29 may. 2005

15b-05. UNA VUELTA POR EL VALLE DE LOS IBONES. 29-5-2005.

Valle de los Ibones con Batisielles y la Tuca Mincholed.

Ibón de las Alforjas, Ibón de la Herradura, Ibón de Posets, Faldeo de la Arista de Bardamina por el  Sur, Arista de Bardamina zona de Montidiego, Ibón Alto e Ibón de las Alforjas. Descenso por la Pleta de la Piana a la Espiantosa.
 
29-05-2005.

Desnivel de subida 550 m.

Desnivel de descenso 1300 m
.
Distancia 14000 m.

Tiempo efectivo 05:30 h.

Sol

Fácil.

Senderismo.
 
Agua en todos los ibones y riachuelos con la condición de que no estén helados.

El recorrido por el Llano de los Ibones admite múltiples variantes al gusto. Es conveniente utilizar el camino que pasa por el Refugio Angel Orús o del Forcau.
 
Mapa del valle de los Ibones procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            A las seis dice Rosa que el cielo estaba estrellado pero a las siete y media, que es cuando nos levantamos al domingo 29 de Mayo DE 2005, hay una cierta nubosidad que, de momento, no amenaza. Se trata de lo que habían anunciado y razón por la que cambiamos nuestros primitivos planes y nos subimos ayer al Escorvets.

            La mañana tiene una temperatura estupenda, desayunamos en frío que no molesta y a las ocho y cuarto nos ponemos en marcha con menos mochila todavía que la tarde anterior.

Deshielo bajo el Ibón de la Herradura.
 
            Iniciamos el recorrido en dirección norte para ir virando hacia el sudoeste siguiendo el desagüe de los sucesivos ibones que culminan en el más alto: el Ibón de Posets.

            Siempre por la orilla derecha de barranco vamos progresando suavemente hacia arriba, rodeando pequeños ibones y atravesando algunos neveros residuales junto a los mismos hasta que alcanzamos el, desconocido en estos momentos, Ibón de la Herradura. Se trata de un sube y baja continuo pero evidentemente muy agradable y más en este medio natural tan encantador.

Bajo el Ibón de Posets.
 
            Hacemos fotografías para el recuerdo y poco después alcanzamos el final del circo que aquí forma la Sierra de Llardana. Estamos en la salida del Ibón de Posets situado a 2570 metros de altitud. Son las nueve y media.

Tuca Alta, Diente de Llardana, Espadas y Espalda de Posets.
 
Sobre el Ibón de Posets.
 
            Queremos continuar hacia la zona del llano de los Ibones y para ello, como procedimiento más rápido, abandonamos el barranco en dirección norte y subimos un paredón fácil pero bastante pendiente que nos ha de permitir continuar lo más horizontalmente posible nuestro tránsito por la enorme cara este del Posets.

Escorbets desde el Ibón de Posets.
 
            Hay que superar el nivel de los corredores llenos de nieve que reposan con sus pies en el barranco  pero no subir tanto que nos introduzca en los que bajan de la cresta cimera de Posets, algo que vimos muy bien ayer desde Escorvets pero en la distancia.

Balsa helada en el Llano de los Ibones.
 
            Alcanzamos ya en más suave ascenso los 2750 metros de altitud y nos introducimos en una media ladera muy transitable a base de continuas subidas y bajadas cortas. Es una delicia transitar parajes como éste en el que vas haciendo tu propio camino a base de generoso esfuerzo.

Desde el Desagüe del Ibón de Posets.
 
            Fundamentalmente hacia el este atravesamos la cabecera de un buen puñado de barrancos y finalmente nos situamos sobre la arista sudeste del Pico Bardamina, al que quería subir Rosa.

            Estamos entrando en el Llano de los Ibones y localizamos los tres más importantes: el Alto y la Balsa Este completamente helados y la Balsa Sur a medias.

Ibón Alto.

            Sin bajar a ellos nos dirigimos hacia la arista de Bardamina en uno de sus puntos más bajos no sin antes parar a echar un diminuto bocado y un trago de agua.

Ibón del Collado de Montidiego.
 
Ibón más alto del valle de los Ibones.
 
            Después pasamos entre las dos balsas más altas y desheladas y alcanzamos la arista sobre los 2750 metros de altitud.

Guías, Clarávides y Gourgs Blancs.
 
