14 jun. 2014

43-14. BENOU-ARNOUSSE POR LA CABAÑA DE ARNOUSSE. 13-6-2014.


La Arista hacia Benou.
 
Aparcamiento de astún, Cara Sudeste de Benou,  Benou, Collado entre Benou y Belonseiche, Contrafuerte Oeste de Belonseiche, Cabaña Arnousse, Col Mayou, Arnousse, Collado de Arnousse y Barranco Benou.

13-06-2014.

Salida 08 h Llegada 14 h.

Mixto.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Benou-Arnousse procedente de Prames. Vía en Amarillo.

            A los picos fronterizos de la Cabecera del Valle del Aragón siempre vamos o bien desde el Somport o desde el Aparcamiento de Astún, tanto con los esquís como a bota pelada; pero nos consta que tienen sus vertientes al norte y al oeste, casi siempre desconocidas para nosotros y nos tientan.

            Es 13 de Junio de 2014, estamos en unos días primaverales y tormentosos, la predicción no es muy allá pero marchamos hasta Astún. Son las ocho de la mañana cuando aparcamos en la carretera trasera de la urbanización antes de llegar a la misma y nos echamos al monte inmediatamente para ascender directamente hacia Benou. Estamos a 1720 metros de altitud.

 
            Tratando de recorrer la Ladera Derecha del Barranco Escalar, como hacíamos en tiempos pretéritos, nos introducimos en el praderío que está harto de agua para pasar paralelos a la urbanización pero a nivel de los tejados. Atravesamos la ladera repoblada de pinos como defensa para aludes y vamos girando al norte.


            Una vez que visualizamos el Barranco Escalar muy limpio de nieve, viramos al noroeste y nos vamos de frente para arriba. Se trata de una ladera metamórfica, medianamente erguida y vestida de arándanos, pequeños enebros rastreros y pratenses escalonadas por caminillos de animales. De cuando en cuando aparecen algunas afloraciones metamórficas que nos vienen bien para progresar en ascenso.

 
            Alrededor de los 2000 metros de altitud  tomamos un espolón que baja de la arista divisoria entre Arnousse y Benou  y continuamos por el mismo con vistas a ambas vertientes: la de Arnouse y la Escalar.


            Un par de resaltes con algún neverillo residual moribundo nos permiten ganar altura llevando siempre al norte la Cima de Benou como faro.
 

            Alcanzamos la arista fronteriza  bastante al nordeste del Col de Arnousse y allí tomamos la arista hacia el norte para llanear  unos metros mientras contemplamos que las nieblas están empezando a emerger de los valles franceses.


            Seguidamente afrontamos un ascenso fácil de alrededor de 50 metros de desnivel por una arista sencilla y escalonada en la que hay intermitentes trazas de camino y que nos deposita en la herbosa Cima del Pico Benou  situada a 2264 metros de altitud cuando son las nueve y cuarto.

            Hay una cierta nubosidad dispersa  que nos invita a no perder demasiado tiempo. Contemplamos un paisaje conocido y deslucido por las nubes, hacemos alguna foto y entre comentarios de ascensiones invernales con los esquís, el Benou es uno de nuestros recursos fáciles, proseguimos arista adelante en descenso siguiendo nuestro habitual camino de subida.
 
Belonseiche por delante.

            Hacia el norte  y tras el collado innominado al que nos dirigimos se encuentra el Pico Belonseiche y más allá entre las nubes Escalar y Monjes. A nuestros pies y al contraluz de la mañana el Ibón de escalar y la Arista de Astún, La Raca girando un poco al sur, el Diente de Anayet, la Pala de Ip, nubes y más nubes en el Macizo de Aspe, Bisaurín y demás, al noroeste ya ni hablemos.

            Dudamos entre bajar por el Paso de Aoudas entre Belonseiche y Escalar o bajar desde el collado entre Benou y Belonseiche cuya cabecera ya hemos visualizado repetidamente.

            Optamos por bajar por el collado más próximo sin tener que remontar hasta Belonseiche y enseguida faldear  hacia un crestón que baja desde la Cima de Belonseiche y que hace de divisoria entre los dos valles.

            La cabecera del barranco que vemos desde aquí es bastante amplia y amable, creemos que muy esquiable y todavía medio vestida de neveros. Bajamos unos metros en dirección noroeste mientras las nieblas suben a por nosotros e iniciamos un flanqueo para ganar el crestón que nos separa del vallecillo que baja desde el Paso de Aoudas. Lo hacemos con la intención de visualizar a la vez los dos valles pero con estas nieblas igual no vemos ninguno.

