24 abr. 2016

31-16. CANCIAS EN CIRCULAR DESDE FISCAL. 23-4-2016.

La Norte de Canciás desde el desvío a Lardiés. 

Fiscal, Carretera a Lardiés, Pista Barranco San Salvador, Refugio de Icona, Cara Norte, Collado Gradatiello, Cima de Canciás, Punta Este, Cara Sur, Puerto de Laguarta, Hayedo del Barranco San Juste, Pista a Borastre y Fiscal.
23-04-2016.
Salida 08:45 h. Llegada 16:30.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Canciás procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            A Canciás hemos subido algunas veces varias. Primero lo hicimos por Fablo, después por Laguarta en su vertiente sur y más tarde  por el norte  desde Fiscal. En todos los casos repetíamos camino a la vuelta. Hoy 23 de Abril de 2016 vamos a hacer una circular a partir de Fiscal que nos permitirá conocer el Barranco de San Juste, la subida y parte del descenso ya lo conocemos.
            La mañana está muy nublada y con nieblas sueltas que se apelmazan en la Norte de la Sierra de San Pedro. El norte está peor todavía pero con cierto retraso marchamos a ver qué pasa.
            Son las nueve menos cuarto cuando aparcamos en la parte vieja de Fiscal concretamente en el inicio de la Carretera a Lardiés. Estamos a 760 metros de altitud.

Canciás saliendo de Fiscal.

           En dirección oeste y por la Orilla Izquierda del Barranco de San Salvador hacemos alrededor de un kilómetro de carretera  guiados por carteles indicativos que nos sacan de la carretera y nos meten en una pista que se acerca poco a poco al barranco para cruzarlo.

Antes de entrar en la Pista del Barranco San Salvador. 

            Las balizas del PR que seguimos prosiguen por un camino muy limpio que ya recorriéramos en una ocasión anterior  y que  tras perderse nos obligó a una buena vuelta por las inmediaciones de los Túneles de la Yebra Fiscal. Hoy echaremos un cuarto de hora largo para arriba para volver seguidamente a la pista, tras recordar, y proseguir por ella con media hora perdida.

Puente sobre el Barranco San Salvador.

            La pista en muy buen estado prosigue paralela al barranco  pero por su orilla derecha hasta que algo más arriba se decide a zetear  ganando altura en la ladera muy suavemente. Se desarrolla sobre un bosque mixto en el que predomina el pino silvestre.
            Pasamos un desvío que nos puede llevar a la Ermita de San Salvador pero no lo vamos a hacer pues la vuelta es larga, ya llevamos propina y se esperan tormentas ocasionales para la tarde.

Cascada del Segundo Barranco de la Pista San Salvador. 

            La pista se estropea un poco, pasamos un par de barrancos que la cruzan, el segundo con cascada incluida y enseguida alcanzamos el Refugio del Icona que está en regular estado. Hemos pasado junto a otro algo más abajo y que estaba deplorable. Estaremos alrededor de los 1350 metros de altitud.

Segundo Refugio de Icona. La pista se estropea.

            A partir de allí la pista empeora y se convierte en una tiradera de madera avanzando por un hayedo que emerge del conglomerado calizo de base.

Se alternan las hayas sobre el conglomerado calizo emergente.

            Hemos avanzado en dirección sudoeste y no estamos lejos de la Arista Noroeste de Canciás cuando giramos un poco al este alcanzando poco después un crestón que se arrellana cubierto de praderío sobre los 1450 metros de altitud.

Collado en la Noroeste de Gradatiello.

            Aquí iniciamos una travesía al este en la que incluso perderemos altura más que ganaremos y que a través de un frondoso hayedo nos ha de depositar en la Cresta Norte del Pico Gradatiello coronada por el repetidor pasivo.

Llegando a la Norte de Gradatiello.

            Son las doce menos cuarto y nos sentamos en unas piedras del praderío para echar un bocado. Poco después continuamos para arriba superando pequeños resaltes que culminan en reducidos rellanos de verdura.

La nieve ocupa las depresiones de la Cara Norte de Canciás bajo las paredes.

            A pesar de las abundantísimas balizas indicativas ya que por aquí se realiza la Carrera de Canciás, en un momento determinado iniciamos una travesía unos metros por debajo del camino y tenemos que volver a recuperarlas. A partir de aquí el camino avanza con una pendiente más consistente ya entre neveros residuales aproximándose a las paredes.


Bajo las Paredes de la Cara Norte de Canciás. 

            La nieve está blanda y nos permite ganar altura de nevero en nevero buscando la base de las paredes siempre guiados por tablillas como por marcas amarillas o hitos de piedras.


Roca característica sobre los Resaltes Rocosos de la Norte de Canciás.

            Alcanzada la pared una sencilla trepada por conglomerado que hacemos con cuidado pues está algo húmedo nos permite superar un par de cortos tramos guiados por una gran  piedra característica que tras una pequeña travesía nos deposita en el Collado Gradatiello situado a 1860 metros de altitud. Son las doce y media pasadas.
            Al oeste se extiende un caminillo asediado por la genista que recorre una loma que se arrellana tras un resalte inicial y que en alrededor de diez minutos nos puede llevar a Punta Gradatiello, un lugar bien visible desde Sabiñánigo por contar con una pantalla repetidora similar a la de Ibonciecho en Sallent.
            Nosotros tomamos un dudoso camino que se va para abajo hacia el sur entre gesistas hasta alcanzar el fondo de un vallecillo colgado que ascenderemos en dirección este tras perder alrededor de 100 metros.


