1 sept. 2015

5.15. CIRCULAR A LA CIMA OCCIDENTALE DI DONNA POR LOS VALLES DE UDAI Y DONNA. 1-9-2015.

Cima Occidentale di Donna.

Mazin, Val de Udai, Plan Gialines, Paso de Donna, Refugio Antermoia, Collados Oeste y Este, Cima di Donna, Refugio Antermoia, Paso de Donna, Mantello, Plan Gialines y Val de Donna.

01-07-2015.

Salida 07 h. Llegada 13:15 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de las Cimas di Donna procedente de Kompas. Vía en amarillo.
 
            Habíamos pensado en pasar hasta Madonna de Campiglio para hacer alguna cima de los alrededores y conocer una zona más de las Dolomitas pero  al final, la pereza de recorrer tanta carretera de montaña puede a nuestras intenciones y, puesto que el tiempo sigue espléndido,  tocaremos algo de la Zona del Catenaccio de Antermoia  que también desconocemos.

            Sin información alguna y con mapa en mano elegimos una circular  hacia el Catenaccio y, lo más práctico será bajarnos hasta Mazei para intentar la Cima di Donna. Ya veremos lo que sale.

            Canazei, Campitello… enseguida estamos en Mazin. Hay un aparcamiento amplio a la entrada al pueblo y allí nos quedaremos.

            Nos cuesta unas vueltas localizar el inicio de nuestra marcha que está en la parte alta del pueblo y sin señalizar, cosa extraña, y descubrimos por casualidad la salida de la posible circular. Entre tanto Rosa prepara las setas que hemos cogido y que nos tomaremos con vino y cerveza.

            Luego cenamos y nos empiltramos a una hora prudencial. La noche resultará exquisita una vez más.

Empezamos a caminar en Mazin por el Val de Udai.
 
            A las siete de la mañana comenzamos caminando ya en el mes de Septiembre  del 2015 pues es día 1. Nos hemos levantado a nuestra ya acostumbrada hora y como ni siquiera calentamos el desayuno, pues las temperaturas son de sebo, no hay problema de tiempo.

            Cruzamos el puente y tomamos la pista asfaltada en algunos tramos erguidos que se desarrolla por la orilla izquierda del Barranco de Udai y que asciende en dirección noroeste. Se trata de la SS580.

            Enseguida pasamos a la orilla derecha y proseguimos en fuerte ascenso hasta que poco después se arrellana, gira al norte y tras atravesar una impresionante gravera que es el Barranco de Soscorza se convierte en camino que va a seguir ascendiendo en busca de las paredes de la Cara Sudeste de Mantello.

Del Plan de Udai salimos por el barranco hacia el norte.
 
            Alcanzadas las paredes, el camino zetea fuertemente hasta que se arrellana seguidamente a la entrada del Plan de Udai sobre los 1900 metros de altitud. Son las ocho de la mañana.

            El tal plan tiene poco de plan a no ser que sea porque el camino se descansa unos metros en un rellano estrecho, rodeado de paredes y vestido completamente de vegetación desarrollada.

            La continuación consiste en seguir el camino que se marcha barranco arriba siempre  por la orilla izquierda del mismo y a través de un crecido, verde e inclinado praderío.

La cabaña Superior de Gialines y las Cimas di Donna.
 
            Con el barranco alcanzamos un alargado y amplio rellano a 2200 metros. Se trata del Plan de Gialines y allí la pista que ha atravesado todo el plan, todavía se prolongará un poco hacia el oeste hasta alcanzar la cabaña más alta.

Marmotas al sol en Gialines.
 
            La SS580 se marcha poco más adelante hacia el Paso Ciaregole mientras que nosotros continuamos al sudoeste para tomar una amplia ladera  que se volverá rocosa en la parte superior y que nos conducirá al Paso di Donna. Al noroeste tenemos las Paredes de la Cima di Donna y al sur del paso la Cima de Mantello.

            Cogemos agua en una surgencia de la parte alta del plan y atajando el camino por laderas herbosas  volvemos al camino a media ladera cruzándonos con los primeros que bajan aparentemente de travesía a la italiana.

Remontando hacia el Paso di Donna. 
 
            El camino describe una amplísima lazada que no es necesaria y que nos deposita en el Paso di Donna al que llega un teleférico de obras y situado a 2516 metros de altitud cuando son las nueve y cuarto.

            En ausencia de información suponemos con lógica que el camino al pico partirá del Refugio de Antermoia que está situado  un poco más abajo y al oeste del paso. Hay un transitadísimo camino que desciende hasta el refugio que se encuentra en obras. Desde el paso del que no parte ningún camino hay unas paredes de muchísimo cuidado.

