22 oct. 2016

73-16. ABODI CON CIRCULAR AL EMBALSE DE IRABIA. 20-10-2016.

La clásica del Embalse de Irabia.

Aparcamiento Embalse de Irabia, Puente de la Cuestión, Casas de Irati, Paso de las Alforjas, Cima de Abodi Occidental, Casa de Irati, Casade los Forestales  y Orilla sur de Irabia.
20-10-2016.
Desnivel acumulado 750 m.
Distancia recorrida 29000 m.
Tiempo efectivo 06:00 h.
Nublado.
Fácil.
Senderismo y Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Hayedo de Irati procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Aquella nevada de Junio de 2006 nos dejó poco más arriba de Ochagavía y dos días después no pasamos del Collado de Bentartea. Este año nos desmontamos en Burguete ya muy cerca de Roncesvalles pues el programa se había cumplido, así que, había que rematar la jugada.
            En verano no tengo ningún problema para hacer autoestop y recuperar el coche pero ahora en Otoño la cosa es distinta por lo que en lugar de plantear actividades consecutivas las haremos en circular y a otra cosa.
            El 20 de Octubre de 2016 dormimos en Aribe tras hacer una buena kilometrada ya de noche y son las siete de la mañana cuando nos ponemos en pie, es de noche.
            Desayunamos y luego nos llegamos con la furgo hasta la entrada del Bosque de Irati, pagamos 5 euros por el tiket y nos llegamos hasta el Aparcamiento de la Presa del Embalse de Irabia. Teníamos la opción de acceder desde Ochagavía a las Casas de Irati pero preferimos ésta.

Saliendo del aparcamiento del Embalse de Irabia.

            Son las nueve menos diez de la mañana cuando nos ponemos en camino a 830 metros de altitud. La mañana está algo nublada y frescucha, buena para caminar y mala para la fotografía pero el día es largo a pesar de que estamos en Otoño.
            Pasamos la barrera y nos echamos pista adelante primero al este pero enseguida al norte para transitar la Orilla Oeste del Embalse de Irabia.

Llega el Otoño al Hayedo de Irati. 

            La otoñada del hayedo anda todavía algo retrasada pero el  hayedo  ofrece sus encantos en todo momento y disfrutaremos de la Selva de Irati una vez más pues ya la conocemos. Tampoco es problema el bajo nivel de las aguas del embalse y la franja de tierras que se interponen entre ellas y la masa vegetal.

Cruzando el Puente de la Cuestión.

            Son 4 kilómetros los que hay hasta el Puente de la Cuestión que es el punto en el que accede la GR11 y lugar al que pretendíamos llegar con la furgo pero… son las diez menos veinte cuando cruzamos el puente sobre el Egurgoa continuando inmediatamente por la orilla este del embalse.

Detalle del Tojo en flor.

            Con continuos traslucidos de las aguas del embalse contemplados por entre medio de verticales troncos de hayas fundamentalmente aunque no faltan los cipreses de lawson y los alerces de importación y también abetos blancos y rojos  y pinos, de enorme porte y absolutamente columnares todos. Es el espectáculo de los árboles que nacen en familia y compiten toda su vida en busca de la luz.

Alerces columnares e Irabia desde su orilla este. 

            La continuación de la orilla este del embalse es el Río Irati que meandrea al este  en un valle que se estrangula un poco  y que es recorrido por nuestra pista y nosotros por ella hasta que nos deposite un rato después en las Casas de Irati cuando son las once de la mañana.

En las Casas de Irati continuamos hacia el Collado de las Alforjas.

            Allí se encuentra la otra entrada al Hayedo de Irati y hasta allí llega la carretera que ha salido de Ochagavía. Hay un aparcamiento, un punto de información, una hospedería y la Ermita de la Virgen de las Nieves.
            Llegados al lugar, cruzamos el Irati por el puente y  continuamos nuestro camino hacia el sur. Unos metros por la carretera y un poste indicativo que nos sumerge de nuevo en el hayedo.

El claro Hayedo de Irati.

            Se trata de un camino bastante transitado que ataja algunas vueltas de la carretera atravesándola y que en mediano ascenso gana altura en la Cara Norte  de Abodi.
            Alcanzado un tercer cruce nos paramos a echar un bocado junto a la carretera que sube para pasar por lo alto de la Sierra de Irati en el Paso de Tapla.
            Son las once y media, la mañana va de camino y con un cuarto de hora tenemos sobrado.
            La continuación alterna tramos de camino amplio con viejas tiraderas de madera en desuso mientras que  vamos atravesando pistas, alguna de ellas engravada recientemente.

En la salida del hayedo hacia las Alforjas.

            Ya algo arriba, nuestro camino se arrellana para realizar una travesía  bastante horizontal y hacia el este. Si hubiéramos tomado alguna tiradera de madera de frente hubiéramos llegado directamente a la Cima de Abodi.

