11 feb. 2015

13-15. OTURIA DESDE OLIVAN A YEBRA DE BASA. 10-2-2015.

Avistando el Pilote de Oturia finalmente.

Olivan, Pista del Barranco Oliván, Susín, Casbas, Arista Noroeste, Arista Norte, Cima Oturia, Cara Sur, Ermita de Santa Orosia y Pista a Yerbra de Basa.

10-02-2015.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de montaña.

Mapa de Oturia procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            A Oturia subimos con mucha frecuencia pero desde Sabiñánigo disponemos de la vertiente sur, pocas veces lo hacemos por la norte y nunca lo habíamos hecho con los esquís y en travesía por allí. La nevada de Febrero de 2015 nos brinda una oportunidad, nos olvidamos del coñazo de los dos coches y nos vamos al tema.

            Es el día 10, la nevada ya es vieja y el viento ha funcionado a todo trapo pero… no se puede conseguir todo pues nos volveríamos unos insoportables.

            A las nueve de la mañana marchamos con la furgo y el coche hasta Yebra y seguidamente con la furgo hasta Oliván. Son las diez menos cuarto cuando aparcamos en la plaza. La mañana está buena, soleada, sin viento y el periodo de temperaturas extremadamente bajas parece remitir.

Comenzamos a foquear a la salida de Oliván.
 
            Salimos del pueblo con los esquís en la mano, estamos a 880 metros de altitud  y tras bajar la calle nos aproximamos al Barranco de Oliván para ponernos los esquís y empezar a foquear en dirección este hacia el puente sobre el barranco, lugar en el que la nieve ya rellena toda la pista.

Foqueamos un rato por la Pista a la Cruz de Basarán.
 
            Transitando la pista que recorre la orilla izquierda del barranco dejamos la entrada del Camino a Susín, hace tiempo que no hemos pasado pero creo recordar que tiene algunos tramos empinados y además tiene huellas muy escalonadas de raquetas y proseguimos por la pista en busca del segundo camino que nos puede llevar al pueblo.

            No vemos huellas de esquí en éste por lo que continuamos pista adelante hasta la bifurcación de pistas tomando el ramal que sale a nuestra derecha y que acartelado nos indica kilómetro y medio hasta el pueblo y sin huellas.

A la tercera tomamos la pista que nos llevará a Susín.
 
            Foqueamos delante para hacer un poco de huella a Juanillo que va con sus raquetas, me aprovecharé parcialmente de una huella de jabalí y padecemos lo nuestro, cada uno lo suyo, pues no hay paso gratis con nieve profunda y polvo.

            Damos una buena vuelta, calculo que kilómetro y medio más, echamos un tiempo extra y alrededor de las once y cuarto entramos a Susín por la parte alta tras abandonar la pista que hemos traído.

Susín.
 
            Hacemos fotos del pueblo y tomamos el camino que en dirección sur asciende directamente a Casbas atravesando la pista. Hay una buena huella de esquís, gracias Sarika y David, y con cuidado pues salen piedras nos acercamos rápidamente al pueblo aunque la llegada muy vestida de vegetación nos entretiene ligeramente.

Camino de Casbas.

En las Ruinas de Casbas.
 
            Pasamos por medio de las Ruinas de Casbas de Jaca a 1175 metros de altitud,  hacemos algunas fotos y sobre las once menos cuarto proseguimos pista adelante.

Casi agradecemos algún resalte que nos saque de la monotonía.
 
            La pista se duerme y se nos hace eterna al ser demasiado llana de tal forma que hasta agradecemos algún resalte ocasional hasta que por fin la abandonamos tomando un camino que sigue ascendiendo por el pinar.

            El sol calienta la nieve y se nos hacen zuecos incluso sobre la huella establecida lo que nos propicia un delicado martirio que se prolongará más de lo deseado.

El viento y la nieve han derribado un buen número de pinos.
 
            En un pequeño rellano del pinar echamos un café caliente al sol y proseguimos. El camino deambula un tanto, los pinos caídos hacen de hectómetros pero luego creo yo que marcarán decámetros, los hay caídos a barullo y hay que romper alguna rama para pasar con más comodidad. Hasta hecemos un paso de rodillas:¿será Semana Santa y no hemos oído los tambores?

Desde la Arista Noroeste de Oturia contemplamos un primer resalte consistente.
 
            Alrededor de la una del mediodía alcanzamos la Arista Noroeste de Oturia con ganas pero sabemos que queda un tomate todavía.

A medio resalte en la Noroeste de Oturia.
 
            Desaparecen los zuecos sobre la nieve ventada y dura a tramos y proseguimos para arriba con una huella que difícilmente se distingue ventada por el viento.

El viento ha hecho de las suyas en la Noroeste de Oturia.
 
            El sol pone un tono de alegría especial en nuestro ascenso y tan apenas corre le viento lo que es una suerte. Progresamos ligeramente al este de la arista pues es una zona cómoda y bastante vestida de nieve ya que  las peladuras abundan.

Oroel y la Val Ancha desde la Noroeste de Oturia.
 
            Superado el primer resalte y más consistente con nieve dura y escasa en la parte alta del mismo nos aproximamos a la arista para proseguir para arriba por las inmediaciones de la misma. Contemplamos el Barranco las Valles o Ipe, La Val Ancha todavía bastante blanca y proseguimos ladera arriba pasando pequeños resaltes.

