2 ago. 2012

41b-12. LA ARISTA A FENIAS. 2-8-2012.


La Oste de Feniás o Arna, la fácil, desde Zerrez.
 
Barranco Portez, Arista Oeste, Garmo del Pico, Cochatalda, Garmo Feniás, Punta Feniás, descenso al Barranco Portez, Sierra Plana y Lanuza.

02-08-2012.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Feniás procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Una noche de luna llena plácida, mullida y cómoda en nuestra tienda nos recupera de la deliciosa soba  de ayer en las Argualas. Hoy 2 de Agosto de 2012 será otro día con menos desnivel pero con similares incógnitas y suponemos que exigente.

            No tenemos prisas pero alrededor de las siete y cuarto nos ponemos en pie uno a uno, nuestra mini tienda así lo exige.

 
            Desayunamos y con unas mini mochilas nos ponemos en marcha a 2300 metros de altitud de nuestro privilegiado campamento y en dirección sudeste abandonamos el fondo del Barranco Porte para incorporarnos a la Arista Oeste del Garmo del Pico.

 
            Ganamos un lomo herboso intermedio en el barranco y por su cabecera nos incorporamos a la ladera norte de la arista a la que nos dirigimos, copada por un rebaño de cabras domésticas habidas de sal.

            Ascendemos suavemente y al final, por terreno bastante descompuesto, alcanzamos la amplia loma por la que nos vamos a alargar hacia el este.

 
            La Arista Oeste del Garma del Pico es una serie de resaltes suaves, alomados y sucesivos que nos van a permitir ganar altura paulatinamente con el sol  en los ojos, lo que resulta un tanto incómodo pero nunca problemático. Nuestra vista se va continuamente al norte donde comienzan las hostilidades.

            La arista prácticamente no lo es tal pues presenta algunas paredes en la vertiente norte pero el praderío cubre la vertiente sur  algo más amable.

Nuestro destino es una incógnita.
 
            Son las nueve de la mañana cuando alcanzamos la Cima del Garmo del Pico a 2674 metros de altitud y ni siquiera nos alargamos hacia la punta a la que llega la arista sur del pico y que está copado por restos del rebaño de cabras. Detrás aparece Tendeñera con el neblinoso azul de la mañana.

            Echamos una visual al Valle de Tena con Bubal prácticamente sin agua e inmediatamente iniciamos el descenso en dirección norte pues el circo comienza a cerrarse.

 
            Cochatalda es un descoyuntado collado formado por tres agujas metamórficas al igual que lo es toda la arista. Un suave descenso nos deposita en la primera brecha  que pasamos sin contratiempo con su aguja subsiguiente hasta la segunda y en suave descenso nos llegamos a la brecha situada ante la aguja más consistente del trío.

Subiremos por el corredor de verdura.

El recóndito Ibón de las Algas.
 
            La tercera aguja requiere material para escalarla, no se puede faldear por la base y nos obliga a un primer faldeo importante. Para ello tomamos un corredor en la vertiente este y nos vamos para abajo en busca de la pedrera por debajo de las agujas.

            Juan baja por el fondo del corredor descompuesto y metamórfico y nosotros por el crestón de la orilla derecha del mismo que aunque vertical de baja con cierta comodidad con apoyos de manos.

            El corredor se incorpora a la pedrera pero hay que bajar todavía unos metros más en la vertical de la aguja que estamos faldeando para alcanzar alrededor de los 2575 metros y comenzar a remontar en busca de la arista.

            La arista, sobre los 2625 metros de altitud, se viste de paredes claras y verticales y nos expulsa directamente de la misma al corredor de verdura que habíamos localizado desde la Arista Oeste del Garmo del Pico.

El collado desde el corredor de verdura.
 
            El corredor ligeramente al este de la arista asciende unos primeros metros estrechos y verticales pero muy bien escalonado se sube con más facilidad de la prevista; luego el corredor se ensancha a pesar de seguir unos metros con pendiente similar  hasta que enseguida se acuesta convirtiéndose en una inclinada ladera  que conduce a la arista.


            Alcanzada la arista proseguimos con una progresión fácil que nos deposita en una primera cima secundaria sobre los 2750 metros de altitud. Desde allí contemplamos más hostilidades y antes de tratar de localizar algo asequible por el oeste como a priori habíamos comentado como posibilidad descendemos hasta la brecha, decidimos iniciar un segundo faldeo por el este.

            La arista tiene muchas escapatorias y tomamos una de ellas que se baja bastante bien hasta que el corredor se abre un poco momento en el que iniciamos una travesía descendente por la pared izquierda del corredor que se alargará un poco más de lo previsto y se hará un tanto incómoda. Todo por no perder los metros necesarios por el fondo del corredor.

