24 mar. 2020

ENCICLOPEDIA BOTANICA DE NUESTRO ENTORNO. 15. CIPRES SIEMPREVERDE.









CIPRES.

N. Científico:
 Cupressus sempervirens.
N. Aragonés:
 Zipres.
Familia:
 Cupresaceas.












Ejemplar aislado de cipres en Otoño.






Localización:
Jardines y parques como árbol ornamental, formaciones de setos paravientos y plantado o naturalizado en terrenos secos.





Tronco.






Descripción General:
Arbol de hoja peremne, copa  alargadamente piramidal, de tronco columnar y abundantes ramas erguidas, vestidas de hojas escamosas, que puede alcanzar una altura de 35 m. y que se emplea fundamentalmente en la formación de setos.



                                                      Rama con hojas.




        


Características:
* Especie originaria de Oriente Próximo, se extiende por toda la zona de influencia mediterránea desde la antigüedad.
* Presenta un tronco único alargado y columnar con abundantes ramas erguidas que suele conservar inusualmente hasta en su parte más inferior. Su corteza es pardo-grisácea y estriada.

Ejemplar de verano.


Copa densa y prieta.



* Las hojas son pequeñas escamas, de jóvenes casi punzantes, de entre 0’5 y 1 milímetro, que nacen una frente a la otra formando cuatro filas y cubriéndose parcialmente entre sí. Tienen una pequeña glandulita resinosa en el envés lo que produce un fuerte olor resinoso al ser machacada.





                                                         Ramilla tierna.



* Especie monoica, sus flores masculinas son unos conos ovoideos que aparecen en los extremos de las ramillas en gran número. Las flores femeninas, que son los frutos,  son unos conos globosos, aislados y muy leñosos que primero son verdes para convertirse en pardo-grisáceos, de 25 a 40 milímetros de diámetro. La envuelta se cuartea en la madurez dejando escapar a las semillas que son unos piñones aplastados, provistos de un ala diminuta y que se producen en gran número.



Frutos y semillas de ciprés.

* Florece en primavera y los frutos maduran en el otoño del año siguiente.



* Su hábitat es bastante variado pero prefiere un clima suave huyendo de las heladas fuertes y soportando muy bien la sequía.  Vive espontáneo en el Próximo Oriente, es muy frecuente en la España Mediterránea, incluso en Aragón y también en los alrededores de Sabiñánigo ya que se emplea para la formación de setos protectores del viento y como árbol ornamental superando la mala fama que se le ha adjudicado como árbol de cementerios. 


                                             Ejemplar en Invierno.



Admite muy bien la poda. Sus ejemplares presentan escasa variación estacional y su reconocimiento es muy fácil gracias a su estilizada silueta y a la presencia continuada de los frutos en el ejemplar.

Frutos sin madurar.

*Es un árbol longevo que puede llegar a vivir 500 años. De interés ornamental, tanto como ejemplar aislado como formando setos, no es desdeñable su uso como barrera defensiva contra el viento y el sonido. Su madera es pardo-amarillenta, de textura fina y algo aromática, fácil de trabajar e imputrescible sumergida en el agua, por lo que la tradición afirma que con ella se hizo el Arca de Noe.







 Bibliografía:
 Guía Incafo pág. 390; Guía Oleg Polunin pág. 41. Plantas Medicinales de Pirineo pág. 76. Arboles Juventud pág. 17.







                      Ejemplar de primavera en el Cementerio de Lárrede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.