14 feb. 2015

14-15. CAMPO TROYA COMO RECURSO. 13-2-2015.

La Sudoeste de Campo Troya.

Aparcamiento de Anayet, Collado de la Mina y Cara Oeste.

13-02-2015.

Salida 10 h. Llegada 13 h.

Niebla.

Bastante fácil.

Esquís de montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Campo Troya procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            El tiempo anticiclónico sucumbe ante una serie de borrascas escalonadas anunciadas por las previsiones meteorológicas y hoy 13 de Febrero de 2015 se anuncia como un último día soleado al que seguirá un finde malo que promete prolongarse durante la próxima semana. En consecuencia decidimos marchar a pesar de que el sol parece más una promesa de político que otra cosa.

            Un cielo muy cubierto empieza a “bolisnear”, caer copos de nieve, en Escarrilla, la Zona de la Tosquera está cubierta por una capa de nieve nueva que al menos no molesta la vista y hacia arriba las nieblas lo cierran todo.

La Norte de Campo Troya desde el Aparcamiento de Anayet.
 
            En el Corral de las Mulas nos despedimos de nuestro proyecto de marchar a Arafita, jolín con tan buena nieve… y nos subimos al Aparcamiento de Anayet al menos tendremos la pista por si fuera preciso.

Pico Royo muy gris.

            Pasadas las diez y con los cortavientos puestos, cosa rara en nosotros, pues sigue bolisneando, empezamos a foquear tratando de olvidarnos del tiempo.

Barranco Culibillas secuestrado por las nieblas.
 
            Hay poca gente en pistas pero a pesar de ello, discretamente, vamos ascendiendo por fuera de las que bajan desde el Collado de la Mina y fundamentalmente por una vieja traza que asciende paralela y al oeste de las mismas.

Debajo del Pico Royo.
 
            La visibilidad es muy reducida y el paisaje carece de relieve y profundidad, lo único bueno es que la nieve seca no moja y la nieve polvo del suelo adhiere sobrado incluso en tramos erguidos en los que probamos las nuevas pieles de foca de gel de mi chica.

Más nieblas hacia el Collado de la Mina.
 
            Estamos sumergidos en la niebla que permite una visibilidad de escasos 100 metros por encima de nuestras cabezas cuando alcanzamos las inmediaciones del Collado de la Mina situado alrededor de los 2100 metros.

Campo Troya desde el Collado de la Mina.
 
            Hemos subido fundamentalmente en dirección sur, la Arista Sudoeste de Campoo Troya está muy pelada al igual que las inmediaciones del collado de la que arranca y consecuentemente nos orientamos hacia el este para atacar la amplia vaguada del sudoeste del pico.

Iniciando el ascenso a Campo Troya.

            Pero las nieblas bajan, la visibilidad se reduce un poco más, la nieve dura aparece debajo de las zonas no venteadas con lo que el panorama se complica entre afloraciones metamórficas y decidimos dejar los esquís.

Proseguimos sin esquís.
 
            Queda incluso menos de 100 metros para la cima y yo decido, a pesar de todo lo que está en contra, subir.

El viento ha excavado enormes nichos.
 
            Vamos sin crampones y buscamos la nieve amable para las botas de plástico en un corredor de la oeste del pico, es algo erguido pero…

Corredor directo en la Oeste de campo Troya.

            Hago huella a veces con punterazos repetidos y ascendemos pausadamente, no hay nada que ver salvo la cima que no quiere acercarse a nosotros.

La salida está muy erguida y vestida de hielo
 
            El corredor se empina riguroso pero la nieve permite su ascenso hasta la salida que ventada ha perdido la nieve y ha dejado una película de hielo sobre las rocas metamórficas emergentes. Son una docena de metros delicados en los que hay que hacer presas de manos en las rocas y olvidarse de los bastones,

Salidos del corredor llaneamos unos metros a cima.

            El corredor nos deposita a 10 metros de la plana y alargada Cima de Campo Troya situada a 2219 metros de altitud.  

Selfy en la Cima de Campo Troya.
 
            Hacemos unas selfies en la cima, no hay otra cosa que hacer además de contemplar un ámbito opaco y lechoso que nos envuelve.

Descendemos nieve polvo muy erguida y fiable.

            Ha sido una subida directísima que no vamos a bajar sin crampones, la salida lo desaconseja y consecuentemente recorremos la arista en suave descenso hacia la silla vestida de gendarmes entre las dos cimas y desde allí, sacamos nuestros stubais que estrenamos y nos vamos para abajo a guevo pues no se ve ni leches.

Y también nieve dura de espaldas al valle.
 
            Cómodamente con nieve profunda e incluso de espaldas al valle en los resaltes de nieve dura nos vamos para abajo sin siquiera preocuparnos por dónde bajamos ya que no lo vemos.

La Punta Noroeste de Campo Troya en un claro.
 
            En un momento vemos las pistas y la punta noroeste del pico que fotografío y proseguimos para abajo al encuentro de nuestras huellas que alcanzaremos en las inmediaciones del lugar en el que hemos dejado los esquís.

En el descenso, el Corredor de Campo Troya que hemos subido.
 
            Echamos un bocado rápido y nos montamos en los esquís tras quitar las pieles para introducirnos enseguida en la nieve pisada de las pistas e iniciar el descenso.

            Perdemos altura y la visibilidad aumenta con lo que proseguimos el descenso por nieve polvo virgen que se esquía de maravilla y que nos deposita enseguida en la Zona de Servicios de Anayet. Aquí a 1730 metros de altitud

            Es la una pasadas cuando recogemos bártulos en el coche en medio de un minúsculo claro del cielo sin futuro y damos por finalizado el tema con una pírrica ascensión de 500 metros que hemos hecho por no marcharnos a casa con un viaje en baldes.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.