14 mar. 2014

17-14. TOZAL DE FUBILLONS. 11-3-2014.

En la pista de vuelta del Tozal de Fubillons.

Mirador de Puyadase, Pista al Collado de la Cruz de Guardia, Barranco Poma, Cara Sudeste, Collado Fubillons, Fubillons Este y Tozal de Fubillons.

11-03-2014.

Salida 09 h. Llegada 16 h.

Sol.

Muy Fácil.

Esquís de Montaña y raquetas.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Fubillons procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Mi Chica tenía cierto empeño en conocer una zona que le habían bendecido como para principiantes. Y aprovechando que íbamos a dispones de tiempo excelente decidimos marchar a Saint Lary previo paso por Gistaín y así hacíamos un mix.

            Es una zona a la que acudimos esporádicamente pues ya no está aquí mismo. Consecuentemente, el 11 de Marzo de 2013 madrugamos un poco y a las siete y media recogemos al socio. Emplearemos casi dos horas en subir a Gistaín pasando por Ainsa y a la entrada del pueblo tomar una pista hormigonada en sus primeros metros que en dirección norte, a lo largo de un kilómetro aproximadamente y muy llano para compensar los repechos anteriores entre San Juan de Plan y Gistaín, nos deposita en el Merendero del Mirador de la Cruz de Puyadase a 1450 metros de altitud.

 
            Hace una mañana espléndidamente soleada además de agradable, hay un par de coches aparcados y tras prepararnos tranquilamente iniciamos la marcha cuando son las nueve y media pasadas. Una pista como si estuviera recién pintada de nieve continúa en dirección norte, la otra se marcha hacia la Ermita de San Fabián y San Sebastián.

            Esperábamos algún porteo pero nos calzamos los esquís junto a la furgo y proseguimos en suave ascenso para rodear por el nordeste la Peña Cuezo vestida de fastuoso pinar.

 
            Un par de lazadas de las muchas que vendrán nos aproximan al Barranco de la Poma que llevamos a nuestra derecha o este. Por delante, como hemos visto desde el mirador, una amplísima zona de praderío alpino salpicado de bordas de labor se mezcla con la nieve que se alargará hasta la cabecera de una sierra de aspecto amable e inmaculadamente blanca.
 
            Solventamos un par de cortes en la pista y alcanzamos las bordas inferiores con algún corte más consistente, momento en el que decidimos abandonarla  atajando un par de lazadas amplísimas y llanas para progresar  más directamente hacia arriba en un terreno plano hasta aburrir.
 

            Estaremos alrededor de los 1700 metros de altitud y entre bordas y huellas de una moto de nieve nos vamos para arriba utilizando un barranquillo bien nevado que nos permite ganar unos metros de altura y nos sitúa en los campos de nieve continua por los que proseguiremos en dirección nor-noroeste.

 
            A nuestra izquierda llevamos la cabecera de la sierra  que ha arrancado en la Peña del Cuezo, ha continuado con Belicuangas y se alarga linealmente hasta la Codera. Al este de la misma hay un destacado collado que será nuestro objetivo inicial pero de por medio tenemos una enorme ladera pastoril perfectamente cubierta de nieve que se puede recorrer en cualquier dirección. Se trata de una serie indefinida de resaltes suavísimos que nos van llevando. Trazamos lazadas cuando nos aburrimos de subir de frente.

 
            Ganamos altura, el cielo se quiere cubrir de altoestratos inconsistentes, avistamos Posets y Eristes por el este y tras pasar junto a una baliza para medir la innivación, dejamos a nuestra izquierda un repetidor pasivo y nos enfrentamos a la amplia Cima de Fubillons Este.

            Se puede trazar una diagonal para alcanzar su arista este pero las huellas marchan mayoritariamente al collado y con  ellas nos vamos.

            Pasamos por debajo de un alud de placa que se ha soltado de la ladera del lugar al que nos dirigimos y dejando a nuestra izquierda la Loma de la Codera alcanzamos el amplio collado al que se asoma fastuosamente Punta Suelza.

 
            Solamente nos queda avanzar en suavísimo ascenso por la amplia loma y enseguida alcanzar la amplia y plana Cima de Fubillons Este situada a 2380 metros de altitud cuando son las doce y cuarto.

Sudeste de Suelza.
 
            Al este de Suelza se despliega un amplísimo paisaje que incluye sucesivamente  desde el Puerto de la Madera, Culfredas, Balinet, Balinier y el Puerto de la Pez, no distingo Lustou; seguidamente la arista que une La pez con Machimala, a continuación Posets Espadas, Pavots, Forquetas, Eristes, Bagueña, Sem, todas las Peñas Horarias alrededor de la Basa de la Mora, y de Llosal a Mobisón Gran pasando por Cotiella. Todavía más allá aparecen Solana, Montañesa, Llerga, Cancias, Guara y ya aquí mismo se asoma Maristás. ¡Vaya regalo para nuestros ojos!

