6 oct. 2011

53c-11. PICO DE PINETA CON VUELTA POR EL PUERTO NUEVO. 6-10-2011.

Vertiente sur del Pico Pineta.

Refugio de Tucarroya, Ibón de Marboré, Cara Sur y Arista Oeste. Descenso al Ibón de Marboré, con vuelta por el Rellano de Marbore hasta el Refugio de Tucarroya. Descenso por el Corredor Norte, Puerto Nuevo de Pineta y Embalse de Gloriettes.

06-10-2011.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Pineta procedente del IGN francés. Vía en amarillo.
 
            Once horas dentro del saco de dormir, aunque la comodidad de las colchonetas del Refugio Tucarroya es notable, nos regalan una noche larga y no os digo una cosa por otra ya que a la una y media consulto la hora en el móvil. Pero se está caliente, no se suda nada, ninguna piedra se da la vuelta, no hay que consultar el mapa, así que aguantamos hasta las siete y media, hora prudente a la que nos disponemos a comenzar el 6 de Octubre de 2011. ¡Nos levantamos sin llorar ni nada!

             Recogemos y desayunamos dando tiempo a que se espabile la mañana y a las ocho y media, con poca mochila nos ponemos en camino descendiendo por el Corredor Sur de la Brecha Tucarroya.
 
No necesita presentación.
 

            Setenta metros más abajo está el Ibón de Marboré todavía medio somnoliento y como contraste, el Glaciar del Perdido luce esplendorosamente luminoso. ¿Quién no le hace una foto?

Sin siquiera llegar a la orilla del ibón, estaremos ligeramente por encima de los 2600 metros de altitud, abandonamos el camino y nos acercamos a la pared sur del pico. que está fundamentalmente vestida de placas calizas bastante lisas aunque algo fisuradas.


Pasamos bajo la entrada del primer corredor y avanzando unos metros tomamos el segundo. Se trata de un corredor bastante tumbado que inicia una larga travesía de la Pared Sur del Pico de Pineta de oeste a este. Ayer visualicé incluso una amplia rampa herbosa que sale de la vertical de la orilla este del ibón pero no es necesario ir en su busca.

 
El corredor es cómodo si se utiliza el inicio de la placa superior y con él nos subimos unos primeros metros hasta que se sumerge en una amplia ladera, medianamente inclinada  y llena de opciones. Se puede ir un poco por cualquier parte pues se trata de una serie de escalones de reducida potencia que están muy fraccionados. Consecuentemente, proseguimos rumbo este-nordeste y en suave ascenso.


Poco más arriba se asoma el casquete somital del pico que nos ha de servir para confirmar nuestra dirección y enseguida comenzamos a encontrar citas que van para arriba provenientes de la rampa herbosa que arranca de la orilla este del ibón.

Ponemos en fuga a una manada de rebecos y con frecuentes paradas para contemplar el espléndido Cresterío de las Tres Sorores y aledaños nos vamos para arriba aproximándonos a la arista


Subimos jugando con el sol que se va elevando por encima del casquete somital del pico y finalmente alcanzamos la cresta en un pequeño resalte inmediato a la Brecha Oeste desde la que contemplamos el Circo de Estaube que recorriéramos ayer y al que volveremos luego.

Pineta.

Atravesamos la pequeña brecha sin ninguna dificultad y nos dirigimos para arriba entre grandes bloques de calizas ocres colonizadas de líquenes blancos muy cerca de la arista.

Son las nueve y media de la mañana cuando alcanzamos la Cima del Pico de Pineta   situada a 2861 metros de altitud.
 
Ferqueral, Capilla, Blanco... Munia y Robiñera.

Desde la cima contemplamos Los Picos de la Fenetre y Forcarral y la arista que se alarga hacia el norte en busca del Blanco, el de la Canau, el Tormacal y los de Estaube antes de que nuestros ojos se lleguen al Circo de Troumouse. Contemplamos la estiba arrancando de La Larry, el Valle de Pineta ahogado entre pinos, Las Marías, La Suca y la Vertiente Norte del Parque Nacional de Ordesa casi de manera monotemática.

Los Astazu y el Tucarroya están tan inundados de sol que casi hacen mal a la vista y permanecemos un buen rato contemplando horizontes que ya visualizáramos ayer desde el Pimene.

Alrededor de los diez nos vamos para abajo un poco sobre nuestros pasos pero sin preocuparnos demasiado, la pared suavemente inclinada permite múltiples alternativas.

Tenemos como objetivo alcanzar la orilla este del Ibón de Marboré y darnos una vuelta por el parte este del Balcón de Pineta

En una media hora relajada de descenso salimos de la pared y en dirección sudeste  nos acercamos al límite del circo atravesando una irregular planicie salpicada de ibonciechos que están prácticamente desecados y junto a los cuales hay abundantes instalaciones de vivac aprovechando los depósitos de lodos grises como las calizas de la zona.

Contemplando la faja de salida de las Terrazas de Bellavista y la Faja Tormosa nos llegamos hasta las inmediaciones de la llegada de la Senda que parte del fondo del Valle de Pineta. No iremos más allá puesto que resultaría ocioso tratar de localizar las cascadas ya que el barranco está prácticamente seco.

Desde allí y orientándonos al oeste ganamos la parte alta de un suave promontorio que se prolonga hacia el ibón y que divide el altiplano en dos. Es un estratégico lugar para contemplar  el rellano de Marboré que no tiene nada de llano como ya sabíamos.
 
Pico Tucarroya.

