4 feb. 2015

10-15. UNA VUELTA POR LOS CAPITIELLOS CON ESQUIS. 3-2-2015.

Foqueando por los Capitiellos.

Parque Petersberg, Calle Zaragoza, C arretera de Sabiñaánigo Alto, Capitiellos, Corona del Mesón del Puente, Cabañera del Valle de Tena, Avenida de Huesca y Zona  Residencial de Ercros.

03-02-2015.

Desnivel acumulado 300 m.

Distancia rfecorrida 8000 m.

Tiempo efectivo 02:30 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

 Agua en alguna fuente de Sabiñánigo en Avenida de Huesca o Plaza Constitución.

Actividad que se puede hacer perfectamente con raquetas y que admite algunas variantes.

Mapa de los Capitiellos procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Los Capitiellos son los montes de mi infancia. Vivíamos en la Cabañera del Valle de Tena y al tener prohibido salir a la Carretera de Huesca no me quedaban otras alternativas que bajar hasta el Río Tulivana y subirme a los Capitiellos; eran el teatro de mis correrías en una época en que no tenía compañeros por los alrededores y los críos hacíamos muchas horas de calle.

            Se trata de unas sucesiones de lomas de margas redondeadas por la erosión y prácticamente desprovistas de vegetación que orientadas de noroeste a sudeste conforman la divisoria entre las Vales Ancha que es en la que se aloja Sabiñánigo y  la Estrecha en la que se asienta Sabiñánigo Pueblo o Sabiñánigo Alto. El límite sudeste de Sabiñánigo está marcado por los Capitiellos.

            Andando, corriendo, en bici o en moto, nunca antes habíamos estado con los esquís y hoy 3 de Febrero de 2015 vamos a aprovechar la nieve.

Ponemos los esquís en la puerta de nuestra casa.
 
Foqueando hacia el Parque Petersberg.
 
            Calzamos los esquís en la puerta de casa y nos llegamos hasta el Parque Petersberg que está completamente cubierto de nieve pues esta noche han caído un par de dedos más para decorar.

Capitiellos desde Petersberg.
 
            Callejear por el pueblo no resulta cómodo puesto que las aceras y las calles han sido parcialmente limpiadas por la Brigada Mucnicipal. Hay que bajar toda la Calle Zaragoza y remontar por la Serrablo hasta tomar la Carretera al Pueblo de Sabiñánigo.

Emprendiendo la Cuesta hacia Sabiñánigo Alto.
 
            Pasado el Puente sobre la Tulivana la carretera comienza el ascenso de la Ladera Norte de los Capitiellos. Está medio limpia pero en las orillas, la nieve acumulada nos permite progresar con los esquís al igual que en las calles del pueblo.

Echando la vista a Gué.

La pista nos llevara al Cordal de los Capitiellos.
 
            La carretera asciende moderadamente y se acerca al Túnel de Sabiñánigo. Antes de introducirnos en el mismo tomamos la pista que en dirección este continúa con el remonte de la ladera hasta alcanzar la parte superior de la cadena montañosa. En la pista quedan algunos restos de tránsito que el viento se ha encargado de eliminar por lo que abrimos nuestra huella sin demasiado esfuerzo ya que en las zonas venteadas no habrá más allá de 15 centímetros de nieve.

Sabiñánigo Alto desde los Capitiellos.

Avanzando por los Capitiellos.
 
            Habremos ascendido alrededor de 100 metros de desnivel y ahora, rozando los 900 metros nos vamos a alargar por la cabecera salpicada de promontorios separados por suaves collados en esta primera parte muy limados por la pista de servicio de los repetidores de telefonía móvil y televisión.

Oturia y Santa Orosia desde los Capitiellos.

De cuendo en cuando el viento en medio de una mañana soleada.
 
            Pega el viento con rachas intermitentes pero la mañana es espléndida y soleada ahora que será alrededor de las once y media.

Sabiñánigo desde los Capitiellos.

Hacia el Sudeste de Frontal.
 
            Foqueando prácticamente de lleno nos llegamos hasta el Puntón Frontal situado a 855 metros de altitud donde se encuentran las antenas y finaliza la pista pero nosotros proseguimos adelante  por la loma para superar un promontorio intermedio.

Dejamos Frontal y los Repetidores.

Puente de Sardas desde el Extremo Sudeste de los Capitiellos.
 
            Hay que tener algún cuidado pues en la cresta aparece la roca con cierta facilidad pero sin problema alguno alcanzamos el Extremo Suroriental de los Capitiellos desde el que en una visión semicircular contemplamos todo Sabiñánigo. También aparece Guara y el Aguila en la distancia entre nubosidad y la Sierra de San Pedro que es la continuación de la cadena montañosa en la otra orilla del Gállego. Presiden la escena el Mallo de Santa Orosia blanco como pocas veces, a su izquierda la cúpula inmaculadamente blanca de Oturia y al norte la mole de Gué con el arbolado cubierto de nieve. Más atrás demasiadas nubes para precisar y disfrutar de Partacua y Tendeñera y al oeste Oroel. Y allí abajo mi casa materna y entre medio el teatro de mis correrías a ambos lados de la Tulivana.

Foqueando en la Coroneta del Mesón.

Santa Orosia y Oturia desde la Coroneta del mesón.
 
            Decidimos desmontarnos de los Capitiellos y lo hacemos por su ladera sur vestida de nieve demasiado blanda por soleada pero con cierto cuidado y la ayuda de las aliagas descendemos unos metros  para seguidamente ascender un corto tramo que nos deposita en la planicie de la Corona del Mesón que recorreremos de punta a punta disfrutando de una espléndida mañana de sol y de la conversación sobre innumerables recuerdos especialmente agradables.

Mesón del Puente.
 
            Por un tramo de camino alcanzamos la pista que baja hasta el Mesón del Puente y con ella tras quitarnos los esquís para pasar bajo el puente de la vía férrea tomamos la cabañera que nos ha de llevar de vuelta a Sabi por la orilla derecha del Gállego.

Zoom sobre Oturia.
 
Puente sobre la Tulivana.
 
            Contemplamos la cara sur de los Capitiellos de la que prácticamente se ha marchado toda la nieve y remontando suavemente nos llegamos para cruzar la vía férrea por el puente de la salida del túnel prosiguiendo por la cabañera para cruzar la Tulivana y llegarnos a nuestra casa materna.

Nuestra casa materna.
 
En los Jardines de Ercros.
 
            Entramos al campo completamente cubierto de nieve, hacemos algunas fotos a la casa que se está arruinando y proseguimos en busca de la Avenida de Huesca  que recorreremos por la nieve acumulada en la acera hasta acceder a la Zona Residencial de Ercros. A la salida de los jardines echamos los esquís al hombro pues no merece la pena colgarlos en las mochilas y andando nos llegamos de vuelta a nuestra casa pues las calles y las aceras han perdido muchísima nieve.

            Son las dos de la tarde cuando liquidamos nuestro paseo circular por los Capitiellos en los que a duras penas habremos movido 300 metros de desnivel pero que ha supuesto para nosotros un especial placer al movernos por  nuestro pueblo montados en los esquís.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.