27 ago. 2000

23-00. ESCARRA, JARDIN DE EDELWEIS. 27-8-2000.

 Casquete Somital Sur de Escarra. 1-10-06

Pista de Lana Mayor, Collado Armenuso, Rincón de Balsera, Caras Sur y Este y Arista Nordeste, Descenso por los Ibones de Bucuesa y Canal del Pan.

27-08-2000.

Salida 09 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Escarra procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
Hacía ya años que habíamos ascendido a Escarra, en una mañana de nieblas que nos tuvieron aparcados en el collado noroeste y que tan mal recuerdo proporcionó a Rosa.

            Estamos al final del cálido verano del 2000, por desgracia un poco más cálido debido a los incendios que alrededor de Sabiñánigo arden provocados por la tormenta seca del Jueves pasado; y el domingo 27 de Agosto decidimos volver al pico.

            Habíamos estado en la Fiesta Alemana y nos acostamos un poco tarde.

            A las ocho y diez marchamos a comprar pan y a continuación para arriba.

            Ya en la pista de Piedrafita vemos un nutrido grupo de coches aparcados junto al ibón, serán los de G.M.S. que estaban subiendo a Telera. Nosotros continuamos hasta que la pista inicia el cambio de lado en el puerto.

Pico Bucuesa desde Lana Mayor en Piedrafita. 27-6-07.
 
Aparcamos junto al cercado verde al que llega un coche francés que nos ha dejado adelantar en la pista. Nos ponemos las botas, echamos las mochilas a la espalda y alrededor de las nueve y cuarto comenzamos a andar en dirección oeste-noroeste dirigidos hacia el Collado de Armenuso.

            Hemos aparcado a 1750 metros de altitud y nos vamos a ir elevando poco a poco, atravesando las dos ramas del barranco, que indecisas bajan por el puerto. En una de las cuales, la más caudalosa, localizo un tritón, lo que no deja de ser una buena señal acerca de la salud de las aguas del Circo de Lana Mayor.

            Nos aproximamos al collado para ascender más consistentemente poniendo en fuga a un zorro hacia las peñas de separación con el Circo de Balsera.

Peñas de Calcín desde el Circo de Piedrafita. 27-6-07.
 
            Son las diez y diez cuando alcanzamos el Collado de Armenuso y continuamos para abajo con cuidado, ya que el corredor está con manchas de hierba húmeda. Nos hace perder alrededor de 35 metros y nos deposita en la pedrera caliza de la Rinconada de Balsera.

            Prácticamente en horizontal iniciamos la travesía de la pedrera siguiendo la misma dirección que tomamos en un principio y que nos conduce directamente a un corredor situado a la izquierda del pico y que es supuestamente nuestro objetivo.

 Punta Armenuso y Canal del mismo nombre. 27-6-07.
 
            La travesía se alarga un poco más de lo esperado pues salen más pedreras de las que apetecen, pero a pesar de ello, en compañía de una manada de sarrios que van un poco más altos que nosotros, comenzamos a ascender  por el largo cono de deyección del corredor, que en fuerte pendiente nos subirá alrededor de 200 metros.

Hombro de Escarra y Escarra desde el Rincón de Balsera. 1-10-06.
 
            El corredor se estrecha, se empina pero no se limpia de materiales sueltos, está poco transitado y hay que ir con cuidado. Le calculo alrededor de 225 metros de desnivel de los que los últimos 50 metros son bastante verticales, con roca más fuerte y desgastada, por lo que las presas son más pequeñas. Por otra parte, ofrece a su izquierda varias viras de escape que conducen a la vertical y escalonada Cara Este de Escarra.

Cara Este de Escarra. 27-6-07.
 
            Casi al final tomamos la última vira que nos saca del corredor y por terreno mixto algo suelto nos conduce al rellano situado al sur del casquete somital del pico.

Desde Tres Huegas Escarra. 11-12-10.
 
