31 ene. 2017

6-17. ESPELUNCIECHA POR BARRANCO CULIBILLAS. 30-1-2017.


Iniciando el remonte hacia Espelunciecha. 

Aparcamiento de Anayet, Barranco Culibillas, Rellano de Anayet, Cara Oeste y Arista Sur.
30-01-2017.
Salida 10 h. Llegada 13:30 h.
Mixto.
Fácil.
Esquí de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de espeluniecha procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Enero se va a despedir con tiempo cambiante y altas temperaturas. Ha terminado una larga época de bajas temperaturas propias del anticiclón y antes de que lo que viene malogre la nieve nos vamos a hacer la Corona de Anayet

En busca del Barranco Culibillas.

                Es lunes 30 de Enero de 2017 y a las diez de la mañana, cuando comenzamos a foquear en busca del Barranco Culibillas hace una temperatura escandalosamente cálida, en este país no sabemos de términos medios y o calvos o melenudos.

Entrando al Barranco Culibillas. 

            Estamos a 1730 metros de altitud y por la Orilla Izquierda de la Pista de Anayet iniciamos el ascenso. Han pasado hasta una máquina por fuera de las balizas de la pista y han puesto un cartel que prohíbe ascender por las mismas. Bueno, vaya una cosa por la otra pero a nosotros nos sobran ambas.

Mucha nieve en el Barranco Culibillas.

            Hemos decidido subir por el Barranco Culibillas ya que lo hacemos muy de tarde en tarde, puesto que el barranco es avalanchoso con mucha nieve reciente y cuando hay poca enseguida se pela debido a la orientación. En esta ocasión pasaremos de la Glera de Anayet.

Bajo el Gendarme del Barranco Culibillas.

            La mañana está apaciblemente nublada, en algún momento se querrá colar tímidamente el sol, pero eso será en los primeros compases de la misma, luego el horizonte noroeste se irá cerrando paulatinamente.

La Sur de Espelunciecha sin restos de aludes.

            Hay varias estupendas huellas pues el personal ha transitado por el valle y cuando pasamos bajo el Gendarme de Culibillas tomamos la más firme de ellas a la que se une la de descenso de la Glera en la Sur de Espelunciecha sin señales de avalanchas.

Coincidiendo con la huella que baja de la Glera de Anayet.

            En la confluencia con el Tubo Norte de Arroyeras la visibilidad ha disminuido notoriamente y media docena de zetas nos permiten superar la Pala de Cierre del Rellano de Anayet con comodidad con lo que accedemos al rellano lacustre.

Remontando el Cierre de los Ibones de Anayet.

            Nuestros tres posibles objetivos tienen buen aspecto y nos decantamos primero por Espelunciecha con su cara oeste muy bien nevada y con el corredor cimero que hoy es una tentación.

Zetas en la pared bajo los Ibones de Anayet.

            Estamos a  2230 metros de altitud y nos orientamos al norte en busca de la pared recorrida por variadas huellas. Primero hacia el centro para luego zetear un poco al este y alcanzar la Arista Sur poco más arriba del hombro.

No puede faltar la foto con el Diente de Anayet.

            La nieve está estupenda y la huella compactada para un ascenso cómodo; pero llegados a la arista que está completamente nevada, hemos ganado altura y las nieblas han ido bajando, comienza a "bolisnear", nevar débilmente.

A por la Arista Sur de Espelunciecha. 

            Siguiendo la huella que no es opción única alcanzamos la Cima de Punta Espelunciecha situada a 2396 metros de altitud cuando son las once y media pasadas.

Juan Perfilado en la Sur de Espelunciecha.

            Desde la cima algo pelada por el viento hacemos unas breves fotos pues el paisaje está cada vez más cerrado y abreviamos en la transición para irnos para abajo.

En la Sur de Espelunciecha.

            Vamos a bajar el corredor y la verdad es que no se ve un pijo del relieve de la nieve que por cierto está estupenda. Rosa se ha tomado una biodramina subiendo, se ha puesto las gafas de ventisca  y nos echamos para abajo con una diagonal al sur para proseguir con otra al oeste que nos permite abandonar el corredor por encima de los cortados rocosos en busca del hombro oeste.

Finalizando la Arista Sur de Espeluniecha.

            Alcanzamos el hombro “a guevo” y continuamos para abajo más de memoria que por lo que se ve, por lo que  nos quedamos sin el tramo de esquí placentero que casi siempre nos regala Espelunciecha. Luego la pendiente se incorpora al llano aumenta ligeramente la visibilidad pero el horizonte aparece completamente difuminado y tanto por el norte como por el oeste el marrón que viene parece duradero.

En la Cima de Espelunciecha.

            De esta forma, paramos a echar un bocado de pie junto a unas rocas y a despedirnos de nuestro proyecto pues no merece la pena en estas condiciones.

Queríamos ir al Vértice de Anayet pero...

            Luego, veinte minutos después y con una nieve que se ha humedecido bastante nos vamos para abajo con un visibilidad que va y viene y que será decente ya en la confluencia con el Tubo Norte de Arroyeras.

Hemos descendido sin visibilidad y paramos a echar un bocado en el Rellano de Anayet.

            Sabemos que en estas condiciones el descenso será de todo menos placentero pero al menos bajaremos el Barranco Culibillas por primera vez con los esquís.

Bajando sin más por el Barranco Culibillas.

            Nos entretenemos por el fondo de un barranco completamente relleno y en la parte baja nos vamos con las huellas altas de la ladera de Culibillas como procedimiento de acceder a la Pista de Anayet lo más cómodamente posible, que nunca lo es,  en medio de una maraña de huellas más o menos afortunadas.

Flanqueo de vuelta al Aparcamiento de Anayet

            Alrededor de la una y media nos llegamos al coche echando un poco en falta lo que pensábamos podría haber sido pero… hoy han sido 600 metros de desnivel alg.o estériles.

Para ver más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.