            Fotografiamos el Montidiego aquí enfrente, los Batisielles y la Tuca Mincholet perfectamente perfilada y descendiendo por el vertiginoso barranco inmediatamente al este de la zona del Ibón de las Agujas, tratamos de localizar el asentamiento del Refugio de Estós.

Cresterío del Seil de la Baquo desde el Collado de Montidiego.

            No podemos localizarlo pero en cambio disfrutamos de unas vistas espléndidas sobre la zona de Gourgs Blancs y Perdiguero.
 
Perdiguero.

Collado de Montidiego desde la cresta de Bardamina.
 
            Luego, en dirección sur nos vamos para abajo. Pasamos entre las dos balsas altas, luego por la orilla oeste del Ibón Alto nos vamos un poco hacia el este y tomando un corredor todavía un poco más al este del desagüe del barranco nos bajamos rápidamente utilizando la nieve que lo rellena y que se encuentra estupenda para bajarla.

La este del Pico Bardamina.

Bajando al Ibón de las Alforjas.
 
            A las doce menos cuarto llegamos a la tienda dispuestos a recogerla, descansarnos un poco y proseguir luego para abajo.

            Advertimos que teníamos el mechero bajo la carga del cámping gas y como desagravio nos hacemos la pasta que no habíamos podido hacer para la cena.

            A la una del mediodía salimos para abajo. Yo sigo con mi idea de que nos dimos la vuelta ayer cuando ya estábamos prácticamente fuera del bosque mixto. Por lo tanto vamos a bajar por la izquierda del Barranco de los Ibones, es decir, por la ladera este del Pico Escorvets.

            Atravesamos el barranco en su cabecera y en suave ascenso pasamos por encima de unos paredones del fondo del mismo y  tomamos una serie de viras horizontales  que en dirección sur nos van alejando del lecho y que nos depositan en una amplia ladera vestida de pradera alpina, al menos en  la parte más alejada de los paredones.

            Bajamos por cualquier parte  pero siempre directamente hacia el sur tratando de alejarnos del barranco  ya que queremos hacer una vía directa sin tocar los paredones del pico.

Cascada del paso del Oset.
 
            Perdemos altura  siempre con la referencia del Refugio del Forcau hasta que alcanzamos el fuerte resalte anterior al barranco principal. Allí hay que tomar la decisión de bajar de frente con el riesgo de alcanzar el barranco en la zona encajonada con lo que habría que faldear dentro del bosque mixto hacia el sudeste o faldear un poco arriba hasta coger alguna de las pedreras que bajan hasta abajo.

            Tiramos por el camino de en medio: descendemos en travesía a media ladera buscando vía. Damos algun quiebro que otro en la dirección prefijada, en un momento hay que destrepar un poco   siempre por tramos limpios, a veces por los herbazales de alguna escorrentía y finalmente atravesamos un par de barranquillos no demasiado vestidos con lo que alcanzamos la pedrera de la que nos habíamos dado la vuelta por la mañana.

Jóvenes helechos en la Aigüeta de Eriste.
 
            A las dos y media estamos en la pradera junto a la Aigueta de Eriste.

            Echamos un trago y sin más historia nos llegamos un rato después al coche cuando son las tres y diez dando por liquidada la actividad en la que no solamente hemos movido 2100 metros de desnivel, pues lo de la mañana de hoy no teniendo desniveles absolutos, ha sido uno de esos  rompepiernas continuo en el que se deben acumular una cuantiosa cantidad de desnivel movido que nunca se sabe ni se cuenta.

            Nos descalzamos, nos ponemos cómodos, comemos otra vez, bebemos abundantemente y bueno, hay que marchar para casa. Llegaremos a las seis menos cuarto con la sensación de que la próxima por aquí será más allá del Puente de Tramarrius y quien sabe si no será el próximo año.

Puedes ver el Comienzo.

 

 

28 may. 2005

15a-05. EL PICO ESCORVETS. 28-5-2005.

Impresionante Cara Oeste de Escorvets.

Puente de la Espiantosa, Camino del Forcau, Pleta de la Piana, Pleta de Llardana, Ibón de las Alforjas, Cara Oeste de Escorvets y Arista Norte. Descenso por Collado de la Piana al Ibón de las Alforjas.

28-05-2005.

Salida 08 h. Llegada 17 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de escorvets procedente de Prames. Vía en amarillo.


