13 nov. 2011

59-11. LA BRECHA DE LA ABUELA. 13-11-2011.

En la Brecha de la Abuela.

Barrera de la Pista del Churrón en Acumuer, Pista del Barranco Zecutar, Plan de Igües, Corredor Este y Brecha de la Abuela. Vuelta por el mismo camino.

13-11-2011.

Desnivel acumulado 1330 m.

Distancia recorrida 23000 m.

0Tiempo efectivo 6:30 h.

Mixto.

Fácil.

El tiempo  no es preciso puesto que a la subida perdemos algún tiempo buscando setas. Además la intentona de alcanzar la arista, que no es necesaria se nos llevó también un  rato.

Agua en Acumuer, en algunas fuentes y escorrentías ocasionales de la pista, en el Barranco Zecutar y en las surgencias del Plan de Igües.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Brecha de la Abuela procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Para el domingo 13 de  Noviembre de 2011 no hay previsto una meteorología muy decente y la mitad de la cordada quiere ir a “mirar setas”. Yo estoy convencido de que han salido con las tardías aguas de este otoño pero… igual aprovechamos que el Pisuerga pasa por Valladolid y…

            La mañana está cubierta con nubes altas de poco desarrollo pero con tendencia a bajar a pesar del viento del sur. Son las nueve y media de la mañana cuando dejamos el coche en Acumuer a 1100 metros de altitud y tranquilamente tomamos la pista que en dirección norte se alarga hasta los campos del Churrón.

Otoño con Collarada y Collaradeta.
 
             El día es estupendo para caminar, los cazadores van para arriba y nosotros a nuestro paso también. Conocemos la pista sobradamente y caminaremos algo más de hora y cuarto para alcanzar el ramal que sale al nordeste hacia el Plan de Igües. Antes charlamos un poco con algunos cazadores conocidos que van a resacar el Paco Zecutar.

            A 1400 metros de altitud nos vamos por la pista de la orilla derecha del Barranco  pero nos entretenemos recorriendo los diseminados retazos de praderío entre pinos silvestres y bojes para comprobar que no hay setas pues tan solo localizamos media docena de negrillas y otra media de champiñón de prado.
 

Punta Sastre desde debajo del Plan de Igüés.

            Cubierto el expediente proseguimos para arriba mientras que las nieblas se estacionan ya sobre las puntas del circo.
 
Yegüas en el Barranco Zecutar.

            Antes de alcanzar la entrada al Plan de Igües  nos sentamos en un lugar abrigado de la brisa para echar un bocado pues son las doce.

            Veinte minutos después proseguimos por la pista e inmediatamente alcanzamos la entrada al Plan de Igües situada sobre los 1800 metros de altitud. La mañana no aconseja grandes dispendios pero puestos ya aquí nos vamos hacia el Balcón de Pilatos y la Abuela.

La Sudeste de la Abuela y el Balcón de Pilatos.
 
            Se trata de un crestón nacido de la Cara Sur de la Punta  Puerto Rico, lugar poco conocido y de disfrute casi exclusivo de cazadores. Nosotros tampoco hemos subido nunca por allí y hoy vamos a reconocer el terreno.
 
Gabacha.
 
            Sin llegarnos al barranco atravesamos el rellano en dirección nor-noroeste tratando de ir ganado altura suavemente para atravesar la Arista Este del Balcón de Pilatos por debajo de un claro resalte. Al norte del mismo se encuentra un amplísimo corredor llamado las Espedregueras que nos puede llevar  muy arriba.


            Hay que atravesar un par de barranquillos que bajan de la Zona del Cantal e ir abandonando los secos cardos azules que pinchan como diablos y cambiarlos por cantos rodados calizos que irán ahogando paulatinamente a la pradera alpina.

 
            Ya en el corredor dejamos  en su orilla derecha el resalte y con un horizonte de alrededor de 100 metros continuamos para arriba con la esperanza de que las nieblas se vayan remangando.

            El corredor no tiene trazas de tránsito y cada vez más lleno de pedreguilla clara no resulta agradable para subir puesto que hay que ir buscando los claros retazos de pradera alpina y las piedras firmes de la ladera.

            En un claro de las nieblas hemos podido ver la Brecha de la Abuela vestida de calizas claras, astilladas y de no muy buen aspecto y también a  través de una brecha en la arista que llevamos a nuestra izquierda el casquete somital del Balcón de Pilatos y hacia allí nos vamos.

