20 nov. 2014

74-14. COMIELLO Y RAYUALA EN CIRCULAR. 19-11-2014.


La Nortr de Comiello desde Rayuala.
 
Fanlo, Collado Mediaromonte, Rayuala, Comiello, Collado de San Chines, Ceresuela y Fanlo.

19-11-2014.

Salida 10 h. Llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Comiello y Rayuala procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Sobrarbe, que es muy amplio, es una comarca que tiene de todo: desde las grandes alturas de Ordesa hasta los profundos y prácticamente deshabitados valles del sur como Vio.

            Siempre que íbamos a Fanlo era con los ojos puestos en el norte pues Ordesa, como se dice ahora, “me pone” desde siempre. El sur de Fanlo se quedaba en proyecto para uno de esos días de entre temporada que no sabes muy bien a dónde ir.

            Hoy, 19 de Noviembre de 2014, hay mucha nieve temprana por arriba y sin transformar, mi chica está acatarrada pero hará un día espléndido y ¡cómo quedarse en casa!

            Son las ocho y media cuando nos echamos a la carretera y llegar a Fanlo se nos lleva una hora larga tras un par de culadas en las curvas del sombrío  del Chaté pues estamos a 0º c.

            Aparcamos en la parte alta del pueblo, a 1350 metros de altitud, justo en el inicio de un Sendero de Pequeño Recorrido que pretendemos utilizar en principio

Inicisndo el camino hacia Rayuala.
 
            Son las diez menos cuarto cuando nos ponemos en camino hacia el sur y en suave ascenso para recorrer el inicio de la Sierra de Bolave. Las balizas amarillas y blancas están viejísimas y enseguida las perdemos con lo que habrá que tirar de improvisación pasando de la umbría de la loma al solano ya que nuestro teórico camino ha de faldear un par de promontorios por el este.

Ordesa por encima de Buisán.
 
            Volvemos pues al sol e iniciamos el faldeo del Pundorrons que es el primer promontorio. Enseguida alcanzamos una pista, ahora hay pistas por todas partes, y la seguimos puesto que secunda nuestras intenciones.

Desde el Collado Medioelmonte divisamos Comiello.
 
            En suave ascenso se alarga hacia el sur, faldea el segundo promontorio que es el Castillón y nos deposita en el Collado Medioelmonte, desde el que localizamos Comiello y confirmamos nuestro buen olfato montañero.

Sestrales y Cotiella desde la Pista a Rayuala.

            Estamos a 1550 metros de altitud, pasamos un par de porteras para el ganado y proseguimos al sur en suave ascenso. Poco más arriba sube un  todoterreno y nos confirman que la pista nos lleva a Rayuala y que para bajar a Ceresuela hay una pista desde el collado.

Rayuala al contrluz de la mañana.
 
            La mañana está divina para caminar, el solecillo es agradabilísimo y  el terreno está un poco mojado pues se acaba de marchar la nieve que encontraremos en el herboso Casquete Somital de Punta Rayuala situado sobre los 1700 metros de altitud. Hemos echado entre dudas una hora cumplida de camino.

Sestrales, Cotiella y Montañesa desde Rayuala.

Comiello desde Rayuala.
 
            Desde la cima en la que hay un mirador con bancos y mapas advertimos que el día va a merecer la pena. Hacemos algunas fotos con el norte de blanco y el sur de negro al estilo op-art ya que los sombríos conservan nieve y poco después sin retornar en busca de la pista, proseguimos al sur descendiendo suavemente hasta la misma en el Portillo de San Chinés a 1650 metros de altitud. Hay una vieja pista que se ahonda hacia Ceresuela.

En el Segundo Resalte de la Norte de Comiello.
 
            Aquí, la arista divisoria se orienta al sudoeste y nos ofrece una serie de promontorios ascendentes que articulan la presencia de un cortafuegos. La pista prosigue faldeándolos por el oeste y aunque perdamos unos metros con ella proseguimos hasta  que abandona la arista divisoria, punto en el que nosotros nos echamos al cortafuegos al objeto de ascender la arista nordeste, acortando un poco.

Resalte Somital de Comiello.

Llegando a Comiello.
 
            Sucesivamente aparecen tres resaltes medianamente inclinados que subimos buscando tramos parcialmente limpios de nieve ya que habrá una capa de alrededor de 10 centímetros que se está marchando.

En la Cima de Comiello.
 
            Son las doce menos cuarto cuando alcanzamos la Cima de Punta Comiello situada a 1889 metros de altitud. En la misma cima hay un refugio de piedra bastante nuevo y cerrado pero tiene un banco en el lado de la solana y allí nos sentamos a almorzar, son las doce menos cuarto.

Suerio desde Comiello.