Con Suelza y Culfredas.

Machimala.

Posets y Eristes.

Collado de Sahún.
 
            Hacemos fotos, estamos un rato inventariándolo todo y recordando nuestros recorridos ya viejos por la Virgen Blanca aquí debajo.

El Altiplano de Fubillons.
 
            Luego, sin quitarnos las focas tomamos la cabecera del cordal para retornar al collado y proseguir recorriendo el Altiplano de Fubillons.


Maristas y L'Orbar.

Pineta.

            Se trata de un enorme rellano que se prolonga muy uniforme hacia el noroeste y en el que vamos a echar un cuarto de hora para recorrerlo hasta las rocas de su cabecera y más allá en suave descenso para asomarnos al Collado de Pardinas sin llegar a ver los Ibones de Barleto, contemplar en primerísimo plano la severa Cara Norte de Maristás y echar una visual  que desde Bachaco pasa por Altura, Portillo Tella, Portañus, Verde, Monesma, Marías, Zuca y el Collado de Añisclo que nos abre la puerta de Ordesa al completo para continuar hacia la Munia Y Robiñera recordándonos compromisos pendientes y jugosos.
 
Cotiella.
 
            Volvemos sobre nuestros pasos  y en la Cima del Tozal de Fubillos a 2437 metros de altitud nos sentamos a comer y a beber exquisito paisaje. Es la una del mediodía.

Robiñera y la Munia.
 
            Tres cuarto de hora más tarde iniciamos el descenso aprovechando las huellas que en el altiplano han dejado tanto la moto de nieve como el grupo con el que hemos charlado un poco antes; se desliza mejor.

Collado de la Cruz de Guardia.
 
            Llegados al collado, Juan descenderá por la Loma de la Codera y nosotros nos servimos a nuestro gusto  en un descenso suave, plácido y largo como pocos. La nieve está buena tirando a blandilla.

Belicuangas inmaculadamente nevada

            Sobre los 1900 metros de altitud nos juntamos y, conocido el terreno, decidimos abandonar la ruta de subida para saltarnos la zona de bordas y pasar sobre ellas en una larga diagonal al oeste de las mismas recorriendo la ladera este de Belicuangas en suave descenso.

 
            Nos llevará a la pista por debajo de los cortes importantes no sin antes tener que atravesar jabalineando un par de paredes de separación de prados, de cualquier forma mejor que por las bordas.

            Luego no queda más que deslizarnos tranquilamente por la pista y llegarnos a la furgo cuando son las cuatro de la tarde finiquitando una espléndida jornada con 1000 metros de desnivel.

 
            En el merendero, un lugar privilegiado para pasar un rato, así lo hacemos al sol de la tarde mientras se secan nuestras pertenencias, picoteamos unos encurtidos y alguna lata de capricho y aplacamos la sed con unas Heineken fresquitas mientras dejamos que nuestra vista recorra una vez más la mayor parte de nuestra jornada.

            Alrededor de las cinco se va el sol, recogemos, y nos bajamos a Gistaín para dar una vuelta por el pueblo. Luego carretera y manta para pasar el Túnel de Bielsa, contemplar las Cascadas de Nere y bajarnos tranquilamente hasta Saint Lary. Mañana más.

¡Gracias Jorge!            

2 comentarios:

  1. Hola Bucuesa: permiteme que te llame así, pero es que te conozco de Pirineos3000. Muy buenas entradas en tu blog, como siempre nos tienes acostumbrados. De vez en cuando me pasaré por aquí para seguir vuestras andanzas y tomar nota de vuestras rutas, ya que gracias a varias de tus descripciones, he podido realizar itinerarios que eran desconocidos para mi. Un cordial saludo. Blas

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Blas!
    Considero a los usuarios normales, no los trols, de pirineos3000 como amigos de la montaña
    Celebro que te haya servido alguna vez para algo. Es mi segundo objetivo, el primero es más egoísta y personal pero…
    A estas alturas te supongo sabedor de que soy amigo de abandonar los caminos convencionales con cierta frecuencia. Es algo que me produce alguna desazón cuando pienso que puedo ser utilizado por personas que no cuentan con esta contingencia.
    El blog está en obras todavía. ¡A ver si soy capaz de conseguir lo que pretendo!
    Ya sabes, estoy para lo que quieras.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.