarzo, pasaremos junto al abrevadero y por la pista nos llegaremos al coche cuando son las dos de la tarde rematando nuestra circular a Foratata que intuíamos aunque no conocíamos y que unido a Peña Arafita y la Inclusa nos ha supuesto un desnivel de 850 metros aunque lo más importante haya sido la certidumbre de que hemos estado en un lugar que no recibe más visita que alguna esporádica de los rebecos.

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.