18 feb. 2016

13-16. TORONZUE A PESAR DE TODO. 17-2-2016.

Suave descenso para subir al Tozal de las Planas y a Toronzué.

Este del Túnel de Cotefablo, pista Toronzué, Contrafuerte Este Torcedor, Torcedor, las Planas y Arista Sur.
17-02-2016.
Salida 10 h. Llegada 15:40 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Toronzué procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Siempre que hemos subido a Toronzué con los esquís lo hemos hecho foqueando desde la misma Boca Este del Túnel de Cotefablo a pesar de que su altitud, 1430 metros, sea algo modesta, pero ya no lo volveremos a decir. De ello se encargará el 17 de Febrero de 2016.

Primera vez que salimos porteando desde el Túnel de Cotefablo.

            Van a ser las diez de la mañana cuando preparamos bártulos en el Aparcamiento de la Boca Este del Túnel de Cotefablo  y por lo que vemos habrá que portear alrededor de media hora.
            En previsión del asunto yo marcho con las botas de esquí encastradas en los esquís como procedimiento de minimizar el roce  que me produce la bota derecha en los tendones de la pierna a nivel del tobillo. La mochila pesa un pelín pero voy cómodo y satisfecho de la decisión.

En el lugar en el que suele abandonar la pista. Hoy imposible.

            En el prado que atravesamos al inicio de la marcha están rehabilitando la caseta y antes de alcanzar la pista un trío de jóvenes de Sallent está especulando con el porteo. Se dan la vuelta para marchar a Cuyalaret o Peña Blanca, no sabemos si es buena decisión la segunda opción pues esa pared debe de estar muy cargada, y quedamos solamente los machacas.
            La pista que parcialmente soleada asciende al oeste en busca del cordal está hasta seca a tramos. Caminamos por ella hasta la revuelta en que la acostumbramos a abandonarla  para remontar directamente al cordal atajándola sobre los 1570 metros y hemos de remontar en seco al encuentro de la pista.

desde la cabecera de la sierra el panorama es ensombrecedor.

            Desde la pista, a 1600 metros de altitud se confirman nuestras peores previsiones: es probable que haya que portear hasta el Contrafuerte Este de Torcedor.
            Pasamos por el Collado de Cotefablo, el de la pilona de alta tensión y continuamos por la pista faldeando por el este la Loma de Gabardos hasta el collado del mismo nombre.
            A partir de aquí aparecen manchas de nieve en la pista salpicadas de cortes amplios que malo para subir pero imposible para bajar. Hemos de continuar pista arriba hasta alcanzar el final de la misma en el inicio del Contrafuerte Este de Torcedor.

Ponemos los esquís tras hora y cuarto de porteo.

            Estamos a 1750 metros de altitud, hemos porteado hora y cuarto  y tras echar un café comenzamos a foquear buscando la nieve pues ni siquiera la hay para bajar entre genistas y areniscas medio cubiertas.

Volvemos a la loma en la Caseta Torcedor.

            En la Caseta de Torcedor nos orientamos al norte  y nos vamos para arriba por la loma en suave ascenso: la nieve del oeste y la loma está dura por venteada y a sotavento hay algunas acumulaciones de nieve polvo, la mañana está divina de temperatura y sin viento negando las previsiones meteorológicas, por suerte.

Poca nieve en la Sur de Torcedor.

            Ganamos altura de forma cómoda y alcanzamos la Cima de Torcedor situada a 1914 metros de altitud y  ante nosotros se despliega  por fin, un manto uniforme  de nieve que esperamos nos compense de dispendios anteriores.

Toronzué desde el Tozal de las Planas.

            Hay que perder unos metros que resbalamos con pena porque las pieles de foca agarran demasiado, para iniciar el ascenso al Tozal de las Planas, una prominencia amable y uniformemente ascendente que foqueamos con comodidad  tras poner las cuchillas pues la nieve todavía no reviene.
            Se trata de una franca ascensión ya que en todo momento ves la cima del pico y sin prisa pero sin pausa, tras foquear un tramo un poco más erguido, alcanzamos la amable Cima del Tozal de las Planas situado a 1966 metros de altitud.

Buena nieve en la Sudeste de Toronzué.

            De nuevo hay que perder unos pocos metros más que la vez anterior, cosa que hacemos junto a la valla ganadera que nos acompaña desde Torcedor y afrontar el ascenso final.

Cerca de la Cima de Toronzué.