Desde la parte alta del promontorio nos acercamos en suave descenso hacia el ibón y desde allí iniciamos un largo rodeo por la orilla sur y este del mismo hasta alcanzar la senda que inicia el ascenso al refugio de Tucarroya.

Alcanzada la senda, buscamos un lugar al sol abrigados de la brisilla que corre y nos sentamos a almorzar, son las once y cuarto.

Brecha Tucarroya.
 
Un cuarto de hora más tarde reemprendemos camino, subimos el corredor y nos llegamos al Refugio de la Brecha Tucarroya cuando son las   doce menos cuarto y está llegando el sol.

Recogemos y enmochilamos todo tranquilamente, dejamos el refugio perfectamente recogido y a las doce ponemos rumbo norte yéndonos corredor abajo.


Y como a pesar de que el terreno está muy descompuesto y hay que prestar atención, se baja mejor que se sube y eso que ahora vamos a bajar todo el corredor puesto que no vamos a retornar a Gloriettes directamente, vamos a darnos una vuelta por el Puerto Nuevo de Pineta.

Para ello, abandonamos el camino que se sale del corredor y proseguimos para abajo dejando el Gendarme a nuestra izquierda. Bajamos eligiendo las zonas con mejores materiales pero encontramos de todo, especialmente zonas con materiales muy sueltos y desde luego no pisados.

 
Pero como lo que queremos es bajar lo hacemos hasta alcanzar el cono de deyección del corredor donde los materiales están más asentados y la pendiente se ha suavizado de manera notable,  pasado un tramo que tras un pequeño rellano nos ha llenado de incertidumbre aunque solamente hay sido momentáneamente.


Poco después alcanzamos el camino que sube al Puerto Nuevo de Pineta y en un caos de bloques de grandes dimensiones situado a 2250 metros de altitud dejamos las mochilas a la sombra de uno de ellos y tomaos el camino con dirección al puerto. Nos hemos bajado 400 metros de corredor.

El camino en dirección este, primero llanea, luego busca la base del pedregal para atravesarlo parcialmente y prosigue a través del mismo, ya en ascenso, en busca de un crestón que nos aproxima a la ladera norte del mismo.

Vertiente Oeste del Puerto Nuevo de Pineta.
 
Muy transitado a pesar de que no conduzca a ningún lugar notorio y siempre lleno de citas, termina por incorporarse al fino pedregal que compone la ladera sudoeste de la Punta la Capilla y suavemente en ascenso por la pedriza alcanza el amplio collado del Puerto Nuevo de Pineta a 2500 metros de altitud.

Pineta.

Al sudoeste del puerto nos achican los verticales paredones del Ferqueral en cuya base hay un abrigo de escaladores; al este un amplísimo corredor acoge un no demasiado transitado caminillo que baja a Pineta y al nordeste, un caminllo similar se encumbra en la descompuesta ladera que conduce a la capilla previo paso por una antecima que tiene muy buena estampa desde Estaube.  Tenemos que conocer este camino, lo tenía en mente y ahora hemos venido hasta aquí para reafirmar nuestro propósito.

Cinco minutos más tarde desandamos camino para volver al encuentro de las mochilas. Hemos empleado casi cuarenta minutos en subir y veinte en bajar pues es la una y media un pelín pasadas.
El Gendarme del Corredor a la Brecha Tucaroya.
 
Entre el sol y la sombra que proporciona el bloque y situados de frente al Corredor de la brecha Tucarroya nos sentamos a comer y a contemplar unas perezosas nubes de escasísimo desarrollo que andan desperdigadas por el cielo.

Media hora más tarde, son las dos nos ponemos de nuevo en marcha dispuestos  a regresar y lo hacemos por camino, cosa rara, y con el piloto automático puesto, lo que no nos impide recoger un poco de basura que dejamos escondida  ayer después de la comida.

El cielo se va cubriendo. De mala gana llegan algunas nubes del sur y se levantan las que estaban acostadas en los llanos del norte. Nosotros bajamos persistentemente y alcanzamos con el camino las inmediaciones del Barranco de Estaube, para atravesar el praderío, barranco incluido y llegarnos a la Cabaña de Estaube situada sobre los 1760 metros de altitud.
 
Cardo.

 

Se trata de una cabaña pastoril  de reducidas dimensiones, de frecuente uso pero que está abierta para  montañeros siempre con los debidos cuidados. Justamente cuando la abandonamos dejándola perfectamente cerrada, quieren caer unas gotas diminutas y desperdigadas que no irán a más.

Cruzamos de nuevo el barranco por el puente, contemplamos la cascada que está en las inmediaciones del puente y seguimos camino, ahora en sentido contrario de algunos paseantes que van para arriba.

Lac des Gloriettes.
 
Llegados al puente de las inmediaciones de la cola del embalse decidimos volver por la orilla derecha del mismo alcanzando uno de los entrantes del embalse y teniendo que dar un poco más de vuelta. Mi chica desiste y vuelve por la orilla izquierda.

Son las cuatro y media de la tarde cuando llegamos al aparcamiento hoy hemos subido 625 metros y bajado 1625 en una jornada ligera.

Luego bajaremos hasta el cruce de carreteras y nos subiremos al Circo de Troumouse para dar una vuelta hacia la zona de los Ibones de Aires y contemplar las espléndidas paredes del circo en completa soledad.

En Gavarnie, por la noche llueve un poco pero el programa está liquidado y las nieblas bajas nos acompañarán hasta la frontera del Portalet en el viaje de vuelta.

Puedes ver algunas fotos más.

También puedes ver el Comienzo.

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.