5 mar. 2011

13-11. ANTECIMA NOROESTE DEL PICO ASTUN. 5-3-2011.

Antecima Noroeste del Pico de Astún.

Aparcamiento de Astún, Barranco Escalar primero orilla izquierda luego derecha, Ibón de Escalar, Puerto de Jaca y Cara Oeste. Descenso  al Ibón de Escalar y Palas del Barranco Escalar.

06-03-2011.

Salida 10 h. Llegada 13 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Astún procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Las nevadas de la semana  han afectado más a la parte occidental de los Pirineos que al centro y este, nos han regalado un fin de semana con riesgo cuatro de aludes en caras norte y  coladas de fusión en las caras sur.  ¿Y qué hacer si además disponemos de  buen tiempo meteorológicamente hablando? ¡Nos vamos a Astún!

            Son las diez de la mañana del 5 de Marzo de 2011 cuando tras recoger a unos tabloneros que hacen dedo en Somport nos llegamos a la base de la estación de esquí.

            La postal del día nos la ha presentado el Circo de Rioseta espectacular e inmaculadamente blanco, cosa que sucede de cuando en cuando y que lo convierte en una maravilla singular.

            El Barranco de Escalar tiene que estar muy bien con permiso del Benou. Esas laderas suelen escupir de cuando en cuando y ya veremos.
 
Antes de alcanzar los Llanos del Sol.
 
            El Barranco, luego lo comprobaremos, estará maravillosamente virgen pero la salida por la pista negra  al oeste de la Silla de Truchas esta dura como un cristo románico. Ayer hubo mucha fusión y el hielo de la noche la ha dejado “gloriosa”.

            Salimos a 1700 metros de altitud y superada la pala de salida en dirección norte nuestro camino se arrellana con el barranco y la nieve mejora. Bajan esquiadores de los tubos y palas del oeste de Truchas que están bastante cubiertas de nieve. Las laderas del oeste del barranco están más cargadas pero no tienen mal aspecto a pesar de que ya están bien soleadas a estas horas de la mañana.

Aspe.

Barranco Escalar.
 
            El barranco está virgen y sin huella a ambos lados así que  elegimos cruzar el mismo y subir por la vía de su ladera derecha ya que es más suave que el resalte del estrangulamiento de la orilla izquierda del barranco.
 
En la Orilla Derecha del Barranco Escalar.

            Nos aproximamos al estrangulamiento cuando nos adelanta un esquiador, nos aprovecharemos de su huella en la parte alta del barranco aunque, de paso, nos pone en algún apuro en las zonas en las que hay una débil capa de nieve polvo sobre base durísima y el segundo apoyo no lo aguanta.

Saliendo del Barranco Escalar.

            En el cierre del Circo Lacustre del Ibón de Escalar o de las Ranas charlamos los tres, un poco con dudas de hacia donde dirigir nuestros pasos pues el Circo de Escalar está bastante cargado o así nos lo parece. Son las once y cuarto y estamos a 2090 metros de altitud.

Desde el Ibón de escalar.
 
            Atravesamos sobre la parte oeste del Ibón de Escalar y tomamos el barranco que nace en el Collado de los Monjes o Puerto de Jaca que está cubierto de una capa de 20 centímetros de nieve polvo. La subida es suave aunque excesivamente almohadillada pero son unos cortos 100 metros de desnivel y no suponen problema alguno.

Corredor al Collado de los Monjes.
 
            La ladera por la que discurre la vía hacia el Pico de los Monjes no tiene muy mal aspecto pero ya hemos decidido ir en sentido contrario: no hemos subido nunca hacia el Pico Astún y hacia allí nos iremos.

En el Collado de los Monjes.
 
            En el Collado de los Monjes se desvela ante nuestros ojos la ondulada Vertiente Norte de Rebec que se ahonda hacia Bious Artigues mientras que el Pic Casterau nos muestra la zona de Ayous y nos llena de recuerdos próximos conjuntamente con la zona del Col d’Liou. Atrás, pastoreando el panorama se encuentra el sempiterno Midí d’Ossau.

Los Monjes.
 
