2 feb. 2016

10-16. PENE DOU LAPASSA POR PENE HOUER. 1-2-2016.

.
Pene dou Lapassa desde Pene Houer.

Aparcamiento Astún, Barranco e Ibón de Escalar, Collado de los Monjes, Lac de Plaa de les Baques, Col de Quaillabet de Rebec, Pene Houer, Pene dou Lapassa, Barranco Houer, Collado y Aparcamiento de Astún.
01-02-2016.
Salida 10:15 h Llegada 16:15 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Lapassa y Houer procedente de Prames. Vía en amarillo.

            El próximo pasado 9 de Diciembre desde el Collado de los Monjes desistimos de nuestro proyecto de circular a la Peña de Lapassa; la larga travesía hasta el Collado Sur de Caillabet de Rebec brillaba como un cristal y  conocido el patatar lo dejamos para mejor ocasión.
            La temporada, nivológicamente hablando es mala hasta el momento, el sábado habían caído unos copos pero el domingo llueve algo y hoy lunes 1 de Febrero de 2016 vamos a tratar de disfrutar de un día que anuncian espléndido aunque tengamos dudas del estado de la nieve.
            No tenemos prisas para dejar que la nieve tome “tempura” y son las diez y cuarto de la mañana cuando colgamos los esquís en las mochilas para salir desde el Aparcamiento de Astún situado a 1700 metros de altitud. El resalte de acceso hacia los Llanos del Sol, como imaginábamos, está pelado de nieve.

Los Llanos del Sol completamente pelados de nieve.

            Coronado el resalte aparecen los Llanos del Sol con una imagen desoladora: no solamente tiene cortes el rellano sino que las dos laderas están peladísimas y del fondo del barranco ni pensarlo ya que baja una barranquera de órdago. El Barranco Escalar es muy abrigado y pierde la nieve con facilidad, lo sabemos, pero subir hasta el Ibón de Escalar por las pistas no nos seduce en absoluto además que das una vuelta de categoría.

La Sur de los Monjes desde el Ibón de Escalar.

            Nos armamos de paciencia y “chino chano” atravesamos los llanos y nos incorporamos muy arriba al camino de la orilla izquierda del barranco hasta poner los esquís en las inmediaciones del Ibón de Escalar, sobre los 2080 metros de altitud tras una hora de porteo.

Atravesando el Ibón de Escalar con la Pala de Benou.

            Juan dice que calcula que hay más de una cantimplora de agua y que va a rodear el ibón mientras que nosotros lo cruzamos a pesar de que tiene un aspecto azuladamente acuoso y el hielo está rajado.

Remontando hacia el Collado de los Monjes.

            Hemos remontado el barranco en dirección oeste y seguidamente giramos al norte y tomamos el corredor que sombrío todavía asciende suavemente hasta que nos deposita en el Collado de los Monjes. La pala de la Antecima Noroeste del Pico de Astún brilla espectacularmente al contraluz de la mañana.

Desde el Collado de los Monjes hacia Caillabet de Rebec.

            En el collado se despliega a nuestra vista  el Quartier de Rebec vestido de blanco nupcial. Estamos a 2169 metros de altitud  y pasamos lista por si falta algún pico mientras echamos un café y quitamos las pieles.
            Nos guiará al nordeste el perfil sombrío y pedregoso de Caillabet de Rebec cuyo collado al sur del mismo va a ser nuestro inmediato objetivo.
            Iniciamos el primer descenso de la jornada con nieve algo costrosa pero esquiable por soleada y enseguida Juan marcha por arriba hacia Peña Blanca o Pene Blanque como dicen los franceses mientras que nosotros preferimos esquiar un poco en lugar de hartarnos de diagonales con continuos sube y bajas.

Vertiente Norte del Collado de los Monjes.

            Bajamos hasta el Lac du Plaa de les Baques y siguiendo nuestra ya recorrida trayectoria descendemos un par de tramos de barranco amables que nos depositan en una cuenca  amplia situada sobre los 1880 metros de altitud  en la que ponemos focas e iniciamos la travesía ascendente en busca del Col Sur de Caillabet de Rebec.
            Ascendemos primero una amplia loma con nieve que cede lo justo para los esquís y proseguimos atravesando pequeños barrancos siempre en diagonal ascendente y de la forma más cómoda calcando la ruta que hiciéramos la vez anterior.

Midi y Caillabet de Rebec.

            Finalmente y antes de alcanzar el corredor que lleva al collado nos vamos siguiendo una huella que se eleva un poco al este y que nos obliga a poner las cuchillas para remontar una pala sombría, erguida y dura. Es la una y cuarto.

Del Collado Sur de Caillabet hacia Pene Houer.

