30 jul. 1996

8-96. DOCE DE LOS QUINCE DE NEOUVIELLE. RAMOUGN. 30-7-1996.

Nuestra vía en Ramougn. 3-10-09.

Cima de Neouvielle, Arista Nordeste, Glaciar de Ramoungn y Corredor Norte. Descenso al Glaciar de Ramougn y Lac Aubert.
30-07-1996.
10:30 h.
14 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Ramougn procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            A las diez y media, un poco pasadas, del 29 de Julio de 1996, cuando llega otra cordada abandonamos la Cima del Pic Neouvielle, situada a 3091 metros, por su facilísima arista norte  y dispuestos a no perder altitud que luego tengamos que volver a ganar, me asomo al collado al que llega la vía normal de ascenso al pico y le propongo a Juan destrepar directamente al Glaciar de Ramougn aprovechando que el nevero se encumbra bastante y el resalte rocoso no tendrá más allá de 50 metros de altura.

Una mirada desde Cap Long. 3-10-09.

            Efectivamente, encontramos vía a base de viras, repisas y pequeños corredores con alguna cita que en poco rato nos dejan en el glaciar salvada la correspondiente rimaya.
            Hay huellas en la cresta de los que han hecho la arista, hay huellas bajo uno de los difíciles dientes de la arista sur y dos corredores claros: uno al norte de aproximadamente 125 metros de longitud que llega directo a la cima y el otro, próximo al anterior, algo más corto, en el que el nevero se incorpora bastante y que desemboca en la arista oeste a media altura y que nos parece será el más utilizado para el ascenso al pico.

Ramougn desde Neouvielle. 30-7-96.

            Atravesamos el glaciar horizontalmente sobre los 2875 metros de altitud, dejamos las mochilas y con los piolets y la cuerda nos vamos a la entrada del corredor ,  por nieve sombreada en la que no quedará otro remedio que tallar pequeños peldaños por no ponernos los crampones y permitir que Rosa suba sin problemas.
            Alcanzamos el corredor  y progresamos  unos primeros 50 metros fáciles y con abundantes presas en el que hay que apoyar las manos continuamente.

Segundo largo en Ramougn. 30-7-96.

            Tras pasar un gran bloque empotrado característico casi al final desembocamos en una fuerte brecha que se asoma a Cap de Long y nos encordamos.
            Subimos unas primeras lajas graníticas a toda cresta que nos depositan en el inicio de un  pequeño corredor que nos saca de la arista y nos introduce, tras una corta travesía en la cara norte del pico.

Desde la Cima de ramougn los Circos de Cap Long y Tourrat. 30-7-96.

            La travesía se continúa con otro largo de cuerda que se inicia con un diedro bastante expuesto tras contornear una torre.
            El último largo de cuerda es más fácil alternando lajas con pequeños diedros y que en conjunto suponen una pequeña travesía al encuentro del corredor que llega directo a la cima. Nosotros no llegamos al corredor sino que proseguimos por nuestra “vía directa.”

Cara este de Neouvielle desde Ramougn.

            Son las doce y estamos en medio del amontonamiento de lajas graníticas que es la Cima del Pico Ramougn a 3011 metros de altitud, segundo tresmil del día y decimosegundo y último de nuestra actividad en el Macizo de Neouvielle.
            Saboreamos la cima. Había que subir a Ramougn porque es el pico más característico del macizo; su “vía normal” se las trae. Michel Sebastien se pasa unas rayas cuando dice: “Hay que ir a este pico extraordinario, que yo he admirado tantas veces como todos vosotros. No resulta muy difícil ni siquiera para los excursionistas de baja altura que somos.”

Destrepando con guantes en Ramougn. 30-7-96.

            A lo mejor podría haber precisado un poco más diciendo: los excursionistas, la mayoría ni se lo mirarán con intención de subir, muchos montañeros se darán la vuelta al ver su casquete somital, pero para escaladores con experiencia es fácil.
            Hacemos fotos y nos despedimos del macizo, es un excelente pináculo para una celestial despedida. Aquí, a tiro de piedra se quedan el Trois Conseiliers de Neouvielle, el Turón y el Reboul-Vidal por culpa del mal tiempo y de nuestra falta de ambición. Cualquiera le dice a mi chica que nos vamos por la Brecha Chausenque para hacerlos y bajar luego por Las Terrazas de Cap Long al Paso del Gato.

Ramoung desde encima de la Brecha de Neouvielle. 2-7-00.

            El descenso es una repetición escrupulosa del ascenso pero más fácil por conocida y en veinte minutos estamos recogiendo los piolets, bajando la ya reblandecida nieve recogemos las mochilas y nos bajamos el Glaciar de Ramougn en dirección norte al encuentro del camino de subida  esquiando todos los neveros que nos lo permiten.
            Alcanzamos el Glaciar de Neouvielle en su parte intermedia. Ahora solamente resta continuar camino abajo al encuentro de los lagos.

Ramougn desde el Glaciar de Neouvielle. 30-7-96.

            Me adelanto para poner a refrescar en el agua unas latas que hemos olvidado en el coche a la mañana. Son las dos cuando llego al coche, he bajado mejor que nunca y ahora es cuando me empiezo a encontrar en condiciones. Hoy han sido 1300 metros movidos en seis horas y media. De algo han tenido que vales los 5000 metros hechos en los cuatro días anteriores.
            Llegan los socios, nos bebemos las latas todavía calentorras y decidimos volver a comer a nuestro refugio pues he olvidado una bolsa pequeña colgada en la que, entre otras cosas sin importancia, está el primer carrete de fotografías. Juan hubiera preferido comer entre pinos junto al lago pero agradecerá la sombra- penumbra del refugio, hoy estamos hartos de tanta luz a base de sol y nieve y también la comodidad y la frescura.

Lacs de Adoubert, Aumar y Laquettes. 30-7-96.

            Después de comer nos hacemos café y un segundo café con la cabeza a la sombra y el cuerpo al sol mientras contemplamos desde Reboul-Vidal hasta Ramougn, ¿quién da más?
            Pero a las cinco hay que irse para casa. Bajamos el valle con poca circulación y a buen ritmo nos subimos hasta el Túnel de Bielsa dejando aparcadas las nieblas en los fondos de los valles franceses.
            Salimos del túnel a la luz y al calor del sur; esto es otro país. Por eso los gabachos pegan tanto por estos parajes.

Croquis de Neouvielle procedente de Juan Buysé.


            A la entrada en Ainsa vemos a Alvarito Correas. Echamos unas cervezas y una charrada pues hace ya tiempo que no nos veíamos. Se hacen agradablemente las siete.

            A las ocho y cuarto dejamos a Juan al cuidado de Margarita y nosotros a lo nuestro que será Salou pasado mañana sin ir más lejos.

Para ver el Comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.