17 nov. 2012

59-12. MANCHOYA POR AYERBE DE BROTO. 17-11-2012.

La Sur de Manchoya entre nieblas.

Pista de Oto, Ayerbe de Broto, Cara Sur de Punta Gabaro y Arista Este–sudeste. Punta Catonal. Descenso por Punta Gabaro a Ayerbe de Broto.

17-11-2012.

Salida 08 h. llegada 15 h.

Nublado.

Muy Fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Manchoya procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            A la Sierra de Escartín solemos ir con alguna frecuencia y fundamentalmente cuando el tiempo no es de lo mejor o estamos en pleno invierno. Las vistas que se disfrutan son las, siempre agradables, clásicas de los picos del Prepirineo Interior.

            Casi siempre accedemos o desde el Túnel de Cotefablo o desde los pueblos del Sudoeste de Erata como Ainielle o Espierre. Teníamos que acceder por el este y en ello estamos, entre Oto u Ayerbe de Broto.

            Descartamos la circular porque es muy larga para un día regularcillo meteorológicamente hablando y decidimos subir por Ayerbe de Broto para conocer la zona. Estamos a 17 de Noviembre de 2012.

            Madrugamos un pelín para tratar de aprovechar la mañana que anuncian más segura y a las ocho de la mañana estamos en Oto, junto a Broto, para tomar la pista que transita la orilla derecha del Ara.

            Bajamos hasta la altura de Sarvisé, pasamos un buen tramo de pista que está recién arreglado pues las últimas lluvias lo destrozaron y a las ocho y media aparcamos  en el inicio del camino que nos ha de subir hasta Ayerbe de Broto. Estamos a 830 metros de altitud.

 
Nieblas bajas sobre el Ara.
 
            Un venerable camino, de esos que recorren los pueblos abandonados del Sobrarbe, se va elevando por el pinar en dirección nor-noroeste. Balizado de blanco y amarillo, es el PR 117, vuelta a vuelta se encarga de ir dejando allá abajo el Ara entre nieblas ajironadas; las más compactas copan las alturas y de Ordesa, pues ni rastro.



            El camino sube consistentemente, en algún tramo en el que la ladera se pone muy tiesa, está asentado sobre muretes y finalmente se arrellana en las inmediaciones de Ayerbe de Broto. Estamos a 1180 metros de altitud.
 
Ayerbe de Broto.
 
            El pueblo abandonado hace años, está en un lugar de orientación envidiable y rodeado de verdes prados que más arriba dan paso a una infinita serie de fajas abancaladas y separadas por muretes de piedra seca copados por la vegetación espinosa de entre la que destaca la genista hórrida.
 


            Debe haber algún viejo camino que fuera utilizado para subir a puerto pero como sabemos de las “bondades" del medio arbustivo nos olvidamos del mismo y optamos por atravesar el praderío por encima del pueblo y buscar los restos de una pista que sabemos coronará la sierra.

 
            Se trata de una antigua y poco consolidada pista que se abriera allá por los años de las prospecciones gasísticas y que se desarrolló por la cabecera de la sierra contando con salida en la Boca Norte del Túnel de Cotefablo. Se orienta un tanto al nor-noroeste aproximándose al torrente que baja desde las inmediaciones de Manchoya y de prado en prado sesteará lo indecible hasta aburrir.

            Pasamos por las inmediaciones de algunas cabañas completamente arruinadas sin la posibilidad de atajar las continuas lazadas hasta que alcanzamos la cabaña más alta y situada sobre los 1450 metros de altitud. A partir de aquí la pista comienza a ascender y comienza a gotear tenuemente, es el regalo de las nieblas que cubren la parte alta de la sierra y la generalidad de los alrededores.

Faldeando Punta Gabaro.
 
            Una  lazada amplísima, primero nos aproxima a la arista sur del pico y posteriormente practica un buen tajo en la Sur de Gabaro mientras que las nieblas se abren un tanto por arriba y nos permiten ver la Cima de Manchoya y el Pilón de su cara sudeste.

            Hemos caminado persistentemente y cuando nos encontramos sobre los 1800 metros de altitud nos detenemos un poco a echar un trago y comer un dulce. La mañana es buena para caminar incluso con la amenaza de las nieblas.

            Pronto serán las once y continuamos camino para seguir ascendiendo en busca de la cabecera de la sierra utilizando la trocha que han abierto las vacas sobre el prácticamente inexistente lecho de la pista.

 
            Finalmente el camino se allana y alcanza el collado entre Gabarro que se queda al este y Manchoya, sobre los 1930 metros de altitud. Aquí nos orientamos al nor-noroeste y proseguimos en suave ascenso.
 


            Faldeamos por el norte un minúsculo promontorio mientras avistamos el vértice geodésico del pico y enseguida comenzamos el ascenso del suave casquete somital. Se trata de una discreta  arista que presenta un cordón rocoso en su vertiente nordeste y que tras subirnos unos pocos metros se arrellana y nos conduce a la alargada y amable cima de Manchoya a 2033 metros de altitud cuando son las once y media de la mañana.
 

            Hacemos una foto junto al vértice geodésico y nos vamos arista adelante, de paseo,  girando un tanto al oeste con la misma. Pasamos un discreto promontorio y descendiendo suavemente remontamos un poco para alcanzar la Cima de Punta Catonal situada a 1988 metros de altitud.
 


            Estamos haciendo tiempo a que las nieblas nos permitan contemplar paisaje pero visto lo visto, nos damos la vuelta sobre nuestros pasos y otro día será.

Manchoya desde Punta Cotonal.

            Volvemos a Manchoya cuando son las doce y cuarto y tras bajar unos pocos metros aprovechamos que la pista se marcha a faldear el pico por el sur nos sentamos en la orilla de la misma a comer un poco.
 

            Un cuarto de hora más tarde nos ponemos de nuevo en marcha  por la pista y suavemente nos aproximamos a Punta Gabaro. Se trata de una alomada cima situada a 1958 metros de altitud que hoy carece de interés al contar con un paisaje lleno de nieblas.

Sarvisé y Buesa.
 
            Por la pista pisamos el acelerador y con la marcha larga nos vamos para abajo a muy buen ritmo para terminar de entrar en calor ya que en la arista se hacía casi fresquillo.
 

            Sobre los 1650 metros y aprovechando una pequeña zona incendiada  hacemos un par de atajos y nos llegamos a la caseta más alta. De allí para abajo, sin abandonar la pista nos llegamos a Ayerbe de Broto. Son las dos y media.

 
            Recorremos los prados del oeste, atravesamos el pueblo derruido y tomamos el camino para abajo.

            Casi al final recogemos unos robellones que han salido a tomar el sol al camino y nos llegamos al coche cuando son las tres. Al final el recorrido se ha saldado con 1300 metros de desnivel movidos y no hemos perdido demasiado el tiempo que por cierto se ha conformado con amenazarnos.

            Luego vuelta hasta Oto y a comer tranquilamente en casa y a esperar las lluvias anunciadas que no sé si llegarán.

 

           

 

     

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.