29 jul. 1985

5-85. CANFRANC-ORDESA 85. ETAPA 5. BUJARUELO-GORIZ. 29-7-1985.


Vertiente Sur de la Brecvha de Rolando. 12-8-16.

San Nicolás de Bujaruelo, Collados de Bujaruelo y Sarradets, Refugio de Sarradets, Brecha de Rolando, Cueva de Casteret, Llanos de Millaris y Refugio de Góriz.
29-07-1985.
Desnivel acumulado 1500 m.
Distancia recorrida 16500 m.
Tiempo efectivo de marcha 07:30 h.
Mixto.
Fácil.
Senderismo.
Una travesía requiere entre otras muchas cosas del buen tiempo. Cuando no es así y aparecen las nieblas y la lluvia hay que sobreponerse y continuar aunque sea mucho más engorroso y desagradable. Siempre que llueve para y además, la lluvia de cara a un buen refugio es menos lluvia.
Agua en San Nicolás de Bujaruelo, en escorrentías, en Sarradets y en Góriz.
Rosa Mª. Martinez y Mariano Javierre.

Mapa de Bujaruelo-Góriz procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Son las diez cuando nos acostamos sobre el mullido de la hierba, hemos cerrado faldones y puertas por lo que solamente esperamos que cese el follón del bar. Nos cuesta dormirnos un poco pero… abrigamos la esperanza de recuperar un poco el tiempo perdido.
            Nos son las seis de la mañana del 29 de Julio de 1985 cuando nos despertamos: el cielo está cubierto. Desayunamos a media luz, dejamos nuestro comedor tal y como nos lo dejaron, como debe ser y alrededor de las seis y media, en medio de la más absoluta quietud, abandonamos el campamento atravesando el Puente de San Nicolás de Bujaruelo a 1330 metros de altitud y tomamos la senda que en dirección norte se abre paso entre La Sierra de Sandaruelo y la Forqueta de Gabietos, por la que discurren también los Barrancos de Sandaruelo y Lapazosa y el Tendido de Alta tensión que va desde Bujaruelo a Gavarnie.

Pasando el Puente de San Nicolás de Bujaruelo comenzaremos la jornada. 21-6-09.

            El camino que comienza en un empinado pedregal calizo se adentra en una espesura de pino y boj rodeando una vertical pared caliza para girar luego y orientarse al este siguiendo la dirección general del valle por fuertes pendientes. Luego el manto vegetal se reduce a escalonadas manchas de pratenses que se alternan con depósitos calizos. Pero enseguida el camino se allana un poco cuando se aproxima a las primeras estribaciones de los Gabietos y el cielo que sobre el Collado de Bujaruelo amenazaba se quiere venir sobre nosotros.

Camino en las Pedreras de Escusaneta. 1-8-10.

            Dejamos, sobre los 1800 metros, un refugio situado en la orilla derecha del Barranco de Lapazosa mientras que nosotros continuaremos por la izquierda del mismo y recibimos la tan anunciada como poco deseada visita de las primeras gotas de agua cuando entramos en el más consistente rellano de todo el camino.
            Nos colocamos nuestras capas y continuamos ligeramente contrariados y cruzándonos con algunos montañeros que han debido de comenzar muy pronto su jornada, todos concentrados en salvarnos del agua como mejor podamos.

Cabaña Lapazosa, Pico del Puerto y Collado de Bujaruelo. 11-9-14.

            Cruzamos el barranco prácticamente seco y proseguimos bajo una lluvia no demasiado intensa que se acompaña momentáneamente con algunas rachas de viento que nos hacen abrigar algunas esperanzas.
            Salvamos por buen camino las últimas rampas de la falda sur del Pico del Puerto y alcanzamos el Collado de Bujaruelo situado a 2257 metros de altitud. Son las ocho y media y hemos subido cerca de 1000 metros en dos horas a un ritmo bastante aceptable.

Desde el Puerto de Bujaruelo hacvia Sarradets. 31-7-10.

            En el puerto hay escaso movimiento a pesar de que está bastante concurrido de coches, con una carretera asfaltada, a esta altitud y con esta situación tan privilegiada. Nos refugiamos junto al gran hito que hay en el collado pero nos seguimos mojando y hay que tomar una determinación y deprisa; mejor dicho, hay que ejecutar la única opción aceptable: continuar pitando para arriba.