            Tomamos dirección nordeste e iniciamos la vuelta al pico ascendiendo por un espolón herboso muy pendiente, en el que encontramos trazas de camino y comenzamos a ver flor de nieve en cantidades considerables, fundamentalmente en las zonas expuestas al viento. El espolón nos conduce a un minúsculo hombro que nace de la pared.
 
Gendarme en el Collado Norte de Escarra. 30-5-09.

            Un sarrio nos enseña una vira, situada ya en la base de la pared del casquete somital, justo encima del hombro, que nos puede resultar útil. Hacia allí íbamos y vamos.

La OesteEdesde la Pala de Ip. 27-8-12.
 
            Un terreno de ladera muy pendiente en la que nace la pared nos permite, por cualquier parte, continuar nuestro rodeo. Lo hacemos ganando la máxima altura fuera de la pared y alcanzamos la parte superior del rellano que tiene la arista nordeste, lugar en el que encontramos algunas citas.

Balsera y Escarra. 27-8-12.
 
            Continuamos ascendiendo y girando junto a la pared alcanzamos la vía que asciende por la arista noroeste y que ya conocemos. Tomamos esa vía, pasamos junto al rápel montado y luego, por cualquier parte de la pared norte vamos ascendiendo por sucesivas viras y repisas escalonadas que nos conducen a la cima del Pico Escarra a 2760 metros de altitud cuando son las once y cuarto.

Punta del Aguila, Hombro de Escarra y Escarra desde Bucuesa. 1-7-13.
 
            Va a ser un día solitario y en la solitaria cima almorzamos en medio de una mañana estupenda, algo mejor de lo que la anunciaban y de lo que ha hecho en estos días anteriores, en los que cierta nubosidad se colaba por el norte.

 La Nordeste de Escarra y el Corredor Norte.1-10-06.
 
            Rosa, dándome la razón, dirá  que la imagen que guardaba de este pico no tenía nada que ver  con la realidad, a lo que yo apostillaré que la experiencia tiene siempre mucho que decir en casos como éste.

Circo de Bucuesa desde Escarra. 30-5-09.
 
            Echo una ojeada a la arista sudoeste que no haremos porque desde abajo he visto que la vira que más bajaba no alcanzaba la pedrera cortándose algo alta, y teniendo en cuenta nuestros proyectos iniciamos el descenso media hora después.

 Bajando la Pared Somital de Escarra. 30-5-09.
 
            Lo hacemos por el mismo camino pero en lugar de la arista tomamos un corredor próximo que ya hemos visto a la subida.

            Poco más abajo tomamos una vira que yo no termino de reconocer y que nos conduce a una plataforma desde la que sale una vira horizontal que atraviesa la cara sur del pico hasta el collado sudoeste, pero ya he desistido de bajar por allí, ya que habría que rapelar necesariamente, en el mejor de los casos un corto tramo de pared.

Los Tres Ibones de Bucuesa con agua. 1-10-06.
 
            Por tanto, volvemos sobre nuestros pasos que son  un delicado paseo  por un delicioso jardín de flores de nieve. No recuerdo tanta flor de nieve junta ni tan grande para la zona.

            Bajamos un tramo de pared utilizando escalones y gradas mixtas y tomamos el camino de subida que nos conduce, enseguida, al pequeño hombro; para bajar seguidamente el espolón herboso y pasar junto a la salida del corredor de subida, comprobando que al sur de éste hay otro, que al menos en su tramo final es pedregoso y poco inclinado penetrando claramente en el rellano superior.

 Ibón Grande de Bucuesa. 27-6-07.
 
            Vamos en dirección sur hacia la Punta del Aguila. No llegamos hasta la vista del Ibón de Ip pero localizamos las balizas rojas y blancas que se asientan  bajo la cara este de la Pala de Alcañiz. Recorremos toda la Bal de Bucuesa y nos llegamos hasta la fuente del Ibón de Bucuesa que encuentro arruinada y llena de barro. La limpio y me voy al ibón a por agua. Son las dos y cinco y comemos con cierta prisa pues queremos llegar a las cuatro a casa.

