1 ago. 1999

7.99. AKIOUD. 1-8-1999.

Timesguida, Ras y Akioud. 31-7-99.

Timesguida, Collado con Ras, Cara Oeste, Collado Norte del Ras, Cara Sudoeste de Akioud, Col Amguird, Arista Sur de Akiud, Col Anguird y Campamento le Neltner.

01-08-1999.

Salida 11 h. Llegada 16:30 h.

Nublado.

Bastante Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre,

Croquis de actividades en Toubkal. Akioud. Vía en amarillo.
 
            Desde la Cima del Timesguida a 4088 metros de altitud, son alrededor de las once, nos volvemos poco después hacia el collado de separación con el Ras, el día 1 de Agoste del 99 parece terminado en teoría, pero allí hemos visto un corredor que si nos permitiera bajar hacia el oeste podríamos volver hacia el Collado Norte del Ras que hemos visto muy cerca desde la primera cima del Ras.

            Rosa se pensaba que igual se nos metía en la cabeza bajar esa arista para reconocer el circo superior del Akioud: el L’irhzer n’bou Imrhaz pues no se ha dado cuenta de que se accidentaba muchísimo. Ahora cuando adivina nuestras intenciones protesta.

Desde Toubkal los Timesguida, Ras y Aquioud. 31-7-99.
 
            Llegados al collado nos asomamos a un minúsculo saliente rocoso firme perdido en un océano pedregoso, inclinado e inestable. Veo que el corredor baja muy abajo pero no veo el final.

            Con alguna duda nos vamos para abajo Rosa y yo de la mano para equilibrarnos y abreviar, Juan baja detrás.

            Tenemos la suerte de que el corredor no se estrangula sino que se va abriendo en ramas y malo será que alguna no nos permita acceder a la pedrera inferior; además, llevamos la cuerda, y en el peor de los casos la hora es muy buena para echar marcha atrás y subir el corredor aunque sea casi un arenal.

            Bajamos alrededor de 125 metros  en dirección oeste y continuamos luego  un poco al noroeste para comenzar a contornear el pico y con la intención de alcanzar la pedrera inferior cuanto más arriba mejor pues cuanto más arriba la alcancemos, menos pedrera nos quedará por subir.

Desde Timesguida los Ras y Toubkal.
 
            Hacemos un poco de travesía en ligero descenso y por un doble corredor ya más orientado al norte bajamos los últimos metros que nos depositan  en la pedrera bajo el vertical paredón oeste del Ras sobre los 3825 metros de altitud.

            A partir de aquí y a media ladera atravesamos bajo el resto de cara oeste del pico y comenzamos a ascender poco a poco al encuentro del collado.

            Terminada ya la travesía y frente al collado la pedrera se empina fuertemente y nos mete bien en calores. Son las doce cuando alcanzamos el Collado Norte del Ras: el Tizi n’bou Imrhaz a 3965 metros de altitud.

            Echamos un trago y contemplamos el Pico Tadart y el Col Amguird, un desnudo y pequeño collado en la cara oeste del Akioud, casi a la misma altura a la que nos encontramos ahora. Desde aquí vemos todo el circo superior, el Irhzer n’bou Imrhaz. Por aquí podemos bajar hasta el segundo rellano del valle principal que hemos subido a la mañana. Pero puestos aquí también podemos bajar a la pedrera, atravesar el circo superior por su parte más alta y alcanzar el Col Amguird para bajar a la tienda por la ladera oeste del Afella en la que se encuentra un circo superior gemelo a éste.

La Plana Cima del Timesguida.
 
            Rosa se queja un pelín, es lo suyo, pero de forma poco consistente. Así que nos desmontamos del collado por un estrecho corredor y alcanzamos la pedrera bajo la pared sudoeste del Akioud para atravesarla toda ella bajo y junto a la pared.

            En el punto más bajo de la pared hay un pequeño oasis de verdor que aprovecha Juan para fotografiar unas preciosas flores y los omnipresentes cardos. Alcanzados los 3850 metros hay que volver a recuperar los casi 100 metros perdidos. Para ello, a mitad de subida hay que abandonar la base de la pared por la que se iba muy bien, y atravesando en diagonal un tramo de pedrera alcanzar el corredor de gravas que nos depositan en el Col Amguird, pero nosotros nos libraremos de las gravas ascendiendo por los firmes más bajos de la pared del Akioud.

