28 abr. 2016

33-16. PEÑA BLANCA DE LA LARRI. 26-4-2016.

Peña Blanca de la Larri se destapa a nuestros ojos.

Aparcamiento de Pietramula, Barranco Sobrestivo, Collado de las Puertas, Ibones de la Larri, Corredor de las Peñas del Hombre y Arista Sur.
Salida 09:15 h. Llegada 16:15 h.
Sol.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Peña Blanca de la Larri procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            No sé si batimos nuestro record de permanencia en el saco pero, en todo caso, la marca no es nada desdeñable. Tras once horas de resistencia son las ocho y cuarto de la mañana del 26 de Abril de 2016 cuando nos levantamos y sin llorar ni nada ¡eh! Como unos hombres.
            Tenemos el propósito de salir aproximadamente a la misma hora de ayer, pero a las nueve y cuarto de una mañana en que la isoterma de 0º ha debido rondar los 1800 metros, ahora estamos ya a 3º pues el sol va de faena, nos metemos en marcha desde el Aparcamiento de Pietramula a 1920 metros de altitud y en dirección noroeste.

Subimos entre los Barrancos Sobrestivo y Pietramula para pasar sobre la cascada.

            El camino de verano que se suele utilizar para buscar el Collado de las Puertas sale de la Gran Revuelta de Pietramula y por medio de los barrancos que forman el Real gana la Cara Sur de Chinipro. Hay una ruta de invierno en las inmediaciones del Barranco de Sobrestivo pero además de ser muy erguida tiene más piedras que nieve.
            Nosotros utilizaremos el camino de verano y para ello partimos con los esquís en la mochila y de forma cómoda cruzar el Barranco del Clot de los Gabachos y poco más arriba el Barranco Pietramula tras subir un neverillo con un potente y viejo alud.

La Rampa de la Punta de las Puertas y detrás Robiñera. 

            Tras el cruce, aparece un nevero alomado y erguido que es el final del porteo tras media hora un pelín larga y sin prisas. Ponemos los esquís y empezamos a foquear aproximándonos al Barranco Sobrestivo de cuya orilla izquierda arranca la pala que buscamos fuera de las hostilidades iniciales Estamos sobre los 2100 metros de altitud y viramos al norte.
            Se trata de una larga pala situada al sur de la Punta de las Puertas que tiene una cierta orientación oeste con una arista alomada y algo pelada cuando se inclina hacia el Barranco del Clot muy vestida de paredones por lo que no resulta demasiado agradable.
            Nos olvidamos de la arista y progresamos por medio de la pared siguiendo una débil huella, la del bombero vasco que ha pasado la noche junto a nosotros.

Iniciando el remonte de la Rampa de las Puertas.

            El rehielo ha sido decente y los tramos que están recibiendo el sol están duros por lo que alrededor de los 2250 metros y en la base de un resalte un poco más erguido ponemos cuchillas que en principio pueden ser suficientes pero poco más arriba, alrededor de los 2400 y en el tramo más erguido el personal ha puesto crampones y porteado esquís.
            Sabemos que la travesía por la Sudeste de la Punta de las Puertas está bien soleada que es amplia pero también sabemos que tanto por arriba que no importa como por debajo hay muchas paredes y que no se puede entrar al Barranco del Clot.
            Hemos venido a disfrutar, ponemos crampones y colgando los esquís en las mochilas en un lugar cómodo  e iniciamos el flanqueo.
            Hay un primer tramo bastante largo y suavemente ascendente que con buena nieve casi nos hace arrepentir de la decisión pero tras pasar sobre una vieja colada, la travesía se empina y marcha hacia las paredes superiores en un tramo expuesto que no nos deposita en el collado que buscamos sino que, tras otro tramo más horizontal sobre un corredor muy, se alarga de nuevo para arriba.

Finalizando la Travesía en la este de las Puertas.

            Subirá hasta situarse por encima del aparente nivel del Collado de las Puertas que es de donde se suele acceder a la Cara Sur del Robiñera, pero el corredor que por fin se ha decidido a acercarse a nuestra línea de travesía, todavía está algo profundo.
            Habrá que superar otra tramada ascendente más para alcanzar un minúsculo hombro desde el que habrá que llanear u poco y perder finalmente unos metros para alcanzar el corredor  donde quitaremos crampones y calzaremos los esquís.

En el Collado de las Puertas.

            Un tramo amplio y suavemente inclinado de corredor nos deposita en el Collado de las Puertas situado a 2524 metros de altitud. Son las once y media.
            Desde el collado contemplamos la Cubeta Lacustre de los Ibones de la Larri completamente innivada y con nieve dura pues el sol poco ha hecho hasta ahora  en esta altitud. También contemplamos al fondo, nordeste, la Oeste de la Munia y en el lado oeste el Tozal de los Gorgos y las Peñas del Hombre tras las que se esconde discretamente Peña Blanca que es blanca en verano debido a sus calizas claras y blanquísima en invierno por estar perfectamente cubierta de nieve; vamos, como para dudar de su nombre.