Hacia la Entrada de la Canal del Pan.15-9-04.
 
            A las dos y media continuamos camino un poco hacia el norte en busca de la Canal del Pan. Rosa habla con Biola por teléfono y parece ser que hay cambio de planes: queríamos bajar pronto a casa, pegarnos un duchazo y subir a la caseta de Miguel Angel Lanaspa, queríamos bebernos una botella de champán aprovechando que estaban comiendo con ellos su hermano Arturo y Lurdes con los dos críos. Luego sobre las ocho subirnos hasta El Pueyo para verla bailar jotas

Bajando la Canal del Pan. 27-6-07.
 
            Sin prisas ya bajamos la Canal del Pan y el Puerto de Piedrafita. Nos paramos a echar un trago en la primera surgencia que encontramos, ya que en el ibón no hemos bebido casi nada. Luego en uno de los ramales del barranco paramos a darnos un  pequeño remojón : se hace fresquillo pues el sol está cubierto de nubes y corre cierta brisa que se hace molesta.

Rinconada de Lana Mayor desde la canal del Pan. 27-6-07.
 
            A las cinco y cuarto llegamos al coche: han caído 1100 metros de desnivel.

Nuestra sorpresa es mayúscula cuando nos damos cuenta de que las vacas han emprendido el coche, comiéndose las gomas de los limpiaparabrisas que estaban a su alcance, incluso el del portón trasero ha desaparecido entero y una de ellas se lleva la placa delantera de la matrícula del coche, obligándome a pelear por ella para poder recuperarla. ¡Será posible! Menuda gracia nos han hecho las vacas.

Veremos las jotas en el Pueyo de Jaca y luego como motos, nos bajaremos a la caseta de Miguel donde terminaremos cenando.

10 ago. 2000

22-00. TUCA DEL FORAO DE LA NEU BAJANDO DEL DIENTE DE LLARDANA. 10-8-2000.

Posets, Tuca del Forau de la Neu y Diente de Llardana desde la Forqueta.

Tuqueta Roya, Arista Sur, Cima de Posets, Espalda de Posets, Collado del Diente y Cima del Diente de Llardana, Collado del Diente, Circo de las Espadas, Arista Este  y Cima de la Tuca del Forau de la Neu. Descenso al Ibón de Llardaneta, Refugio del Forcau y Aparcamiento de la Espiantosa.

10-08-2000.

Salida 11 h. Llegada 19 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de la Tuca del Forau de la Neu procedente de Prames. Vía en amarillo.


La continuación de la Cresta Norte de la Tuqueta Rota situada a 3273 metros de altitud es un descenso cuidadoso con algún tramo descompuesto que nos conduce a la salida del Corredor Jean Arlaud, lugar donde se terminan las complicaciones: estamos  sobre los 3200 metros de altitud y nos quedan alrededor de 175 metros de ascenso que realizamos por pedrera metamórfica en la que hay dibujados multitud de caminos.

Almorzando en la Cima del Posets.
 
A las once menos diez alcanzamos la cima del Posets y nos sentamos a almorzar. Hay que reponer fuerzas puesto que el tajo de hoy no está terminado.

Arista de las espadas, Arista Roya y Eristes desde Posets.
 
Media hora después reanudamos nuestra marcha descendiendo en dirección sur por la Espalda de Posets. Sube gente a barullo.

Diente de Llardana desde la Espalda de Posets.
 
En treinta y cinco minutos alcanzamos el Collado del Diente de Llardana. Rosa se queda, ya que no tiene ganas de subir por tercera vez, mientras que Juan y yo nos subimos, en nueve minutos, al Diente de Llardana con 3094 metros de altitud. Son las doce y cuarto. Se trata de una trepada aérea y muy bien escalonada que parece mucho más fea de lo que resulta.

