24 feb. 2014

13-14. PICO FORATO. 22-2-2014.


 La Sur del Pico Forato.
 
Urbanización de Formigal, Cara Sur, Collado Forato y Cara Norte.

22-02-2014.

Salida 12 h. Llegada 14 h.

Mixto.

Fácil.

Esquís de montaña.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Forato procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            El Pico del Forato posiblemente sea el menos ascendido de los que se encuentran en las inmediaciones del Formigal. Descartados Foratata y la Inclusa por sus notorias dificultades Arafita, Ministirio, Estremere, Peirelue, incluso Barzapuchera y la Lana, suelen ser objetivos más usuales.

            Sabemos que está allí al lado del Collado del Forato lugar de paso pero…

            Sus vertientes, tanto la norte como la sur son zonas irregulares de praderío que terminan encumbrándose en una modesta cima de pinos negros. Accesible por cualquier parte salvando las paredes que defienden su cara sur, con gendarme incorporado, nos tienta para hacerlo con los esquís y el asunto requiere de nieve abundante puesto que, es sabido que la zona suele perderla con relativa facilidad tanto por la orientación o el viento y la modesta altitud.

            El día 12 nos damos la vuelta nada más comenzando a foquear ya que nos hundimos con los esquís casi hasta la rodilla.  Hoy 22 de Febrero de 2014 vamos a conocer el pico con los esquís.

            Anuncian entrada de cierta nubosidad de retención por el Portalet, como siempre pero esperamos que no profundice y nos permita gozar de suficiente visibilidad.

            Sin prisa, somos atrapados por las retenciones que se originan en el acceso carretero de las Estaciones de Esquí del  Valle de Tena. Es algo de lo que somos responsables por no madrugar cuando ya sabíamos de la posibilidad.

            Total que nos marchamos por Lanuza a Sallent para llegar directamente al Formigal por la carretera vieja cuando pasado Escarrila se disuelven los atascos.

            Son casi las doce cuando nos ponemos los esquís en la parte alta de la urbanización a 1600 metros de altitud. Un par de esquiadores que sale delante de nosotros nos dice que está dura y que no nos van abrir huella.
 
 
            Comenzado el foqueo y siempre orientados por el Collado y Pico del Forato en nuestro horizonte nor-nordeste, la dureza de la nieve no es nuestro único problema ya que es notoria la poca visibilidad y, consecuentemente, la falta de relieve.
 
 
            Los esquiadores cruzan el Barranco del Forato enseguida pero a nosotros no  nos gusta la ruta que trazan en un barranquillo con muchos bloques calizos emergentes por lo que evolucionamos algo más cerca de las Paredes de las Foratatas tras atravesar un barranquillo subsidiario tras el que terminamos de atravesar un pequeño rellano ligeramente ascendente que nos deposita en la base de un resalte bastante bien vestido de nieve y medianamente erguido por el que podremos bajar sin problemas a la vuelta. Es de esas clases de cuidados que tienen que tener los que esquiamos mal.

            Subimos el resalte tras poner las cuchillas en diagonal y alcanzamos una zona de calizas aisladas entre las que tenemos que reorientar nuestra ruta y en la que apreciamos la decisión sobre las cuchillas.
 
 
            Por delante tenemos una zona llena de concavidades suaves y muy bien cubierta de nieve que nos va a propiciar un ascenso cómodo y progresivo dentro de un amplio medio en el podemos elegir paso. Resulta más armónico y amable de lo que es limpio de nieve que es como lo recordábamos.
 
Paredones de Foratata Noroeste.
 
            La nieve sigue bastante dura pero como se trata de una serie indefinida de cortos y suaves resaltes progresamos  con absoluta comodidad alternando  momentos de poca visibilidad con otros mejores.

            Todo ello nos aproxima poco a poco a las paredes de la cara sur del pico y, tras unos resaltes un poco más erguidos y con nieve dura sobre la que hay depósitos de nieve polvo, al Collado del Forato situado a 2036 metros de altitud.
 