            Contemplamos al sur Guara y Fragineto, el Moncayó muy profundo y blanco, Cancias, Suerio, Oturia, Manchoya empenachadas de blanco y Telera donde comienza la nieve continua. Le sigue Tendeñera al completo para conducirnos a Gabietos y recorrer Ordesa de oeste a este hasta el Collado de Añisclo que hace de eje divisorio. Luego aparece la Suca y las Tres Marías tapadas parcialmente por Sestrales, Suelza, Mobisón y Cotiella blanquísima y al completo, y ya cerrando el círculo se asoma la Plana del Turbón, Solana, Montañesa, Bramapán y Maristas; ¡menuda vuelta! Se trata de una cima del Prepirineo con vistas.
 
Manchoya desde Comiello.

            Media hora después nos alargamos hasta el Mirador de Comiello lugar al que se han acercado las vacas charapurqueando la nieve de manera ilógica.

Bramapán desde el Mirador de Comiello.
 
            Nuestro proyecto consistía en tomar un camino que creemos baja desde Musela que está un poco más adelante en la arista sureste para coincidir con otro que nos tendría que llevar a Ceresuela. Suponemos que podríamos hacerlo también con la pista que ha llegado hasta aquí pero no nos fiamos, las pistas dan muchas vueltas y si no la conoces te puede llevar a cualquier parte y la ladera orientada al norte tiene mucha nieve con lo que seguir el camino sería francamente complicado.

Rayuala desde Comiello.
 
            Ahora damos la vuelta sobre nuestro pasos y alcanzada la Cima de Comiello nos vamos para abajo tratando de abreviar aprovechando la nieve que tan pronto amortigua los pasos de descenso como te propicia un resbalón.

Otoño en el Valle de Vio.
 
            Terminado el descenso somital faldeamos con la pista un promontorio y alcanzamos el Portiello Chinés. Es la una menos cuarto.

            La baliza de pintura está tan vieja y tan mal colocada que a la ida no la habíamos advertido. Se trata de una vieja pista completamente comida por la maleza que vuelta a vuelta se va para abajo en dirección este dejando siempre a nuestra derecha el naciente Barranco de Yesa y aproximándonos continuamente a la Arista Sudeste de Rayuala.

            Perdemos alrededor de 300 metros y entramos en zona de viejos campos escalonados y repoblados de pinos hasta que llega un momento en que la rotundidad del camino desaparece y comienzan las dudas engañados por la supuesta altitud de Ceresuela. Dudamos, consultamos un mapa que casualmente llevamos y que no nos saca de dudas y proseguimos entre viejos prados sin ninguna visibilidad siempre al encuentro de ese camino que tiene que subir desde Yeba.

Ceresuela.

            Finalmente, la convicción de nuestras ideas y la persistencia nos depositan por el camino en el derruido caserío de Ceresuela situado a 1260 metros de altitud cuando son las dos de la tarde.

            Allí hay un poste indicador en la parte baja del pueblo a la que llegamos. Nos confirma que a Rayuala hay 3 kilómetros que acabamos de hacer  y a Fanlo poco más de 7 kilómetros.

            Cogemos unas manzanas de invierno arguelladas y jugosas y marchamos pista adelante  en suave ascenso. Poco después y en un carasol de la pista nos sentamos a comer y a beber ya que no hemos probado el agua.

Orégano en flor cerca de Buisán.
 
            Alrededor de las tres menos cuarto continuamos pista arriba  que en suave ascenso y en dirección norte nos deposita en el Collado Trito a 1381 metros de altitud lugar donde coincidimos con el GR15, que ahora profusamente señalizado nos ha de conducir en Fanlo.

            La pista sube y baja continuamente, da muchas vueltas contorneando barrancos  que bajan de la loma por la que hemos transitado esta mañana, se nos hace fresco pues está ya muy sombría y casi termina por aburrirnos: cómo se nota que somos caminantes de vista amplia.

Buisán al sol de la Tarde.

            Nos entretenemos cogiendo unos pocos matacandiles que salen a nuestro paso y finalmente tras una pequeña duda en la confluencia de la pista que baja a Buisán nos llegamos a Fanlo utilizando el camino viejo que llega a la parte baja del pueblo y que está hecho un lodazal.

            El pueblo nos recibe con una de las más fehacientes muestras del desatino que ha sumido a este país en una crisis que imagino inacabable: un mamotreto de tropecientas plantas, a medio hacer y que suponemos no se terminará jamás para bien de un precioso pueblo de este Pirineo que lo mejor que puede hacer es cobrar una pequeña contribución a los visitantes para dinamitar tamaño escupitajo en la cara de vecinos y visitantes. ¡Como ha sido posible que se concedieran los permisos correspondientes y en Zona de Influencia del Parque Nacional de Ordesa! ¡Que se investigue para conocer y encarcelar a los que pusieron la mano en tal despropósito!
 
Iglesia de Fanlo.

            Recorremos el pueblo y alrededor de las cuatro y cuarto nos metemos en el coche y nos volvemos para casa, también haciendo una circular, por Cotefablo.

            Después de la ducha nos cepillamos los matacandiles que por cierto están de vicio y por si alguien se pregunta, los matacandiles son los coprinus comatus que además de excelentes no se sirven en ningún restaurante de este planeta. Es la seta más delicada que conozca tanto para manejar como en el paladar. Y otro día más.
 

           

           

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.