Vertiente este del Diente de Llardana.
 
Eristes, Forquetas y la Sudoeste de Posets desde el Diente de Llardana.
 
En la cima encontramos a un montañero con el que Juan se queda charlando un poco, yo me voy hacia el sur para ver la continuación de la arista que no parece difícil.

Diente de Llardana desde la zona inferior de la canal Fonda.
 
Seguidamente nos bajamos hasta el collado comentando el riesgo de accidente debido a la caída  de piedras, ya que todo lo que mueven los que suben o bajan al Diente cae directamente sobre el corredor de la Canal Fonda.

Hubiera sido tan fácil bajar desde pavots a la Tuca del Forau de la neu.
 
De nuevo reunidos nos vamos en descenso y en dirección oeste para bajar al fondo del Circo de las Espadas, hemos visto la posibilidad de alcanzar fácilmente la enorme pedrera que baja del circo que forman entre Espadas y Posets, y así resultará.

Tuca del Forau de la neu desde el Diente de Llardana.
 
Alcanzada la pedrera la bajamos resbalándola mientras se puede y ya en dirección sudoeste junto al nevero residual a la sombra del Diente nos dirigimos hacia la Tuca del Forao de la Neu

Alcanzado el barranco recién nacido de los neveros residuales persistentes todavía en el circo, echamos un buen trago de agua con cualquier cosa que corta el morro y dejamos las mochilas. Es la una menos cuarto, estamos a 2.900 metros de altitud y comenzamos el ascenso para alcanzar la arista  este del pico a media altura para, una vez alcanzada la amplia loma, proseguir por ella en dirección  oeste.

Poco después alcanzamos la cima de la Tuca del Forao de la Neu de 3.079 metros de altitud, es el noveno y último tresmil del día cuando es la una y cinco.

Diente de Llardana y camino de descenso desde el collado visto desde la Tuca del Forau de la Neu.
 
El pico se encuentra en mitad del circo, rodeado de aristas y cimas todas ellas más altas que él con la excepción de la boca de salida del circo. Es un espectáculo de contraste después de habernos paseado durante toda la mañana por la “muralla defensiva de este castillo.”

Relajados y cansados desandamos el camino al encuentro de nuestras mochilas con los pies un tanto castigados por el calor y contemplando una cordada que, parece ser, quiere acceder al Collado del Diente por donde nosotros hemos bajado. Vamos despacio y nos cuesta más bajar que subir, lo que son las cosas.

Recuperamos las mochilas y en dirección sudeste atravesamos el plano de glaciar que contornea por el sudoeste al Diente de Llardana y cruzando el barranco de desagüe del circo, bajamos por praderío alpino directamente hacia la tienda. Hemos subido al sur y ahora bajamos al norte de la vía que utilizamos para subir y bajar con Biola.

Son las dos y cuarto cuando llegamos a la tienda y lo primero que hacemos es remojarnos en el ibón ya que el calor es considerable: llevamos unos días como no recuerdo muchos en nuestra ya dilatada experiencia en la montaña.

Comemos, protegemos con esparadrapo algunos de nuestros dedos de los pies que están en regular estado y recogemos tranquilamente nuestro campamento. A las cuatro y cuarto partimos para abajo con todo a cuestas.

Contorneando el ibón vemos unas preciosas truchas del calibre de la que vimos en el ibón pequeño y que casi no creímos. Van de caza cerca de la orilla, ya que el mosquiterío es importante.

Encontramos gente en el barranco y gente que va para abajo. A las cinco llegamos al  Refugio del Forcau.

Echamos un trago y visitamos el interior del  refugio casi un hotel  recordando, en contraposición con lo que era. Se nos va media hora de alcagüeteo y continuamos para abajo comiendo frambuesas  y avellanas verdes y extraviando el camino en el barranco como ya nos ocurriera la vez anterior: las buenas costumbres no hay que dejarlas.

