30 ago. 2012

47-12. NIEBLAS EN ANAYET EN OTRA CIRCULAR A ESPELUNCIECHA. 30-8-2012.


El Ibonet de Anayet a la salida del corredor.
 
Aparcamienro de Espelunciecha, Puerto de canal Roya, Noroeste de Espelunciecha, Ibones de Anayet, Collado de la Glera y Collado de los Faballones.

30-08-2012.

Desnivel acumulado 500 m.

Distancia recorrida 11000 m.

Tiempo efectivo 03:00 h.

Nieblas.

Bastante fácil.

Senderismo.

Encontramos un paso natural para atravesar la Rinconada de Anayet muy al este cuando buscábamos el paso equipado de las inmediaciones de la Cascada de Anayet.

Agua en el Ibón Pequeño de Anayet, en las surgencias al este de los ibones o en la Surgencia de la Glera de Anayet.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Espelunciecha procedente de Iberpix. Vía en amarillo.


            Después de un tremendo, largo y seco verano absolutamente caliginoso, estamos a 30 de Agosto de 2012 y casi agradecemos las nieblas que coronan el Portalet de Aneu a falta de un buen remojón. Son las tres de la tarde de un día especial para nosotros y nos vamos a dar un paseo por el monte.

            En el aparcamiento de Espelunciecha corre viento fresco que vomitan las nieblas. No llevamos demasiada ropa y abreviamos para meternos en marcha.

            Queremos darnos una vuelta por los Ibones de Anayet y vamos a tratar de ascender por la vía más rápida de todas cuantas conocemos. Partimos del aparcamiento a 1750 metros de altitud y nuestro primer objetivo es alcanzar el Puerto de Canal Roya a 2150 metros de altitud.

 
            Para ello tomamos el camino que en dirección oeste-sudoeste se eleva por la orilla izquierda del Barranco Espelunciecha que esta balizado de rojo y blanco y que desconocíamos ya que siempre lo subimos con nieve y así no hay manera de ver las balizas.

            Enseguida coincidimos con la Pista de la Rinconada que tantas veces hemos recorrido y comparando el valle con y sin nieve nos vamos para arriba tranquilamente dejando que las nieblas nos abracen y terminen por engullirnos cuando alcanzamos la altura del Ibón de Espelunciecha que a lo mejor visitamos de vuelta en el caso de que lo hagamos por aquí.

Ibonciecho del Puerto de Canal Roya.
 
            De allí para arriba los conocidos y suaves resaltes que nos depositan en el Puerto de Canal Roya tras cincuenta minutos de camino.

 
            No hay Diente de Anayet ni nada que se asemeje y a duras penas advertimos la presencia del Ibonet del Puerto de Canal Roya, que siempre localizamos relleno de nieve y una opaca claridad sobre la Rinconada de Anayet por encima de las paredes.

            Nos ponemos los cortavientos pues las nieblas son muy húmedas y proseguimos hacia el sur  para ganar unos pocos metros y tomar el camino que marcha a la Rinconada y que utilizan los que van a escalar en las Cascadas de la Rinconada. Nosotros conocemos ese camino pero no lo hemos hecho nunca.

            Hay dos opciones para alcanzar el Rellano Lacustre de Anayet: la más conocida y consistente en descender a la base de la Rinconada para ascender por la Senda que sube por el Valle de Canal Roya y otra que alcanza los ibones por la parte este de las Cascadas de la Rinconada y que vamos a tratar de encontrar.

 
            Para ello seguimos el camino que se dirige en suave descenso hacia la base de las cascadas pero siguiendo las citas que en algún momento se introducirán en las paredes de la Rinconada.

 
            Hemos de Contornear la noroeste de Espelunciecha y para ello tras atravesar un vallecillo herboso alcanzamos otro pedregoso que atravesamos siguiendo las citas en el pedregal. Nos conducen a un crestón desde el que una ladera mixta se alarga hasta la base de las Paredes de la Rinconada ofreciéndonos como referencia la Cascada por la que desagua el Ibonet de Anayet por la que discurre un hilillo de agua.

            Desestimamos el camino que se va a la base de la cascada en descenso y proseguimos con las citas atravesando la ladera en dirección sur sin perder altura.

            Unos metros al este de la cascada hay un lugar por donde posiblemente se pueda ascender la pared pero no hay nada que señale camino por allí. En cambio, las citas se van suavemente para arriba a la vez que el camino se hace cada vez más difuso.

            Hay al menos un par de corredores en la Oeste de Punta Espelunciecha en los que la pedriza se encumbra hasta muy arriba con lo que la altura de las paredes queda bastante reducida. Las débiles trazas de camino se van para arriba por la base de las Paredes de la Rinconada y para arriba nos vamos.