Precioso espolón de Conglomerados al este del Collado Gradatiello.

            En algunas ocasiones hemos continuado hacia el este, superado una pared  que arranca de la cresta orientándose al sur y que permite continuar el camino directamente hacia Cancías sin perder altitud;  pero el tránsito se realiza sobre un continuo manto de genistas que no son precisamente del agrado de mi chica y ni siquiera lo he  sugerido.


La Cima de Canciás desde el valle suspendido.

            Ascendemos suave y paulatinamente, atravesamos algunos neverillos residuales y alcanzamos la arista oeste por la que suavemente llegaremos la Cima de Punta Canciás situada a 1929 metros de altitud.


Remontando en busca de la Oeste de Canciás.

            Es la una del mediodía cuando junto al vértice geodésico hacemos algunas fotos sobre un paisaje secuestrado por nubes de desarrollo ancladas alrededor de los 3000 metros de altitud.


En la Cima de Canciás. 

            No hay ni mucho que contemplar hoy, ni demasiado tiempo que perder por lo que enseguida continuamos recorriendo la arista cimera hasta su extremo este y contemplando al paso los verticales paredones que conforman su cara norte.


Recorriendo la Arista Cimera de Canciás. 

            Desde el extremo este iniciamos el descenso de la ladera sur vestida de genistas de poco porte salteadas de afloraciones de conglomerado. Es una ladera amplia y tendida que nos ha de situar en la parte alta del Praderío del Puerto de Canciás.


Vertiente Sur de Canciás hacia el Puerto de Laguarta. 

            Estamos en la Vertiente de Laguarta y la señalización es más bien escasa, lo que no será mayor problema puesto que conocemos el terreno.


Canciás desde el Puerto de Laguarta. 

            Alcanzado el praderío seguimos el camino salpicado de hitos de piedras  y que poco después nos conducen por discontinuos tramos de viejas pista a un punto bajo situado sobre los 1650 metros de altitud donde nace el Barranco de las Tratus.


Narcisus poéticus en la Sur de Canciás. 

            Perdemos la pista  vestida con traje de praderío pero atravesamos la majada un poco por medio ganando altura hacia la loma, lugar en el que encontramos de nuevo y los indicadores  que buscaba y que nos dirigen o hacia Laguarta o a Borastre y Fiscal que es nuestro objetivo. Estamos a 1680 metros de altitud.
Entrando al Hayedo del Barranco de San Juste.

            Son las dos de la tarde y la nubosidad de evolución avanza inexorablemente. Por ello nos echamos hayedo abajo por un camino balizado de blanco y amarillo aunque sin las tablillas indicativas de la carrera que hemos tenido a la subida por la cara norte.
            El primer tramo del hayedo discurre hacia el este pero enseguida se orientará al norte para alcanzar las Mallatas,  un rellano de praderío en medio del hayedo, lugar en el que nos sentamos a comer al sol que se cuela entre espesas nubes.
            Un cuarto de hora después y con cierta premura continuamos el descenso con otro largo tramo de camino que se desarrolla entre el hayedo de las varias ramas del Barranco de San Juste. Descendemos persistentemente alternando tramos de camino cubiertos de hojarasca con algunos resaltes en los que aflora la roca.

Cruzando una de las ramas del barranco de San Juste.

            Poco más abajo el camino se convierte en tiradera de madera pues ni siquiera tiene la categoría de pista y comenzamos a atravesar pequeños torrentes subsidiarios del barranco principal que discurre a nuestra derecha. En uno de ellos más caudaloso que cruzaremos un par de veces nos las vemos para no tener que descalzarnos. Hoy baja agua por todas partes.
            El hayedo se va quedando arriba  y aparece el pinar cuando continuamos con una vieja pista con dudosas huellas de tránsito rodado que se arrellana para transitar  largamente por la ladera izquierda del Barranco San Juste. Comienza a gotear fina y mansamente. Solamente hemos escuchado un lejano trueno que ha servido para proseguir con el largo descenso que se acumula en las piernas. Al rato dejará de llover.


Vista atrás sobre el Barranco de San Juste.

            Poco después localizamos la carretera que viene desde San Juste, la principal del valle ya hace algún rato que está en nuestro horizonte  y cuando empezamos a cansarnos de tanta pista aparece Borastre  al que llegaremos tras un corto descenso. Son las cuatro y cuarto.
            Cruzamos el pueblo ya por la carretera con la que hemos coincidido a la entrada y con ella nos recorremos el último kilómetro de la jornada con ganas de terminarla. Son las cuatro y cuarto de la tarde cuando llegamos al coche tras contemplar el Portal de Jánovas que fotografiamos.


Canciás desde Borastre.

            Hemos liquidado una jornada que casi se nos ha hecho un pelín dura pues llevamos una temporada con poca actividad. Los parámetros de la circular que hemos recorrido hablan de 1350 metros de desnivel y 25 kilómetros de recorrido. Nosotros con los embarques nos habremos ido a los 1500 metros  y a los 26 kilómetros de pasada en siete horas escasas de camino efectivo en los que la nieve de la cara norte no ha supuesto retraso prácticamente.
            Media hora después estamos en casa para ducharnos con San Jorge solaneras en nuestro pueblo. Por arriba está medio decente. Luego sabríamos que el día se había comportado por Panticosa  pero… contemplar la montaña a la que queremos ir en directo desde casa sin Webcams tiene sus ventajas, los inconvenientes están en nuestra comodidad y nuestras falta de ganas de pelea con los elementos.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.