            El Escorvets es uno de los muchos picos que está a la sombra del Posets y además no es un tresmil, así que, suele ser un perfecto desconocido para un porcentaje muy importante de montañeros y no digamos para paseantes, domingueros y otras aves de campo.

            Hacía ya mucho tiempo que yo le había echado el ojo, pero como queda tan lejos de aquí, seguía esperando en el sueño de los justos. Eso sí, iríamos desde el Llano de los Ibones, lugar que también queríamos recorrer con cierto detalle.

            Es viernes 27 de Mayo. Rosa sale del trabajo a las diez y con la ropa de montaña puesta se sube al coche y, según sus deseos, nos vamos a dormir a Eriste.

            Estoy un poco cansado de la jornada pero “charrín charrando” no me pega el sueño, eso sí, llegar a Ainsa me cuesta algo más de lo normal. Pero como tenemos toda la noche por delante no hay problema.

            A las doce y media aparcamos en las instalaciones que Aragonesas tiene en la pista del Barranco de la Aigueta de Eriste 2,5 kilómetros más arriba del pueblo. Hasta allí llega la pista asfaltada que, por cierto, está muy deteriorada.

            La noche está estupenda de temperatura y dormimos en el coche sin necesidad de plantar la tienda ni deshacer las mochilas.

            El sábado 28 llega a su hora pero nosotros no desembarcamos hasta las siete y media de la mañana cuando ya nos acompaña el sol. Recogemos el coche, desayunamos un poco y nos vamos enseguida pista adelante.

Cascada de Espigantosa.
 
            La pista sube e inmediatamente baja hasta casi el barranco en las proximidades del Puente de Tramarrius. Luego suavemente se va valle adentro hasta el aparcamiento bajo la Cascada de la Espigantosa. Han sido 3 kilómetros de pista en mejor estado que el de otras ocasiones y estamos a 1500 metros de altitud.

            A las ocho y cuarto iniciamos la marcha en dirección noroeste. Fotografiamos la cascada y el barranco y proseguimos para arriba por la orilla derecha del barranco.

            Enseguida pasamos frente a la delicada Cascada del Paso del Oset y vamos en busca de avistar el Refugio Angel Orús o del Forcau que se divisa desde bastante abajo.

Espadas y Posets desde la Aigüeta de Eriste.
 
            Alcanzado el Puente de Riberes, abandonamos el camino del refugio, pasamos a la orilla izquierda del barranco y continuamos ascendiendo junto al mismo siguiendo algunas trazas de camino.

            Encontramos algunas citas pero terminamos por perderlas y con ellas también perdemos el camino. Estamos ascendiendo en dirección norte la ladera sur del Escorvets por debajo de los paredones. Se trata de una zona muy vestida de vegetación mixta surcada por pedreras que se elevan limpias hasta casi el final de la zona arbolada.

            Alcanzamos casi los 1900 metros de altitud; estamos, creo yo, muy cerca de salir a terreno libre aunque algo escarpado, pero desistimos fundamentalmente porque Rosa no va bien por allí, y porque el camino está marcado por la orilla derecha y no por la izquierda.

Asfódelo gamón blanco.
 
            Hemos de volver sobre nuestros pasos hasta el Puente de Riberes  situado sobre los 1700 metros de altitud y retomar el camino del refugio pero yo me quedo un poco mosca pues hemos perdido casi una hora.

Alcanzamos la Pleta de Riberes  donde el camino del refugio se aparta del barranco y nosotros continuamos junto al mismo siguiendo unas imprecisas trazas de camino por la orilla derecha del mismo.

El camino nos aleja del barranco pues se trata del que baja directamente del refugio, nosotros advertimos el asunto y volvemos a recuperar la orilla del barranco perdiendo definitivamente el camino. Hoy no debe ser nuestro día.

Cascada del Barranco de los Ibones.

Estamos frente a la confluencia del Barranco de los Ibones con su tumultuosa y crecida cascada y el Torrente de Llardaneta que nace en la Canal Fonda. No nos apetece remontar el torrente y tras atravesarlo, baja con menos agua que el Barranco de los Ibones, iniciamos un fuerte ascenso por la ladera norte  a la derecha del barranco, justamente al otro lado en el que está marcado el camino de subida pero que nosotros ni hemos visto antes ni creemos poder pasar los dos barrancos juntos.

