8 jun. 2014

42-14. PICO DE LA GLERA POR LA ARISTA SUDOESTE. 6-6-14.


La Cara Sur de la Glera.
 
Aparcamiento de Plan de Están, Ruinas del Hospital de Benasque, Camino al Puerto de la Glera, Turonet de Gorgutes y Arista Sudoeste.

06-06-2014.

Salida 08 h. Llegada 13 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de la Glera procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Pico de la Glera tiene una subida fácil a partir del Puerto de la Glera mediante una rampa escalonada en la cara norte que te deposita  prácticamente en la cima. En verano es una pedriza metamórfica pero en invierno es una pala de nieve que se sube a punta de crampón.

            Yo quiero probar la arista sudoeste que arranca del Turonet de Gorgutes y me creo que no será demasiado complicada. A pesar de ello preparo una cuerda por si fuera preciso asegurar algún paso y echo el arnés de mi chica.

            Hace cuatro años subimos a la Maladeta con los esquís y al día siguiente nos subimos a la Montañeta por el corredor sur. Ayer fuimos a Mulleres con los esquís y hoy vamos a trepar un poco por la Glera.

 
            Son las ocho de la mañana cuando aparcamos la furgo en el Aparcamiento de Plan de Están. Hemos dormido en la Besurta y nos hemos bajado después de desayunar hasta aquí.

Calta palustre.
 
            Aparcados en la zona de tierra a 1725 metros de altitud  y tomamos un camino que en dirección norte asciende por praderío alpino en busca del emplazamiento de las Ruinas del Hospital de Benasque, que alcanzamos enseguida y de inmediato el final de la carretera que arranca en Benasque y que no se convertirá en paso a Francia al menos en este siglo.
            En el final de la carretera, un cartel destrozado por los aludes nos coloca en un camino que asciende vuelta a vuelta por una pedrera granítica y metamórfica en la que se ha instalado un pinar de pino negro que difícilmente convive con los frecuentes aludes que asolan la ladera.

            Ganamos altura con relativa facilidad, pasamos por un hombro herboso colonizado por scillas vernas y poco más arriba el camino se arrellana a la vez que el pinar desaparece y nos deja en una mañana cálida y con cielos arañados.

            La ladera en la Orilla Derecha del Torrente de Gorgutes echa agua por todas partes mientras que nos acercamos al torrente en busca de puente pues baja crecidísimo.
 
 

            Hemos de seguir ascendiendo por su orilla derecha hasta que un puente de nieve nos permite atravesarlo sobre los 2100 metros de altitud. Creíamos que había puente más abajo pero la realidad es que, a la vuelta, lo localizaremos un poco más arriba medio envuelto en nieve.

Macizo de la Maladeta.
 
            Atravesando neveros cada vez más continuos avanzamos en suave ascenso orientados hacia los Ibones de la Montañeta o Solana de Gorgutes para atravesar el rellano y tomar un crestón herboso limpio que nos lleve al camino que progresará por el Contrafuerte Este del Turonet de Gorgutes.

            Durante casi todo el ascenso  nos guía la imagen de la Arista Sudoeste de la Tuca de la Glera que es nuestro objetivo y mantiene en vilo nuestras particulares especulaciones al respecto.

            Hay un par de corredores orientados un tanto al este que se encumbran bastante en la arista pero nosotros preferimos atacarla directamente desde el sur y hacia ella nos dirigimos dejando a nuestra izquierda u oeste el Turonet  de Gorgutes y progresando ya por la nieve blanda que sitia la arista del pico.

 
            Estamos a 2350 metros de altitud cuando alcanzamos la pared. Dejamos los bastones y nos metemos en una placa de roca metamórfica, medianamente inclinada y  bastante lisa pero cuarteada que se sube bien salvada la falta de inercia propia del comienzo.

            Hay un pino en mitad de la placa y a partir de allí una serie de grietas y escalones facilitan totalmente la progresión hasta que aparece una terraza inclinada de hierba por la que continuamos ascendiendo.

 
            Hasta aquí llega uno de los corredores de la cara este. Pasamos junto a su cabecera y continuamos unos metros más por la terraza que se inclina y se alarga hasta la base de la pared del primer torreón.

            Dejamos los piolets y los crampones para aligerar la mochila y nos introducimos en un corredor vertical escalonado de verdura que hay que subir con cuidado ya que los escalones son pequeños y no hay demasiadas presas de roca para las manos.
 

            Subidos alrededor de 20 metros el corredor se amplia y arrellana en un pequeño dorso con mezcla de pedriza metamórfica sobre roca madre y rododendro que se asciende directamente al encuentro de un gendarme muy vertical  que hay que faldear por el este en travesía ascendente desde la que contemplamos la arista cimera del pico.

