15 nov. 2014

73-14. POBLADO IBERICO DEL PUIG CASTELLAR. 10-11-2014.

Edificios adosados en el Puig Castellar.

Santa Coloma de Gramenet, Cara Sur, Puig Castellar, Ermita de Sant Climet y Dolmen de Gines.

10-11-2014.

Salida 12 h. Llegada 15 h.

Nublado.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Puig Castellar procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Estamos En el límite del Area Metropolitana de Barcelona. Santa Coloma de Gramenet es uno de esos pueblos que han crecido al amparo de Barcelona y por tanto han terminado uniéndose  a la ciudad de manera indisoluble. Más allá se extiende el campo  también bastante poblado y sobre el que se encuentran una serie de promontorios, los puigs y los turós, todavía en posesión de la vegetación más o menos autóctona.

            Desde el Barrio de Singuerlin se descubre en su horizonte norte una ladera sembrada de construcciones que van desapareciendo conforme ganas altura con la vista y culmina en el Puig Castellar, un alomado promontorio en el que se hallan los restos arqueológicos de un asentamiento ibérico.

            ¿Y qué hacer mientras esperamos a que reparen nuestra furgo?

            Pues eso. Un par de calles nos conducen a unas escalinatas mecánicas que nos sacan del fondo de la ciudad situada sobre los 100 metros de altitud. Son las doce de la mañana pero será buena hora para un paseo en una mañana un tanto, no sé ni nublada o neblinosa, pues no es un medio que conozcamos.

            Hay una horrorosa urbanización en medio de la montaña  y absolutamente impropia por su desmesurado tamaño que al menos nos sirve de guía. Una calle que se convierte en carretera ascendente nos va elevando a la vez que nos saca de la ciudad y por ella proseguimos hasta que en una vuelta se la lleva al oeste mientras que una pista de tierra prosigue al norte.

Pista que nos eleva hacia el Puig Castellar al fondo.
 
            La pista muy bien cuidada, terreno para ciclistas, corredores y caminantes, se introduce en el Parque de la Serralada de Marina en el que la intervención humana ha tratado de enriquecer el medio natural a estas alturas un tanto ceniciento.

Barcelona a los pies del Puig Castellar.
 
            La pista deriva  al nordeste cuando la abandonamos por un camino balizado que persistiendo al norte y en mediano estado de conservación nos conduce directamente a la Cabecera del Puig Castellar.

llegando al Poblado Ibérico.

            Hay un pequeño rellano en el que se encuentra un mirador que nos permite contemplar la parte este de Barcelona, Sant Adriá, Badalona y Mongat con sus pies a remojo en un mar hoy completamente gris y neblinoso.
 
Entrada al recinto del Poblado Ibérico.

Panel Orientativo de Puig Castellar.
 
La Muralla Esterior del Puig Castellar.
 
            Entramos al recinto arqueológico por un camino escalonado que nos conduce a la muralla exterior del asentamiento al que penetramos por una de las puertas de la muralla.

Puerta de acceso al recinto amurallado de Puig Castellar.

Toque Floral en el Puig Castellar.

Calle interior junto a los habitáculos mayores.
 
            Recorremos la calle que articula el interior del recinto, contemplamos las viviendas, incluso hay una restaurada con cubierta y nos llegamos a la parte alta donde se encuentra un centro de interpretación que no funciona.

Interior reconstruido de un habitáculo en el Puig Castellar.

Casa de grandes dimensiones en el Poblado Ibérico.

Casas pequeñas adosadas una a otra.
 
            La Cima del Puig Castellar está situada a 300 metros de altitud y a pesar de que no tiene demasiada altitud ofrece una vista extraordinaria hoy deslucida por la nubosidad. Localizamos al noroeste Moncada y Ripollet pero nuestra atención se centra en el este pues queremos visitar la Ermita de Sant Climent.

La Ermita de Sant Climent desde el Poblado Ibérico.

            Es poco más de la una del mediodía cuando descendemos en busca de la entrada del poblado y no porque esté vallado, sino porque fuera de los caminos mantenidos se trata de un sotobosque arbustivo bastante espinoso, que nos recuerda mucho a Guara y con el que hay que andarse con cuidado.

            En el rellano de la entrada una pista forestal se orienta al nordeste y desciende en busca de un pequeño collado desde el que arranca la pista de entrada a la ermita.

Entrada a la Ermita de Sant Climent.
 
            Una doble hilada de cipreses escolta la pista que en suave ascenso y enseguida nos deposita en la Ermita de Sant Climent situada a 260 metros de altitud. Es la una y media y nos sentamos en el pórtico a comer un poco.

Flores de madroño.

Fachada Principal de la Ermita de Sant Climent.
 
            La ermita, que no tiene demasiado atractivo arquitectónico, está rodeada de vegetación y poco se puede ver desde ella con la excepción de unos edificios de aspecto grisáceo y antiguo; se trata del Monasterio de Sant Jeroni de la Murtra destinado en la actualidad como edificios de servicio de una fundación.

            Media hora después iniciamos la vuelta pues quiere empezar a gotear.

Madroño con frutos maduros.

El Puig Castellar desde cerca del Dolmen de Genis.
 
            Comemos unos madroños que están maduros y tomando un caminillo que desciende al sudoeste nos acercamos a visitar un túmulo funerario que se encuentra próximo.

Dolmen de Genis.

            Se trata del Dolmen de Genis conformado por grandes bloques de granito con cobertera apoyada al que podrían limpiar un poco los alrededores pada poder contemplarlo mejor.

Una delicatesen en el Parque Serralada de Marina.
 
            Gotea y consecuentemente abreviamos al encuentro de una pista, de entre la maraña de ellas que se asientan en la montaña, que nos permita volver en la dirección pretendida.

            Se trata de la misma pista que hemos abandonado a la subida  y que unos cientos de metros después nos conduce al lugar en el que la hemos abandonado. Luego, deja de llover y relajadamente nos volvemos a nuestro lugar de partida contemplando relajadamente un paisaje que nos sumerge de nuevo en la ciudad.

            Hoy ha sido un cómodo y agradable paseo apto para cualquiera con tan solo 200 metros de desnivel y aproximadamente 5 kilómetros de recorrido.

             Después un café de espera pues son las dos y media y luego carretera de vuelta al pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.