8 oct. 2015

67-15. BABRAHAM STAPLEFORD, CIRCULAR POR LA CAMPIÑA INGLESA. 5-10-15.



Labores decorativas de la parra virgen en Babraham.

Babrahan The Close, Blandebury Park, Stapleford y Babraham.

505-10-2015.

Desnivel acumulado 20 m.
Distancia recorrida 12000 m.
Tiempo efectivo 02:30 h.

Mixto.

Muy fácil.

Senderismo.
Llevar agua.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Babrham Stapleford procedente de Repsol. Vía en amarillo.
            En la campiña inglesa de los alrededores de Cambridge no es fácil encontrar una loma en la que tengas un desnivel superior a tres o cuatro metros,  pero lo que se dice caminar,  todo lo que se te pueda ocurrir pues se encuentra llena de senderos, footpath como dicen y puedes pasear con ellos todo lo imaginable.

Hacia Blandebury.

            Estamos disfrutando con nuestra hija de unos días espléndidamente otoñales y aprovechando que se va al laboratorio nosotros nos vamos de camino para hacer una circular desde Babraham.
Espléndida vegetación de la Campiña Inglesa.
            Es 5 de Octubre de 2015, un día de trabajo como otro cualquiera, ella a su laboratorio y nosotros a la A1307 que es la Carretera de Babraham a Cambridge. Es una vía de dos direcciones que tomamos en dirección noroeste y que tiene un primer kilómetro incómodo pues hay que ir por el arcén con algo de circulación.

Praderío de Blandebury.

            Enseguida se le adosa un carril bici y ya de manera más agradable proseguimos adelante en busca del Blandebury Park que encontraremos tres kilómetros más adelante.

Granero en Blandebury.

            Se trata de un parque natural que  auspiciado por el Ayuntamiento de Cambridge  trata de recrear las características propias de una casa de labor del país.

Paseando por Blandebury.

            Recorremos brevemente algunas de sus partes que ya conocíamos y proseguimos  un poco más todavía al noroeste hasta alcanzar el cruce con Havenhill Roud, que en dirección sudoeste nos ha de llevar hacia Stapleford.

Enormes campos de cereal hacia Cambridge.

            La carretera tiene menos tráfico que la anterior pues es una carretera muy local  está servida de un camino lateral que la acompaña a lo largo de todo su recorrido y que se prolongará alrededor de un par de kilómetros.

Llegando a Stapleford.

            Caminamos entre setos naturales separadores de parcelas de labor y enormes campos algunos de ellos recién sembrados. La temperatura es envidiable y una espesa capa de nubes no demasiado amenazadoras nos cubre después de unos días de sol inimaginables.

Prados y árboles de talla importante.

            A la entrada a Stapleford tenemos dos opciones una más larga y que nos llevaría hasta Sawston  y la otra que es la que tomaremos y que consiste en atajar para tomar un camino que nos lleve hacia el río de vuelta directamente a Babraham.

Amplísimos caminos entre tierras de labor.

            No sin alguna duda localizamos el inicio de nuestro camino que  se va a desarrollar linealmente entre campos de labor en dirección este. La verdad es que el río no se ve pero hemos de terminar cruzándolo.

Malva cerca del río.

            Se trata de una pista ancha y bien engravada que se prolongará alrededor de otro par de kilómetros hasta que por fin nos deposita en el puente, terreno que ya conocemos. No es muy fácil orientarse en estas planicies y menos cuando está nublado.

Footpath en Babraham.

Caminos limpios en medio del bosque.

            Atravesamos el cauce por una pasarela de maderas y en lugar de continuar camino junto al rio que nos llevaría a Babraham  lo que haremos será proseguir por la pista que en dirección sudeste también nos ha de llevar al mismo objetivo,

Profundo sotobosque en Babraham.

Majestuoso seto vegetal enmarcando al Babraham.

            Otro par de kilómetros también completamente llanos nos conducen a Sawston Roud  en la entrada de Babraham. Fotografiamos una preciosa casa de labor pintada de parra virgen otoñal inigualable  y nos llegamos a casa con una docena de kilómetros en nuestras piernas y una agradable sensación de haber disfrutado del otoño en la Campiña Inglesa que no es precisamente el Pirineo pero que no deja de tener encantos para todo aquel que pueda y quiera disfrutarlos.

Cerrando la circular del día.
En las calles de Babraham.

             El paseo no habrá durado más allá de tres horas.

           

2 comentarios:

  1. Buenas noches, muchas gracias por compartir sus experiencias de viaje con las personas que no tenemos el privilegio de conocer otras partes del mundo, esta imagen esta espectacular, felicitaciones por tener tan buen gusto

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Consuelo!
    Es una entrada ya antigua y no me había dado cuenta de tu comentrio, lo siento.
    Bueno, como digo en el blog, son mis cosas y estando por allí de visita salí a pasear y a deleitarme con el paisaje de loa campiña inglesa. Me alegro que te haya gustado.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.