28 jul. 1992

3.92. CORNO NERO Y PIRAMIDE VINCENT. 28-7-92.

La Norte del Corno Nero y su vía normal. 28-7-92. 

Ludwigshohe, Collado Zurbriggen, Cara Nordeste, Corno Nero, Cara Noroeste,  Collado Vincent, Pirámide Vincet y Refugio de Balmenhorn.
28-07-1992.
Salida 13:15 h. Llegada 15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Croquis de Corno Nero procedente de publicidad. Vía en amarillo.

            Con cuidado pues la arista somital de Ludwigshohe está helada y tiene algún tramo estrecho y afilado contemplamos al este el Collado Piode y la Punta Parrot a la que no vamos a ir a pesar de que está muy cerca. Observamos la Punta Zunstein por la vertiente que no viéramos ayer, fotografiamos la cresta que hicimos ayer en Punta Dufour y la Cresta Oriental del Liskamm que subiremos mañana si se cumplen las previsiones.
            Tras echar unas ojeadas a la vertical y terrorífica pared sureste del Corno Nero y charlar un momento con un montañero de Gerona que anda por allí, nos vamos para abajo cuando es la una y media, desandando nuestro camino hasta el Collado Zurbriggen situado alrededor de los 4270 metros de altitud. Nos esperan 50 metros de la Cara Norte del Corno Nero y vamos a por ellos.

Dufour y Zunsteinpitze desde Ludwigshohe. 28-7-92.

            En el reducido collado, la pala se convierte inmediatamente en pared nada más abandonarlo. La nieve está dura y se convierte en hielo tan pronto como la huella se aproxima al saliente rocoso que se yergue directo a la cima. La nieve helada es muy segura, la huella también pero mi chica no lo cree así y comienza  con su inefable rosario de protestas. A pesar de ello, alrededor de las dos nos encaramamos en la cima del Corno Nero también llamado Schwarztor a 4321 metros de altitud.

De veraneo en Ludwigshohe. Corno Nero detrás nos espera. 28-7-92.

            Se trata de una cima muy parecida al Monte Maldito. Está coronada por una laja muy inclinada y limpia de nieve. Hacemos alguna fotografía cuidando las maniobras, contemplamos los Seracs del Glaciar de la Piode y nos vamos un poco más abajo pues el lugar tampoco es del agrado de mi chica.

En la Cima del Corno Nero. Detrás la Norte de Vincent Piramide. 28-7-92.

            No vamos a permanecer gran cosa en la Cima del Corno Nero y no es que se esté mal pues el día es sencillamente espléndido. Tenemos una innecesaria prisa por no sé qué, que nos invita a iniciar la vuelta.
            El descenso de la Norte del Corno Nero, de espaldas al valle es seguro y relativamente sencillo. No tiene más historia que la lata de tener que soportar, de no muy buen talante por cierto, todos los misterios del rosario y las letanías correspondientes. Bajar de espaldas al valle por huella es algo natural pero....

La Norte de Vincent Piramide desde Balmenhorn. 28-7-92.

            De nuevo en el Collado Zurbriggen respiro hondo.
            Juan está llegando a la base del refugio cuando le decimos, pasando de largo, que nos vamos a hacer la Pirámide Vincet. El día sigue espléndido y en mangas de camisa se va de cine. La única amenaza se centra en unas nubes de bastante desarrollo que llenan los fondos de los valles italianos y que a la noche tendrá su repercusión.

En la Cima de Vincent Piramide. 28-7-92.

            Bajamos alrededor de 200 metros por nieve blanda a pleno sol y orientados  al sur en un periquete hasta alcanzar el Collado Vincent. A partir de allí, una amplia y potente pala de nieve blanda nos va a hacer sudar los 128 metros de desnivel que nos permiten salvar la parte alta del Glaciar de Piode y nos depositan en la Cima de la Pirámide Vincent a 4215 metros de altitud. Son las dos y cuarto y estamos en el cuarto cuatromil del día.

