2 oct. 2010

37.d-10. PUNTON OESTE DE FERRERAS. 2-10-2010.

Puntón Oeste de Ferreras desde la Majada de Yenefrito.

Punta ferreras, Corredor Oeste y Arista este. Descenso por la Arista Noroeste, Ibón de Catieras, Barranco de Catieras y Majada de Yenefrito.

02-10-2010

Salida 16 h. Llegada 18 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª: Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Puntón Oeste de Ferreras procedente de Prames. Vía en amarillo.

Son las tres y media de la tarde, el día 2 de Octubre de 2010, estamos a 2643 metros de altitud y parece que va a cundir, cuando descendemos el resalte superior de la Arista Norte de Punta Ferreras: es una pequeña brecha con una característica banda de materiales metamórficos claros que rasga la oscuridad general del pico y hasta la que se encumbra la pedrera de la cara oeste.
 
Collado de Yenefrito desde la Pista de la Ripera.

-¡Por aquí nos vamos para abajo!

Desde el Barranco la Ulot con el Barranco de Catieras.

La pedrera no es nada del otro mundo, al principio está poco suelta y bastante erguida, la zona intermedia está decente pero hay que buscar los tramos más convenientes al efecto y de mitad para abajo hay que hacerla caminando. De cualquier forma nos evita tener que hacer la arista hacia el Puerto de las Ovejas y el consiguiente rodeo que supone y nos ahorra bastante tiempo ya que el descenso es rápido y directo además.
 
Puntón Oeste de Ferreras dominando al Ibón de Catieras.

No alcanzaremos la arista de momento y proseguiremos con la travesía por la ladera norte que resulta ciertamente fácil. De esta manera alcanzaremos un punto bajo ya muy cerca del Puntón, situado alrededor de los 2325 metros de altitud y desde allí tomamos una vira rocosa, muy amplia y suavemente inclinada que nos deposita en la arista inmediatamente al oeste de la pared.

Faldeando para perder la mínima altura posible.

Atrás se queda Ferreras.
 
A mi chica, en la distancia, no le ha gustado un pelo y estaba dispuesta a faldearla por el norte y terminar de subir la loma noroeste que es una rampa herbosa nacida en la orilla del ibón. Ahora, de narices en la pared ya le parece otra cosa.

Punta Espelunz y Puerto de las Ovejas.
 
Detalle del Puntón Oeste de Ferreras.
 
La pared este del Puntón está formada por una serie de placas metamórficas claras muy erguidas con un fuerte corredor en la parte sur de la misma que no vamos a tocar hasta su cabecera. La pared en la orilla izquierda del corredor ofrece una trepada fácil y segura.

La Arista Este del Puntón.
 
Mi chica se pone delante y con soltura progresa, es una subida “de libro”, por donde lo hubiera hecho yo.

Puntas Catieras y Baldairán.
 
La roca, menos descompuesta de lo presumible nos proporciona una trepada grata y fácil. Los alrededor de 25 metros  no son más que un puro entretenimiento y en cinco minutos nos plantamos en la cima llegando por el corredor de la parte sur.

 
Son las cuatro y cuarto y estamos a 2390 metros de altitud, en esa cima que tantas veces habíamos contemplado, tanto desde el Ibón de Catieras como desde la Pista de la Ripera o incluso desde Panticosa y que tantas veces nos habíamos propuesto subir.

Se trata de una pequeña cima en la que hay un montón de piedras como hito cimero, hacia el sur se corta con unos potentes gendarmes y nos enseña la  espléndida la mole de las Escuellas; al norte todo el circo de Catieras con el ibón como base y al noroeste la rampa herbosa mezcla de loma y arista que vertiginosamente baja a sumergir sus pies en el ibón.


De Ferreras venimos.

Mi chica, vista la rampa, está tentada de volverse por donde ha subido, pero la ladera está llena de pequeños escalones de pratenses y con cuidado pues la hierba está algo crecida se puede bajar sin problema alguno.

Directa a la Majada de Yenefrito.
 
Un doble quiebro en terreno muy inclinado permite abandonar con cuidado la cima  y luego la pendiente se dulcifica y nos deja bajar con tranquilidad pues la hierba no está húmeda en absoluto.

Bajando del Puntón Oeste de Ferreras.

Desde el Ibón de Catieras.
 
En alrededor de diez minutos  nos bajamos los poco más de 150 metros de desnivel  y nos colocamos a la orilla del Ibón de Catieras disfrutando del encanto del lugar con el sol acariciando nuestras espaldas.

Bjaremos por el Barranco de Catieras.
 
Son las cuatro y media y un cuarto de hora después, no hay miedo a que nosotros echemos raíces, nos vamos para abajo por la orilla derecha del Barranco de Catieras.

Se trata de un descenso directo casi por fuera de camino y que ya conocemos.

Bajamos en suave descenso siempre cerca del barranco hasta que alcanzamos el primer resalte en el que el barranco salta. Nosotros por su derecha bajamos el fácil resalte y continuamos por una ladera inclinada que se amplía llena de verdura.

Poco más abajo cuando la pendiente desaparece de nuestra vista hay que localizar un punto intermedio entre el barranco a nuestra izquierda y un corredor  fácilmente localizable a nuestra derecha. En el espolón entre ambos se inicia el descenso del resalte que enseguida y en diagonal se incorpora al corredor.

Está transitado, hay alguna cita y se baja con algún apoyo de manos. Luego se sigue el descenso por el seco lecho del corredor que se incorpora al cono de deyección de la pared.

y ayudaremos a pasar el barranco a este recién nacido.

Su madre había decidido que se buscara la vida.
 
Sacamos de un “enorme” apuro a un corderillo recién nacido que no se atreve a pasar el menguado Barranco de Catieras y su madre no está por la labor de momento, y luego  por la orilla derecha del Barranco la Ulot  nos llegamos hasta las inmediaciones de la majada, lugar donde nos daremos un buen remojón al sol y en tan protegido lugar. Son las cinco y media y damos por concluida una jornada interesantísima en la que, así, casi sin comerlo ni beberlo, hemos movido 1550 metros de desnivel a los que se pueden sumar los 670 metros subidos ayer tarde.

Barranco de Catieras.

Una mirada más al Puntón.
 
Nos queda una tarde todavía larga para echar una cerveza con frutos secos, hacernos una pasta con unos pocos champiñones que hemos recogido, picotear y planificar la jornada siguiente, que ya está planificada: dormiremos aquí esta noche y mañana nos subiremos a la Punta Escuellas.


Cólchico en Yenefrito.
 
 
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.