            He dejado una cita a la salida del corredor pues no hay que herrar el camino en el descenso y dejaré alguna que otra en las travesías.


            Faldeado el gendarme volvemos a la arista tras ascender un diedro estrecho y angosto de tres metros de altura con un bloque empotrado que obliga a un paso largo.
 

            Unos metros por la arista con algún paso a toda cresta sin complicaciones nos conduce a una pequeña brecha a la que llega el segundo corredor de la cara este.

            La salida es una pared bastante lisa y muy tiesa de alrededor de 4 metros  en la que faltan presas y las que hay son pequeñas. Ayudamos un pelín a mi chica que no confía demasiado en la adherencia de la goma de sus botas y enseguida alcanzamos de nuevo la arista cuando esta se allana.

            Quedan alrededor de 50 metros de arista llana y muy aérea llena de dientes que se pasa bien unos tramos a toda cresta intercalando faldeos cortos por la vertiente norte.

            Desde la penúltima brecha se baja unos metros por un corredorcillo escalonado y retornando a la arista se hace el último paso a toda cresta que nos deposita en la Cima de la Tuca de la Glera situada a 2490 metros de altitud.

Faenando en la arista somital.
 
            Son las diez menos cuarto cuando contemplo a los socios mientras recorren la arista hacia la cima en la que les espero.

Valle de la Glera.

 
            La arista se prolonga bastante compleja hasta una punta secundaria al este y más allá hasta la Montañeta y más atrás Salvaguardia. Al oeste La arista tras salvar el paso de la Glera se va encumbrando hasta alcanzar Sacroux y más allá todavía Estauas, el Pico del Puerto Viello de Gorgutes, Mall Pintrat… También contemplamos al norte la fácil subida por la rampa nevada que conduce casi hasta la misma cima y el Valle de la Glera que se ahonda hacia el norte sumergiéndose en importantes masas boscosas.

Al este la Montañeta y se asoma Salvaguardia.
 
            Al sudeste y lleno de nieblas la Escaleta y Mulleres donde estuvimos ayer y el Macizo de la Maladeta con el Alba de frontón.

El Circo de Sacroux y  el Puerto de la Glera.

            Al inicio del corredor nos hemos abrigado un poco ya que comenzaba a soplar el viento que luego en la cresta ha ido incrementando su fuerza hasta llegar a molestar con algunas rachas fuertes. Así que diez minutos más tarde comenzamos a desandar la arista con ganas de librarnos del viento.

Diedro angosto con bloque empotrado.

Destrepando el corredor herboso.

             Bajamos escrupulosamente por idéntico camino y yo que lo haré delante iré deshaciendo las citas que he hecho. El descenso no tiene otra historia ni mayor dificultad que la subida.

Placa fisurada de salida a la nieve.
 
            Sin prisa pero sin pausa descendemos los pasos más delicados y el  corredor, recuperamos el material y en la nieve los bastones. La cuarda duerme en el fondo de la mochila.

            Son las diez y media cuando llegamos a la Cima del Turonet de Gorgutes situada a 2360 metros de altitud y buscando el abrigo del viento tras unas rocas nos sentamos a almorzar y a contemplar la arista que acabamos de recorrer.

            Son las diez y media. Almorzamos un poco mientras contemplamos el Ibón de Gorgutes prácticamente helado del todo, el Puerto de la Glera oculto a la vista como siempre, Sacroux enigmático invitándonos  a que vayamos a conocerlo…

            Media hora después nos vamos para abajo contemplando la Solana de Gorgutes que vamos a recorrer en descenso.
 
La Sur de la Glera con los dos corredores.

           Siguiendo aproximadamente un recorrido similar al de subida pero aprovechando algunos neveros en los que tratamos de patinar nos llegamos  al rellano para atravesar el barranco por el mismo lugar y tomar el camino que desciende en la orilla derecha del barranco.

Scilla verna.

            Entrados al pinar, fotografiamos algunas flores, Pasamos el puentecillo de tablas del pinar y nos llegamos al final de la carretera en el que una pareja nos pregunta por Remuñé.

Ruinas del Hospital de Benasque.
 
            Tras visitar las Ruinas del Hospital de Benasque nos llegamos a la furgo cuando va a ser la una menos cuarto.

            Echamos una cerveza mientras contemplamos el Pico de la Glera borroso y azulado en lo alto del valle. Hoy ha sido una jornada reducida con tan solo 800 metros de desnivel pero no por ello exenta de interés. La arista le da cierto carácter y nos hemos quedado con ganas de bajar por la norte pero como hemos dejado el material abajo pues eso, ajo y agua.

            De vuelta nos introducimos en la calima que oscurece completamente el valle, paramos a comer a la sombra del Congosto de Ventamillo que tiene las paredes blancas de corona de rey fastuosamente florecida y a media tarde en casa.
 

           

           

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.