 
            Alguna dudosa cita se introduce en el corredor más próximo a la Cascada. Se trata de un cono de deyección muy descompuesto e inestable por el que nos vamos unos metros para arriba.

            Nos conduce a un corredor de alrededor de 20 metros que no tiene mala pinta que vamos a probar. Sobre pizarras rojas bastante lisas presenta un resalte de entrada de 4 metros con buenas presas pero bastante lisas con roca mojada. A mi chica no le gusta pero no supone mayor dificultad que la mentalización de trepar en roca húmeda.

            Luego, una corta rampa terrosa, descompuesta y bastante inclinada nos conduce a un siguiente resalte que tiene peor pinta. Se trata de un diedro algo más largo que el anterior en el que el empotre es complicado y la pared derecha es muy vertical, está mojada y tiene pequeñísimas presas.

            Rosa sube con las presas que le hago para los pies y desde arriba contempla como me las ingenio yo con las botas blandas. El paso en seco no ofrecerá demasiada dificultad pero en mojado se las trae. Hay que empotrarse de malas maneras en el fondo del diedro y sacar las uñas para realizar la máxima adherencia sobre la pared alcanzar la salida que para colmo tiene un par de bloques asentados en la tierra y sobre los que no es conveniente en absoluto hacer fuerza. Será un tercero seguro en descenso.

 
            Por encima del resalte otra corta rampa terrosa conduce a unos bloques fáciles que superamos con apoyos de manos. Nos depositan en una pequeña brecha de salida desde la que contemplamos unos metros debajo de nosotros el Ibonet de Anayet. Son las cinco y media.

El Ibonciecho de Anayet en el momento más claro y único de la tarde.
 
            Hacemos algunas fotos del ibonet con permiso de las nieblas y nos dirigimos prácticamente de llano hacia el Ibón de Anayet en dirección sur. Estamos a 2220 metros de altitud.

            Las nieblas son tan espesas que no podemos contemplar ni siquiera los arranques de los conocidos picos que conforman el Circo lacustre.

            Hacemos una foto del Ibón de Anayet en un momento determinado y nos vamos hacia el sur para dar un poco de vuelta mientras esperamos que se disipen un poco las nieblas. No será así e incluso tendremos pequeños problemillas para volver al ibón.

            Ya hemos decidido que no vamos a destrepar el corredor y entre la alternativa de bajar hasta el fondo de la Rinconada o volver por la Glera de Anayet nos decidimos por esta segunda opción.

 
            Hemos de alcanzar el camino balizado en rojo y blanco y seguirlo en dirección este puesto que a pesar de ser un lugar conocido las nieblas te pueden gastar una mala pasada.

 
            Son las seis menos cuarto cuando iniciamos el descenso del resalte que nos introduce en el Barranco Culibillas pero nosotros no vamos a bajar hasta el barranco para luego tener que ascender al Collado de la Glera de Anayet, antes de que el camino se vaya para abajo continuamos en horizontal por un caminillo que conocemos y que en suave descenso nos ha de conducir a la Glera de Anayet transitando la Cara Sur de Punta Espelunciecha.

 
            Salimos poco a poco del dominio de las nieblas cuando nos vamos para abajo en busca de la Cabaña de la Glera situada a 2000 metros de altitud. Tenemos que rodear los Faballones de la forma más económica y que nos permita alcanzar el cuello este y desde allí dejarnos caer al Aparcamiento de Espelunciecha.

            Pasamos junto a la captación de agua de la Glera pero maldita la gana que tenemos de beber. Las nieblas son empujadas por el viento del oeste y la temperatura rondará los cinco grados de tal manera que se nos enfrían las manos.

Gendarmes de los Faballones.

            Atajamos en busca del Cuello Este de los Faballones lugar al que llegan las Sillas de Batallero y Garmet y nos vamos para abajo en dirección norte y bien ventilados. Las nieblas se están disipando y hasta quiere salir el sol.
 
Matameriendas o cólchico de otoño.

            Son las siete un poco pasadas cuando llegamos al coche. Hemos hecho la subida en hora y media sin conocer el camino y hemos bajado en hora y veinte. No ha sido más que un paseo en el que hemos movido unos escasos 500 metros de desnivel en una tarde otoñal de finales de agosto.   

           

   

27 ago. 2012

46-12. PALA DE IP-MOLETA DESDE CANFRANC. 27-8-2012.

Vertiente Sudoeste de la Pala de Ip.

Canfranc Estación, Pista Picaube, Camino del Carretón, Pista de Ip, Corredor Sur y Arista Oeste y Pala de Ip. Vuelta al Collado Oeste, Tronquera, Moleta, Circo de Epifanio y Pista Picaube.

27-08-2012.

