24 feb. 2011

11-11. MANDILAR DESDE PANTICOSA. 24-2-2011.

Mandilar desde Petrosos.

Aparcamiento de la Estación de Panticosa, Pista de Santa Cruz, Selva Verde, Rellano de Petrosos, Ibón de los Asnos y Cara Este.

24-02-2011.

Salida 10 h. Llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Mandilar proicedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            La primera vez que visitamos los Ibones de Sabocos y Asnos recuerdo que partimos de Panticosa, un recorrido que nos permitía acceder tras relativas dudas puesto que no contábamos ni siquiera con un triste mapa. Mandilar, que era nuestro guía durante todo el ascenso se quedó allí, cerca, pero lejos.
 
Peña Gabarda.

            A Mandilar subiríamos tiempo después pero siempre lo hacíamos utilizando la Pista de Hoz de Jaca. Incluso en una ocasión recuerdo subir con mi abuela, ya muy mayor, hasta la orilla del Ibón de los Asnos. Años después lo haríamos con los esquís pero teníamos ganas de hacerlo desde Panticosa.

            Necesitamos de un buen día y de nieve en cotas bajas. Lo primero se produce el jueves 24 de Febrero de 2011. Lo de la nieve va a ser otra cosa puesto que nevó hace una semana pero no fue gran cosa y de ella se encargarían convenientemente las altas temperaturas posteriores.

 
            Panticosa está a 1150 metros de altitud y son las diez de la mañana cuando con los esquís en la mochila atravesamos el puente sobre el Caldarés de Baños  con el que se inicia la Pista de Santa Cruz. La mañana está espléndidamente soleada y la temperatura es primaveral.

            No es el mejor día para nuestra “empresa” y contamos con portear los esquís un poco y ese poco se convertirá en media hora de pista imposible hasta para subir.

 
            Luego, nos calzamos los esquís, y con cuidado vamos atravesando puntos “calientes” en los que no hay nieve o ha quedado reducida a una mínima expresión.

Partacua desde la Pista a Santa Cruz.

 
            Creemos que en la gran lazada en la que la pista pasa completamente al este de los arrastres aparecerá definitivamente la nieve continua pero no será así y la consecuencia  es clara para el descenso: habrá que hacer la mayor parte de la pista con los esquís en la mochila.

            Con la llegada al Rellano de Santa Cruz aparece un tramo de alrededor de 100 metros sin nieve y ya… estamos a 1500 metros de altitud y allí está la Silla de Petrosos y los cañones para hacer continua la nieve. Son las once y cuarto.

En Selva Verde al fin nieve.

            La ascensión se va desarrollando en dirección sur y a partir de aquí seguiremos por las inmediaciones de la pista sin caer hacia el Barranco Trabenosas por el que desagua el Ibón de Sabocos, ni ascender de frente a Punta Petrosos.

El Verde de blanco.
 
            Es la semana blanca y nos empezamos a encontrar con gentes del pueblo que están esquiando y con los que nos saludamos y charlamos tranquilamente. El ritmo se resiente.

            Ya muy cerca de la zona de Petrosos, un poco por debajo de los 1900 metros de altitud, echamos un trago de café con leche, comemos unos dulces y mientras charlamos con conocidos, se acerca un trabajador de la estación y nos ruega encarecidamente que no nos salgamos de las pistas. La falta de nieve por abajo se ha convertido en exceso por arriba y el riesgo de aludes, es alto. Son las doce y cuarto

            Salimos de la zona de Petrosos ascendiendo junto a la pista de competición y en la base de Mandilar tomamos la pista que va a rodear por el este la ladera.

            En la bifurcación a Sabocos nosotros proseguimos en suave ascenso hasta alcanzar las inmediaciones del Ibón de los Asnos sobre los 2050 metros de altitud.
 
Tendeñera  y Ripera..

            Hemos pasado junto al alud provocado por la propia estación en la cara nordeste del pico y ahora afrontamos la subida final  ascendiendo la cara este, a media ladera y en busca de la arista sudeste lo que nos permite contemplar, desde un balcón incomparable, la espléndida Cara Norte de La Sierra de Tendeñera y el inmaculado lienzo del Ibón de los Asnos.

Subiendo a Mandilar.

 
            Va a ser la una y media cuando alcanzamos la Cima de Mandilar o Narronal situada a 2220 metros de altitud.

Espectacular Sabocos.

Petrosos desde Mandilar.
 
            Desde el Mirador de Los Valles contemplamos una espectacular panorámica de 360 º. Amplio y detallado el Portalet, suntuosa la Partacua, extraordinarios las Argualas e Infiernos pero lo que está de auténtico delirio es El Verde, el Collado del verde, Tendeñera, Sabocos y sus corredores, Peña Blanca y Peña Roya, adornados de un espectacular y plástico manto de nieve: un auténtico y celestial pastel de nata.
 
La Partacua.

El Corredor Trasarriu.

            Comemos tranquilamente sentados al sol mientras nos deleitamos con tan maravilloso paisaje. La servidora de la silla que nos ha visto llegar nos dice que si bajamos por fuera de la pista a ella le cortarán el cuello.

Ibón de los Asnos iniciado el descenso.
 
            Tres cuartos de hora después, podríamos habernos quedado toda la vida, nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo. Lo hacemos por la pista o por las inmediaciones de la misma. La verdad es que hay algunas palas que no tienen demasiada buena pinta.

            La nieve polvo no está mal y la pisada está muy buena, así que, el descenso es un pequeño placer al encuentro de la falta de nieve que ya sabemos.

            Paramos en cualquier parte disfrutando de la tarde y alrededor de las tres llegamos a la zona de Santa Cruz para quitarnos inmediatamente los esquís.

            Volvemos a ponérnoslos y con mucho cuidado hacemos unos cientos de metros hasta que en el rellano de la gran lazada de la pista nos los quitamos definitivamente y tras cargarlos en las mochilas nos vamos para abajo. Son las tres y media.

            El descenso es más cómodo y rápido de lo esperado. Pateamos la nieve de las orillas que acolcha nuestros pasos y nos permite un descenso bastante cómodo. Hasta mi chica dirá que ha caminado muy bien, lo que ya es un logro.

            El porteo de descenso resulta estupendo puesto que lo hemos comenzado muy arriba y nos ha costado media hora nada más. Son las cuatro de la tarde cuando llegamos al Aparcamiento de la Estación de Esquí de Panticosa donde hemos dejado el coche.

            Liquidamos una jornada en la que hemos movido 1070 metros de desnivel y no en las mejores condiciones. La nieve está tan buena que igual mañana nos subimos a esquiar por aquí.

            Al día siguiente subimos a esquiar a Panticosa y de nuevo a Mandilar pero con los remontes. Descenderemos la pista, hoy recién pisada, que ayer le podía costar el cuello a la servidora de la silla.

 

           

             

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.