1 ago. 2015

56-15. PIC CABALIROS. 29-7-2015.


La Oeste de Cabaliros desde el Col de Contente.
 
Cauterets, Granja  de Igau, Bosque de Aumede, Barranco Catarrabes, Ladera Sur, Collados de Contente y Anapeou y Arista Oeste. Descenso pasando por Catarrabes. Antes descenso desde Refugio Russell a la Fruitiere.

29-07-2015.

Salida 06:30 h Llegada 15 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cabaliros procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.
 
            En el Refugio Rusell a 1980 metros de altitud dormimos de cine entre otras razones porque la soba del día ha sido algo más que los 1650 metros que hemos movido pues las aristas y las pedrizas de granito obligan a continuos sube y bajas, pero a pesar de ello, el despertados de nuestros compañeros de refugio toca diana a las seis y ya que es la hora a la que teníamos previsto levantarnos pues nos ponemos de pié  en el día 29 de Julio de 2015.

Bajando de Russell a la Fruitiere.
 
            Recoger, enmochilar y desayunar se lleva poco tiempo y a las seis y media pasadas nos ponemos en camino, por una vez, cuesta abajo: hay que bajar, de momento hasta la Fruitiere.

            No bajamos demasiado alegres y se nota pues nos cuesta entrar en calor. La mañana está débilmente nublada con unas tempranas nubes de desarrollo  que no nos preocupan demasiado pues se acumulan al sur pero que habrá que tener en cuenta.

Labasy la Seda con las luces y nieblas de la mañana.
 
            A medio descenso nos amenizan la marcha las espectaculares imágenes de Labas y la Seda entre girones de nubosidad tormentosa mezclados con los primeros rayos de sol de la jornada.

            La ladera desciende  y con ella nuestro camino hasta la orilla del barranco por la que transita el camino que seguimos al norte. Luego, llaneando unos tramos y descendiendo suavemente otros, nos cruzamos con los primeros que suben y nos llegamos a la Fruitiere cuando van a ser las ocho. Nos ha costado bajar tanto como subir.

La ladera entre el Plateau de Agudes y el Barranco de Estaing.
 
            Sin pérdida de tiempo nos metemos en el coche y nos vamos para abajo hasta la carretera que sube a Pont de Espagne sin cruzarnos con ningún coche. De allí para abajo enseguida  llegamos a Cauterets y una señal nos saca de la carretera principal y nos conduce al Barrio de Mamelón Vert sin necesidad de entrar por el puente del norte de la ciudad.

            Damos alguna pequeña vuelta pero enseguida encontramos el inicio del camino a Cabaliros, aparcamos en las inmediaciones y preparamos las mochilas. Estamos a 950 metros de altitud.

Cabaliros desde más arriba de Cauterets.
 
            Son las ocho y media de la mañana cuando tomamos un sombreado camino que se orienta ladera este para arriba, en dirección norte y entre prados rodeados de seto natural.

            Poco después  da un quiebro y coincide con una carretera asfaltada y con la entrada de la Granja de Igau a 1090 metros de altitud donde puede aparcarse algún coche.  

            Un tramo al sur conduce a unas antenas para girar al norte  y alcanzar un desvío que conduce a Catarrabes. Se convierte en pista y continúa para arriba en suave ascenso sombreado hasta que alcanza un aparcamiento final donde termina sobre los 1300 metros de altitud y a donde llegamos un tanto mosqueados por habernos embarcado en esta actividad sin la información pertinente como casi siempre. La pista está abierta, es perfectamente transitable para cualquier vehículo y en el aparcamiento hay varios.

Praderíos de Catarrabes y Cabaliros desde la orilla del Barranco Catarrabes.
 
            El camino que arranca de aquí atraviesa el Bosque de Aumede que nos propicia sombra y una serie de lazadas que nos acercan a unos prados para tratar de ver desde allí nuestro futuro.

            Tras un par de fuertes lazadas sobre un claro vestido de rododendros  y arándanos el camino llanea, de nuevo en terreno boscoso introduciéndose valle adentro mientras nos muestra al norte una ladera medianamente inclinada y bastante amplia en la que localizamos las amplias lazadas de lo que suponemos ha de ser nuestro camino. También a un numeroso grupo de montañeros.

Camino que zetea indolente en la Mousquere.
 
            Atravesamos el torrente de Bourg y nos acercamos al Barranco de Catarrabes que terminaremos por cruzar sobre los 1550 metros de altitud tras abandonar definitivamente la masa arbolada que nos ha cobijada hasta ahora.

Vignemale.

            Tenemos por delante una enorme ladera vestida de verde praderío en la que abundan arándanos y brecinas en flor recorrida por una sucesión considerable de zetas, algunas enormes, que nos han de elevar en dirección nordeste en busca de la cabecera.  Se trata de un camino pastoril utilizado por senderistas y montañeros.