            Pisamos los primeros restos de nieve y enseguida  nos volvemos a encontrar con la Arista Este del Balcón de Pilatos cuya cabecera no tiene muy buen aspecto, aunque lo peor sea la falta de perspectiva que padecemos a causa de las nieblas.

            A pesar de ello,  iniciamos el ascenso a la arista. Hay un paso complicadillo  que soluciono por otro lado de manera más agradable aunque menos segura pues la caliza está más suelta.

Aguja del Corredor a la Brecha de la Abuela.
 
            Me subo unos metros hasta la arista que está completamente rota y sabiendo que va a ser un tramo bastante desagradable y mas para la vuelta le digo a mi chica que no suba y me doy la vuelta con algunas dificultades. Ella ya está a media pared.

 
            Volvemos al corredor que sigue al menos igual de descompuesto e incómodo, estamos a 2300 metros de altitud y nos queda un repecho todavía, por lo que ascendemos pegados a la pared de la arista utilizando los materiales firmes de la base de la misma.
 

Nieblas sobre la Brecha de la Abuela.
 
            Ya muy arriba la presencia próxima del collado se anuncia con un clásico viento que aclara las nieblas. Los últimos metros son delicados sobre calizas claras muy rotas que afloran a la superficie pobremente cubierta de calizas astilladas.

Paredones del Balcón de Pilatos.
 
 
            Son las dos de la tarde cuando alcanzamos la brecha de la Abuela. Estamos a 2330 metros de altitud. Al norte tenemos la Torre de la Abuela que se yergue impresionantemente vertical y vestido de calizas ocres; más arriba la arista se llega hasta la Peña Puerto Rico. Al sur tenemos un potente resalte que salva unos metros y conduce a la Cima del Balcón de Pilatos. Para alcanzar la cima habrá que faldear por el oeste el resalte perdiendo algunos metros  y tomar un corredor amplio, inclinado y descompuesto que nos puede devolver a la arista, pero no estamos mucho por la labor y lo dejamos para otro día.

Vertiente Oeste de la Brecha de la Abuela.

            Al oeste  la ladera se ahonda de manera similar a la que acabamos de subir pero no vemos la conexión con el Barranco Ruda Saso, tenemos de por medio una aristilla que en descenso se yergue con la espectacular Peña del Huerto pero yo no recuerdo el acceso del barranco hacia esta zona.

La Abuela entre nieblas.
 
            Mi chica no quiero otra cosa que no sea salir pronto del pequeño y sofisticado martirio que le ha propiciado este ascenso y presupone, siempre con las peores perspectivas, un descenso incómodo y delicado que yo sé que no se va a producir.

 
            Bajamos con cuidado los metros superiores que con ayuda de un bastón y de medio lado son sencillos y cuando se quiere dar cuenta estamos resbalando la pedriza por medio del corredor y fin del problema.

            La pedrera se baja mejor de lo esperado y buscando tramos idóneos nos coloca a 2250 metros en un visto y no visto y no me refiero a las nieblas que nos siguen envolviendo.

            Un poco más abajo y en un gran bloque en el que hay un pequeño abrigo nos detenemos a comer pues son las dos y media de la tarde.

            Nos abrigamos un poco pero la niebla termina por enfriarnos especialmente las manos. Media hora después nos ponemos de pie con ganas de movernos.

            El descenso es cómodo, buscando trechos escalonados y con materiales que faciliten la labor. Bajamos a buen ritmo y enseguida salimos de las nieblas para pasarnos por el Casetón de Igües que se encuentra en lamentable estado y sin puerta.

Zecutar desde las Espedregueras.

Punta Sastre desde Igüés.
 
            Seguimos una trayectoria similar a la utilizada a la subida y alcanzamos enseguida la entrada al Plan de Igües en la que siguen los tres coches de los cazadores.

            Hemos entrado en calor y a ritmo nos vamos pista abajo atajando algunas vueltas.

            No son todavía las cuatro de la tarde cuando nos incorporamos a la pista principal del valle.

            Unos metros más abajo nos encontramos con algunos de los componentes de la partida de caza que llevan un corzo. Nos ofrecen evitarnos el resto de pista pero yo que me huelo la tostada  rehúso amablemente la invitación.

            Estamos llegando a la barrera cuando nos adelantan. Son las cinco y cuarto de la tarde cuando llegamos al coche. Sin querer queriendo nos hemos dado un paseo de 1330 metros de desnivel. No hemos cogido setas pero hemos traído algún que otro proyecto que más pronto o más tarde tendremos que materializar.

Puedes ver alguna foto más.


 
 
 

 

             

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.