Salida 07 h. Llegada 17 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de la Pala de Ip-Moleta procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Cada vez que emprendemos una actividad a partir de Canfranc tanto si es desde la Estación como si es desde el Pueblo sabemos que será exigente y que resultará cara.

            Creo que el Valle de Canfranc es de los más angostos que conozco. Sus laderas son inclinadísimas y en el fondo del valle a 1190 metros de altitud entra poco el sol en invierno.

            La climatología del valle solía ser pésima: frecuentemente  pasto de las nieblas que aquí se le lama Raca y los aludes que caían por sus paredes obligaron a una ciclópea tares de obras de contención en sus laderas además de una masiva repoblación forestal necesaria para la pervivencia de la Estación Internacional. Ahora ya no nieva tanto y consecuentemente no hay tantos aludes, las paredes están defendidas pero el valle sigue humanizadamente salvaje.

            El valle está cosido de caminos y a pesar de todo lo dicho, solemos ir con cierta frecuencia. Hoy 27 de Agosto de 2012 haremos una circular a la Pala de Ip.

            Madrugamos bastante pero dejamos que se haga de día pues son las siete cuando aparcamos en las inmediaciones de la Central Hidroeléctrica de Ip, en la cola del pequeño embalse del mismo nombre. Estamos a 1190 metros de altitud. Y vamos a subir por el Camino del Carretón.

            Recuerdo que era muy crío cuando todavía funcionaba el Carretón de Ip. Una tarde de verano, al principio de los 60, me subieron en él y conocí el Ibón de Ip y un precioso prado de edelweiss en la cola del mismo. Años después volveríamos con nuestros amigos. Era la época en la que comenzábamos a ir a monte sin mapas y como conocía el camino allá nos fuimos llevando como referencia el carretón. Fue una jornada dura y hoy también lo será.

            Iniciamos la marcha por la Pista de Picaube que arranca en la Cola del Embalse de Ip y que en dirección nor-noreste se desarrolla por medio del bosque mixto que puebla la orilla izquierda del valle, al sur de la Tubería y el Carretón.
 

            Enseguida un cartel nos invita a abandonar la pista e introducirnos en el camino que se inicia ya al norte del Carretón y que a base de cortas lazadas desarrolla un ascenso consistente.

 
            El camino está muy transitado, seco y lleno de hojarasca que alguna granizada ha echado abajo. Muy próximo a la Tubería se aproxima a un fuerte resalte de la pared y es el momento en el que un pequeño túnel bajo las instalaciones de referencia nos pasa a la orilla sur de las mismas, sobre los 1500 metros de altitud, para proseguir para arriba en cortas lazadas sobre una pared vestida de abetos blancos y rojos, pino silvestre y tejo y pradera alpina muy seca. Se trata de un camino hecho a base de muretes de piedra seca que sirvió de camino de servicio para las obras de instalación del Carretón.

            Luego, un tramo de lazadas un poco más amplias se separan del trazado del Carretón para luego superar un resalte en el que hay colocado un par de grapas metálicas  innecesarias, nos depositan en la cabecera de la Arista Sudoeste de la Moleta en la zona denominada Monte Larrón desde la que avistamos el Valle de Ip que podríamos haber utilizado para el ascenso partiendo de Canfranc Pueblo.

 
            El camino perfectamente balizado de de amarillo y blanco prosigue en ascenso por la cresta, ahora rocosa y enseguida alcanza la Pista de Ip en las inmediaciones de la Estación Superior del Carretón a 2100 metros de altitud. No son todavía las nueve de la mañana.

 
            El Camino a la Moleta que es el que hemos llevado hasta ahora se va al este-nordeste pero nosotros tomamos la pista y nos vamos con ella en dirección este-sudeste.

            Son 5 kilómetros de pista y no precisamente llanos, puesto que hay frecuentes subidas y bajadas, los que hemos de recorrer, unos ratos a la sombra y otros al sol de una mañana estupenda para caminar, mientras vamos contemplando los ciclópeos trabajos realizados en relación con el Embalse de Ip y ahora contemplamos el Circo de Ip que es un enorme praderío alpino rodeado de montañas conocidas que arrancan al sur con los Campanales y Collarada y se prolonga con Collaradeta, Nevera, Cuchillares, Bucuesa, Escarra, Pala de Ip Tronquera y termina en la Moleta al noroeste.


            Caminamos hacia el sol que, todavía muy bajo, nos ofrece los oscuros imprecisos del contraluz del circo y se nos hace largo pues nos llegamos hasta las inmediaciones de la presa.

 
            Contemplamos la Casa y el refugio de Ip junto a un enorme bloque calizo y abandonamos la pista introduciéndonos en el reseco praderío en dirección norte en busca del Collado Oeste de la pala de Ip.
 