            Llego al collado situado sobre los 3900 metros de altitud  y hago una foto a mis socios cogiendo de fondo el Tizi n’bou Imrhaz y  contemplo, mientras llegan, un corredor que nace aquí, en el mismo collado y que fácilmente supera la pared alcanzando una brecha situada en la Arista Sur del Akioud. No sé por qué pero me huele bien. Son las doce y media.

            Echamos otro trago y nos dirigimos a L’amrharas n’Igluoa que es el circo alto, gemelo del que venimos y que arranca de entre el Akioud y el Afella. Será nuestro camino de acceso para mañana, primero para subir al Akioud y luego para volver otra vez  al circo y acceder por otro collado situado más al norte e ir a contornear la pared rocosa del Afella.

            Nos vamos para abajo y en la pared norte del Tadart encontramos un minúsculo nevero en el que escribo la fecha  y fotografío a Rosa al lado. Luego no saldrá la leyenda pero al menos Rosa se pegará un espinillazo interesante.

Tadart y Collado Norte de Akioud.
 
            Juan se va sin perder altura, estaremos sobre los 3800 metros, a echar una ojeada al Collado Norte del Akioud que se encontrará unos 100 metros más arriba, calculo que aproximadamente a la misma altitud que el Amguird. Nosotros vamos para abajo poco a poco, pues Rosa no quiere bajar.

            - Mira que tendremos que subir.

            -No mujer, Juan va a echar una ojeada, ya sabes que le gusta y a veces suele  hacerlo.

            -¡Ya veremos! Pues no sois abarcudos vosotros.

            -Nada, esta es la zona más complicada y mañana tenemos que atravesar esta cresta por dos lugares diferentes y querrá echar un vistazo.

            -Mejor será así.

            -Ya lo verás, yo estoy convencido de que bajará tan pronto como vea el camino al Akioud. No me entra en la cabeza hacer ahora el pico, ya que no ganamos prácticamente nada  ya que mañana hay que venir igualmente hasta aquí.

            -Oye, echamos un trago y esperamos a que empiece a bajar.

            -Bueno, como quieras.

            Poco después desaparece Juan en la brecha, tras subir el corredor y enseguida aparece sobre un gendarme:

            -¡Marianooo!, ¡Rosaaa!, ¡Subiiir!

            -¿No te lo decía yo?

            -¡Subir que está aquí mismo!

Desde Timesguida, Tazarhart, Afella, Biiguinnoussene y Akioud.
 
            Dejamos la mochila en la roca en la que hemos echado el trago y nos vamos para arriba. Es la una y diez.

            Calculo que estaremos a 3750 metros de altitud, luego comprobaremos que eran unos menos y le calculo veinte minutos hasta el collado en el que espera Juan.

            Subimos bien, a buen ritmo la pedrera que en parte ya hemos bajado antes, luego seguimos con la pedrera del corredor para introducirnos finalmente en el estrecho corredor de unos 35 metros de longitud y que se encuentra lleno de basura.

Con el Collado Norte del Ras.
 
            Juan nos hace una fotografía en medio del corredor y a la una y media en punto, como relojes suizos nos juntamos en el collado.

En la Cima del Akioud con el Ras y el Timesguida.
 
            Otros veinte minutos nos quedarán, me digo, y así será. Primero por la loma y después en travesía por el lado oeste de un par de gendarmes y luego a través de la pedrera del casquete somital, siempre subiendo, nos llegamos ligeros de equipaje a la cima del Pico Akioud, situado a 4030 metros de altitud, cuando son las dos de la tarde.

            Hacemos unas fotos, contemplamos unos pasillos horizontales en la cara sur del Afella que nos pueden servir para contornear la cara rocosa del pico y quince minutos después nos vamos a intentar el descenso directamente hacia el Col Amguird pues desde abajo veíamos la parte inferior y ahora desde arriba creemos estar  viendo la parte superior.

La primera parte es fundamentalmente un largo diedro que se abandona ligeramente al oeste de la arista y que se continúa con una vira estrecha y orientada al este que nos deposita destrepando unas lisas y verticales lajas en la brecha que se adivinaba más que veía desde el Amguird.

            La segunda parte, que nace aquí es un empinado y descompuesto corredor que baja alrededor de 40 metros y se corta un poco por lo que salimos al lado derecho del mismo, y tras pasar el bloque empotrado que dificultaba el paso, nos llegamos sin más al Collado Amguird. Sin querer hemos dado la vuelta al Akioud.

