20 feb. 2015

15-15. ARAFITA DESDE EL CORRAL DE LAS MULAS, PARA QUE MAS. 19-2-2015.

La Sodoeste de Arafita desde el Barranco Bocalé.
           

Corral de las Mulas, Contrafuerte Bocalé, Majada Arrigal y Cara Noroeste.

19-02-2015.

Salida 10:30 h. llegada 14:45 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa der Arafita procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La semana ha sido meteorológicamente impecable pero un resbalón inoportuno nos ha dejado en el dique seco hasta hoy jueves 19 de Febrero de 2015.

            Habíamos pensado en Samola Baja pero lo descartamos por razones evidentes, pues en las condiciones actuales, resultaría muy lago para hacerlo con un par de ibuprofenos y nos decantamos por Arafita  antes de que las nieves abandonen las solanas.

             Peña Arafita o Peña de la Fita no es un pico de traveseros “esquiadores” pues no tiene una gran esquiada y hay que remar también a la vuelta por ello no suele ser muy frecuentado a pesar de que tenga encantos inestimables cuando se dan las condiciones adecuadas y puede ser que hoy sea el día.

            En verano la ascensión más cómoda suele partir de la Urbanización del Formigal y tras el Collado del Forato ascender su arista sur o rodear un poco hacia el oeste, pero en invierno mejor es chuparse los extensos praderíos de su vertiente oeste a pesar de que sea la causa por la que muchos raquetistas desistan de su ascenso.
 
Foqueando en la Majada Vetemoza.

            Son las diez y media de la mañana cuando partimos del Corral de las Mulas  situado a 1625 metros de altitud, la gente sube a esquiar a las estaciones mientras que nosotros cruzamos la carretera y nos ponemos los esquís en la orilla de la misma, lo que constituye un encanto inicial.

            Estamos solos, la mini nevada de anteayer sin viento ha dejado unas laderas de postal y no hay más huella que la de un rebeco que encontraremos más arriba. Luce un brillante sol sin viento y con una temperatura de alrededor de 0º centígrados lo que constituye un segundo encanto.
 
Entrando al Barranco Vetemoza.

            Hay que foquear en dirección nordeste y en suave ascenso para ir ganando altura en la Majada Vetemoza  aunque no demasiada ya que si no entras al Barranco Vetemoza corres el riesgo de ganar demasiada altura que luego habrás de perder. La nieve está un poco costra alternando zonas donde asoman los lirios viejos con otras donde la placa es más resistente o acumula nieve polvo.
 
Por delante el Contrafuerte Bocalé.

            El barranco muy suave y relleno de nieve se diluye en la ladera a la vez que nos aproximamos al Contrafuerte del Bocalé que es nuestro objetivo inmediato.

            Una serie de rampas suaves nos depositan en la cabecera del contrafuerte, pelado por el viento, y desde el que contemplamos los enormes campos de nieve surcados por los Barrancos Bocalé y Arrigal que nos conducen a la Sudoeste de Arafita que es nuestra meta.
 
Desde el Contrafuerte Bocalé nuestro objetivo muy bien acompañado.

            Estamos alrededor de los 1900 metros de altitud, hemos terminado la parte inicial de la ascensión y ahora hay que negociar tres pequeños barrancos con sus correspondientes depresiones que se oponen a nuestro camino.
 
La Oeste de Arafita desde el Barranco Arrigal.
 
            Cuanto más arriba se acceda al contrafuerte mayor será la incomodidad del tránsito y  o el descenso. Si accedes más abajo te puedes cruzar con la incomodidad de la conexión de los Barrancos Bocalé y Arrigal. No queda más remedio que acceder a media altura y transitar los barrancos en suave descenso y en dirección este con la Inclusa haciendo de faro pues en esta ocasión  trataremos de ascender por donde bajáramos hace un par de años.
 
Sobre la Majada de Arrigal nos guía la Inclusa.

            No son muchos metros los que se pierden pero como estamos subiendo pues siempre parecen demasiados. Con todo alcanzamos la rama oeste del Barranco Arrigal e iniciamos un suave ascenso para dejar a nuestra derecha un redondeado promontorio que separa las dos ramas del barranco.
 
Empezando el corredor al Collado Ministirio.

            La tercera y última parte de la ascensión se inicia con un corredor que suavemente conduce  a un collado. Tras el minúsculo collado situado ligeramente por debajo de los 2000 metros  continúa el corredor que al este conducirá al Collado Ministirio y que nosotros comenzaremos a ascender tras una pequeña parada para echar un bocado y un trago de café con leche.
 
El delicado merengue de Arafita.