Camino de Bujaruelo a Sarradets. 31-7-10.

            Así lo hacemos por un camino que sigue al este bajo las Paredes de la Norte del Taillón. La lluvia va aflojando a la vez que la temperatura va bajando quizás más debido a que la humedad nos va calando. Nos vamos elevando pero las nubes siguen cerrando todo el paisaje, solamente reluce gris y quieto el asfalto de la carretera. El camino se ha allanado y estamos a la vista de la Brecha de Sarradets cuando paramos, Rosa quiera algo caliente y prepararemos un nescafé muy caliente.

El bloque de nuestros recuerdos del 85. 12-9-14.

            Nos adelanta una pareja que va con un crío de diez o doce años. Nosotros continuamos detrás tras quitarnos las capas. La Brecha de Sarradets está cubierta de nieve y el agua se abre paso por entre la misma. Cruzamos el barranco lo mejor que podemos y proseguimos con nieve más consistente entre el Glaciar del Taillón y el Pico Sarradets.
            En el Collado de Sarradets alcanzamos a los franceses y les pedimos que nos hagan una foto.

Collado de Sarradets desde el Col de Luhos. 1-8-10.

          En el Refugio de Sarradets a 2570 metros, entramos a curiosear. El refugio está lleno pues el personal se ha quedado encadado y se respira ahora un cierto aire de marcha. Las nubes se han levantado un poco y nos permiten contemplar la fastuosa imagen del Circo de Gavarnie con su perfecta dentadura de tresmiles desde Astazu pasando por Marboré, los Tres de la Cascada, la Espalda, la Torre y el Casco, luego unos caídos que son la Brecha y la Falsa Brecha entre Bazillac y Taillón. Le faltan algunas piezas pero no encanto y belleza.

Llegando a Sarradets. 29-7-85.

            Entre tanto la gente se ha decidido a salir. En dirección sur, hacia la Brecha contamos una columna de 33 montañeros y decidimos darles tiempo para que se desperdiguen un poco como medida para no aborrecernos tras ellos.
            Salimos cuando los últimos están bastante arriba en el escalón inferior y encontramos una auténtica autopista en la nieve aunque la nieve se deja hollar con facilidad en las zonas no machacadas. Subimos a tren y en el momento que alcanzamos el escalón superior comenzamos a adelantar a los rezagados. El nevero se allana y nos ofrece la extraordinaria vista  de la Brecha de Rolando con sus colosales magnitudes: al este el Taillón y al oeste Bazillac.

Circo de Gavarnié o de Marboré desde Sarradets. 31-7-10.

            El cielo se va aclarando y comienza a colarse tímidamente el sol. Son las diez y media cuando alcanzamos la Brecha de Rolando y el altímetro roza los 2800 metros de altitud. Hace un ventarrón de auténtico escándalo y nos refugiamos al oeste de la misma y en el lado francés sobre un escalón calizo del Pico Bazillac. Allí están algunos de los franceses que nos invitan a un trago de naranja vitaminada a la que son tan aficionados.

Brecha de Rolando desde Sarradets. 31-7-10.

            La mayoría de la gente va al Taillón y otros pocos hacia Góriz. El día está frío o así nos lo parece y algo inseguro. Por ello renunciamos a subir al Taillón y decidimos visitar la Gruta de Casteret que en caso de lluvia nos ofrece cubierto y nos acerca a Góriz.
            Los Circos Superiores de Ordesa que tan bien se contemplan desde la Brecha están cubiertos de gris y blanco. Más lejos, las nieblas y las nubes lo llenan todo. Nosotros comenzamos el descenso por un marcado camino a trechos en la nieve junto a la Pared Sur del Casco. Nos adelanta una pareja que baja saltando.

El Paso de los Sarrios desde la Brecha de Rolando. 31-7-10.

             Les alcanzamos en un paso complicado en el que están ayudando a una pareja de franceses y nos llegamos a la Entrada de la Gruta de Castert. Desde la boca se observa perfectamente,  la Brecha de Rolando, el Taillón, los Gabietos y el Pico Blanco. Además el Mondarruego, el Gallinero, Tabacor  y Descargador.