            Sin parar nos bajamos hasta las mochilas. Son las tres de la tarde cuando nos comemos parte de la comida que se ha quedado en la mochila descansando a 3730 metros de altitud. La nubosidad ha ido perdiendo uniformidad pero nos sigue acompañando.
 
Destrepando el Corredor Sur del Akioud.
 
            Veinte minutos después continuamos con el descenso muy cerca del naciente barranco que se ahonda en un nicho alargado en el que se asienta el mayor nevero que veremos en todo el Atlas y algunas minúsculas manchas de nieve, estamos en la cara noroeste del pico.

            Poco más abajo alcanzamos diminutas manchas de hierba perfectamente rasurada por un pequeño rebaño mixto de ovejas y cabras al cuidado de dos pastores, uno de los cuales se nos acerca a pedir tabaco. Se quedará un tanto frustrado cuando le decimos que no fumamos.

Unico resto de hielo en la Norte del Akioud.
 
            Bajamos un resalte de rocas claras, quizá las más claras y blanquecinas de toda la zona y sobre las que el glaciar ha realizado un cumplido trabajo de pulimento y poco después alcanzamos el valle principal en el primer rellano más arriba del campo.

            Juan se queda para remojarse un poco, y más abajo, antes de llegar al mogollón del campamento también se remoja Rosa, yo espero mientras tanto a que baje Juan.

            Luego, en un periquete, nos llegamos a la tienda cuando el reloj señala las cuatro y media de la tarde.

            Comemos con gana de nuestra inextinguible caja y además con gusto, ya que Rosa y yo nos hacemos un trozo de longaniza frita que nos trae maravillosos recuerdos de la Cabaña Chanrrión además de sabernos a gloria bendita.

            Después de comer yo me voy al barranco, hago la colada y me doy un buen remojón cerca del refugio pero fuera ya de las mayores acumulaciones de basura. La tarde está un poco más nublada que las anteriores pero a pesar de ello se está maravillosamente bien.

            Mientras vamos preparando la cena observamos como cuatro o cinco personas se dedican a recoger basuras, botellas, plásticos, cartones, latas... En hora y media dejarán el campo desconocido. Queda todavía mucha basura pero al menos el aspecto es decentico. Falta le hacía desde luego.

No recordabas el hielo. Cara Norte del Akioud.
 
            A las siete y cuarto comenzamos a cenar. Tomamos de casi todo porque vamos sobrados y hay que terminar la comida; ya que, si los planes no cambian otra vez, hoy tras juntar el Akioud con el Ras y el Timesguida, tenemos intención, para mañana, de hacer el Biiguinnoussene y desde allí, tomando el camino que sube del Refugio Lepiney hacer el Afella bajando por L’Amrharas n’Igloua, desmontar el campamento y bajar un poco ya hacia Imlil. El programa es perfectamente posible aunque desde luego es largo y consecuentemente dificultará la bajada hacia el pueblo.

            Después de cenar hablamos con un guía que ha llegado con dos clientas y ha montado la tienda junto a la nuestra. Es un mozo encantador y con él hablamos de casi todo.

            Es guía en M’Goun. Sabremos por él que el pico al que subimos en la primera actividad es el Ingil I-Goudamene.

            Comemos chocolate, comentamos las costumbres de la generalidad de los montañeros que pasan por aquí y deploramos la falta de profesionalidad, coincidiendo en la ausencia de un cartel en Imlil que avise  que no hay refugio hasta Septiembre que es cuando se pretende inaugurar, aunque yo creo que no será Septiembre de este año.

            Nos dirá que conoce algo de España. Ha estado en Barcelona. Pero no conoce la montaña.

             Pasamos un rato estupendo mientras sus chicas siguen haciendo estiramientos y poniéndose cremas.

            Pasadas las nueve nos vamos a lavar los dientes a la fuente y a las nueve y media, cuando todavía el campo está en ebullición, nos acostamos. El día ha estado interesante: hemos estado nueve horas y media en marcha y hemos movido 1476 metros, bastante bien para celebrar la fiesta nacional suiza y el Cervino que se nos escapó tal día como hay hace ya la friolera de siete años.

            Ya empiltrados, escucharemos una última oración muy bien entonada por cierto, y nos sumergiremos en una noche, en la que yo no dormiré gran cosa; posiblemente, mi incontrolable compañero que llevo dentro debe haber barruntado movida.

Puedes ver la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.