Sasso Piatto detrás del Val de Gialines.
 
            Cuando hemos entrado al Plan de Gialines y localizado el pico, hemos visto una posibilidad de ascenso por su arista nordeste que arranca muy arriba y no parece demasiado erguida, pero ya aquí nos vamos hasta el refugio con cierta preocupación pues lo que vemos no nos gusta.

Desde el paso di Donna el refugio de Antermoia.
 
            El refugio está cerrado por obras con grúa y todo. Desde el teleférico y a carretillo bajan los sacos de cemento.

Lago y Catinaccio de Antermoia.
 
            Mas allá del refugio el camino se acerca al Lago de Antermoia y prosigue hacia los lisos paredones del Catenaccio de Antermoia para pasar a otros valles.  Además y aquí mismo, al norte, tenemos una brecha que separa la espectacular Aguja de la Croda del Lago de la Cima Oeste di Donna ya que se trata de un grupo de tres cimas de similar altitud.

            Por el sur no hay acceso decente para nosotros por lo que nos vamos en busca del collado. No hay camino indicado y solamente algunas vagas trazas de ello en algún tramo de pedriza bajo el mismo.

Pilar Sur de Croda del lago.
 
            Habrá que ascender alrededor de 100 metros al final y puestos en hacerlo nos olvidamos la buscar camino y nos vamos en ascenso por la base de las paredes utilizando escalones de roca firme preferibles a las pedrizas inestables.

La Noroeste de la Cima di Donna.
 
            La brecha que es más amplia de lo que parecía desde abajo está situada a 1580 metros de altitud y hay hitos de paso hacia el norte que se ahonda en un valle amable aparentemente. Al oeste tenemos un vertical pilar que subirá por encima de los 250 metros hasta la Croda del Lago. Al este una faja inclinada que inicia el rodeo de las Cimas di Donna por el norte.

            Hay un débil caminillo que en principio imaginamos más que vemos,  que recorre la faja en ascenso hasta acercarse a las paredes. La pared parece escalonada, algo descompuesta y nos permite continuar con nuestro ascenso.

Del Collado Este a la Cima Occidentale di Donna.
 
            Enseguida alcanzamos una brecha al este de la cima que pretendemos y un pequeño hito nos reconduce al oeste para ascender  a través de una serie de cortos corredores y viras amables hasta la Cima Oeste di Donna situada alrededor de los 2650 metros de altitud. Son las 10 de la mañana.

Croda del Lago desde la Cima Occidentale di Donna.
 

            Desde la cima fotografiamos y contemplamos el Catenaccio de Antermoia vertical y rotundo por todas sus partes visibles, la Croda del Lago aquí mismo al igual que el Refugio y el Lago de Antermoia aquí abajo y al este las dos cimas restantes  de aspecto amable desde aquí,  la profundísima  brecha que separa la cima central de la este no se ve pero nosotros certificamos su existencia.

 


Lago y Catinaccio de Antermoia desde la Cima Occidentale di Donna.

            Nos sentamos a almorzar tranquilamente en la cima puesto que poco o nada nos queda por hacer más que volver.

            Alrededor de las diez y media nos vamos para abajo hasta la brecha este. Yo quiero ver.

En la Cima Occidentale di Donna.
 
            Hay un primer diente equipado con una sirga de tres metros que está suelta por el anclaje de abajo. Pruebo la sirga y subo.

            Tras el corto descenso hasta la siguiente brecha aparece otra sirga que está partida por la mitad. Hay una vira estrecha que atraviesa un vertical corredor  que faldea una buena parte del diente. Recupero la sirga y compruebo que no está partida sino que la roca es tan mala que se ha soltado la clavija, lo mismo que en la primera sirga y es que en estos tramos la roca además de estar muy suelta no ofrece ninguna garantía menos visto lo visto.

La Sudoeste de la Cima occidentale di Donna.
 
            Se puede recorrer la vira con cuidado pero alcanzar el otro tramo de sirga puede resaltar problemático. Me daré la vuelta sin probar más conociendo la brecha que separa a la cima este.

            Nos reunimos en la rampa inclinada antes de alcanzar el collado de separación con Croda del lago y continuaremos para abajo, pasado el collado, buscando camino escalonado en dirección al lago de Antermoia.

De vuelta hacia el paso di Donna.
 
            Finalmente alcanzamos un caminillo que nos deposita en el principal. Pasamos junto al refugio y remontamos hasta alcanzar el Paso di Donna. Desde allí y siguiendo al sudeste en suave ascenso alcanzamos la Cima de Mantello a 2567 metros de altitud cuando son las once y media pasadas.