A las siete y cuarto llegamos al coche  un poco cansados de pies y hombros, con ganas de terminar pues no en vano han sido 1.200 metros subidos con aristas y 2.350 metros bajados, parte de ellos con carga. Hemos terminado nuestro Verano en el Posets.

Un vasco que ha bajado un rato con nosotros y con su perro cargado se monta en su furgoneta y se va. Nos deja un trozo plano y horizontal que nos servirá para montar la tienda.

Nos lavamos en la Aigüeta de Eriste, ponemos a refrescar unas cervezas y nos relajamos: tenemos tarde para todo.

A las ocho nos preparamos una suculenta cena de verde con fruta y cerveza y a  las nueve y media nos empiltramos en una tienda de lecho un tanto más blando, pues la hemos plantado sobre verde.
 
Puedes ver el Comienzo.

21-00. TUQUETA ROYA POR LA CRESTA DE LAS ESPADAS. 10-8-2000.

Espadas-Posets desde la Forqueta.

Ibón de Llardaneta, Cara Este, Diente Royo, Pavots, Espadas, Tuca de Llardaneta y

Tuqueta Roya.

10-08-2000.

Salida 07 h. Llegada 10 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Tuqueta Roya procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            La noche como todas es larga pero menos,  ya que el día 10 de Agosto de 2000, se encarga  Juan, llega  a las siete menos diez de la mañana. Parece ser otro excelente día y serán cuatro de cuatro.

            A las siete y media y en dirección oeste, estamos a 2600 metros de altitud y a la orilla del Ibon de Llardaneta, iniciamos el camino en fuerte ascenso por terreno metamórfico y mixto. Vamos en busca del  Contrafuerte Este del Diente Royo que es el tercer pitón a partir del Collado de Eriste.

            Los primeros 300 metros de desnivel se hacen sentir pues son eso, y requieren su esfuerzo.

En el Tercer Pitón o Diente Royo co el Cuarto, Pavots y Espadas detrás.
 
            Alcanzado el casquete somital del pico viramos un tanto al sur y aprovechando unas viras claras alcanzamos la cima del Diente Royo de 3.010 metros de altitud  yéndonos hacía el sur y contemplando el escalón vertical del pico y comprobamos  que el acceso desde el Collado de Eriste no parece excesivamente comprometido.

            Vueltos a la cima proseguimos en dirección norte. Delante de nosotros tenemos una serie de resaltes que configuran promontorios con minúsculos collados  de separación. Uno de ellos será el Cuarto Pitón de Llardaneta de 3.055 metros de altitud que se alcanza  a toda cresta tras algún apoyo de manos.

El Pavots y los Tucones Royos desde el Collado de Eriste.
 
            El tránsito por los mismos nos va ha hacer ganar altura en una arista en claro ascenso y fácil, que nos ha de ir elevando hacía el Pico Pavots que alcanzamos a las nueve menos cuarto. Es el tercer tresmil del día a 3122 metros de altitud y de éste si tengo la seguridad de haberlo hecho con Biola.

            Hacemos alguna foto y continuamos cresta adelante al encuentro de un pequeño collado, por una arista que ya había  recorrido con anterioridad y que se pasa caminando tranquilamente.

Espadas desde el Collado Pavots.
 
            Hacemos un breve descenso hasta el collado que yo llamo del nevero pues al igual que la vez anterior tiene restos de nieve al abrigo del viento, mientras contemplamos la aproximación de una  cordada que viene, parece ser,  a hacer la arista directamente a partir de aquí .

Cresta de las Espadas desde Pavots.
 
            He propuesto abandonar la arista para hacer la Tuca del Forao de la Neu pero Juan prefiere escalar la arista directamente sin entretenimientos. Yo lo acepto pero tengo claro que luego nos resultará el pico más caro ya que ahora faldeando y perdiendo 100 metros teníamos liquidado el pico y luego ya veremos lo que cuesta.