            Con la pista no hemos ganado prácticamente ni un solo metro de altitud y se nos ha llevado casi una hora pero nos ha aproximado a nuestro objetivo. Ahora la pradera bastante llana nos aproxima a la base de la pared norte del circo y cuando estamos en el inicio del Corredor al Collado Oeste de la Pala de Ip a 2200 metros de altitud,  nos sentamos a almorzar. Son las diez.

Collarada.
 
            Media hora más tarde reemprendemos camino, atravesamos una torrentera seca y por praderío iniciamos el ascenso del corredor que no tiene otra cosa de particular más que los 400 metros de desnivel que nos va a permitir subir.

 
            Es un corredor que conocemos y que tiene un tercio inferior herboso en el que encontramos citas, un segundo tercio pedregoso y fácil de subir y un tercio final bastante erguido que no tiene ningún paso obligado y presenta alternativas varias de progresión.


            Nos deposita en el Collado Oeste de la Pala de Ip a 2600 metros de altitud y saludamos a un montañero que no sabemos por donde ha llegado al collado. Se irá delante de nosotros hacia la Pala de Ip.

            Son las once un pelín pasadas, echamos un trago y nos vamos arista adelante en dirección este para atravesar una vira medianamente ascendente en la vertiente norte de la arista y enseguida introducirnos ligeramente en la cara sur para superar tranquilamente el resalte que accidenta la arista.
 

            En la cara sur, una línea de citas y retazos de camino nos devuelven a la arista con lo que alcanzamos la Antecima Oeste del pico y desde donde descubrimos el resto de arista que conduce a nuestra cima.

            Hay que perder unos insignificantes metros que nosotros faldeamos por el sur y recuperando la arista prácticamente en horizontal nos acercamos a la cabecera de las características placas que visten la cara sudoeste del casquete somital de la Pala de Ip.


            Atravesadas las placas por su cabecera llegamos al resalte final que ascendemos mediante una placa inclinada ligeramente en la vertiente norte que nos deposita en la amplia Cima de la Pala de Ip a 2779 metros de altitud. Son las once y media de la mañana.

Ibón de Ip.
 
            Desde la cima disfrutamos de un paisaje amplísimo bastante claro en el que destaca el próximo Circo de Ip con Escarra aquí al lado y Collarada pastoreando. Al Oeste las Blancas de Borau, Lecherines y Tortiellas, más allá Aspe y Bisaurín. Girando al norte El Castillo de Acher, Acherito, Petrechema la Tabla más que la Mesa y el Anie. Seguidamente aparece, además de Anayet y Acue, Sesques, el Midi de Ossau, Lurien Pallas, Balaitus, Frondiellas, La Crestas del Diablo  y el Cristales. Cambales, Aragón y las Faxas se marchan hacia el este al encuentro d l Tebarray, Zarre, Infiernos, Garmo Negro, y la Cresta de las Argualas. Atrás aparece Tendeñera, Ordesa, Vignemale, el Circo de Troumousse y la parte este de Neouvielle. Completando el giro están  la Partacua y al fondo Oroel e incluso Montañesa. El Ibón de la Sierra tiene una preciosa estampa sin apenas estiaje, todo lo contrario que el ibón de Ip o el Ibón de Escarra que están bastante sangrados.


            El montañero se ha ido delante y nosotros, un cuarto de hora más tarde hacemos lo propio. Desandamos la arista hasta la Antecima Oeste de Ip disfrutando de la brisa que agradablemente nos quita las gorras de la cabeza y tras faldear por el sur nos llegamos al Collado Oeste de la Pala de Ip.

 
            Hacia el oeste tenemos una arista conocida que sabemos, carente de dificultades, es apta para el paseo y a ello vamos superando una suave loma  que se arrellana seguidamente y nos muestra el Casquete Somital de la Tronquera.


Escarra desde la Tronquera.
 
            Atravesado el pedregoso rellano ascendemos suavemente un pequeño resalte y por la arista alcanzamos la afilada y fácil Cima de la Tronquera situada a 2689 metros de altitud.

            La alargada cima se sumerge en la loma que se alarga en dirección oeste para atravesar sucesivamente un par de pequeños resaltes muy fáciles y de escaso desnivel y en suave descenso.

Circo de Iserías.

            Pasados los dos puntones descendemos unos metros hasta alcanzar un  pequeño collado tras el que se alarga una suave loma que nos ha de conducir al Casquete Somital de la Moleta.
 
Campanil de Ip.

            La Moleta tiene una similitud extraordinaria con Collarada al presentar una franja superior de paredes bastante verticales a modo de cabeza. La Arista Este presenta un paretazo de alrededor de 30 metros de altura que se salva ligeramente al sur utilizando un par de corredores sucesivos en los que hay que apoyar las manos.

