18 abr. 2004

7-04. OTURIA POR EL BARRANCO DE LAS VALLES. 18-4-2004.

Casquete Somital de Oturia desde las inmediaciones del Barranco de las Balles. 13-11-10.

Pista del Barranco de las Balles, Barranco de las Balles y Cara Oeste.

18-04-2004.

Salida 15 h. Llegada 19 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Oturia procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Se había rumoreado que G.M.S. había limpiado el camino a Santa Orosia por Lárrede. Rosa lo da por sentado y decidimos hacerlo con la finalidad de conocer un accerso más a Santa Orosia y a Oturia.

            La Semana Santa de 2004 sale primero regular y cuando mi señora tiene la fiesta se estropea definitivamente por lo que decimos adiós a Benasque.

Barrancos de las Balles y de Satué desde el Rellano del Campamento de Senegué. 12-2-08.
 
            Pero el sábado al mediodía se “aclara” un pelín el horizonte y después de comer nos vamos a dar una vuelta. Es 18 de Abril de 2004.

            Nos llegamos a Lárrede y preguntamos por el camino. Nos dicen que de camino limpio no hay nada de nada y al paso nos aconsejan que tomemos la pista de La Collada.

            Por tanto volvemos hasta el collado divisorio de cuencas entre Javierre del Obispo y Lárrede y tomamos allí mismo la pista que nace en dirección este-nordeste a 900 metros de altitud.

Avanzando por la Pista del Barranco de las Balles.
 
            Llanea entre pequeños campos, atraviesa un par de veces el barranco y se introduce poco a poco valle adentro por la orilla derecha del Barranco de Las Balles.

            Luego describe una lazada a la vez que gana un poco de altura y se estropea bastante. Nos han dicho que podemos hacer con ella 1’5 kilómetros y como llevamos ya 2 kilómetros hechos decidimos dar la vuelta al coche y continuar nosotros andando para arriba.

            Son las tres y cuarto de la tarde cuando iniciamos el camino a 1075 metros de altitud. Gotea ligeramente.

            En dirección este proseguimos pista adelante. Lo haremos a lo largo de otros 2 kilómetros más en los que la pista se arregla enseguida y asciende muy suavemente.

Arista Noroeste de Oturia desde las Balles. 13-11-10.
 
            Finalmente confluye con el barranco y desaparece convertida en una tiradera de madera sobre el hayedo de la ladera norte del barranco a 1200 metros de altitud.

            Ganar la arista noroeste de Oturia puede ser complicado debido, suponemos, a lo excesivamente vestido que podemos encontrar el monte aunque nos encontramos relativamente próximos a la misma. Subir por el hayedo, más claro, puede ser una solución que no tenemos demasiado clara puesto que nos puede proporcionar una considerable vuelta además de que la hojarasca de un hayedo empinado no es muy aconsejable para caminar. Por tanto, decidimos tirar por el camino de en medio y subir barranco arriba para ver qué pasa pues, de momento, no tiene mala pinta.

            Comenzamos en dirección sudeste a ascender lo que hemos visto. Tiene una primera parte bastante amplia, limpia y con una pendiente muy suave; pero con este día y en este ambiente, las piedras están húmedas y mohosas con lo que hay que ir “al loro.”

            Subidos los primeros 100 metros de desnivel continuamos con un segundo tramo más erguido, más encajonado entre rocas y más entretenido además de interesante, en el que aparecen sucesivamente un par de minúsculos resaltes que se pasan sin ninguna dificultad y que nos permite alcanzar los primeros restos de nieve. Ganamos con el tramo alrededor de 150 metros.

Oturia desde el Puerto de Javierre del Obispo. 13-11-10.
 
            Finalmente, un último tramo más inclinado, más largo, más inestable y más húmedo nos permite subiendo alrededor de 200 metros, alcanzar una pequeña bifurcación del barranco y nos conduce al final del Llano de Santa Orosia en su parte más elevada, es decir, al norte; en la zona en la que transita la vía a Oturia por Javierre del Obispo.