Los Eristes desde el inicio de la Cresta de las Espadas.
 
En la Arista de las Espadas.


            La cresta se estrecha y comienza a empinarse. Poco después nos presenta un tramo afilado erguido y continuado lo que supondrá la parte más severa de la  misma. Con alrededor de 100 metros de desnivel resulta más fácil de lo que parece al principio ya que la roca es buena y los pasos nunca resultan difíciles. En el final del tramo un bloque supone un paso un poco largo para Rosa pero nada más. Seguidamente se suaviza la pendiente y se ensancha la arista llegando a la antecima del Pico de las Espadas.

 


Casquete Somital Sur de las espadas.

 
             Enseguida alcanzamos la cumbre del Pico de las Espadas con 3.332 metros de altitud. Son las diez menos cinco.

Desde las espadas la Tuca de Llardaneta, la Tuqueta Roya y el Posets.
 
            Durante el ascenso hemos ido contemplando la sucesión de paredones y corredores que fundamentalmente teníamos al oeste. Una vez alcanzado el tramo erguido los paredones verticales se  presentan a ambos lados lo que será ya una constante hasta que pasemos el último pico anterior al Posets.

            Hacemos alguna foto y especulamos  sobre el ritmo de la cordada que viene detrás de nosotros. Luego continuamos en una arista, que siendo fundamentalmente horizontal, alterna pasos fáciles con lugares aéreos que no la hacen difícil pero que exige atención continuada.

Hacia el sur de donde venimos desde la Tuca de Llardaneta.
 
            Pasamos alguna pequeña depresión y superando alguna brecha con simples apoyos de manos para el equilibrio alcanzamos la Tuca de Llardaneta con 3.311 metros de altitud.

El Corredor Jean  Arlaud en la Oeste de las Espadas-Posets. 16-7-10.
 
           Continuamos alternando pequeñas brechas en descenso con tramos aéreos que siguen solicitando toda nuestra atención y pasamos en ascenso un resalte vertical que no será más que de segundo grado pero muy aéreo y poco después alcanzamos la cima de la Tuqueta Roya de 3273 metros de altitud. Son las diez y veinticinco.
 
La Arista de las Espadas desde la Cima del Posets.
 
Puedes ver la Continuación.

9 ago. 2000

20-00. FORQUETA SUDESTE DE VUELTA DE LOS ERISTES. 9-8-2000.

Las Forquetas desde el Eriste Norte. 26-8-10.

Eriste Central, Ibón Alto de Bagüeña, Cara Sudoeste, Forqueta Sudeste  e Ibón de Llardaneta.

09-08-2000.

Salida 13 h. Llegada 17 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de las Foequetas procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Desde la Cima del Gran Pico de Eriste a 3053 metros de altitud contemplamos los Ibones de Millaris lugar por el que siempre habíamos pensado hacer estos picos, hacemos alguna fotografía  e iniciamos el descenso en busca de las mochilas puesto que nuestro objetivo inmediato es bajar a comer junto al  Ibón Alto  de Bagüeña. Es la una y cuarto del mediodía.

Bajando por el Corredor Sur del Gran Eriste. 26-8-10.
 
            El ibón está situado a 2.630 metros de altitud y la bajada se hace larga en un pedregal granítico que cuenta con tramos muy inestables. Son las dos de la tarde cuando alcanzamos la cola del ibón. Nos remojamos los pies en sus frías aguas y bebemos abundantemente ya que necesitamos reponer las enormes cantidades de agua que se pierden en una jornada como la de hoy, a pesar de que tan apenas se nota el sudor.

            Comemos tranquilamente, recibimos la visita de una paseante con su perro y a las tres menos cuarto, en dirección nor-nordeste, nos vamos ascendiendo poco a poco al encuentro de la entrada del corredor por el que hemos bajado de la Forqueta.