 
            Son las dos menos cuarto cuando alcanzamos la Cima de la Moleta situada a 2570 metros de altitud. Nos sentamos a comer contemplando el ibón de Iserías o Samán.

            Desde nuestro comedor también tenemos una magnífica vista del Campanil y el Campanal de Ip una poderosa cresta nacida en la Norte de la Pala de Ip y que asienta sus pies en medio del Valle de Izas.

            Media hora más tarde, hemos terminado nuestro recorrido de arista, iniciamos el descenso.

            De la Moleta se puede bajar al ibón de Iserías y de allí, por la Vuelta de Iserías al Valle de Izas y a Col de ladrones.  Se puede bajar también hasta el Carretón y desandar el camino de la mañana y bajar directamente a Canfranc por el Circo de Epifanio, aunque eso de directamente sea un decir.

Sudoeste de la Moleta.
 
            Faldeamos por el sur los paredones de la Oeste de la Moleta y tomando un débil caminillo nos llegamos al Collado Norte de la Moleta. Es muy importante tomar una buena orientación puesto que no se trata de un descenso longitudinal por un valle sino que hay que utilizar sucesivamente tres valles diferentes.

            Si bajamos directamente  al oeste lo haríamos por el Barranco del Borreguil de Samán que es el que baja inmediatamente a la derecha de las Instalaciones del Carretón. Y no sabemos que haya camino por ese lado.

            Consecuentemente ha y que iniciar en descenso una travesía  al noroeste para salir de la cabecera de este barranco e introducirnos en el Circo Epifanio al oeste de la cresta de Iserías.

            Hay una línea de citas que inicia el descenso del circo. La línea se abre en dos y ante la gran vuelta que da hacia el nordeste optamos por seguir con el descenso hacia el sudoeste sabiendo que nos acechan sucesivos resaltes.

            Bajamos por inclinado praderío de parapeto en parapeto hasta que ya próximos a la solución de esta parte de la pared hemos de darnos la vuelta sobre nuestros pasos, recuperar una treintena de metros mediante una diagonal incómoda y acceder a un corredor por el que obviaremos el resalte anterior.

Fuente Elvira.
 
            Luego en dirección oeste y en mediano descenso  alcanzamos un marcado camino que nos deposita en la Fuente Elvira a 2111 metros de altitud. No la conocíamos.

            Echamos un cumplido trago de agua fresca y tras consultar nuestro mapa seguimos camino balizado que atraviesa en horizontal el circo de sur a norte para tomar unas lazadas descendentes sobre una loma divisoria del circo en la que se encuentra el Refugio del Vasco.


            Enseguida entramos en el bosque y alcanzamos el Refugio del Vasco situado a 1880 metros de altitud, en nuestro mapa está situado algo más abajo.

            De allí para abajo hay que seguir el camino balizado que abandona el Barranco Epifanio y se introduce al norte en el Barranco Cargates.

Gayuba.
            Se trata de un barranco mayormente cubierto de bosque y por el que evolucionamos largamente a la sombra. El camino desciende bastante en principio pero luego se eterniza con vueltas y más vueltas sin apenas desnivel, se trata más de un paseo que de un camino a no ser por el inclinado paraje en el que se desarrolla. Practicado a base de muretes artificiales de piedra seca.

            Con ello cruzamos el Barranco Cargates y nos introducimos al norte en el Barranco Picaube.

            Allí el camino se alarga indeciblemente vuelta a vuelta sin apenas perder altura pero en una ladera mucho más pelada en la que el sol molesta de lo lindo además de que estamos ya bastante bajos y la temperatura del fondo del valle se nota.

            Las vueltas finales nos orientan hacia el noroeste y cuando ya estábamos un pelín artos de camino aparece la pista que baja de Picaube. Estamos ligeramente por encima de los 1400 metros de altitud.

            Tomamos la pista en suave descenso y en dirección sur y aprovechando la deliciosa sombra que el bosque nos propicia nos vamos para abajo.

            Pasamos junto a un refugio forestal, la fuente de la herradura y los puentes sobre los barrancos que hemos atravesado por arriba. Finalmente alcanzamos el inicio del camino de la mañana y proseguimos descenso para rematar la pista y alcanzar nuestro coche que está esperando calentito. Canfranc nos ha regalado una de sus habituales jornadas  con 1800 metros de desnivel y llegamos cansadillos y algunos tocados de pies. Las botas blandas tienen eso.     

 

 

             

 

             

 

 

19 ago. 2012

45-12. CIRCULAR LACUSTRE AL PIC DE QUATRE TERMES. 19-8-2012.


