31 oct. 2015

72-15. MALLARRUEGO ALREDEDOR DE ESCUELLAS. 30-10-2015.

 
Mallarruego desde uno de los Ibonciechos de Mallarruego.

Puente del Barranco la Ulot, Collado y Cabaña de Yenefrito, Ibón de Mallarruego, Collado y Arista Norte. Cima de Mallarruego, Cara Oeste, Collado de Chornaleras y Cabañas de la Tendeñera, Cantal y Ripera.

30-10-2015.

Salida 09 h. Llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Mallarruego procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hemos tenido un par de días con nevadas en altitud que en momentos puntuales han dejado nieve hasta en los 1500 metros. No ha sido mucha pero allí estará esperando que el sol, todavía alto, se la coma en las orientaciones y altitudes favorables.

            Es 30 de Octubre de 2015 y sabiendo que pisaremos nieve, cambiamos de planes tras descartar algunas actividades de cierta exposición contando con la nieve y nos vamos a Panticosa. Son las ocho y media de la mañana cuando recogemos la llave de la Pista de la Ripera en el Ayuntamiento.

            Alrededor de las nueve de la mañana llegamos al Puente de la Ulot situado a 1480 metros de altitud, dejamos el coche tras recorrer aproximadamente 5 kilómetros de la Pista de la Ripera y nos ponemos en camino en medio de una mañana espléndidamente despejada y con una temperatura envidiable.

El Dedo de Yenefrito marca el camino.
 
            Para entrar al Barranco de la Ulot hay un camino balizado, hay también otros, que arranca de la pista 50 metros más adelante del puente en el que hay una verja para ganado.

            Se eleva entre bojes siempre en dirección este y en la vertiente izquierda del barranco, transitando el praderío alpino sobre sustrato metamórfico y de momento a la sombra que a la mañana le propicia Yenefrito.

            Al norte llevamos las iluminadas paredes del Pico Catieras y al sur las sombrías del Escuellas. Al este que nos cae de frente se recorta Ferreras ligeramente pintado de blanco al contraluz de la mañana.

Desde el Collado de Yenefrito el Barranco de la Ulot y Ferreras.
 
            Un conocidísimo camino nos eleva paulatinamente hacia el Collado de Yenefrito vigilados  firmemente por el Dedo de Yenefrito que nos ha visto pasar repetidamente.

            Del collado, a 1789 metros de altitud proseguimos camino que llanea en busca de la Majada de Yenefrito donde se encuentra los restos de la vieja cabaña y la nueva que ha repuesto el  Icona y que está estupenda a unos metros de la que un alud se llevara por delante hace un par de años.

La nueva Cabaña de Yenefrito.
 
            Le echamos una ojeada y proseguimos atravesando la majada y acercándonos al cauce del Barranco la Ulot para pasar a su orilla derecha por un puentecillo metálico de fortuna poco más arriba del vado acostumbrado sobre los 1900 metros de altitud, cuando son las diez un pelín pasadas.

            Hemos estado en alguna ocasión en la Zona Lacustre de Mallarruego pero no recordamos muy bien el acceso por lo que tiramos de lógica y continuamos ascendiendo por el camino que conduce a Catieras y que nos permitirá ir girando paulatinamente al sur tan pronto como lo abandonemos.

Puntón Oeste de Ferreras.
 
            Pasamos por el lugar donde tuvo la caída mi chica y continuamos para arriba agradablemente al sol de la mañana.

            Cuando el Camino de Catieras gira al norte para introducirse en las paredes del Contrafuerte Oeste de Ferreras lo abandonamos y proseguimos girando al sur en muy suave ascenso por praderío muy otoñado y siguiendo una pequeña depresión que arranca de la Cabecera de Ferreras, cuya arista oeste llevamos a nuestra izquierda ya que es la divisoria natural con el Circo de Catieras.

Ferreras en el horizonte.
 
            La Divisoria con el Valle del Ara nos cierra el paso alargándose al sur con una serie de puntones que culminan en Mallarruego y Chornaleras y que se alargan posteriormente hasta Tendeñera y Fenez. Vestida de blanco al contraluz de la mañana nos invita a proseguir un suave ascenso con resaltes ya nevados y que se arrellanarán paulatinamente en las inmediaciones de la zona lacustre.