Subimos por terreno despejado aunque muy pendiente y vestido de hierbas secas y decidimos parar a almorzar sobre los 2150 metros de altitud cuando son las once de la mañana. Lo que presumíamos un pase corto se va a alargar más de la cuenta.

Escorvets desde la Pleta de Llardana.
 
Un cuarto de hora después proseguimos para arriba. El calor del sol se va mitigando con la altitud puesto que atravesamos en dirección norte la nada llana Pleta de Llardana, no localizando la cabaña por ninguna parte; y sobre los 2250 metros de altitud divisamos de nuevo el Barranco de los Ibones para, paralelamente al mismo, ir ascendiendo por terreno más suave en el que se asienta la pradera alpina en busca del Ibón de las Alforjas, continuamente bajo la imponente mole del Pico Escorvets, un impresionante baluarte, absolutamente compacto, rotundo y con carácter como comprobaremos sin duda.

Llegando al Ibón de las Alforjas.
 
Recuperamos citas rojiblancas en nuestro lógico transito  y no haciéndoles mucho caso nos llegamos hasta el desagüe del Ibón de las Alforjas, un poco por encima de su nivel.


Son las doce y cuarto cuando encontramos un buen lugar para acampar en la orilla oeste del ibón situado a 2400 metros de altitud.

En el Ibón de las Alforjas.
 
Deshacemos las mochilas, montamos la tienda y comemos tranquilamente.

Arista Norte de Escorvets.
 
Son las dos de la tarde cuando atravesamos la cola del ibón y en dirección este nos vamos para arriba en busca del Collado de la Piana en el que nace la arista norte del Pico Escorvets. Subimos bien puesto que llevamos las mochilas prácticamente vacías.

Bajo la Torre Norte de Escorvets.
 
Faldeo por el este en Escorvets.
 
Sorteamos algún nevero residual, nos aproximamos a la cara este del pico y tras atravesar en diagonal un par de erguidos neveros con nieve muy buena, subimos un resalte granítico algo liso aunque fácil y a la altura del Ibón de la Piana, unos metros antes del collado, tomamos la pedrera que, algo transitada como hemos visto desde abajo, nos puede conducir hasta la arista norte.

En la Arista Cimera de Escorvets.
 
Gourgs Blanc desde Escorvets.
 
Ascendemos fácilmente y por terreno bastante descompuesto alrededor de 50 metros de desnivel y alcanzamos la arista por encima del primer resalte.

Tuca Mincholed y Batisielles Sur desde Escorvets.
 
Llano de los Ibones y Collado de Montidiego.
 
Estamos sobre los 2700 metros de altitud y ascenderemos alrededor de 100 metros ligeramente al oeste de la arista hasta que alcanzamos la zona  somital de los torreones.

Ibones de Perramó.

Allí iniciamos una serie de sucesivos faldeos por la vertiente este siguiendo trazas de camino y algunas citas. La ascensión es fácil y presenta múltiples alternativas sobre una arista granítica bastante descompuesta. Empleamos las manos con frecuencia pero la dificultad no superará del IIº superior en ningún caso.

Prramó e Ibón de la Aigüeta de Batisielles.
 
Pasamos tres torreones mediante otros tantos faldeos y accedemos a la plana y dentellada cima del Pico Escorvets situada a 2901 metros de altitud cuando son las tres y media. Optamos por coronar un monolito de grandes proporciones y allí permaneceremos casi una hora al sol, disfrutando del dilatadísimo paisaje: Eristes, Espadas, Posets, Guías, Gourgs Blancs, Seil de la Baque, Perdiguero, Maladetas, Aneto, Russell y Vallibierna entre otros, contemplamos con detalle el Valle de Perramó y hablamos con Biola por el móvil.
 
Arista Cimera de Escorvets.

Destepe en Torreón Norte.
 
Luego nos volvemos para abajo por el mismo camino pero al inicio de la arista nos marcamos un destrepe guapo sobre una pared vertical y perfecta para disfrutar.

 
No nos vamos a quedar aquí, verdad...
 
Después, dudamos entre ir hasta la Tuca de Mincholet o bajarnos para la tienda. Yo recapacito y con cordura decido ir tranquilamente para abajo mientras que mi chica, que primero protesta, será la que se vaya a dar un poco de vuelta.

´
Ibón de la Piana desde la Norte de Escorvets.
 