 
            Corre una ligera brisa en un momento de escasa visibilidad, lo que nos invita a no prospeccionar una supuesta rampa medianamente erguida que, supongo, conforma una parte de la cara norte del pico y, consecuentemente, nos quitamos los esquís y nos marchamos a por la cima del pico como método de abreviar ya que vamos algo justos de tiempo.
 
 

            Una rampa bastante erguida y cubierta de nieve nos permite abrir huella por debajo de las paredes en busca de esa esperada rampa que 25 metros más arriba aparece al terminar de contornear las paredes que limitan el collado.
 
 
            Alcanzada la rampa de la que no visualizamos su desenlace inferior, nos conduce cómodamente hacia la cima en dirección sudoeste transitando con comodidad y nieve profunda entre pinos negros que pueblan la cima.
 
 
            En diez minutos de pateo alcanzamos la Cima del Pico Forato situado a 2099 metros de altitud. Se trata de una pequeña cima que se convierte en descoyuntada arista prolongándose hacia el sudoeste por donde también se puede acceder.
 

Formigal desde Forato.
 
            Es la una pasadas, hacemos unas pocas fotos llenas de nieblas e inmediatamente nos volvemos al collado siguiendo idéntico camino. Otro día volveremos a por la rampa.
 
Foratata Noroeste.
 
            En el collado recogemos los bártulos, nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo. Nos prometemos un descenso rápido para nuestra costumbre y trataremos de disfrutar la nieve aprovechando el solecillo que quiere colarse por entre las nubes, y así será. La nieve que nos ha obligado a poner las cuchillas nos ofrece un descenso franco aprovechando que ha blandeado ligeramente en superficie.
 
 
            A medio descenso nos detenemos a contemplar y fotografiar una bandada de grullas que no puede proseguir su viaje migratorio hacia el norte, el puerto está cerrado  y desorientadas chillan espectacular y llamativamente.
 
Grullas.
 
            Como no hacíamos huella a la subida he dejado una serie de citas hechas con ramas de abedul para orientar el descenso en caso de falta de visibilidad y así alcanzar la zona de rocas por el lugar adecuado.
 
 
             Así será y desde allí entramos a la rampa para bajarla como nos habíamos propuesto. Una serie de giros sucesivos en una rampa de nieve más amable que a la subida nos meten en la parte más erguida de la misma sorprendidos por un espectacular sonido. Las colas de los esquís arrancan granitos de hielo que resbalan sonoramente pared abajo tras nosotros  acompañándonos con su sorprendente  y luego mágico sonido.
 
 
            Tras el resalte nos deslizamos suavemente para abajo guiados por una valla ganadera semienterrada en la nieve hasta alcanzar el coche donde nos quitamos los esquís. Van a ser las dos menos cuarto y tras recogerlo todo rápidamente nos marchamos hasta el Picnic de Sextas donde nos esperan para comer, Hemos liquidado una miniascensión con sus 500 metros de desnivel. Luego vendrá el estreno de Oscar como palillero, es un tablonero cansado de las cosillas de las estaciones de esquí y quiere probar.
 

No está mal parta llevar media hora de esquí con las tablas.

 
            Será un fin de semana en familia ya que al día siguiente por la mañana, aprovechando que la jornada amanece espléndida, nos daremos un paseo hasta el Ibón de Piedrafita para tomar el sol y encontrarnos con medio Sabi que hace lo propio. La nieve está espléndidamente transformada y prácticamente la misma que hace unos días pues no ha menguado. Todo antes de que la circulación se complique, que lo hará, ya que se ha mentido un gentío de impresión en el valle y el personal ha de volver a sus respectivos nidos.



El hielo del Ibón de Piedrafita nos resiste. 23-2-14.


Charlando con los vecinos. 23-2-14.
 

              Posiblemente este domingo haya  sido el mejor de todo el invierno. Y no quejarse, yo ya lo recomendé el viernes.

Para ver todas las fotos.

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.