Genciana acaulis sobre la nieve en Mallarruego.
 
            Localizamos Mallarruego todo vestido de blanco y ya orientados al sur alcanzamos los Ibonciechos de Mallarruego, el primero de los cuales se encuentra con una ligera capa de hielo. Estamos sobre los 2400 metros de altitud.

Iniciando la marcha hacia el Collado de Fenes.
 
            Unos metros más al sur encontramos el Ibón de Mallarruego rodeado también de nieve que contemplamos desde un suave promontorio en la orilla este del mismo mientras echamos un bocado. Son alrededor de las once y media.

            Especulamos sobre la vía de subida al pico pues podemos hacerlo por su arista oeste, su cara oeste o ir a alcanzar un collado al norte del pico. Al final será esta última la opción elegida con lo que un rato después continuamos el ascenso en busca del collado elegido.

Hacia el Collado Norte de Mallarruego.
 
            Hay un par de cotas limpias de nieve y situadas al sur de la Punta Ferreras tras las que se adivina la depresión más baja que suponemos es el Collado de Fenes, situado sobre los 2500 metros de altitud. Más al sur se alzan dos poderosos dientes de placas metamórficas algo lisas y cuyas aristas sur se resuelven en paredes. Seguidamente está nuestro collado al que se accede por un amplio corredor muy vestido de nieve refulgente al sol de la mañana y suavemente inclinado que nos permitirá un acceso cómodo. La nieve se deja pisar bien y se puede subir un poco por cualquier parte.

Antecima Norte de mallarruego.
 
            Alcanzado el collado sobre los 2600 metros de altitud contemplamos el Valle de Ordiso con sus ibones y tomamos la arista en dirección sur: la parte este limpia de nieve y soleada y la parte oeste blanca y sombría pues casi no le entra el sol todavía.

            Se trata de una arista de andar, suavemente inclinada que se puede hacer pisando nieve o no, al gusto. Nos deposita en la Cima Norte de Mallarruego situada a 2683 metros de altitud. Cuando son las doce y media de la mañana.

La Oeste de Mallarruego y el Ibón del mismo nombre.
 
            Hay un pequeño hito cimero en el que ni nos detenemos puesto que al sur aparece la otra punta que me parece más elevada. Es lo mismo porque, de todas formas hubiéramos ido.

            Hay que continuar con el paseo, perder una veintena de cortos metros alcanzar el amable collado de separación y remontar otros tantos metros que en cinco minutos nos depositan en la Cima Sur de Mallarruego situada a 2684 metros de altitud, según los mapas.

En la Cima de Mallarruego.
 
            El Pico Mallarruego tiene unas muy aceptables vistas que disfrutamos salpicadas de pequeñas concreciones de alto cúmulos  desperdigados al azar. Al norte aparece poderoso Vignemale y siguiendo al este algo de Neouvielle, Soum des Salettes, Gerbats y Troumousse, Ordesa casi al completo y ya al sur Otal que da entrada a Tendeñera para continuar  al oeste con la Partacua,  Bucuesa, Collarada, Argualas, Infiernos  y termina cerrando el círculo con toda la Zona de Panticosa, Catieras y Baldairán.

            Luego, entre bajar por la arista o por la cara oeste preferimos esta última, descendemos hasta el collado de separación de las dos puntas y nos introducimos en la Cara Oeste de Mallarruego.

El Ibón de Mallarruego desde la oeste del pico.
 
            La pared es amplia, uniforme y bastante inclinada en el tercio superior. La nieve que la cubre es poca y se deja hollar fácilmente presentando algún tramo un poco más duro y costroso.

            Lo bajamos  en diagonal en busca de unos cordones de pizarra que asoman débilmente y que vamos a patinar divinamente, lo recordaba de la ocasión anterior que transitamos la zona.