Una dolina en el Paso de las Alforjas.

            Algo más de un kilómetro de travesía se rematan con un corto ascenso que nos deposita en la alambrada que separa el bosque del praderío y nos deposita junto a un par de elegantes dolinas  en las inmediaciones del Collado de las Alforjas situado a 1435 metros de altitud.

Abodi desde el Collado de las Alforjas.

            Bajamos unos metros hacia el sur con la intención de asomarnos y nos llegamos el Refugio del Paso de las Alforjas. Se trata de una cabaña bien situada y orientada al sur, limpia pero desvencijada y con los cristales rotos en la que se puede pernoctar tal y como pretendíamos hacer hace diez años. En peores sitios hemos dormido.

El Refugio del Paso de las Alforjas. 

            Desde este lugar contemplamos Ochagavía y la Borda de Argaña, creo, que fue donde pasamos una inmunda noche de ventisca.

En la Cima de Abodi Occidental. 

            Es la una del mediodía cuando ponemos rumbo al oeste y en muy suave ascenso nos vamos a ventilar un cuarto de hora de lo lindo que es lo que nos va a costar alcanzar el Alto de Irati o Abodi Occidental situado a 1494 metros de altitud.
            Desde la cima que cuenta con un vértice geodésico sobre elevado, contemplamos la carretera que pasa por el Paso de Tapla y un horizonte que está excesivamente secuestrado por las nieblas que pugnan con pasar la frontera al norte y este y que nos ocultan las vistas sobre el Orhi. Poco conocemos de los alrededores y hoy no será día para ampliar conocimientos. Contábamos con menos nubosidad pero…

Orhi cubierto y Abodi Oriental próximo.

            El viento que habían anunciado nos empuja enseguida de vuelta, es fresquillo por no decir frío y nos certifica que el verano ya pasó y que con el biquini ya no es suficiente para estos andurriales.
            Entramos al bosque por donde hemos salido y al abrigo del mismo también entramos también en calor, las manos se habían refrescado incluso con guantes finos.

Cruce de una pista en la Sur de Abodi.

            El descenso hacia las Casas de Irati no tiene más historia que desandar camino relajadamente contemplando los incipientes colores del otoño y recoger alguna seta de las pocas que se ven.

Colores de Otoño en Irati.

            Ya muy abajo nos orienta la Ermita de la Virgen de las Nieves que reluce blanca en medio de la fronda verde cálido del hayedo.

Ermita de la Virgen de las Nieves en Irati.

            Llegados a las Casas de Irati, los socios se suben a ver la Ermita y el Centro de Acogida mientras que yo me quedo abajo contemplando la sesión de pesca de un mirlo acuático junto al Puente del Irati.
            Cuando vuelven, lo han “refitoliau” todo, son las tres y media y es hora de comer, cosa que hacemos al fresco del mediodía que no se ha calentado ni aún aquí, el sol es determinante para el confort del día al aire libre.

Desde la Orilla Sur del Embalse de Irabia.

            Media hora después proseguimos el regreso por la Orilla Derecha del Irati que es por donde hemos venido. Lo haremos sin prisa pero sin  pausa porque el tiempo pasa.
            Recorreremos alrededor de 3 kilómetros y medio hasta alcanzar la Casa Forestal y todavía unos metros más hasta tomar el camino que inicia el rodeo del embalse ahora por su orilla sur y que nos tiene que depositar en la presa.

Caminando por la Orilla Sur del Embalse de Irabia.

            Cambiamos pista por camino pero el paisaje no cambia, siempre reducido por la fronda del hayedo y la plancha del agua del pantano, aunque ahora resultará un poco más entretenido incluso un puentecillo de hormigón nos permite atajar un profundo entrante al sur de la irregular cubeta del embalse.

Acercándonos a la Presa de Irabia.

            Casi siempre cerca del agua pero siempre a una respetable altura sobre la misma terminaremos de rodear el embalse alcanzando la parte sur de la presa. No queda más que atravesar la y remontar unos metros para llegar a la carretera y al aparcamiento en el que está nuestra furgo. Son las seis de la tarde y hemos liquidado nuestra suigéneris etapa del GR11 en la que habremos recorrido una distancia de alrededor de 29 kilómetros  con un modesto desnivel de 750 metros como mínimo.

La Presa del Embalse de Irabia. 

            Tomamos la carretera y unos kilómetros más abajo en un praderío adjunto nos quedamos a picotear un poco, beber, no demasiado pues no se ha hecho calor y tampoco hemos sudado gran cosa y cenar.
            Un guarda para a nuestro lado y amablemente nos dice que no se puede pernoctar en el Territorio del Hayedo de Irati. Consecuentemente, terminamos la cena, recogemos y tras salir del recinto nos subiremos hasta la Fábrica de Orbaitzeta y en el aparcamiento de la misma nos quedamos.

            A las nueve estamos horizontales dispuestos a aprovechar la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.