La espero en las proximidades de la tienda y juntos nos descalzamos y vadeamos el ibón comprobando que el agua está helada pues, no en vano, flotan témpanos sobre las aguas.

            A las cinco y media estamos al sol descansando sobre la pradera alpina en la que tenemos la tienda. Hemos subido 1600 metros más de la mitad con peso y bajado 700 y la verdad es que estamos un pelín cansados.
 
Para que lo recuerdes y lo disfrutes.

            El día ha estado estupendo pero las neblinas que han estropeado un poco las fotos están tomando más consistencia y oscurecen de cuando en cuando al sol con lo que se nos hace fresco y nos tenemos que vestir un poco.

            A las siete cenamos. He olvidado el mechero y, por tanto, no podremos hacer nada caliente, pero no es problema.

            A las ocho, nos metemos en los sacos. Se está bien pero nos despertamos a las doce y de nuevo a las cuatro, a mí incluso se me hace un pelín de frío dentro de el saco, medio playero, que he traído. La noche está estrellada.

Puedes ver la Continuación.
 

21 may. 2005

14-05. PEÑA RETONA POR EL CHURRON. 21-5-2005.

La Sur de Retona desde mi casa. 12-5-09.

Acumuer, Churrón, corredor sudoeste, Arista sur, Punta Blanca, Faja oeste y arista somital norte.

21-5-05.

Salida 09:00 h. Llegada 16:00 h.

Nublado.

Dificultad media.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Retona procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Peña Retona es esa enorme mole, señora de la Partacua, que vigila atentamente los puertos de Piedrafita y Tramacastilla como un poderoso mastín sentado, olisqueando atentamente y que nos muestra continuamente su enorme lomo, testigo inequívoco del nivel de innivación del Pirineo. Es “esa” que ves todos los días desde Sabiñánigo, acostada a la orilla este del Ibón de Bucuesa, cerrando por el este el Valle del Aurín.

            A Retona se va por la Canal Ancha, la cara norte a la que se accede por el Puerto de Piedrafita, pero Retona no es un monte muy frecuentado. El final de la canal es bastante complicado casi siempre y especialmente durante tres cuartas partes del año.

            Se puede acceder desde el Puerto de Bisecas por las campas inferiores de Puerto Rico, se puede subir desde la Cubeta Lacustre de Bucuesa y ¿por qué no desde el Churrón?

            Hacía ya tiempo que nos rondaba el asunto por la cabeza, sobre todo desde aquel día en el que, con fuerte nevada, nos vamos tras las huellas de los cazadores en lugar de seguir hacia el Circo de Canales. La arista sur, tan perfilada desde nuestra casa nos atrae poderosamente pero sabemos que esa arista integral es difícil por lo que habrá que andarse con cuidado.

Acumuer y Collarada.
 
            El sábado 21 de Mayo de 2005 nos levantamos a las siete de la mañana. Hace una mañana decente y esperamos que no se complique hasta la tarde.


Arists Sudoeste y Sur de Retona desde los últimos prados del Puerto de Acumuer.
 
            Abreviamos pues hay un buen trozo de pista que recorrer pero a pesar de ello son las nueve menos cuarto cuando aparcamos el coche un poco más arriba de la fuente, en las fajas de La Costera, al final de la pista de Acumuer. Creo que nunca hemos subido tanto como hoy.

El Churrón.
 
            Estamos a cuatro pasos del Churrón a 1500 metros de altitud aproximadamente, son las nueve menos cuarto y nos espera un tajo elegante.

Bello y solitario asfódelo.
 
            Atravesamos el último prado guiados por una cita de piedras y tomamos el camino que se introduce en el bosque mixto a base de pinos silvestres, bojes, hayas, tejos, servales y griñoleras fundamentalmente, mientras que la pradera viste delicadamente el blanco asfódelo. Se trata del camino que conduce a Bucuesa y que ahora, en dirección noroeste se eleva para pasar sobre el Desfiladero del Churrón e introducirse en el Circo de Canales.

            Poco antes de que el camino inicie el descenso al encuentro del río, otro poco transitado camino se abre paso entre la espesura en dirección norte y en fuerte ascenso, y por allí nos vamos. Nuestro objetivo primero consiste en ascender el bosque mixto y alcanzar el corredor que discurre entre las aristas sur y sudoeste del pico.