            Al final hemos de bajar casi hasta los 2650 metros para seguir atravesando un par de tramos de pedriza que en suave descenso nos depositan en la entrada de una pareja de corredores estrechos que se juntan más arriba.

            Tomamos el primero de nuestra izquierda y comenzamos a ascender de nuevo. La parte inferior es estrecha pero, con muy buena roca, nos sube alrededor de 50 metros que resultan sencillos y luego se amplía convirtiéndose en una pared algo descompuesta y surcada por varios corredores llenos de materiales muy sueltos.

 
            Cambiamos en ascenso de un corredor a otro según nos parece y ganamos altura paulatinamente con dificultades similares que no pasan de apoyos de manos y precaución para no apedrear al de abajo. Poco después alcanzamos la Cima del Garmo Feniás a 2835 metros de altitud.


            Son las once menos cuarto de la mañana y nos sentamos a almorzar.

            Media hora después proseguimos cresta adelante pero lo que al menos vemos parece sencillo y tenemos algunas discrepancias en relación a cuál de las dos puntas que nos esperan es más alta

            Hay que bajar fácilmente hasta una brecha amplia de la que saldremos a toda arista más fácil de lo que presumíamos desde la cima.
 

            Superada la pared de salida proseguimos ya en muy suave ascenso por una cresta que incluso nos regala un estrecho rellanito herboso.

            La arista hace un pequeño quiebro al oeste erizándose un poco y obligándonos a progresar con algún apoyo de manos más para descansar las piernas que otra cosa.

Llegando a Punta Fenias o Arna, atrás Garmo Feniás. 

 
           Fácilmente alcanzamos la parte alta de la arista y desde allí, prácticamente en horizontal nos llegamos a la Cima de Punta Feniás.

La Sartén, el Garmo de la Mina, Frondiellas, Tebarray, Pallas, Arriel...

            Son las doce menos cuarto, estamos a 2911 metros de altitud y la punta norte es ligeramente más baja y no merece la pena acercarse; así que, hacemos algunas fotos, comprobamos en primerísimo plano que las rampas que bajan de la cresta entre Algas y Argualas se cortan todas con paredes salvo un dudoso corredor, echamos una visual a los Ibones de los Fornés y tras especular un poco sobre la vía de descenso nos vamos al noroeste hacia el Collado entre Zerrez y Feniás.

            Sabemos que la arista tiene un resalte importante poco más abajo pues lo vimos ayer desde el collado pero también sabemos que esta arista ofrece posibilidades, así que nos vamos para abajo unos metros y enseguida aparece una pedriza que conecta con el corredor de descenso.

            En ese punto iniciamos el descenso de la pared noroeste del pico en dirección oeste buscando tramos cómodos aunque no sean demasiado patinables, sin buscar el corredor ya que  ayer comprobamos que no era nada del otro jueves.

            Persistimos en nuestra travesía en descenso de la pared y cuando queremos darnos cuenta estamos en la parte baja del corredor donde aparecen las pratenses.
 

            Echamos una visual hacia atrás para contemplar una pared abrupta en la que apenas distinguimos la cima y el resalte de la arista noroeste que no hemos pasado y poniendo rumbo al sur continuamos con el descenso de la ladera por segunda vez, ayer ya lo hicimos.

 
            Es la una del mediodía cuando llegamos a la tienda. Recogemos los bártulos, enmochilamos casi todo y nos bajamos ya con todo hasta la surgencia de agua. Nos remojamos los pies y nos damos un lavazo para comer un poco a continuación.
 
Las complicaciones de la mañana  tienen desde aquí buena cara.

            Alrededor de las dos cargamos con las mochilas un poco aligeradas y nos vamos para abajo parando a coger un poco de té de roca.

            Bajamos el resalte de la cascada del barranco, comprobamos que la cabra está muerta y esperando que lleguen los buitres y tomando un camino de animales alto y horizontal nos vamos para abajo para a travesar la Arista Oeste del Garmo del Pico un poco más arriba que ayer y poner rumbo de descenso directo hacia el Barranco Rutaviesas.

Bonito y venenoso acónito amarillo.
 
            Se hace calor conforme perdemos altitud y tenemos algunas dudas para tomar el camino del barranco pero lo resolvemos siguiendo las balizas.

            Cruzamos el barranco con el camino y recogemos un poco de orégano que está en su punto.

            Son las cuatro cuando llegamos a la carretera por encima de Lanuza y al coche. Media hora más tarde estamos en casa. Hemos saldado nuestras inquietudes con el sur de las Argualas pero entre los dos días nos hemos metido un desnivel de 2800 metros. Hoy solamente hemos subido 900 pero hemos bajado 1800metros. 

Mas fotos del Sur de las Argualas.

Si quieres puedes ver lo de ayer que fue su  Comienzo.

                

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.