Casquete somital del Pic Quatre Termes.
La Mongie, Coume de Porteilh, Final Remonte de Quatre Termes, Brecha Sur y Arista Sur. Descenso a Arista Sudeste de Contade, Lac de Port Bielh, Col Caderolles, lacs de Hourquette, Campana, Greziolles y Caderolles al Aparcamiento Curva Garet.

19-08-2012.

Salida 07 h. Llegada 15 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Quatre Termes procedente del IGN francés. Vía en amarillo.


            Parece ser, según su nombre indica, que el Pic de Quatre Termes debe ser la confluencia de cuatro valles, lo que no deja de ser poco más que característico.

            Se trata de un pico bastante difícil de diferenciar  y consecuentemente de localizar desde donde tratamos de identificarlo. No lo conseguimos desde Arbizon y desde el Midi de Bigorre, no lo tenemos claro tampoco.

            Ni siquiera es un tresmil excusa para visitarlo pero puede ser un perfecto pretexto para nuestro proyecto que no es otro que una circular acuática, mejor dicho, lacustre, en torno al pico.

            Suponemos que tendrá subidas varias pero poseemos referencias por la Coume de Porteilh, un vallecito masacrado por la Estación de Esquí de la Mongie y por allí subiremos. Para el descenso tenemos, a priori, opciones varias a estudiar sobre el terreno, cada cual tiene su precio y sobre la marcha resolveremos. Incluso contamos también con la opción más barata que es volver por el mismo valle y adiós a la circular lacustre.

            La noche en la Mongie es cálida, muy cálida para no variar y a las seis y cuarto del 19 de Agosto de 2012, cuando nos despertamos es de noche todavía; pero previendo una jornada larga y con posibles contingencias varias, nos levantamos, desayunamos y antes de las siete estamos en  camino.

Pic de la Espada.
 
            Salimos del centro de la estación sobre los 1720 metros de altitud y atravesamos la parte baja de la estación en dirección oeste y en busca de la entrada de la Coume de Porteilh. Nos orienta a nuestro frente el Pic de la Espada.

            Podríamos haber salido desde la carretera algo más arriba de la estación pero para nuestra logística es preferible caminar unos minutos ligeramente cuesta arriba ahora por la mañana que tener que remontarlos con el calor de la tarde ya que nuestra furgo no es precisamente el coche fantástico.

            Enseguida alcanzamos el lugar donde se soterra el barranco y a partir de allí iniciamos un faldeo ascendente para entrar a la Coume de Porteilh cuando ya llevamos una cierta altura ganada. El faldeo es cómodo y alcanzamos una zona de obras de la estación que le ha metido mano al valle de buena manera. También es cierto que un tramo de las obras ya está resembrado con abundante semilla. Lo que no está asegurado es que germine con este tiempo.

            Alcanzado el lecho de la pista de esquí giramos al sur y en fuerte ascenso proseguimos valle adelante.
 

            La pista que ya ha estado en funcionamiento tiene obras de ensanche que se prolongarán hasta arriba por lo que del camino no vemos nada en absoluto lo que tampoco supone mayor problema pues podemos decir que llevamos un camino de 40 metros de ancho.

            Poco más arriba  la pista se arrellana y alcanzamos el lecho de un laquette que ha quedado medio engullido por la pista. A nuestra derecha tenemos la arista que une el Pic Allamand con el de la Espada y a nuestra izquierda la Arista de Guilhembrume a la que va a parar una silla de la estación. Esta arista es la que de alguna manera concluye en el Quatre Termes.

            Subimos todavía a la sombra de una mañana con cierta nubosidad alta de poco desarrollo en busca del Lac de Porteil  que sabemos se encuentra en el valle aunque no lo veamos puesto que, pista arriba, rebasamos la altitud del lac y no aparece a nuestra vista.

            Sobre los 2350 metros de altitud nos asomamos al barranco que ha quedado al oeste de la pista y no advertimos más que un tremendo pedregal que baja del Pas de la Crabe. El lac se ha quedado atrás sobre los 2250 metros de altitud.

            Estamos aburridos de pista cuando iniciamos el tránsito de la parte alta de la misma en la que hay un nuevo arrastre que remontará hasta alrededor de los 2500 metros de altitud. Subimos sin prisa pero sin pausa y a ritmo aprovechando una temperatura agradable en una mañana que sigue ligeramente nublada y un tanto ventilada.

            Cuando alcanzamos la llegada del remonte hace fresco y consultamos el mapa puesto que nos da la impresión de que nos encontramos ligeramente al sudoeste del pico.

 
            No vemos citas pero hay una rampa herbosa que nos puede llevar un poco al nordeste y por allí nos vamos en ascenso. Unos metros más arriba aparece una primera cita y enseguida otras que practican una diagonal en la pared y en dirección nordeste  para ir al encuentro de un potente corredor que arrancaba a media pista en dirección este y conducía directamente a la Brecha Sur del Cuatro Termes.