La "Dona" en la Cima de Mantello con las Cimas di Donna detrás.
 
            Se trata de una cima herbosa amplísima y aplanada. Contemplamos y hacemos unas fotos con sabor a despedida de las Dolomitas y seguidamente nos vamos para abajo al encuentro del camino ya por debajo del Paso di Donna.

            Desandamos el camino de subida sin prisa pero sin pausa, alcanzamos la pista y proseguimos por ella en dirección este.

Llegando a las Cabañas del Plan Gialines.
 
            Tras pasar por el punto en el que nos hemos incorporado a la pista a la mañana, la SS577 recorre muy llana el enorme praderío del Val de Donna.

            La pista está salpicada de antiguos casitas de labor, actualmente reconstruidas y posiblemente utilizadas para el turismo y alcanza el Refugio Val de Donna a 2100 metros de altitud.

Atrás quedan las Cimas di Donna y la Croda del Lago.
 
            Cogemos frambuesas dulcísimas peleándoselas a las ortigas hasta que enseguida abandonamos el plan: la pista se derrumba valle abajo en dirección sudeste.

La Pista del Val di Donna asfaltada a tramos baja salvajemente.
 
            Lo de derrumbarse no es ninguna exageración. La pista, en su mayor parte encementada incluso en algunos trozos sobre el empedrado primitivo desciende con rampas igual por encima del 25%. No habíamos visto jamás una pista tan empinada y no es que se trate de algún tramo aislado, no son todos pero si la mayoría. Han practicado algún minúsculo ensanche para un posible cruce de vehículos pero hay tramos largos erguidos y sin ellos. En las revueltas practicadas en algunos muros hay goma de neumáticos por un tubo.

            En un cruce de pistas, ya prácticamente abajo, hay un cartel en el que no deja claro el tipo de pista de que se trata y creo que debería ser advertido.         

            Descendemos castigando las rodillas y al sol que calienta lo suyo cuando se cuela por entre la fronda de los abetos que conforman el bosque que rellena el valle. Cruzamos el Barranco de Donna y seguimos descenso al sur aproximándonos al pueblo.

Llegando a Mazin nos espera la furgo.
 
            Hemos de salir a la carretera al este del mismo junto a una urbanización separada del casco urbano y desde allí entrar hasta el emplazamiento de la furgo que hemos cambiado a la mañana acercándonos a la salida, pero una pista que se desgaja de la principal y marcha al oeste nos parece que nos puede llevar a nuestro destino acortando.

            Así será pues la pista muere en la que hemos tomado a la mañana después del resalte inicial.

            Es la una y cuarto cuando llegamos a la furgo, dejamos los bártulos húmedos a secar y nos vamos barranco arriba  en busca de pequeños saltos que hay practicados para regular el cauce del mismo: nos pegamos un remojo celestial pues hace calor y nos quitamos de encima las huellas de los 1250 metros ascendidos.

            Luego, hechos unos brazos de mar volvemos a la furgo, la colocamos a la sombra y a comer al gusto y a la fresca, la sombra lo está.

            Alrededor de las tres hemos recogido ya seco todo lo que hemos colocado al sol, emprendemos la vuelta relajados, sin prisa y sin sueño. En otras ocasiones el sueño me había castigado en el regreso un poco más de lo conveniente.

            Echaremos gasoil y nos llegaremos hasta los alrededores de Milan. Cenaremos y dormiremos posteriormente en un aparcamiento de una zona industrial que parecía tranquila pero nada más lejos de la realidad. Tomaremos unos dulces y unas copas de sidra celebrando nuestro proyecto en Dolomitas que disfrutando de una meteorología tan buena como no pueda imaginarse, en 5 días seguidos de actividad, nos hemos metido 6150 metros de desnivel total que no es gran cosa en comparación con los 3200 kilómetros que nos habremos chupado en la carretera.

            Al día siguiente, 2 de Septiembre, comeremos en el Embalse de Serre Poncon para llegarnos a dormir en un área de servicio de la autopista entre Monpellier y Narbonne. Al final haré un tramo de autopista.

            La Autopista del Mediterráneo tiene siempre mucho tráfico y el trajín de coches y camiones en el área de servicio llega a ser molesto pero… no hemos tenido suerte con la elección de los lugares de pernocta de la vuelta. Otra vez lo haremos mejor.

            El 3 de Septiembre de 2015 amanece muy nublado y goteará intermitentemente de camino a los Pirineos. Comeremos en Pont de Moudang y a las cuatro estamos en casa. El proyecto Dolomitas había dormido largamente el sueño de los justos pero después de consumado, convendremos en que ha merecido la pena. Es lo que nos pasa siempre en la montaña, que merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.