17 ene. 2014

3-14. PORTALET O ESTREMERE. 17-1-2014.

 El Portalet o Estremere desde el inicio de su cara este.

Aparcamiento de Espelunciecha, Majada Barella, Cara Este y Arista Noroeste.

17-01-2014.

Salida 11 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Esquí de montaña y raquetas.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

 Mapa del Portalet o Estremere procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
             Anuncian mal tiempo para el fin de semana y lo que te rondaré en esta sucesión ilimitada de borrascas, entre la que es complicado acertar con las ventanas de tiempo aceptable. Hoy viernes 17 de Enero de 2014 puede ser el mejor día de todos los de su entorno y decidimos aprovecharlo.

            Vale de Tena para arriba decidimos, sobre la marcha y en virtud de que el agua se ha debido de llevar las pocas nieves caídas últimamente, olvidarnos de Mandilar y marchar al Portalet con la intención de subir al pico del mismo nombre.

 
            Son las diez y media de la mañana cuando dejamos el coche en la parte baja del Aparcamiento de Espelunciecha a 1750 metros de altitud.
 
            La brisa congénita del aparcamiento nos recibe al bajarnos hoy entra del sur y aunque no es demasiado fría si es molesta.

 
            Cruzamos la carretera y nos calzamos los esquís para iniciar el foqueo en muy suave ascenso y en dirección nordeste para salirnos de los paredones de la Cara Sudoeste del Pico Portalet al que vamos y entrar suavemente por su arista sur.

Espelunciecha espectacular.
 
            Hay una irregular capa de nieve polvo venteada por la brisa que se mueve sobre  la Majada de Barella y que la lleva de un lugar a otro refrescándonos las manos.

Peyrelue.
 
            Orientados hacia la zona de Petruso ganamos altura próximos a una zona de grandes rocas que dejamos a nuestra derecha. Elegimos rampas y suavemente alcanzamos la arista ya por encima del Puerto Viejo de Sallent al que no hay que ir para nada.
 
 
            En la arista que es una amplia loma imaginamos más que vemos las nevadas paredes de Peyrelue ahogadas por las nieblas y giramos al noroeste para proseguir ascenso. Estamos a 1950 metros de altitud.
 
 
            Una serie de rampas suaves y un tanto protegidas del viento nos permiten proseguir siempre al norte de la arista hasta que alcanzamos una comba bajo un primer resalte.
 
 
            Se puede subir un corredor al este del mismo pero preferimos faldearlo por el oeste subiendo unas suaves rampas que nos llevan a las inmediaciones de las paredes y prosiguiendo por un corredor suave que nos deposita encima del resalte.
 
 
 
 
            Aquí el viento ya es molesto además de frío, y con cierto cuidado ya que la loma está medio pelada, nos introducimos con una suave travesía en un amplio corredor que nos deposita enseguida en la arista oeste del pico.
 
La ventolera en la Arista Noroeste de Estremere es infernal.
 
            En la arista somos azotados inclementemente por un auténtico vendaval. Subimos con ciertas dificultades el primer resalte y en vista de que la los últimos pocos metros de la plana arista que nos quedan van a ser un infierno nosotros nos damos la vuelta. Juan con sus raquetas marcha hasta la cima conversando con el viento. En la cima a 2159 metros de altitud hace una foto y se vuelve.
 
 
            La nieve es una cochinada de costra que se negocia pésimamente con los esquís por lo que el inicio del descenso es un pequeño suplicio. Enseguida mejora y nos encontramos debajo del resalte al sur de la arista cimera. Luego, proseguimos el descenso siguiendo difícilmente nuestra huella que el viento prácticamente ha borrado y fuera de la arista, en un lugar un poco abrigado, echamos un café con leche caliente maldiciendo la mala suerte que hemos tenido hoy con el tiempo.
 
 
            Alrededor de las doce y media nos llegamos al coche. Aquí el mediodía está bastante decente. Recogemos los bártulos con las manos medio heladas y los pobres 400 metros de desnivel que hemos movido y nos metemos al coche con ganas de olvidarnos de este despropósito de jornada. Volveremos con mejor tiempo pues se trata de un pico corto apropiado para una media jornada del que queremos disfrutar.

            Bueno, una jornada breve malograda por el sempiterno viento  que suele estar domiciliado en el Portalet. ¡Que lo disfrutéis sin viento!

Unas fotos más.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.