Arista Sur de Retona y canchal.

            El camino se va diluyendo a la vez que también lo hace la espesura y enseguida abandonamos los restos de pradera alpina y de bosque sustituidos por la pedrera de calizas claras. Estamos sobre los 1625 metros de altitud.

            Subimos casi en dirección norte y por cualquier parte pues no hay camino decidido en la pedrera. Ascendemos de forma fuerte y sostenida y a la sombra de la arista sur del pico que nos enseña un par de dientes iniciales, vestidos ya de potentes paredones verticales en los que se asientan algunas pequeñas cavidades.

Algunas cuevas en la Sur de Retona.
 
            Nos aproximamos al lado izquierdo del corredor, visitamos una pequeña cueva de gastado acceso, suponemos que por los sarrios y proseguimos para arriba por las proximidades de la base de las paredes, ya que, se trata de una zona de materiales de menores proporciones sobre los que se ha instalado algo de verdura.

Corredor entre las Aristas Sur y Sudoeste de Retona.

            Enseguida aparecen trazas de camino sobre un quiebro de las paredes  para continuar con un corredor rectilíneo de alrededor de 100 metros de anchura, muy sostenido y uniforme y que nos va a permitir subir alrededor de 300 metros de desnivel, a la sombra y apoyando las manos en la pared izquierda del mismo. Suponemos que se trata de camino practicado por cazadores que no por montañeros. Son conocidas sus andanzas por la zona en busca de caza mayor.

Samolas Baja y Alta desde el Corredor a Retona.
 
            El corredor termina en el lugar que rematan los paredones de la izquierda del corredor, convirtiéndose en un estrecho dorso medio herboso desde el que se avista el Barranco de Ruda Saso, e inmediatamente nos introducimos en un amplio lomo herboso, algo erguido, que ascendemos al encuentro del nevero situado en el nacimiento del barranco junto a Las Torres.

Cabecera de barranco en la Sur de Retona.
 
            Vamos en busca de agua ya que, solamente llevamos media cantimplora. Esperábamos encontrar escorrentías de neveros pero no va a resultar fácil puesto que no hay demasiado deshielo y la filtración es esta zona caliza es inmediata.

            Ascendemos por el barranco aprovechando una zona de calizas ocres pero resultará en vano, puesto que, no podemos rellenar las cantimploras. Solamente podremos echar un trago en una pequeña grieta y, consecuentemente, poco más arriba, cuando nos incorporamos a la parte terminal de la loma arista, rellenaremos con nieve puesto que de momento descartamos encontrar agua.

            Al sol de una mañana, algo soleada pero fresca, transitamos la amplia y descompuesta loma de calizas mezcladas, ganamos altura con cierta dificultad y alcanzamos un pequeño rellano tras el que aparecen definitivamente las calizas blancas sobre las que progresamos ya más fácilmente.

La Salida de la Canal Ancha desde Punta Blanca.
 
            Alcanzamos lo que algunos mapas denominan la Punta Blanca acotada a 2727 metros de altitud cuando son las once de la mañana y aquí nos aparece el final de la arista algo diferente a lo que creíamos recordar: queda bastante tajo todavía y una pequeña sorpresa sorpresa.

Arista Somital Sur de Retona desde Punta Blanca.
 
            Ventilados ligeramente, iniciamos el tránsito de la arista prácticamente en horizontal. Pasamos algunos pequeños dientes sobre material bastante descompuesto, por lo que hay que poner cierta atención y seguimos progresando hacia el norte con algún breve faldeo pero con la vista y la mente al frente: un potente paredón vertical de de alrededor de 25 metros de altura nos cierra el paso.

Nuestro recorrido en la Arista Sur de Retona desde Bucuesa. 1-10-06.
 
            Antes de llegar observamos que en la base del mismo nacen viras a ambos lados y que tiene un centinela delante que puede taparnos algún acceso fácil. Son tres opciones.

            La vira en la cara este conduce fácilmente a las pedreras bajo la pared somital por la que discurre la parte final de la  vía normal cuando se sube por la Canal Ancha que ya conocemos; el centinela tiene un bloque empotrado, se puede ascender por la parte trasera con los pies y manos en oposición pero no tiene muy buen aspecto la continuación  sobre la pared; y la tercera opción la vamos a probar.

