29 dic. 2010

51-10. DIRECTA AL MALLO DE SANTA OROSIA DESDE ISUN. 29-12-2010.

El Mallo de Santa Orosia y sus antenas.

Isún, Cara Sur, Mallata de Isún y placa directa a la cima.

29-12-2010.

Salida 15 h. Llegada 18 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa del Mallo de Santa Orosia procedente de Prames. Vía en amarillo.

            El  Camino de Isún a Santa Orosia es el primero que utilicé para subir al puerto. Era allá por el principio de los años 60 y como íbamos a pie desde Sabiñánigo, pues el camino por Isún era el más corto. Aquello era toda una excursión y… las cosas han cambiado.

            En mi casa se recordaba una ocasión en que Matina, mi abuela materna, hizo y cumplió la promesa de subir al puerto de rodillas. No sé cuánto trozo ni sé cómo pero quien conozca el camino podrá imaginarse el impagable precio para semejante promesa.

            Es 29 de Diciembre de 2010 y después de comer nos vamos hasta Isún un pequeño pueblecito situado al pié de la cara sur del Mallo de Santa Orosia.

            Son las tres de la tarde cuando aparcamos junto a Casa Jarne y con menguadísimas mochilas atravesamos el pueblo y nos orientamos en dirección norte. Estamos a 980 metros de altitud.

 
            Un amplio y transitado camino atraviesa algunos pobrísimos campos de labor, pasa junto al nuevo depósito de aguas y se introduce en el bosque mixto en el que abundan el pino y el roble del país mezclado con sotobosque de boj fundamentalmente.

            La tarde está espléndida y con el sol en las espaldas enseguida se hace calor por lo que se agradecen las menguadas sombras del camino.
 


            Suavemente el camino va ganado altura sobre la ladera a la vez que el desarrollo del arbolado también aumenta pero será por poco porque, enseguida comienzan a aflorar los conglomerados de pudingas que liquidan el bosque que se convierte en un ralo manto de boj y genista hórrida.

 
            Poco después el camino serpentea en una zona húmeda debido a filtraciones de la zona alta y nos acerca a la base de los murallones somitales del Mallo, coronados por las características y horripilantes antenas de telecomunicaciones.
 


            Cuando nos encontramos sobre los 1500 metros de altitud y casi en la vertical de la cima, el camino que se ha ido un tanto hacia el este vuelve completamente al oeste describiendo una lazada prácticamente horizontal que nos saca de los paredones para buscar un punto de rotura de los mismos.

            Luego volvemos de nuevo al este y alcanzamos los praderíos del Puerto de Santa Orosia.
 

            Aquí tenemos dos opciones: la más utilizada consiste en remontar suavemente hacia el este para atravesar una pequeña masa de boj, hay varios caminillos, y remontar una suave loma desde la que se ve la entrada a la Mallata un poco por debajo de donde nos encontramos y en la dirección de las antenas; y otra, consiste en faldear por el sur el promontorio y pasar por la zona de despegue de los parapentistas, así, sin perder ni ganar altitud se alcanza directamente la entrada a la mallata.
Mallata de Isún.

            Se trata de una faja horizontal y de una anchura de entre 4 y 6 metros que se alarga alrededor de 250 metros hacia el este por debajo de la más alta de las franjas de paredes. La faja se ensancha y forma cueva que fue aprovechada como cubierto para la ganadería en otros tiempos.

            La Mallata de Isún está situada alrededor de los 1630 metros de altitud. Orientada al sudoeste es un lugar abrigadísimo y un balcón extraordinario para contemplar la parte baja del Valle de Basa y la Val Ancha. También se observa en la distancia la Sur de la Partacua y la zona deBisaurín y Aspe.
 

            En el extremo este está colocado el Nacimiento de GMS. que subimos a ver  cada año.
 
Estrangulamiento de la Mallata de Isúa,


            Pero la faja que parece tener fin allí, se prolonga hacia el este por una vira estrecha y horizontal en la que hay que apoyar las manos para pasarla. Luego, un pequeño resalte de conglomerados en el que también hay que apoyar las manos nos deposita en otra vira estrecha, herbosa y suavemente ascendente que conduce a una pequeña proa.

            Se puede proseguir hacia el este pero girando al norte y orientándose hacia la pared, aparece una rampa de conglomerado que puede ascenderse con apoyos de manos sin mayores problemas. Se trata de un paso de IIº nada más pero que nos regala un buen patio. La placa se acuesta enseguida y nos deposita en la Cima del Mallo de Santa Orosia a 1657 metros de altitud.

            A la cima se puede llegar directamente por los prados del puerto sin tener que entrar a la Mallata de Isún.
 
Oturia.

            Desde la cima se contempla en primer plano a Oturia, al oeste y en la distancia las Sierras de Tendeñera, Partacua y el Macizo de Aspe; al este una buena parte de Ordesa que arranca de lo que viéramos anteayer desde el Camino de Soaso, las Tucas e incluso Cotiella y el Turbón con la Montañesa delante. Al sur un buen perfil de Guara, los mallos de Murillo e incluso en días claros y de viento el Moncayo y al oeste Oroel. Además, a nuestros pies podemos contemplar una entrañable campiña poblada de pueblecillos diseminados en el Valle del Basa: Sobás, Yebra, Sanromán, Osán e Isún.
Cotiella, Montañesa y Turbón.

            En la cima hay varias edificaciones de servicio para las antenas, unas en uso y otras abandonadas. Una de estas últimas, con la antena derribada todavía conserva la puerta en la que reza un cartel: “La destrucción de esta instalación está penada por la ley.” Y nos preguntamos si no será la misma la ley la que obligue a retirar esa basura  a aquellos que la depositaron allí en su día y que amenazadores no se sienten amenazados… Si no es así, que no creo, esa Ley no nos interesa. ¿Y esto se va a convertir en una zona natural protegida? ¡Joder que país!

 
            La Esmita de Santa Orosia está a diez minutos en suave descenso y Oturia a poco más de media hora pero nosotros nos vamos para abajo  en busca de alguno de los caminillos en la masa de boj que nos conduzca al inicio del camino en la pared.
 


            Tranquilamente y al cálido amor del sol de la tarde desandamos el camino a ritmo. Hasta la mallata nos ha costado hora y cuarto y un cuarto de hora más hasta la cima. Ahora el descenso de tirada se nos lleva poco más de una hora. Son las seis menos cuarto cuando estamos de nuevo en Isún, el paseo se ha saldado con alrededor de 700 metros de desnivel pero el placentero disfrute de la tarde ha sido algo que no guarda ninguna relación con el esfuerzo


Garza en Sardas.

Alguna foto más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.