            Tendremos que atravesar en horizontal un par de pequeños corredores que se encumbran hacia el Pic Contade hasta que tomamos el corredor correcto en el que encontramos la línea de citas y trazas de camino.


            Una subida de alrededor de 50 metros termina por depositarnos en la Brecha Sur  del Quatro Termes. Sobre los 2650 metros de altitud.

            Al sur tenemos el Casquete Comital del Contado y al norte un pequeño gendarme al que sucede una brecha similar a la que nos encontramos y el Casquete Comital del Quetro Termes bien defendido por los paredones de su vertiente oeste.
 

            Avanzamos a toda cresta por un caos de bloques graníticos cubiertos de líquenes muy oscuros superamos el gendarme y alcanzamos la brecha subsiguiente.

            Desde allí, el pico nos muestra una arista erguida y vertical que se puede trepar pero las citas se van a faldear la arista por la vertiente este  alcanzando el centro de la pared sudeste.

 
            Una serie de cortos corredores muy fáciles en los que hay que emplear las manos en uno de ellos nos depositan en la Cima del Pic Quatre Termes a 2724 metros de altitud. Son las nueve y cuarto de la mañana.

Valle directo a La Monjie.
 
            En el momento que hemos llegado a la brecha se han disipado nuestras inquietudes: hay un facilísimo descenso hacia el este sin necesidad de tener que desandar camino y buscar el Pas de la Crabe que un poco por debajo de los 2500 metros nos permitiría pasar al Circo de Aygues Cluses para desde allí iniciar el recorrido de lagos.


Hacia el lac de Poteilh
 
            Ahora desde la cima nos dedicamos a contemplar las múltiples posibilidades de acceso al pico y entre ellas la subida directa desde la Mongie alcanzando fácilmente la arista este. También la subida desde Greziolles por un vallecillo salpicado de laquettes.

Collado que alcanzaremos fácilmente para cambiar de valle.
 
            Buscamos el abrigo del viento y nos sentamos a almorzar. La mañana de momento ha estado estupenda para caminar.


Valle a los Laquettes de Cloutou.
 
            Media hora después  descendemos los corredores de la cara sudeste por donde hemos subido y sin siquiera proseguir hacia la brecha sur del pico iniciamos un faldeo en descenso en busca de un amable collado en la Arista Sudeste del Contade, es la Cresta de Port Bielh que culmina en el Pic Cloutou.

 
            El descenso es fácil y amable y nos deposita en un herboso collado desde el que nos despedimos del Quatre Termes de momento. Hemos atravesado el primero de los valles en este caso orientado al este que nos bajaría directamente a Greziolles.

            Estamos sobre los 2600 metros de altitud y un corredor herboso y fácil de los dos que hay nos va a permitir  acceder a la Cubeta Lacustre de Port Bielh en dirección prácticamente sur. Hay que decir que nos hemos saltado el Circo de Aygues Cluses que se quedará al oeste de nuestro recorrido.

El Pic Bastan y al fondo el Lac de L'Oule.

            El descenso es fácil a pesar de muy inclinado que nos permite perder alrededor de 100 metros hasta que nos sumergimos inevitablemente en una enorme pedrera granítica que se va a alargar hasta la orilla del Lac de Port Bielh.

Brecina.
 
            En el descenso contemplamos el lac y debajo del mismo el Embalse de Oule que conocemos de nuestra incursión al Circo de Bastanet.

Se asoma Neouvielle.
 
            En dirección sudeste nos acercamos al lac sin poder localizar la cabaña de su orilla sur, comemos arándanos y cogemos agua en una surgencia al nordeste del lac. Son las once menos cuarto.


Hourquette de Caderolles.
 
            Terminamos de rodear el lac y nos dirigimos un poco al sudeste al encuentro del camino que une Aygues Cluses con Port Bielh y sucesivamente o con Bastanet o Caderolles.

            Se trata de un circo formado por el Delicioso Pic Bastan y el Pic Cloutou que arranca del Rellano de Port Bieilh mediante reseco praderío en el encontramos camino y a una primera pareja del día: nos acercamos a la civilización.

            Al praderío le sucede un pedregal en el que hay un muy bien establecido camino que se va elevando en dirección este hasta alcanzar la Hourquette Caderolles a 2500 metros de altitud, lugar en el que abandonamos el Valle de Port Bielh que es el tercero de la jornada. Son las once y veinte.

El Pic Portarras.
 
            Desde debajo del collado, un caminillo parte en suave ascenso y en dirección sudeste se eleva hasta el Col de Bastanet situado entre los Pics Portarras y Bastan, y otro desciende hasta el lac de la Hourquette, un coqueto y delicioso lac en la cabecera del valle que vamos a bajar de manera escalonada.