 
            Nos vamos al este cuando tres esquiadores que han subido por el fondo del barranco inician el descenso. Nosotros afrontamos el ascenso de la amplia pala con la que se inicia la arista oeste un poco por cualquier parte haciendo nuestra propia huella sobre nieve polvo profunda que nos promete un buen descenso. Solamente algunas afloraciones de nieve dura que el viento ha pelado nos indican que estamos en el monte y que habrá que bajar con las orejas tiesas.

 
            Van a ser las doce de la mañana cuando alcanzamos la plana y amplia cima de la Antecima Oeste del Pico Astún a 2278 metros de altitud.

La Arista de Astún. Diente de Anayet y Negras.

            La arista comienza aquí y se recorta vertical hacia al sur mientras que el norte es una cresta alomada por la que se puede hacer una buena huella. Desciende inmediatamente y algo mixta para elevarse luego suavemente hacia el Pico Astún y más al este hasta el Pic d’Astu y el Collado de Astún con el Mala Cara, pero eso no va a ser para nosotros.

Midi.
 
            Nos sentamos en la cima para comer tranquilamente al cálido sol de la mañana y se nos hace frersquillo puesto que nos hemos pegado una sudada del quince en el ascenso.

            Llega una esquiadora que nos huele a profesional, nos hace unas fotos, se quita las pieles de foca sin quitarse los esquís y se va para abajo como una moto: cada uno tenemos nuestras competencias.

Bajando la Norte que hemos subido.

            Alrededor de las doce y media nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo disfrutando, lo que ya es un logro. La nieve está muy buena y la pala nos permite unos giros de vicio.

            El descenso del barranco que nace en el collado resulta igualmente celestial. La pena es que hemos de abandonarlo a mitad para faldear la cara oeste del pico de donde bajamos y así no tener que remontar demasiado por debajo de la Arista de Astún.

La Sur de la Antecima Oeste del Pico de Astún.
 
            No hay nada más que una débil huella que parece del día anterior  y a mi chica le da “cosa” la pala. Así que, distanciados, iniciamos el faldeo que haremos en levísimo descenso al objeto de abreviar. Pasamos los restos de una colada que debió bajar ayer tarde y remontamos suavemente un corto tramo con las taloneras suelta para alcanzar el inexistente lecho de la pista que conduce al ibón de las Truchas.


Benou.
 
            La vertiente sur de la Arista de Astún está algo cargada y soleada. No hay huella y tendremos que hacerla nosotros. Pero la nieve es clemente y nos permite una huella fácil y bastante cómoda siempre y cuando cada uno se haga la suya ya que cede ligeramente al segundo paso.

            Es la una un poco pasadas cuando avistamos la llegada de la Silla de Truchas, estamos a 2140 metros de altitud, vamos en dirección sudeste y giramos al sudeste para bajar alguno de los tubos de la ladera izquierda del barranco de escalar, hay huellas de esquiadores un poco por cualquier parte aunque no haya un trazado decidido.

Descenso desde Truchas a los Llanos del Sol.
 
            La primera parte es una suave ladera que se abre en dos en la cabecera de un fuerte resalte. Nosotros optamos por la rama que se va más hacia el norte puesto que a pesar de que hemos visto la pared a la subida, ahora no estamos orientados con exactitud.

            La pared nos ofrece una ceta cómoda de norte a sur, de tal manera que nos permite bajar el resalte e incorporarnos a una enorme pala muy bien nevada, que ya en dirección sur nos deposita suavemente en el amplio rellano por el que discurre el Barranco Escalar. Ha sido un estupendo descenso de una pared de 300 metros de desnivel.

 
            Luego, por la orilla izquierda del barranco proseguimos para abajo descendiendo por un pequeño corredor hasta alcanzar un pequeño rellano en el que la nieve ya ha perdido la dureza de la mañana y está divina lo mismo que la pala Terminal estupendamente reblandecida.

El faldeo de la Arista de Astún desde Somport.
 
            A la una y media liquidamos una jornada que ha resultado altamente satisfactoria a pesar de las dudas del principio y en la que hemos conocido un lugar nuevo, hay muchísimos, y con poco gasto, solamente hemos movido un desnivel de 575 metros. ¡Mi chica ha disfrutado!

             Luego vendrán las maniobras de puentear la batería del coche ya que nos hemos quedado sin batería pero eso es otra historia que no empañará la jornada ya que nos ha pasado en el mejor sitio imaginable para que eso suceda.  

 

              

           

 

 

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.