25 nov. 2015

78-15. AMAN Y SAN MIGUEL. 24-11-2015.

Salto de Roldán desde el Sudeste. 2-1-08.

Aparcamiento de San Miguel, Río Flumen, Reguero del Aguila, Collado Frontón de Buesa, Arista Nordeste, Amán, Vuelta al Collado de San Miguel y Cara Norte de San Miguel.

24-11-2015.

Salida 09 h. Llegada 13:30 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de San Miguel y Amán procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            El invierno pasado queríamos volver a las peñas que conforman el Salto de Roldán. Bajamos a Guara casi siempre que la meteorología desaconseja ir por alto y claro, así nos va “disfrutando”  casi siempre de un  tiempo malo como  poco.

            Aquel día había nevado, hicimos la Peña San Miguel y en la Fuente de la Teja nos dimos la vuelta ya que el camino estaba muy cerrado y harto de agua.

Iniciando el descenso hacia el Flumen y el Reguero del Aguila.
 
            Hoy 24 de Noviembre de 2015 volvemos a las andadas y hace un frío del carajo, o al menos así nos lo parece, cuando salimos del coche en el Aparcamiento  del Collado de San Miguel, más arriba de Santolarieta, situado a 1012 metros de altitud. Van a ser las nueve y corre un  vientecillo frío que nos anuncia será ventarrón por arriba.

            Nos vamos a Peña de Amán primero y para ello tomamos el camino que sale del mismo aparcamiento y que se ahonda hacia el Flumen en dirección nordeste.

Pasarela sobre el Flumen.
 
            El camino amplio y limpio desciende paulatinamente y vuelta a vuelta, pasa junto a la Fuente de la Teja que fue de donde nos dimos la vuelta el año pasado y prosigue para abajo pues ha sido limpiado recientemente.

            Enseguida pasa junto a una caseta semiderruida y se marcha decididamente hasta la orilla del Flumen, avanza unos metros en sentido contrario a la corriente y enseguida pasa a la orilla izquierda por una pasadera de madera recién colocada sobre los 700 metros de altitud. La ocasión anterior en la que vinimos tuvimos que descalzarnos y remangarnos para pasar y era enero. No había pasadera.

El Salto de Roldán desde el Reguero del Aguila.
 
            El camino que es casi una pista maderera por la amplitud, prosigue 200 metros por la orilla izquierda y de llano hasta que gira casi 180º y comienza a elevarse por la Ladera Derecha del Reguero del Aguila en dirección casi este.

Amán desde el Collado de Frontón de Buesa.
 
            Poco más arriba el camino que hemos visto perfectamente desde el Collado de San Miguel llanea un rato para converger con el doble barranco del Reguero del Aguila que atraviesa sucesivamente, mientras especulamos si la limpieza proseguirá por el barranco o subirá hasta el Collado de Frontón de Buesa que es lo que nos interesa hoy.

            Un poco más estrecho pero recientemente limpiado asciende suavemente y nos deposita en el Collado de Frontón de Buesa situado a 967 metros de altitud donde nos recibe un cartel indicador que no necesitamos.

            En el collado tomamos el camino que transita la Arista Noroeste de Amán.

Casquete Somital Nordeste de Amán.
 
            Se trata de una arista alomada en la que la vegetación compuesta por bojes, genistas y coscojas fundamentalmente, es la típica de Guara, va perdiendo densidad a la vez que aparecen los conglomerados de pudingas propios de la zona.

            El casquete cimero se compone de un resalte inferior muy corto y que se supera mediante un escalón apoyado en una fisura. Seguidamente aparece un resalte intermedio que se rodea por nuestra derecha  y se supera con algún apoyo de manos.

En las Clavijas de Amán.
 
            Una travesía horizontal nos devuelve al filo en el que aparece el último resalte que es el más consistente y que está equipado con cuatro clavijas y una quinta separada y alta que sirve para rapelar. Es un tramo vertical de una decena de metros que se sube muy bien, sin las clavijas sería un IIIº delicado VIº en descenso.

Cima de Amán.
 
            Nos deposita en la Cima de la Peña de Amán situada a 1121 metros de altitud.