La Noroeste de Oturia es muy guapa.

Ya en la Norte de Oturia.
 
            Liquidado el Puerto de Casbas, cruzamos la alambrada ganadera y entramos en el Puerto de Bergusa para ganar la arista y transitar definitivamente por ella.

Avanzando por la misma arista.
 
Arabescos del viento en la Norte de Oturia.
 
            Se trata de una sucesión de resaltes, alguno de ellos pelado de nieve completamente, que ascendemos por el mismo filo sorteando las clásicas piedras areniscas de la zona que emergen de la misma mientras nos entretenemos con los arabescos que el viento ha esculpido sobre la nieve.

Llegando a Oturia.

            Un largo rellano en la arista y un par de resaltes nos enseñan el Pilote de Oturia del que nos separa un amplio rellano  que se yergue bastante bien vestido de nieve hasta la Cima de Oturia a la que llegamos foqueando sobre la hierba cuando son las dos y cuarto del mediodía.

Cima de Oturia.
            Oturia a 1921 metros de altitud está pelada como nunca: la arista oeste está limpia como el culo de un bebé recién bañado, la arista sudeste tiene más piedras que nieve, la Estiva, o cara norte que guarda siempre mucha nieve está más negra que blanca… me viene a la memoria las dos franjas claras de la cara sur que se veían desde nuestra casa, me quito los esquís y me asomo: la superior está prelada y habrá que iniciar el descenso con los esquís en la mano.

            No le dedicamos mucho tiempo a un paisaje circular y espectacular como el que se suele disfrutar aquí en los días claros, hacemos unas fotos y nos echamos cara sur para abajo con los esquís en el hombro en busca de la nieve.

la nieve está muy venteada.

            No hay una franja pelada sino que están las dos y nos obliga a perder algo más de 50 metros de altura. De allí para abajo aparece la nieve continua y no se hable más, calzamos los esquís y continuamos el descenso.

Allá se queda Oturia con sus calvas.
 
            La nieve muy venteada está algo costra e irregular por lo que nos propicia alguna sorpresa con revolcón incluido pero no se baja mal. Otra cosa será en la ladera inferior que atravesamos en diagonal hacia la Cabecera del Puerto de Javierre que está venteadísima e irregular lo que nos propicia una esquiada difícil aunque breve.

            En el Puerto de Javierre ponemos la directa y ayudándonos de los bastones abreviamos hacia la Ermita de Santa Orosia a la que llegamos cuando son las tres de la tarde.

Comemos en el Atrio de la Ermita de Santa Orosia.
 
            En el atrio de la ermita nos sentamos a comer con gana cuando el sol se quiere escapar del mismo. Bebemos abundantemente pues la jornada se ha llevado líquidos por un tubo.

Hay que remar casi toda la Pista de Santa Orosia.
 
            Media hora después Juanillo toma el Camino de Sanromán, la pista es demasiado larga para las raquetas y nosotros tomamos la pista que tiene algunas huellas y que esperamos se deje deslizar.

Cascada de Santa Orosia.
 
            La nieve más rápida será la pisada por las raquetas que está muy irregular y nos podrá las piernas bien calientes

            Hay que remar continuamente y a pesar de ello el deslizamiento es muy lento. Nos costará hora y cuarto los alrededor de 11 kilómetros de pista y eso que la zona sombría de las inmediaciones de Yebra está rápida como ella sola, los todoterrenos  han intentado llegar a la barrera y nos propician un incómodo descenso encarrilados en alguna de las rodadas.

Llegando hasta la Ermita de Yebra de Basa.
 
            Con todo y con ello llegamos hasta la Ermita de la salida del pueblo, lugar en el que hemos aparcado el coche a la mañana. Son las cinco menos cuarto, hemos empleado seis horas y cuarto efectivas para liquidar un desnivel de 1050 metros de altura acumulada y rematar un proyecto que no hace demasiada gente y que teníamos enquistado desde hace bastante tiempo.

            A todo trapo recogemos, bajamos a Sabi y volvemos hacia Sanromán. Juan tenía huella y lo pillamos en Sardas. Luego hay que volver a Oliván para recuperar el coche y acudir a la cerveza semanal con los compañeros de trabajo aunque sea con un poco de retraso.

2 comentarios:

  1. Hola Mariano,
    Como se nota la mengua de nieve en solo tres días!
    Veo que llegasteis a Susín por la parte sur, que creo que es por donde va la pista normal. Nosotros atajamos un poco antes por una especie de pista maderera que estaba con la nieve muy revuelta por los jabalies, que se ve que forigan en busca de los frutos de los quejigos y la dejan que parece que han labrado.
    Bueno, ya nos hemos quitado esa espinita de subir con esquís por la norte. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola David!
    Tres días con viento pueden cambiarlo todo y en picos de poca altitud la cantidad de nieve desciende vertiginosamente por lo que para hacerlos hay que estar al loro o si no te quedas sin ellos.
    Si, lo que había a la entrada de la pista vieja por donde subisteis era una sangonera de un jabalí que mataron allí, deduzco el domingo. Miramos unos metros más arriba y no vimos vuestras huellas, así que fuimos a la tercera entrada a Susín, no había huellas pero era la última opción para llegar al pueblo y la tomamos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.