Escalar y Paso de Aoudas.

            Pasamos un par de neverillos con nieve blanda y siguiendo trazas horizontales de caminillos de animales alcanzamos la cabecera del crestón.
 
Hacia abajo del Paso de Aoudas.

            Las nieblas van a ocupar los valles durante un rato, pero en algunos claros intermitentes nos permiten divisar la cabecera del valle que arranca del paso de Aoudas que es lo que queríamos ver. Es un poco más irregular pero se puede esquiar bastante bien. El único problema que le vemos, y es un decir lo de ver, es que el barranco se encajona a la entrada del bosque  y gira un tanto al oeste en busca del Barranco Arnousse que baja hacia Urdos.

            Nuestro objetivo es alcanzar el citado barranco para tomarlo hacia su cabecera en busca del Col Mayou y tras algunas dudas sobre nuestro futuro entre nieblas decidimos recorrer el crestón en descenso en busca del bosque donde suponemos encontraremos camino que nos lleve hacia la Cabaña Arnousse.

Descendiendo el crestón divisorio.

            Entre los dos barrancos nace una depresión intermedia y ya estamos de aquí para allá para contemplar lo poco que nos dejan ver las nieblas. Suerte que poco después se levantan y respiramos pues no habíamos descartado tenernos que dar la vuelta.

            El barranco que baja del Paso de Aoudas  se introduce angosto en el bosque y su salida más lógica sería siguiendo el camino que hacia el refugio de Larry se dibuja en el praderío de su orilla derecha.

Descendiendo hacia el rellano.
 
            La depresión central se sumerge en el bosque y nosotros  nos acercamos hacia el rellano vestido de praderío en el que desemboca un barranquillo nacido en el collado ente Benou y Belonseiche.

            Alcanzamos el rellano descendiendo por una ladera muy vestida de rododendro, arándano y enebro bajo la cual se extiende el bosque, un hayedo-abetal bastante profundo e intrincado.

Contraluz con nieblas hacia el collado entre Belonseiche y Benou.

            Hemos visto un camino en el praderío pero no es más que una trocha de animales que van a beber al barranco, que entre paredes no tiene continuación adecuada hacia la Cabaña Arnousse. Estamos sobre los 2650 metros de altitud.

            Consecuentemente, tomamos el camino en dirección contraria que desaparece inmediatamente en el bosque por lo que siguiendo algunos claros entre las hayas proseguimos alternando un suave descenso con algunos llaneos en dirección norte, alguno de los barrancos no queda lejos.
 

            Enseguida alcanzamos una vieja pista que seguimos unos metros hacia el norte para comprobar que nace allí y no viene del barranco que nace en el Pao de Aoudas. La tomaremos en dirección sur y bastante llana tras un primer cruce que se va hacia abajo nos deposita en un segundo acartelado: estamos en el camino entre el Refugio de Larry y Pyrenere que no sé muy bien si se trata de la estación de esquí de Fondo o el Centro Vacacional de poco más debajo de Somport.

Espléndida búgula piramidal en el Bosque de Arnousse.

Puente bajo la Cabaña de Arnousse.
 
            La pista todavía desciende de cuando en cuando y transitando al sur se aproxima al barranco, se viste de caducifolias propias del bosque de ribera y nos deposita en el Barranco de Arnousse justamente en el lugar donde hay un vado de pista y un puentecillo de madera, unos metros por debajo de la Cabaña de Arnousse.

            Son las once y cuarto, estamos sobre los 1520 metros de altitud y nuestros problemas se han solucionado ya que no tenía clara la ubicación exacta de la cabaña.

Barranco del Col Mayou.
 
            De nuevo más carteles y un trozo de pista encementada para salvar un pequeño resalte que enseguida nos deposita en la cabaña, a la que no iremos puesto que está cerrada a cal y canto. La pista la rebasa, se da una vuelta por más arriba para pasar el Barranco Arnousse  pero unos metros antes se convierte en camino que seguimos en dirección sur hacia lo que nosotros creemos que se trata del Col Mayou.

            Unos metros más arriba el camino se incorpora a la ladera izquierda del valle y se introduce balizado en el hayedo. Nosotros lo dejamos correr y proseguimos valle adentro.

            Tras una primera parte bastante llana la pendiente aumenta ligeramente, el barranco que llevamos a nuestra izquierda se empina un poco y se angosta por lo que ni siquiera nos acercaremos  prosiguiendo en nuestro ascenso por su ladera izquierda que es muy amplia y permite elegir trazado.