La Entrada de la Gruta de Casteret. 13-8-16.

            Son uno madrileño y el otro portugués y tratan de arreglar su linterna,  finalmente entraremos juntos. La gran columna de hielo está caída pues la temporada está muy avanzada y  llegamos hasta el final de la sala que está medio encharcada. Seguimos de frente por una gatera que atravesamos medio arrastro en la oscuridad y aparecemos en otra sala. Nuestros amigos están decididos a seguir adelante, Rosa se queda sobre una roca a un lado de sala y salvando como podemos un escalón de hielo de un par de metros nos adentramos en otra sala en busca de una luz que nos aparece al frente. Es una sala con algo más que charcos pues con el piolet hemos tanteado sobre hielo que se rompe y nos ha salvada de algún buen remojón.

La Clásica desde la Gruta de Casteret. 13-8-16.

            En tan delicada situación decidimos salir de la cueva lo que nos costará algún que otro trabajo. Rosa pega un resbalón pero se evita el golpe. Entre unas cosas y otras hemos estado dentro algo así como una hora. Nosotros no pretendíamos tanto y se nos estaba haciendo bastante frío sobre todo a Rosa que llevaba un rato parada.
            Recogemos crampones y piolets y dejamos a la pareja que espera la llegada de alguien con mejor luz para entrar de nuevo. Nosotros también pensamos volver pero en mejores condiciones.

Vista atrás desde la Plana de Millaris. 12-8-16.

            Seguimos en dirección sudeste para alcanzar en descenso el Llano de los Millares. Descendemos unos escalones calizos vestidos de un gris que solamente se puede contemplar en Ordesa a la vez que los claros van ganado espacios a las nubes y el sol comienza a regalarnos sus tímidas caricias.
            Es la una y media cuando decidimos parar a comer con tranquilidad pues parece ser que estamos a salvo de las amenazas de la mañana y es buena hora. Nos preparamos una sopa y una lata de carne argentina que a mí me encanta aunque a mi esposa no le llame nada la atención. Luego tras un nescafé, recogemos y continuamos para abajo al encuentro del Circo de Góriz. En hora y media nos llegamos al Refugio Delgado Ubeda o de Góriz. Son las cuatro de la tarde y estamos a 2190 metros de altitud.

Refugio de Góriz. 12-8-01.

            Dejamos las mochilas y nos vamos a asear al barranco que acabamos de cruzar. Yo me pego un remojón y mi esposa prefiere tomar  una ducha en los aseos del refugio. Le servirá para comprobar lo fría que está el agua de Marboré y para llenarse de envidia ante las francesas que se ponen cremas hasta en el carnet de identidad, perfumes y todos los afeites que imaginarse pueda; mientras ella tendrá que conformarse con contemplar en el espejo y en el lado derecho de su cara la obra del sol. Son consecuencias de una travesía hecha de oeste a este con una piel que a pesar de estar curtida no soporta la agresión de tanta intemperie.
            En el refugio tratamos de informarnos sobre el camino que vamos a recorrer para llegar a Pineta. El camino hasta el Pequeño Ibón Helado lo conocemos, poseemos información sobre el Zig-zag que hay que describir para alcanzar el Cuello del Cilindro. Sabemos que tendremos que atravesar el Tramo Oeste del Glaciar de Monte Perdido y para ello hemos traído hasta aquí crampones y piolet pues no tenemos ninguna experiencia en glaciares y todo nuestro problema se centra aquí y en particular en el cono de grietas y escalones  que tendremos que descender.
            Solamente Toni el encargado del refugio nos indica que se trata de 

Croquis de Bujaruelo a Góriz. 

una ruta poco transitada y son casi exclusivamente los franceses que vienen por Tuca Roya los que hacen este camino pero en sentido contrario. Nosotros estudiamos  nuestro plan a seguir  concluyendo en levantarnos temprano subir hasta el collado y allí ya veremos qué se puede hacer: si somos capaces continuaremos con nuestro camino y si no esperaremos a que pase alguien para seguirlo o recibir  su ayuda, llevamos una cuerda de 9 metros y no sabemos ni si puede ser útil ni suficiente. La verdad es que el glaciar nos inquieta cuando menos.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.