            Enseguida abandonamos el corredor y continuamos ascendiendo por una pala corredor en plena cara Noroeste de Arafita. Se trata de una ladera muy suave vestida de nieve polvo que se sube cómodamente utilizando una serie de suaves rampas sucesivas que nos conducen a la arista norte del pico tras una corta rampa un poco más erguida que no supone ninguna dificultad.
 
Nieve polvo en la Noroeste de Arafita.

            Desde la arista trazamos una diagonal suavemente ascendente que permite faldear el resalte rocoso de la misma y que amablemente tras un breve tránsito por una zona venteada en la que aparecen las calizas grises de la zona nos deposita en la Cima de Peña Arafita a 2134 metros de altitud. Es la una menos cuarto y nos ha costado algo menos de lo que suponíamos. 
          
Cima de Arafita.

¡Ostia los Arrieles!, ¿Qué guapos no?

            Peña Arafita se encuentra en medio de una larga arista que arranca  en Foratata, deja al oeste la Peña del Forato y se encumbra de nuevo en Ferraturas previo paso por la Inclusa y Ministirio. La cara noroeste por la que hemos subido es muy amable, la sudoeste está surcada por una franja rocosa que la recorre, la sur es una arista vestida de lajas con una rampa accesible y la este es un brutal paredón que se ahonda en la Vertiente del Aguas Limpias con todo confirman una cima amplia y amable  desde la que se contempla un paisaje absolutamente espléndido que arranca al norte con Ferraturas para facilitarnos un skyline difícilmente igualable con Arrieles, Balaitus, Frondiellas, Garmo Carnicero, Garmo Pipós, Musales, Sancha Collons, Puy Arcol, Piedrafita, Tebarray, Infiernos, Garmo Negro, Argualas, Algas, Garmo de la Mina y Cerrez que remata con las Foratatas.
 
Balaitus y Frondiellas desde Arafita.

Garmos Carnicero y Pipós, Musales y Sancha Collons desde Arafita.

            Tendeñera queda muy distante  y la Peña del Forato de paso a toda la Partacua con las espléndidas Telera y Retona a las que seguirán hacia el oeste Samola Alta, Bucuesa, Escarra, Collarada, Pala de Ip, Campo Troya, Royo, Culibillas, Espelunciecha y Diente de Anayet.
 
Las Peñas de Foratata desde Arafita.

Tras el Forato la Norte de la Partacua hasta la elegante Retona.
 
            El día es de los que solamente entran dos en docena y la estancia en la cima es de las buenas que recordamos. Se nos va media hora disfrutando y contemplando un paisaje de auténtico merengue.
 
Samola, Bucuesa, Escarra, Collarada Pala de Ip, Campo Troya, Royo y Culibillas.

Dientes de Peyrelue y Ourade, no se si pasará de este año.

            Luego montamos en los esquís e iniciamos un descenso suave, como nos gusta a nosotros, con unos primeros giros que nos colocan en la cara noroeste y por ella nos vamos para abajo siguiendo un camino similar al de ascenso. La nieve polvo se deja esquiar muy bien siempre un poco sentados en los esquís, a veces un mucho.
 
Girando cerca del sol en la Noroeste de Arafita,

Nuestros dibujos en la Noroeste de Arafita.

            Disfrutamos un corto y placentero descenso pues enseguida alcanzamos la parte final del corredor por el que abandonamos la cara noroeste del pico introduciéndonos en el Rellano del Arrigal.

Las purgas de la Sur de Ferraturas.
 
            Tan pronto como dejamos de deslizar ponemos las pieles de foca y nos marchamos para arriba en busca del Contrafuerte Bocalé. Lo haremos, por una vez, de forma incruenta mientras contemplamos las evoluciones de un raquetero que ha venido  parcialmente por nuestra huella de ascenso.

La Plástica de la Este de Peyrelue.

            Son alrededor de las dos de la tarde cuando buscamos unas piedras limpias de nieve  y nos sentamos al sol del mediodía para comer un poco y beber un mucho pues el día ha resultado cálidamente espléndido.
 
Del Contrafuerte Bocalé hay una esquiada hasta el Corral de las Mulas.

            Hacia adelante nos queda un largo aunque suave descenso que nos tiene que devolver al Corral de las Mulas. Media hora después montamos de nuevo en los esquís y continuamos para abajo negociando una nieve costra primavera que en los rellanos se pone demasiado pesada castigando las piernas, aunque no por ello deje de ser un placer que completa una jornada de esquí redonda para nosotros.

            No son todavía las tres de la tarde cuando nos llegamos a la orilla de la carretera en el Corral de las Mulas tras liquidar un desnivel acumulado de alrededor de 550 metros, que en este caso no es lo más importante pues hay recorrido que también cuenta y una satisfacción difícilmente estimable. ¡Que vengan días parecidos a éste!

Para ver más fotos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.