            Ganamos altura poco a poco por medio de un fresco  y húmedo praderío y por debajo de los 1800 metros de altitud nos sentamos en una piedra a almorzar un poco.

            No será gran cosa porque las nieblas quieren volver y todavía tenemos incógnitas que revelar.

El Barranco Mayou o Arnousse.
 
            El barranco se yergue medianamente por lo que lo recorremos en ascenso diagonal hacia el centro del mismo como procedimiento de seguir ganando altura cómodamente hasta que poco más arriba y en unas afloraciones metamórficas se arrellana ligeramente y nos indica que ese no es el Col Mayou.

Col Mayou vertiente norte.

Rellano bajo el Col Mayou.
 
            Alcanzamos un rellano amplio y vestido de neveros residuales que se resuelve hacia el sur con otro resalte mediamente inclinado de alrededor de 100 metros de desnivel que esta vez sí que nos depositará en el Col Mayou situado a 2030 metros de altitud. Son las doce y media pasadas.

Arnoussere desde el Col Mayou.

            El Col Mayou lo conocemos a pesar de las nieblas de hace unos años cuando ascendimos al Arnoussere. Se trata de un collado largo e irregular que se asoma directamente al Puerto de Somport con un inicio muy erguido. No se trata de un paso hacia el valle de Astún.

            Para acceder al valle de Astún hay dos opciones: una primera es alcanzar el Collado de Arnousse saliéndose del fondo del valle que hemos subido antes de llegar al Col Mayou y la otra consiste en faldear desde aquí hacia el este en busca de una antecima de la arista que arranca de Somport.

            Nosotros no hacemos ni una ni otra. Iniciamos el faldeo pero enseguida lo dejamos para incorporarnos a la ladera que conduce a las paredes que defienden la Cima Sur de Arnousse.
 
Los corredores de la Sur de Arnousse.

            De la serie de corredores que recorren el resalte, algo complicados en general, elegimos el situado más al oeste. Se trata de un corredor herboso y escalonado que culmina con una inclinada rampa de hierba. Creo que debimos subir por aquí en su día.

Cima Norte de Arnousse desde la Sur.

            Nos deposita en la Cima Sur de Arnousse situada a 2141 metros de altitud. Hay que seguir al norte bajando unos metros por una loma-arista muy fácil para remontar unos metros y alcanzar la rocosa Cima Norte de Arnousse de la misma altura que la otra pero ópticamente más importante. Es la una y cuarto, las nieblas nos quieren visitar de nuevo, el entorno sigue a juego con el día por lo que no perderemos demasiado tiempo.

            La cima es un conglomerado metamórfico alargado que recorreremos a lo largo con algún apoyo de manos faldeable por debajo y descendiendo brevemente alcanzamos el Collado de Arnousse. Desde allí comprobamos la fácil subida desde debajo del Col Mayou.

            Estamos a 2085 metros de altitud y allí abandonamos la arista fronteriza para bajarnos a Astún. Lo vamos a hacer descendiendo suavemente un cuenca de recepción de la que nace el Barranco Benou. Se trata de una cuenca suavemente inclinada parcialmente cubierta de neveros residuales que se convierte en barranco al alcanzar un resalte metamórfico importante.
 
Barranco Benou que nace el Collado Arnousse.

            El barranco es suave al principio pero se angosta y da un quiebro muy erguido que nosotros bajamos con cuidado por su orilla izquierda abrupta y terrosa ya que no pe puede bajar el nevero al estar demasiado cortado. Siempre por las campas de su izquierda nos bajamos hasta cruzarlo junto al paraaludes en el que muere la pista que arranca de la carretera de la urbanización. La pista se hizo para estas obras.

Quiebro del Barranco Benou.

Paraaludes del final de la pista.
 
            Desciende largamente hacia el sur para girar y con otra tramada larga desembocar en la carretera media kilómetro más debajo de los edificios de la Estación de Esquí de Astún.

            Son las dos y cuarto de la tarde cuando nos llegamos al coche. Quieren caer unas perezosas gotas.

            Estamos un pelín zurrados y no solamente por los 1250 metros de desnivel movidos sino por las vueltas que hemos dado en descenso y la incertidumbre de las nieblas.  La mañana nos ha respetado a pesar de todo, como estaba previsto pero al rato de llegar a casa caerá un chaparrazo de media hora y de aquí te espero. ¡Primavera primavera! y suma y sigue.
 

           

 

 

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.