            Junto al lac situado sobre los 2400 metros de altitud hay una serie de laquettes ya secos y junto a ellos, el camino se orienta al norte iniciando el descenso del Valle de Garet por el que discurre el GR10.

 
            Poco más abajo  pasamos por medio de otros dos irregulares y preciosos laquettes a pesar de que las aguas estén algo diezmadas e inmediatamente alcanzamos el Lac Arredoun que dejamos a nuestra derecha o este.

La Sudeste del Quatre Termes.
 
            Un sinuoso e irregular camino muy transitado nos baja al encuentro de un lac que presenta una considerable merma. Se trata del Lac de Campana de Cloutou que no está represado pero sí que debe tener algún túnel de evacuación a juzgar por el nivel de las aguas.


 
            En su orilla este se encuentra el Refugio de Campana de Cloutou a 2225 metros de altitud, se trata de un pequeño refugio guardado y perteneciente al CAF. Una de las buenas cosas que tiene es un  soberbio pino negro a cuya sombra nos sentamos para echar un trago de agua fresca de la fuente del refugio. El día ya ha entrado en calores.

            Hace rato que andamos entre gente y el refugio tiene su clientela desperdigada por los alrededores del mismo. Allí se quedan mientras nosotros continuamos el descenso para alcanzar enseguida el Laquette de Greziolles situado un escalón más abajo.

 
            Hay algunas tiendas alrededor del lac y el camino pasa por su orilla noroeste y se introduce en una irregular cuenca en la que debía estar alojado el Embalse de Greziolles y del que de momento solamente vemos el hueco sin agua y las huellas de la misma sobre la tierra.

            Hay que seguir el camino que rodea teóricamente el embalse por su orilla derecha y en dirección noroeste para tras una serie de altibajos y recovecos alcanzar la zona próxima a la presa desde la que localizamos de nuevo el Pic Quatre Termes.

            Solamente queda una reducida cubeta ocupada por las aguas que tiene una bufanda de rocas claras de una veintena de metros. Me recuerda al lac de Glorietes también por su lastimoso estado.

            Iniciado el descenso de otro escalón del valle nos acercamos a la orilla de otro laquette y nos sentamos a remojar los pies y a comer además de descansar un poco y matar así la pesadez del día Es la una del mediodía.

            Media hora después tras buscar infructuosamente a un tritón trotón que se ha escapado de mi cámara continuamos para abajo.

            Lo vamos a hacer cogiendo ritmo puesto que el asunto se está poniendo pesado.

 
            El camino pasa en descenso bajo la pared de la presa de Greziolles y enseguida nos muestra el desagüe que vierte un importante caudal de aguas que alimentan el Embalse de Caderolles inmediatamente debajo.

            Se trata del más bajo y por tanto último del cuantioso conjunto de lagos y embalses, situado a 2050 metros de altitud. Lo rodeamos por su orilla izquierda y nos introducimos en la parte herbosa del valle que aparece enorme a nuestros ojos.

            Pero hay que hacer el camino y mejor pronto que tarde. Así que tocamos generala y atacamos el descenso con aire marcial. A mi chica le pegan los talones en el culo.


            El camino discurre resalte a resalte en descenso por la orilla izquierda del Barranco Garret hasta alcanzar las inmediaciones de la Cabaña de Barasse sobre los 1700 metros de latitud, lugar por el que pasamos a la orilla derecha del barranco.

            El camino prosigue atravesando un estrangulamiento del mismo y tras una zona indecisa alcanza un collado desde el que se tira para abajo en busca del Aparcamiento de la Curva Garret.

 
            En las inmediaciones de la carretera alcanzamos un barranquillo que baja del oeste y en el que me doy un pequeño remojón.

            Remontamos una docena de metros y alcanzamos la carretera en el lugar de aparcamiento: las Curva Garret a 1400 metros de altitud. Todavía no son las tres menos cuarto.

            Me seco, me cambio de camisa y tras cruzar la carretera saco el dedo.

            El segundo coche que sube me llevará hasta la Mongie, son casi 4 kilómetros con 300 metros largos de desnivel y ahora por el asfalto podrían hacerse duros, aunque no será la primera vez que hemos hecho cosas similares.

            En la Mongie cojo la furgo y no ha pasado un cuarto de hora cuando estoy recogiendo a los socios.

            Bajamos hasta el inicio del Col de Aspin y nos entramos hasta Payolle.

            En una de las dos ramas del barranco nos pegamos un baño absolutamente reconfortante además de refrescante. Luego de cambiarnos de ropas y hechos unos brazos de mar comemos al gusto y a la sombra que los abetos proporcionan a la furgo. Son las cuatro menos cuarto.