Desde la Cima de Vincent Piramide. 28-7-92.

            Charlamos con unos italianos con los que intercambiamos fotografías, contemplamos el suave descenso hacia la Punta Giordani que no vamos a hacer y que no me causa ninguna impresión agradable ya que el descenso se pierde entre la bruma creciente que sube del valle y como que paisaje no hay otro que el que hemos visto desde diferentes ángulos, nos vamos para abajo de nuevo hasta el Collado Vincent para ascender seguidamente, por nieve más blanda si cabe, los alrededor de 100 metros que a mí me saben a 200 por lo menos.

Ludwigshohe, P. Parrot, P Nifetti y P. Zunstein desde Vincent Piramide. 28-7-92.

            Juan que ha vagado por los alrededores de las Rocas de Balmenhorn nos espera apretujado en una sombra.
            - Que, ¿habéis ido al Corno Nero?
            - Si, hemos subido allí. Quizás sea la cima más maja de las que hemos hecho hoy.
            - ¿Habrás bajado hasta Punta Giordani, no?
            -Si, me he bajado contemplando el paisaje antes de que subieran las nieblas.

Volviendo a Balmenhorn. 28-7-92.

            Como dice Juan, con hacer una cima para qué quieres más; o hay que dejar siempre algo sin hacer para volver a hacerlo porque si no ya no te queda ninguna excusa para volver. Filosofía peripatética concluyente.
            Son las tres de la tarde cuando subimos de nuevo al Refugio Balmenhorn y ya dentro del refugio continuamos deshaciendo nieve. Terminamos  por no saber cuántos viajes hacemos con el cazo y un par de cazuelas, la nieve rinde poco para obtener agua, el hielo es más conveniente pero no hay.

Con el Xto delle Vette en las Rocas de Balmenhorn. 28-7-92.

            Bebemos, picamos un poco y nos subimos a probar las literas. Hace un calorcillo interesante, hay sitio para seis a lo sumo y no hay ventilación aquí arriba.
            Tripa arriba repaso mentalmente el día que ha sido interesante. Hemos hecho todas las cimas previstas para el día con la excepción de Punta Giordani y Punta Parrot y la jornada se ha saldado con 1822 metros subidos y con 456 metros bajados, lo que no supone precisamente un valle dentro de la línea general de actividad y consecuentemente, no se ha cumplido la premisa programada de ser un día de recuperación.
            Dejaremos Monte Rosa con 5 cuatromiles de los 10 programados pero a pesar de todo poco podíamos imaginarlo ayer en Punta Dufour.
            Luego nos levantamos nos hace la sevillana una foto y charlamos.
            Comentamos lo imprecisas que son algunas guías. La sevillana dice “los franceses lo ponen todo fácil. Luego te encuentras lo que te encuentras y…” De cualquier forma ocurre lo propio con algunas guías españolas, debe ser una constante sobre todo a la hora de determinar detalles precisos para quien no conoce la ruta y es precisamente quien lo necesita En nuestro caso, Michel Vaucher describía bien pero en un momento determinado no tenemos en cuenta un dato y adiós Siversattle.
            A las seis comenzamos a cenar y a llegar gente. Seremos ocho, diez y finalmente trece. Estos italianos llegan tardísimo. No sabemos de dónde vendrán pero llegan fundidos.

Desde la Este de Liskam: Parrot, Ludwigshohe, Corno Nero y Balmenhorn. 29-7-92.

            Todos funden nieve, el follón es monumental y hay que organizarse para dormir.
            Sobre las nueve pasadas subimos a dormir arriba, los italianos se quieren quedar abajo a pesar de que todavía  hay un hueco. Arriba el calor es insoportable y la sensación de ahogo es indescriptible incluso prácticamente sin ropa.
            Les dejamos todas las mantas para que duerman abajo con la ventana abierta pero la cierran, lo que no presagia otra cosa más que complicaciones y no son más que las diez de la noche.

Para ver la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.