            Se trata de una vira prácticamente horizontal en principio, bastante ancha y rellena de materiales caídos de arriba pero bastante estabilizados. Atraviesa un par de corredores con algunos restos de nieve que casi no hay que tocar y recorre toda la ladera oeste del casquete somital rematando en suave ascenso hasta alcanzar el rellano de una proa caliza orientada al norte.

            Son las doce menos cuarto y al tenue solecillo de la mañana, nos quedamos a almorzar un poco antes de salir al viento que pueda correr en la cima.

            Hago algunas fotos en un día, que ya es malo para la fotografía y deshojamos la margarita: tenemos la opción de atravesar la parte superior de un empinadísimo corredor orientado al norte y para el que, con el piolet, suponemos que será suficiente y así ganar el final de la pedrera este del pico; y otra, la alternativa consistente en escalar la arista izquierda del corredor desde el rellano en el que nos encontramos.
Pilar Norte de Retona.

            Optamos por ésta última a pesar de que la arista, que tendrá alrededor de 20 metros tiene una primera parte vertical y absolutamente descompuesta que limpiaré un poco para poder pasar con algo más de seguridad.

            La arista se arrellana en medio, absolutamente afilada pero enseguida se yergue fácil, con bloques consistentes. Son las doce de la mañana cuando alcanzamos la cima de Peña Retona a 2775 metros de altitud, contentos por haber conseguido el tema tan largamente acariciado.

Cima de Retona con Puerto Rico.

Samola Alta, Nevera y Collarada desde Retona.
 
Las Saleras desde Retona.
 
Circo Lacustre de Bucuesa desde Retona.
 
La Sudeste de la Pala de los Rayos desde Retona.
 
            Hacemos alguna foto, recorremos la arista en dirección sur para recordar y terminamos por dar la vuelta sobre nuestros pasos y descender los paredones somitales por el norte, lugar por el que transita la vía normal y no por más al sur como creía recordar yo.

La Canal Ancha desde Retona.

Canal Ancha desde la Salida.

            Bajamos hasta el collado en el que desemboca la Canal Ancha, hago alguna foto, compruebo lo comprometido que es el final del corredor, observo que no hay huellas lo que certifica mi apreciación y pasando hacia el lado este, nos vamos en ascenso hacia la Pala Puerto Rico.

La Este de Retona desde Puerto Rico.
 
            Hemos bajado hasta 2540 metros y ascendemos el diente más occidental. Ya en descenso hasta la brecha de separación con los restantes dientes decidimos bajar hasta los rellanos de Puerto Rico para dar una vuelta por allí pues la arista ya la conocemos.

Nuestra vía en amarillo, opciones en fucsia y naranja y Normal por Canal Ancha en verde.
 
            La nieve blanda que venteada rellena todas las depresiones nos va a hacer desistir de nuestro proyecto. Nos vamos casi en dirección sur hacia los escarpes superiores y tras destrepar el más alto viramos un tanto al oeste para descender la pedrera en dirección hacia el corredor bajo el Collado de la Canal Ancha.

Pliegue tumbado de Retona.
            Alcanzamos el corredor por debajo del nevero somital y poco a poco vamos descendiendo una serie de resaltes escalonados  medio cubiertos de verdura. Vamos en busca de agua para comer ya que llevamos muy poca y la terminaremos por encontrar en las surgencias que originan el Barranco de Ruda Saso sobre los 1750 metros de altitud cuando son las dos y media pasadas.

            Echamos unos buenos tragos de agua y comemos tranquilamente pero sin confiar demasiado, ya que, el día se ha ido estropeando poco a poco y ahora la nubosidad está ciertamente oscura.

La Sur de la Canal Ancha.
 
            Sobre las tres de la tarde continuamos con nuestro descenso contemplando saxifragas,  lirios, asfódelos y gerncianas, estamos en primavera.  Luego nos introducimos en una ladera boscosa de la que salimos para  alcanzar una  preciosa cubeta lacustre colmatada en límite superior del bosque   

            Después surge a nuestros pies un camino que nos conducirá a través del bosque hasta los prados del final del puerto. Son las cuatro de la tarde cuando llegamos al coche. Hemos liquidado alrededor de 1400 metros de desnivel de los que han resultado peor los de bajada que los de subida. Termino con los pies escaldados y bastante cansados a pesar de contar con la llave de la pista que nos ha proporcionado nuestro amigo Graciano.