8 feb. 2014

8-14. PASEO POR EL IBON DE PIEDRAFITA. 7-2-2014

El Desagüe del Ibón de Piedrafita y la Brecha de Telera.
  
Aparcamiento de la Cuniacha, Pista de Lana Mayor, Ibón de Piedrafita, Barranco Cuasta, Refugio de Cantal y Pista de Lana Mayor.

07-02-2014.

Desnivel 600 m.

Distancia 17000 m.

Tiempo efectivo 04:00 h.

Mixto.

Muy fácil.

Esquís de travesía y raquetas.

 El Circo de Lana Mayor es precioso en cualquier época del año pero hay que tener en cuenta que su recorrido exige un poco de esfuerzo ya que, aunque suave, es muy largo.

Agua en la Fuente de Piedrafita o en los ibones y barrancos según temporada. En el Ibón de Piedrafita mejor cogerla en la surgencia. En los barrancos cerca de las paredes de la Partacua.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Ibón de Piedrafita procedente de Iberpix. Vía en amarillo. 

            El Ibón de Piedrafita ostenta para nosotros el privilegio de ser uno de los primeros lugares que visitáramos con los esquís de travesía.

            No se trata de ningún chollo para los esquís pues presenta una configuración excesivamente llana incluso para nosotros que gustamos de los paseos plácidos, pero mi chica le tiene una querencia monotémática.

            Han anunciado una posible ventana entre borrascas para la tarde del 7 de Febrero de 2014, hay mucha nieve en altura y sabedores que habrá viento fuerte en altitud nos vamos a Piedrfita.

            Es la una menos cuarto del mediodía cuando, tras aparcar en La Cuniacha, nos ponemos los esquís a la salida del aparcamiento y nos marchamos pista arriba en dirección noroeste a 1375 metros de altitud.
 
 
            Luce un cielo esplendorosamente azul, el viento ha barrido toda la nubosidad del Pirineo visible y solamente las crestas son peinadas inclementemente arrojando al viento su aurea blanquecina. Aquí, la temperatura es agradabilísima y disfrutamos de una calma chicha.
 
 
            Hay huellas de raqueteros que se largarán hasta la zona de las Planas, la pista asciende muy suavemente por lo que atajan y atajamos la pista en el rellano intermedio y nos orientamos al oeste para alcanzar poco después el rellano en el que se encuentra el Refugio de las Planas.
 
 
            Mis chicos se alargan al refugio para encontrarlo húmedo y desaliñado como siempre, mientras que me introduzco por la orilla izquierda del desagüe del ibón, ahora en dirección sudoeste.
 
 
            No hay puente de nieve sobre el barranquillo que baja de la Zona de Castech y no tendremos más remedio que quitarnos los esquís en un estrecho para acercarnos a la orilla del ibón.
            Son las dos de la tarde pasadas cuando nos sentamos a la orilla del Ibón de Piedrafita situado a 1600 metros de altitud.
            Cuando se visita un ibón en invierno hay que saber que no suele ser el momento más agraciado para ello, al menos a nuestro gusto; no por ello, dejan de tener su especial encanto. Completamente cubierto de nieve pierde notoriedad e incluso resulta difícilmente visible llegando a poder pasar desapercibido si no se conoce previamente.
 
El Macizo de las Argualas es un auténtico merengue.
 
 
            Para compensar disfrutamos del espectacular Corredor de Cachiribizas  a la Brecha de Telera absolutamente uniformado por la nieve al igual que el corredor al Collado de Telera. Atrás la inmaculada mole del Macizo de las Argualas lleno a reventar de nieve pone un espectacular toque de luz en el horizonte nordeste.
 
Punta Castech siempre altiva.
 
            Media hora después, entran nubes altas por el oeste que nos hurtan parcialmente el sol, nos ponemos en marcha en dirección oeste para entrar en la amplia zona del Barranco Cuasta.
 
Es difícil apreciar el Ibón de Piedrafita incluso desde una altura superior.
 
            Ganamos altura suavemente entre grandes bloques calizos y pinos salteados y nos dejamos caer luego suavemente hacia el fondo del barranco completamente cubierto de nieve para ascender amables resaltes cubiertos con una nieve más seca que ya no hace zuecos en los esquís.
 
            Incluso se hace fresqui a la sombra que propicia Telera cuando nos enfrentamos  a la Gran Diagonal, espectacularmente nevada: un maravilloso lienzo blanco cubre la Cara Norte de la Partacua. Se trata del espectáculo que hemos venido a contemplar solamente superado por momentos en que las paredes se purguen  y el retumbar de los aludes bajados desde las cornisas superiores  nos anonaden con su sobrecogedora espectacularidad.
 
 
La Gran Diagonal de Telera de imborrables recuerdos.
 
            La cuenca del Barranco Cuasta es amplia y acogedora. Ascendemos tranquilamente siempre al encuentro de la Desafiante Punta Castech que cierra el barranco y en las inmediaciones de la misma en unos promontorios situados sobre los 1950 metros de altitud finalizamos nuestro ascenso.
 
 
 
 
            Mientras cambiamos bártulos Juan se alarga  hasta el Collado Sur de Castech con intención de contemplar la Canal de los Pacines. Por el oeste están entrando las nieblas y no habrá que perder demasiado tiempo. Son las cuatro de la tarde.
            Iniciamos el descenso de unos cortos resaltes al encuentro del Ibón de Cantal con nieve polvo muy buena pero inmediatamente advertimos una cierta disminución de la visibilidad. Esperamos a Juan no más de un minuto pero ya es tarde, las nieblas nos envuelven y perdido totalmente el relieve empieza el calvario de bajar “a huevo”.
            Ni siquiera intentamos localizar el ibón que debemos de tener aquí mismo. Bastante tenemos con asomarnos a la base de un lomo desde el que localizamos el Refugio de Cantal. Bien se nos vale que controlamos un poco el lugar pues ni siquiera podemos localizar la Pista de Lana Mayor.
 
 Con nieblas en el refugio de Cantal.
 
            Alcanzamos la pista y enseguida el refugio con lo que solventado el problema principal nos queda el siguiente que es nimio, habrá alrededor de 5 kilómetros hasta la Zona de las Planas que se van a hacer eternos ya que habrá que patearlos y pelearlos con nieve irregular además de profunda. Se nos lleva el tema una hora.
 
 
            En las revueltas sobre las Planas la visibilidad es decente pero no evita el esfuerzo. Cuando alcanzamos el desagüe del ibón respiramos al coger la huella de los raquetistas que hemos llevado a la subida.
            Los 3 kilómetros restantes de pista son una auténtica delicia que compensa pobremente una vuelta bastante dura.
            Son las seis menos cuarto cuando nos quitamos los esquís con ganas. Los 600 metros de desnivel no ha sido precisamente lo malo de la jornada. De cualquier forma, yo al menos sabía habría que pagar la espectacularidad del paisaje al contado.

            El Circo de Lana Mayor o de Piedrafita nos ha enseñado hoy una posibilidad que volveremos a explorar. Disfrutadlo hoy que es un día de perros con tanta lluvia.
 
 
 

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.