            No son todavía las diez y cuarto y en la cima no corre el ventarrón que suponíamos. Hacemos algunas fotos sin prisas y con un cielo gris que presagia un cambio meteorológico, comentamos los alrededores en los que aparece el Picón culminando el Reguero del Aguila, El Pico del Aguila con sus antenas, el Flumen que se ahonda en la Hoya de Huesca y San Miguel y el Fraile aquí mismo.

San Miguel y el Fraile desde Amán.
 
            Diez minutos después iniciamos el descenso cruzándonos con un corredor de la zona con el que charlamos brevemente y siguiendo el camino nos llegamos al collado  para continuar regreso por idéntico camino. En Guara no es conveniente abandonar los caminos.

Lathyrus o zapatitos del Niño Jesúd en el Flumen.
 
            Cruzadas las dos ramas del Reguero del Aguila que bajan secas llaneamos en busca del Flumen y nos paramos un poco a echar un café y un bocado mientras contemplamos la Norte del Salto de Roldán y los roquedos de la Peña de San Miguel.

 
La Noroeste de San Miguel.
 
            Luego sin  prisas nos llegamos hasta el río, cruzamos la pasadera y a continuación remontamos la bajada que hemos hecho a la ida para alcanzar el Collado de San Miguel previa entrada en calores ya que la mañana ha ido un poco a buenas.

San Miguel desde el aparcamiento.
 
            Son las doce menos cuarto cuando tomamos el camino a la Peña de San Miguel que asciende por la ladera noroeste. Se trata de un camino acartelado y transitadísimo  que se eleva suavemente hasta depositarnos bajo las paredes de la norte de la peña que es por donde se asciende.

Detalle de la Pared Norte de San Miguel.
 
            Es un breve recorrido que nos deposita en la zona equipada de la peña compuesta por cuatro tramos. El tramo inferior equipado por una cadena supera en diagonal un resalte escalonado de 4 metros con roca muy pulida y que se puede subir en seco sin ayuda de la cadena.

Hacia el Segundo Tramo Equipado de San Miguel.
 
            Una larga vira horizontal equipada con una sirga pasamanos  se introduce un poco más en la cara norte y alcanza el segundo tramo. Es un tramo de pared vertical  que se acuesta un poco al final, equipado con docena y media de grapas y línea de vida que se suben cómodamente.

Terminando el Segundo Tramo Equipado de San Miguel.
 
             Enseguida y tras una pequeña vira horizontal se alcanza el tercer  tramo que arranca con una escalerilla metálica de una decena de peldaños, superpuestos  los últimos y continuados con otra línea de grapas  con las que se remata el muro.

Ultimo Tramo Equipado en la Norte de San Miguel.
 
            Nos conducen al resalte terminal situado junto a las ruinas de una torre defensiva. Es un pequeño resalte equipado con una cadena y que se asciende en diagonal sin necesidad de apoyar las manos. A partir de allí un tramo corto de camino entre pratenses y roca nos conduce a la Cima de la Peña de San Miguel situada a 1126 metros de altitud.

Amán y el Fraile desde San Miguel.
 
En el Castillo de Peña San Miguel.
 
            Son las doce un poco pasadas cuando recorremos la amplia alargada y amable cima. Fotografiamos las Ruinas del Castillo y de la Ermita de San Miguel y  visitamos los aljibes uno de los cuales tiene agua  cubierta de una capa gruesa de hielo. Fotografiamos al Fraile y la Peña de Amán, nos asomamos al Collado de San Miguel y contemplamos la Hoya de Huesca y las evoluciones de los buitres leonados en busca de pitanza. Nos lo tomamos con calma pues a pesar de que no es un día ni excelente ni claro  no se está mal.

El Flumen por debajo del Salto de Roldán desde San Miguel.
 
Descendiendo el tercer Tramo Equipado en San Miguel.
 
            Luego solamente queda desandar camino para bajarnos hasta el coche. Es la una menos cuarto cuando acabamos nuestro periplo del día que ha supuesto un amable recorrido con 850 metros de desnivel.

San Miguel desde debajo de Santolarieta.
 
             Bajamos hasta Sabayés y a la una media estamos en casa con algún que otro apurillo pues el calor del coche en contraposición con el fresquete de la mañana me invitaba a instalarme en los brazos de morfeo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.