            Relajadamente nos llegamos a mitad de la pala más cubierta de nieve en la que hay que clavar tacones y continuar con un poco de cuidado para no bajar más deprisa de lo deseado. Son 200 metros de descenso directo que se arrellanan un poco al final y que bajamos en dirección al Ibón de Mallaruego que serenamente nos espera en el fondo.

La Oeste de Mallarruego que acabamos de bajar.
 
            Cerca del ibón nos acercamos a la arista Oeste del pico para comprobar que su cara sur es una pared de cierta consistencia que no se puede bajar por cualquier parte.

            Coronamos un pequeño resalte de la misma y tras comprobar la severidad de las paredes, también visualizamos un par de corredores  situados antes del farallón en el que se remata la arista. Estamos sobre los 2450 metros de altitud  y nos bajaremos por el corredor superior.

            Descendemos la pared por un corredor amplio, orientado al sudoeste y escalonado que medio cubierto de nieve sobre la hierba permite un descenso cómodo con algún cuidado pues la roca que emerge está muy húmeda. Nos permite bajar alrededor de 50 metros hasta que alcanzado su herboso cono de deyección nos volvemos a orientar  un poco más al sur guiados por nuestro objetivo que es el Collado Chornaleras.
 
Descendiendo hacia el Collado Chornaleras.

            Una travesía larga y medianamente inclinada nos permite seguir nuestro descenso atravesando pequeños barranquillos que nacen de la arista y de resalte en resalte nos acerca al collado.

            Todavía tendremos que descender un escalón más que se opone a nuestra trayectoria y en el que habrá que buscar paso en un paretazo de una veintena de metros.

            Tras el resalte continuamos con la travesía que nos lleva a coincidir con un caminillo que describe marcadas eses sobre el praderío y que nos lleva al amplísimo Collado de Chornaleras situado a 2243 metros de altitud, siempre con Escuellas a la vista.

Desde el Collado Chornaleras el Barranco del Puerto de Tendeñera.
 
            El caminillo inicia el descenso de la pared en dirección sur pero desaparece de inmediato dejándonos en medio de una pared sin huellas de tránsito y que se inclina  paulatinamente. Sé que se puede bajar y con ese convencimiento nos sentamos al sol a comer mientras contemplamos la severa y nevada Cara Norte de la Sierra de Tendeñera. Son las dos menos cuarto.

Collado y Arista Norte de Tendeñera.
 
            Media hora después continuamos con nuestro descenso en dirección sur en busca del Barranco del Puerto de Tendeñera. Bajamos un poco por medio siempre con horizonte por delante y pasamos junto a un gendarme que emerge en medio de la pared. Justamente debajo del mismo encontramos un caminillo que vuelta a vuelta nos llevará hasta abajo sin necesidad de buscar otro.

El Verde desde el Barranco del Puerto de Tendeñera.
 
            Luego de echar un vistazo a la cabaña que está muy decente , proseguimos al norte por la orilla derecha del barranco que terminaremos pasando más abajo de la cuenta y siempre antes de que el barranco se despeñe en la Cascada de Tendeñera. Hay que decir que se puede bajar perfectamente siempre por la orilla derecha del barranco pero no es lo más usual.

La Norte del Forato.
 
            El camino sigue descendiendo por la orilla izquierda del barranco hacia el Rincón del Verde, nos enseña la suntuosa Cara Norte de la Peña Forato,  nos recuerda que tenemos un asunto pendiente y nos deposita en la pista que en suave descenso se marcha al norte siguiendo el rodeo de las Escuellas para introducirnos en el Otoño de los Bosques del Bolatica que están a reventar del amarillo oro de los abedules de rivera.

Deliciosos colores de Otoño alrededor de Escuellas.
 
            Pasamos junto a la cabaña del cantal también decente, cruzamos por el puente ya que baja una barrancada interesante y tras visitar brevemente la Cabaña  de la Ripera nos llegamos a la confluencia con el Barranco de la Ulot donde cerramos la circular emprendida a la mañana. Son las cuatro de la tarde y damos por finiquitada una actividad agradable y no demasiado exigente a pesar de sus 1250 metros de desnivel acumulado. No convenía mucho más después del partidillo de futbol sala de ayer tarde. Otro día gastaremos más botas.

 Para ver más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.