            Lo vamos a hacer en esta ocasión por la arista en lugar de faldear en diagonal el hombro de la antecima sur del pico con lo que pasaremos por encima de los dos pinos característicos por los que acostumbrábamos a desarrollar nuestro ascenso. De cualquier forma progresamos ligeramente al este y comprobamos como la nieve en los lugares abrigados comienza a reblandecer como promesa de un buen descenso.

Llegando a Toronzué.

            Alcanzado el hombro tenemos la opción de afrontar directamente el ascenso del casquete somital  por la sur sin problemas con las cuchillas  pero preferimos describir una pequeña diagonal en busca de la arista este y así comprobamos como se encuentra la nieve de la pala que hemos de bajar.

Cima de Toronzué.

            La diagonal es cómoda y ni siquiera nos llegamos al corredorcillo que arranca de la arista alcanzándola unos metros debajo de la cima a la que se llega prácticamente de llano por una amplia y suave loma especialmente a nuestro gusto.

Navariecho, Forato, Ripera y Tendeñera desde Toronzué. 

            Es la una del mediodía cuando alcanzamos la Cima de Toronzué situada a 2263 metros de altitud. La mañana está espléndida, hacemos fotos de unos alrededores conocidos de entre los que destacan aquí mismo Navariecho;  al norte Sabocos, Forato, Ripera, Tendeñera Otal y Fenez; Ordesa, Cotiella, Montañesa al este; Guara, Fragineto Manchoya y Erata al sur y Oroel, Telera y muy hondo y entre cirrostratos que vienen,  el Moncayo… no está nada mal.

Fenez, Comas, Mondiniero y Ordesa al fondo desde Toronzué.

Detalle de Cotiella desde Toronzué.

            En el nicho de nieve cimero que forma el viento en la cima nos sentamos a comer. No corre prácticamente ninguna brisa pero al rato nos enfriamos y terminaremos por abrigarnos un poco.

La Sur de Toronzué desde la cima.

            Se nos hacen casi las dos cuando iniciamos el descenso. Juan se marcha de frente para abajo y nosotros tras hacer unos giros divinos en la loma este  nos echamos pared abajo. Descenderemos la mejor nieve que recordamos en Toronzué: las placas de nieve dura sueltan regaladamente la costra de hielo que arrancan las colas de los esquís con música celestial, los tramos de primavera transformada son mantequilla para los giros e incluso la nieve polvo acumulada es franca y no permite la más mínima clavada, ¿se puede pedir más?

Buena nieve en la Sur de Toronzué.

            Sí, un descenso más largo que prolongue este indescriptible pacer.
            Faldeamos el hombro por los pinos ya que no queremos hundirnos demasiado y alcanzada la loma de la arista giramos al encuentro del remonte hacia las Planas que haremos con los esquís al hombro pues no merece la pena colgar los esquís en la mochila.

Tras el remonte al Tozal de las Planas. 

            El descenso desde el Tozal de las Planas sigue siendo excelente pero ya hay que sortear las zonas de poca nieve. Nos conduce al suave remonte de Torcedor que se puede faldear por ambos lados pero que nosotros preferimos subirlo, de nuevo con los esquís en la mano para hacer la última bajada del día con cuidado pues aquí sí que falta ya la nieve y aparecen las piedras con demasiada frecuencia.
            Ni siquiera llegaremos a la Caseta de Torcedor puesto que no merece la pena arriesgarse a cargarse algún esquí. Montamos raquetas y esquís en las mochilas y nos vamos para abajo siguiendo el camino directo que transita la loma en lugar de descender el contrafuerte este, nos permitirá un atajo decente de la pista a cambio de sortear el paso con algunas ramas bajas de pino.

De nuevo porteando en la pista.

            Alcanzamos la pista en el Collado Gabardos  a 1634 metros de altitud y continuamos pista abajo hasta tomar el sendero balizado de amarillo y blanco que nos baja directamente a la boca este del túnel pasando por una zona en la que se han plantado chamaecyparis, cedros y abetos que nada tienen que ver con la vegetación autóctona de la zona.
            Son las cuatro menos veinte cuando llegamos al coche tras cincuenta minutos de porteo de descenso. La jornada se ha saldado con un desnivel acumulado de algo más de 850 metros, una buena parte de la misma no ha sido precisamente cómoda pero nos ha compensado  la nieve cuando la ha habido. 

Toronzué desde la carretera antes de iniciar Cotefablo.

            Y poco más. Este puede ser un adelanto en una año de los que, si se cumplen las expectativas, veremos más.  La nieve tiende a faltar en las partes bajas y eso tiene un precio sabido: el porteo en contra del esquí. Años así los ha habido de cuando en cuando pero tienden a ser más frecuentes y con ello también va el futuro de las estaciones de esquí del Pirineo.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.