20 mar. 2014

21-14. PASEO POR LA TOSQUERA INICIANDO EL ESQUI DE TRAVESIA. 16-3-2014.


Primer día de esquí de travesía para  Oscar en la Tosquera.

Aparcamiento del Barranco de la Tosquea, Cara Norte, Barranco de la Tosquera y Foya Sorpena.

Desnivel acumulado 550 m.

Distancia recorrida 8500 m.

Sol.

Muy fácil.

Tiempo empleado 02:30 h.

Esquí de montaña.

Se trata de un recorrido de iniciación en el esquí de montaña tan útil como otros muchos pero con la ventaja de disponer de alguna pista de nieve pisada por si fuera necesario.

Agua hay que llevarla.

Oscar Layos, Biola Javierre, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
Mapa de la Tosquera procedente de Iberpix. Via en amarillo.
            Oscar es un tablonero cansado de las actuales aglomeraciones de las estaciones de esquí. Nosotros salimos al monte con los esquís de travesía y le tentamos.

            Viene de cuando en cuando a esquiar a Formigal y hace unos días probó con mis esquís  a ver cómo era eso de las “tablas” y los “palillos.” La verdad es que tenía buenas pintas, ayer probó un poco más y hoy 16 de Marzo de 2014 va a debutar como mandan los cánones, aunque yo no conozco cánones para esto.


            Son las nueve y media de la mañana cuando nos llegamos a la desembocadura del Barranco de la Tosquera, un poco más abajo de la Gasolinera de Formigal. Estamos a 1490 metros de altitud.


            Preparamos bártulos, tres subiremos con esquís  y Biola subirá con raquetas mientras que entre Rosa y yo portearemos esquís y botas para su descenso ya que nos han fallado las pieles de foca viejas que hace varios años que no usamos.


            La mañana está espléndidamente soleada y cálida aunque un poco ventosa con las crestas vomitando nieve y buena es la Tosquera para el viento. La suerte es que al rato ira amainando para terminar por desaparecer prácticamente.


            Las rampas de la Norte de la Tosquera son una serie de resaltes muy suaves que se pueden afrontar por cualquier parte con la excepción de la parte inferior del barranco. Creo que son ideales para empezar y nos permitirán un variado inicio.



            Sorteamos un par de pistas pisadas que tenemos que atravesar e incluso probamos el foqueo en un tramo de una de ellas para comprobar diferencias con la nieve virgen que está mullida y blandita ya.


            Subimos tranquilamente en dirección sur comprobando sensaciones del foqueo y nos introducimos en el lecho del barranco de la Tosquera  utilizando una estrada fácil al tramo superior por encima de las potentes cornisas con las que el viento lo ha adornado.



            Hoy es un suave tubo perfectamente nevado y sin ningún pliegue lo que su tránsito supone una auténtica delicia.



            Avanzamos por el fondo del mismo hasta que desaparece engullido por la ladera  para proseguir en suave ascenso por la misma en busca de la Foya Sorpena. Nos iremos hasta allí para iniciar el descenso con unos giros de calentamiento en la Pista del Bosque.


            Pasados los 2000 metros de altitud nos paramos a echar un cafetito y un dulce al abrigo de la brisa natural del lugar, son las once y cuarto y veinte minutos después, tras las maniobras correspondientes, montados en los esquís iniciamos el descenso.


            Tras unos giros en la Pista del Bosque y cuando se inicia el rellano que conducirá a la cabecera del hayedo, abandonamos la pista y nos vamos nieve virgen para abajo.

            La nieve está algo blanda ya, cansa las piernas, pero a cambio proporciona cierta nobleza para los giros de Oscar el novato, Biola es “palillera” vieja y está acostumbrada a los fuera de pistas.


            Giro tras giro por las suaves pendientes  de la orilla izquierda del Barranco de la Tosquera nos vamos para abajo, no entrando al mismo  como pretendíamos porque Rosa y Biola lo han probado y tiene la nieve hecha una sopa.

            Consecuentemente, proseguimos deslizándonos tranquilamente por la orilla izquierda del barranco mientras que Oscar probará de cuando en cuando la blandura innoble de la nieve muy blanda y yo pelearé con mis viejos esquís  de cantos paralelos y criminales para girar en nieve blanda.

Oscar palillero.

            Habíamos pensado que al alcanzar la Pista del Bosque proseguirían por la misma hasta Sextas, yo bajaría entre tanto a por el coche para subir a buscarles pero Oscar controla lo suficiente y decidimos bajar todos juntos utilizando los mismos pasillos de nieve continua que nos han permitido subir y que nos depositarán en la orilla de la carretera cuando ni siquiera son las doce y media.

            Podríamos haber hecho algo más que los 550 metros de desnivel que hemos superado pero la nieve no estaba de lo más apetecible y además estos chicos han de viajar por la tarde a Barcelona y no merece la pena darse demasiada paliza.

            Ahora, queda reposar la experiencia y un par de días a tope de esquí en pistas para echarse al monte si ese es el gusto. Nosotros hemos hecho lo que estaba en nuestra mano y allá películas.

Más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.