La Salida del Barranco de las Balles desde el Puerto de Javierre. 23-4-05.
 
            Estaremos sobre los 1650 metros de altitud  y solamente nos queda ascender el limpio e inclinado casquete somital del pico al encuentro de las nieblas y del pilote.

Casquete Somital de Oturia. 13-11-10.
 
            Lo hacemos con experiencia: tranquilamente a ritmo. Oturia es así.

Pilote de Oturia. 23-4-05.
 
            A las cinco de la tarde me parapeto en el pilote de Oturia pues además de unas ténues nieblas corre cierto vientecillo, me abrigo un poco y preparo agua mientras espero la llegada de mi señora.

La Val Ancha desde la Cima de Oturia. 23-4-05.
 
            No tenemos demasiada necesidad de visualizar el paisaje que conocemos bastante  pero de cualquier manera, las nieblas tampoco nos lo permiten. Así que comemos alguna cosilla y quince minutos más tarde nos volvemos para abajo pues se nos hace un pelín de frío, no en vano cae algún copo de nieve.

            Iniciamos el descenso por idéntico camino entre nieblas que van y vienen, y enseguida entramos en calor.

Oroel desde las Laderas de Oturia. 5-10-08.
 
            En el inicio del barranco recogemos una esquila con su cañabla correspondiente de alguna oveja que debió llevar mal verano y a muy buen ritmo nos bajamos el barranco, sobre todo la parte superior en la que aprovechamos lo húmedo y descompuesto del terreno para bajar deprisa con pasos amortiguados.

            Tranquilamente alcanzamos la pista en el final del barranco y nos paramos un rato a disfrutar del lugar.

            Luego nos vamos pista abajo al encuentro del coche. Ha sido una tarde excelente en la que hemos movido 850 metros de desnivel, aunque eso no sea lo más interesante. Más interesante ha sido conocer un nuevo camino a un monte tan emblemático como Oturia en el Serrablo y todavía más el recorrido botánico del que se puede disfrutar.

La Pista de las Balles y el horizonte oeste desde Oturia. 23-4-05.
 
Hemos comenzado entre campos de cereal de temprano, separados de setos naturales y rodeados por el espinoso sotobosque de la tierra profusamente vestido de aliagas, espinos y rosales silvestres. Seguidamente hemos pasado por el seco bosque mixto de pino silvestre y roble mezclado con enebros comunes y otras esquisiteces propias de las solanas; con  los fresnos, álamos y sauces cabrunos del profundo y fresco barranco al que se han sumado primaveras y hepáticas para poner un toque de expléndido color; y con las  hayas  y abetos blancos sobre el boj y los musgos de las umbrías del bosque húmedo. Después hemos visto clarear el bosque, aparecer el pino negro y la genista hórrida sobre la abrasada pradera alpina manchada irregularmente de nieve primavera y por último hemos visto desaparecer la pradera alpina orientada al sur entre loserío de arenisca envuelto por el frío que escupe la niebla. También, se me olvidaba, no podían faltar algunos cubos y latas de gasoil y aceite dejados por los maderistas para recuerdo imborrable de su depredador y contaminante paso por el monte.

Luego encontramos a nuestro amigo Juan en la puerta de su casa y nos echamos una cumplida además de agradable  charrada para completar una deliciosa tarde.

 

 

 

1 comentario:

  1. Hola gente...
    Ese barranco (y el valle por el que circula), se llama en realidad barranco de Ipe debido a la existencia de un lugar en época altomedieval, con ese nombre. Todavía se adivinan restos de lo que fueron sus casas si sabes donde está... lo del barranco los Balles o as balles me da a mí que es posterior...
    Es un sitio realmente interesante. A parte de la historia, allí he visto pito negro y flora muy curiosa. Lo que hace/hacemos la gente es, una vez llegados al final de la pista y cuando ésta se convierte en tiradera empinada, se sube por allí (ladera norte) para salir al camino de Javierre bastante abajo por cierto... es un recorrido largo y duro para subir a Oturia.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.