            En el amplio collado situado sobre los 2180 metros de altitud o quizás un poco menos, quitamos pieles y cuchillas  y tomamos la Sur de Caillabet para descender suavemente al nordeste con una nieve maravillosa hasta alcanzar enseguida el pequeño rellano del que sobresale la prominencia de Peña Houer, situada a 2098 metros de altitud.

Ascendiendo a Pene Houer.

Midi y Pene Peyreget desde Pene Houer.

            El casquete está pelado y nos viene de cine para sentarnos a almorzar  al sol de la mañana. Desde esta atalaya sobre el Quartier de Rebec reafirmamos algunos detalles en la memoria, contemplamos el descenso desde el Col de Aneu o de Bious, las subidas que rodean a la Peña Peyreget y tras deleitarnos con la erizada Arista Nordeste de Caillabet de Rebec echamos una visual a nuestra continuación y nos vamos para abajo.

Cima de Pene Houer con Pene Blanque detrás.

            Hay que volver al rellanito y tomar un corredor oculto y situado entre Houer y Caillabet que nos va a permitir bajar unos metros con nieve sol y sombra entre grandes bloques metamórficos para finalmente tomar una diagonal dura y vertiginosa que nos deposita en el Collado Sudoeste de Peña de Lapassa a toda pastilla. Si hubiéramos seguido el corredor hubiéramos terminado unos metros bajo el collado.

Vertiente Oeste del Col de Aneu desde Houer.

            Este collado, dicen, es una alternativa de paso  cuando el Barranco Houer está muy falto de nieve permitiendo ir del Collado de Aneu a las Cabañas de la Glera y Lous Quebottes aunque yo no entienda muy bien la jugada.

La Sudoeste de Pene dou Lapassa.

            Estamos a 2015 metros de altitud y tenemos por delante una corta aunque erguida pala de nieve que se sumerge enseguida en las rocas cimeras. Dejamos los esquís y nos vamos para arriba en dirección nordeste.

Hay que echar alguna mano en Pene dou Lapassa. Gentileza de Juan.

            Unos pasos en nieve blanda y profunda nos depositan en el resalte cimero que es un corto paretazo metamórfico, tieso pero bien escalonado.

En la Cima de Pene dou Lapassa.

            Son las dos y media cuando alcanzamos la Cima de Pene dou Lapassa situada a 2075 metros de altitud. Hacemos alguna foto, contemplamos la vuelta del barranco Houer, la zona de las cabañas  muy peladas de nieve y enseguida desandamos camino en busca de los esquís.

Paradis y Casterau desde Pene dou Lapassa.

            El descenso hacia el Barranco Houer no es tan amable como en su momento me pareció al bajar desde el Col de Aneu. Tiene una cabecera muy suave pero en la parte intermedia hay que bajar o subir según el sentido de marcha, un resalte de cierta consistencia que hoy se baja bien pues la nieve en esta orientación está primavera.

Hacia el Collado de Astún.

            Con ello alcanzamos las inmediaciones del barranco sobre los 1850 y tras poner pieles iniciamos el ascenso en dirección sur.

Remontando hacia el Collado de Astún con la pala ya a la sombra.

            Una de las pieles de mi chica va completamente suelta e incluso la llegará a dejar en su huella. Tendremos que poner las cuchillas para que se fijen un poco y terminaremos por atar la al esquí con un cordino.
            Tenemos algún problemilla para alcanzar el Collado de Astún pues la pala cimera ya está a la sombra pero alrededor de las tres y media contemplamos a la Raca que sigue cubriendo Candanchú. Estamos a 2189 metros de altitud.

Barranco Houer desde el Collado de Astún.

            En el collado y con las llaves del coche como herramienta de fortuna regularé una de las ataduras del esquí de Rosa y seguidamente nos vamos para abajo al encuentro de las pistas por la erguida y soleada pala que tiene nieve muy desigual. Nos deposita en la mitad inferior del Corredor Noroeste de Mala Cara que está duro como una peña, atormado como si fuera un alud y tan estrecho que no hay forma de girarlo y terminamos derrapándolo.

Vertiente Oeste del Collado de Astún.

            Luego sin ganas de más guerra nos vamos para abajo por las pistas relajadamente y no al encuentro de la Raca que se acaba de disipar.

Ultimo descenso del día hacia Astún.

            A las cuatro y cuarto metemos los esquís en el Escalar para que se marche la nieve de manera rápida y recogemos bártulos entre los que se encuentran los 1100 metros de desnivel que hemos acumulado en la jornada. Ni la lengüeta de las botas ni la rodilla me han molestado gran cosa. ¡Bien!


            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.