La Sudoeste de las Forquetas desde el Ibón Alto de Bagüeña.
 
            Lo alcanzamos ascendiendo en diagonal por la pedrera y ya metidos en él, subimos hasta un punto en el que el corredor se estrangula, además de que tampoco hemos ascendido el corredor lateral que nos debía conducir al tramo de pared entre los dos corredores utilizados. Estas dos circunstancias son inequívocas: no hemos  entrado por el corredor deseado y por tanto buscamos un corredor lateral orientado hacía el norte al que llegaremos tras alcanzar y bajar un corto tramo de otro corredor intermedio.

            Hacemos la travesía sin perder mucho tiempo y alcanzamos el tramo de pared que pretendíamos advirtiendo que deberíamos haber atacado el ascenso por un corredor más al norte. De cualquier forma, identifico el lugar y el corredor y pasando por encima de él comenzamos a ascender el tramo de pared en diagonal que nos conduce al primer corredor que hemos bajado a la mañana.

            El lugar de ascender por el mismo lo hacemos por su izquierda subiendo a plena pared, echando alguna mano y siempre con la posibilidad de entrar al mismo.

Bagueñola y Eristes desde la Forqueta.
 
            Una trepada que nunca es difícil nos permite ganar altura y al final ya casi en la vira de salida, mis socios se introducen en el corredor y yo sigo por la pared trepando un poco más para alcanzar directamente la cima del  Pico Sudeste de la Forqueta situado a 3.004 metros de altitud. Rosa está en el collado y Juan en la Forquete Noroeste.

            Hemos subido en hora y cuarto, justamente lo que habíamos previsto. Echamos un trago, disfrutamos relajadamente del rato, llamamos por teléfono y veinte minutos después iniciamos el descenso hacía la tienda, tomando para ello la vía que conduce al Collado de Eriste y que nos acerca a la arista norte

Desde la Forqueta Sudeste Sierra Roya, Espadas y Posets.
 
            Yo voy delante y la tomo, Juan y Rosa bajan por la pared llevando una vía similar a la de ascenso.

            La arista está estupenda y conduce con suma facilidad al Collado de Eriste en el que el viento me apedrea.

            Bajo el amplio corredor hasta el lugar en el que lo hemos abandonado esta mañana y me siento a contemplar plácidamente el tranquilo descenso de mis socios.

Atardecer en el Ibón de Llardaneta.
 
            Luego ya juntos y buscando el mullido de la pradera alpina alcanzamos la tienda cuando son las cinco de la tarde.

            Hemos empezado más tarde, hemos terminado antes y hemos movido  1.450 metros de desnivel, por tanto más que ayer; pero es que hacer aristas se las trae con abalorios y se lleva tiempo. Además también se hacen bastantes metros que no se contabilizan.

            Nos remojamos en el ibón, hacemos la colada y cuando vamos por la cerveza que he puesto a refrescar  en el ibón, nos encontramos con la desagradable sorpresa de que nos la han limpiado. Así que no queda otro remedio que poner en un nevero pequeño que hay cerca la última que nos queda. A cambio nos comemos una bolsa de aceitunas de propina, ya que les he hecho una propuesta a mis socios, que han aceptado: mañana hacemos la actividad programada, después de comer desmontamos el campamento y nos bajamos al coche para cenar. A la mañana siguiente bajamos a Benasque, nos ponemos al corriente de los autobuses, nos subimos al mediodía  para irnos a acampar a Llosas y así el sábado hacer la última actividad en los Picos de Rusell.

            El día ha sido salvajemente cálido y se nota al atardecer, lo que nos permite estar de forma más agradable durante la cena, y por ello se nos hace más tarde.

            Son casi las diez menos cuarto, la ropa está prácticamente seca, yo me he echado un sueñecillo ya pero a pesar de ello charlamos todavía un poco; luego, cedemos a los impulsos del sueño que  viene montado en fogoso corcel.