            Aprovechando una de las lazadas adelantamos al numeroso grupo que llevábamos delante y proseguimos para arriba mientras contemplamos  la Norte de Vignemale con la Pared de Gaube en primer plano y las nieblas que siguen en desarrollo.

Soum de Picarre y Moun-ne desde la parte alta de la Ladera de Mousqueres.
 
            Más al oeste aparece la estampa del Mon-ne al que nos hubiera gustado subir pero arrancar a 950 metros de altitud te asegura una tomatada de cuidado.

            El camino alcanza una zona más erguida con afloraciones metamórficas y zigzagueando entre ellas alcanza la loma cimera en las inmediaciones del Col Contente situado a 2150 metros de altitud. Se trata de una loma aplanada y cubierta de verde praderío  que nos muestra al nordeste la amable cima de nuestro pico algo distante todavía.

El Valle hacia Arrens.
 
            Dejamos a nuestra espalda los promontorios del cordal divisorio entre los Valles de Cauterets y Estaing y llaneamos un poco con el camino, incluso hemos de perder unos metros para alcanzar el Collado de Anapeou  en el que hay una majada derruida y desde el que se inicia el ascenso de un pequeño resalte intermedio hacia Cabaliros.

La Oeste de Cabaliros desde la zona de los collados.
 
            Hacemos fotos puesto que desde el norte están entrando las nieblas además de que van creciendo por todas partes y nos creemos que no tardarán en sitiarnos.

Entran las nieblas por el Col de Contente.

Suaves lomas herbosas hacia la Cima de Cabaliros.
 
            Tras el resalte intermedio que se faldea ligeramente por el noroeste nos asomamos para contemplar el Laquette de Anapeou que no es más que un abrevadero para el ganado y nos largamos en suave ascenso por praderío hasta alcanzar la Cima de Cabaliros situada a 2334 metros de altitud. Son las once y veinte y hemos subido los 1400 metros desnivel en casi tres horas.

Lac de Anapeou y Cuterets al fondo.
 
            Se trata de una amable y amplísima cima cubierta de praderío en el que amallata el ganado y en la que hay tres antenas y una mesa de direcciones que nos va a servir de poco ya que las nieblas nos envuelven de inmediato y nos roban el paisaje. Solamente en un pequeño y fugaz claro haremos una foto de cima orientada al macizo de Vignemale.

Cima de Cabaliros con Vignemale.
 
            Esperábamos disfrutar de buenas imágenes de Barbat, el Valle de Arrens, Gabizos  y la Zona de Aubisque-Soulor pero con las ganas nos quedamos, lo que más o menos quiere decir que habrá que volver a alguna otra cima de la zona para reconocer el terreno.

Mesa de direcciones de Cabaliros.
 
            Echamos un bocado tranquilamente  y alrededor de las doce, cuando el personal va llegando y tras  asomarnos entre nieblas a las paredes de la cara norte del pico, iniciamos la vuelta.

            Las nieblas nos ocultan el paisaje pero no dificultan la visión para transitar, consecuentemente no perdemos el tiempo en contemplaciones y enseguida estamos en el Col Contente para iniciar el descenso de la Ladera de la Musquere.

            Pasados los resaltes superiores ponemos rumbo al cruce del Barranco Catarrabes y atajamos una tras una todas y cada una de las zetas que nos hemos chupado a la subida.

Saliendo de las nieblas el Barranco Catarrabes.
 
            No sé si ganamos mucho tiempo pues el descenso es erguido aunque algo amortiguado por la masa arbustiva que recubre la ladera pero alcanzado el barranco agradecemos el camino que llanea de vuelta por el hayedo.

            En la zona de los prados paramos a comer arándanos y frambuesas que ya están maduros y alcanzamos la pista para continuar por ella para abajo.

Brecina en flor en Cabaliros.
 
            Cerca del repetidor mis socios que van delante abandonan la pista por un camino que se orienta en descenso hacia el norte. A mí me parece que por allí no hemos subido, es más, estoy seguro de ello pero… terminaremos bajando hacia el Barranco Catarrabes en las inmediaciones de Bourdalats.

            Ya en el barranco en el que hay ingentes cantidades de madera provenientes de aludes proseguimos para abajo con el mismo hasta desembocar en una carretera que entre chalets y en dirección sur nos llevará al coche tras caminar por ella alrededor de un kilómetro.

            Son las tres de la tarde cuando nos metemos en el coche. Nos iremos en busca de algún barranco para poner a remojo los pies y comer un poco.

            El remojón será en el Barranco de Cauterets y la parada para echar un bocado la hacemos en Pierrefite. Luego vendrá el Aubisque con menos nieblas y goteando para subir a continuación Portalet y volver al verano español de cielos limpios calimas y calores como pocos se recuerdan. Pero no hay problema pues como dijo el poeta “todo pasa…” y estos calores tocan a su fin después de siete semanas prácticamente ininterrumpidas.

           
Para ver más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.