El Corredor de las Peñas del Hombre está más tieso de lo que parece. 

            El circo se completa con Robiñera al este y con las Puertas y Chinipro al sur.
            Hemos superado dos de las dificultades sabidas de la jornada pero Peña Blanca queda lejos y muy arriba desde aquí.
            Pasamos por la orilla este del Ibón Inferior de la Larri, junto a nuestra “piedra comedor” y en un resalte entre los dos ibones coincidimos con el bombero que es un esquiador de fuste. Ha salido una hora antes que nosotros y ya vuelve.
            Almorzaremos juntos y charlaremos de montaña. Nos dirá que el corredor por el que ha bajado está estupendo y que los tres que iban a subir a la Mota y que también han dormido junto a nosotros, se han venido por aquí y están accediendo a la arista somital a partir del Corredor de las Peñas del Hombre. Son los que han salido a las siete y media.
            Nosotros sabemos que el circo se alarga hacia el norte con resaltes asumibles pero del final del circo al pico queda una pala demasiado erguida para hacerla con los esquís a pesar de estar orientada al este.

Remontando el Corredor de las Peñas del Hombre.

            La opción que barajamos es subir un poco por medio del circo hasta alcanzar unos puntones situados por encima de los 2700 metros y desde allí hacer una travesía  al oeste hacia el collado norte de las Peñas del Hombre ya en plena Arista Sur de Peña Blanca pero como el corredor adosado a las Peñas del Hombre está tan bien y nos lleva al destino buscado…
            Son las doce y media cuando buscamos la base del corredor y nos vamos para arriba con una nieve que está buena en esta orientación que es una auténtica sauna. El trío está en la arista cimera.
            El corredor tendrá alrededor de 150 metros de desnivel  y la mitad superior pasará de los 45º pero la nieve está de vicio. Así que, fiel a mi costumbre me olvido de la huella y me lío con una largada exigente con la que cruzo todo el corredor y me planto a mitad, no me gustan demasiado las vueltas maría y eso que aquí son una delicia.
            En una siguiente zeta también amplia coincido con la huella que en lugar de retornar al corredor se va a la pared derecha del mismo en busca del collado que originalmente pretendíamos pero no me gusta porque las pocas rocas que afloran en esta parte del circo están aquí y el paretazo es soberano. Así que me olvido de nuevo de la huella y en otra larga y consistente travesía alcanzo el final del corredor que se allana en busca del collado pretendido.


De frente a la Arista Sur de Perña Blanca.

            Juan se queda contemplando las maniobras de mi chica que se ha quedado detrás por libre pues no le ha gustado mi huella y yo me voy hasta el collado para definir continuación.
            Creía que tras el collado la ladera seguiría en ascenso pero se hunde  con lo que trazar una diagonal larga buscando un arranque alto queda descartado pues cuando alcanza el nivel al que me encuentro estamos en plena cara este del pico.
            Así que haremos lo que han hecho pero sin subir los esquís en la chepa. Dejamos los esquís, ponemos crampones y nos vamos para arriba hacia el oeste en busca de los últimos 200 metros. Los crampones no serán necesarios pero nunca tienes toda la seguridad.
            El bombero ha subido por la cara este que es por donde finalmente subirá Juan y nosotros tomamos la huella que han hecho dos del trío y nos vamos para arriba de frente por un palón demasiado erguido para nosotros con los esquís, con crampones se terminaron los problemas. Mientras subimos el trío bajará un poco más al sur pues también esquían bastante.


Desde la Arista Sur de Peña Blanca el casquete somital del pico. Juanillo diminuto en la este.

            Tras el paretazo que tendrá alrededor de 100 metros nos queda el casquete somital pues hemos alcanzado la arista sur del pico. Está muy bien tanto para foquear como para esquiar pero los esquís se han quedado donde los hemos dejado.


Llegando a la Cima de Peña Blanca de la Larri.

            Coincidimos con Juan que se ha tenido que emplear a fondo con el paretazo y alcanzamos la Cima de Peña Blanca de la Larri a 2902 metros de altitud cuando son las dos menos cuarto.


En la Cima de Peña Blanca de la Larri.

Guara y Fragineto tras el Collado de Añisclo. 

La Munia desde Peña Blanca.

            Hacemos fotos pues Ordesa, la Munia y Robiñera nos rodean y un cuarto de hora después nos volvemos para abajo peleando con los zuecos de mis viejos crampones sin antizuecos que llevo por ligeros.


El paretazo es bastante tieso y bajamos de espaldas al valle.

            Bajamos la pared de espaldas al valle, es el mejor procedimiento contra zuecos y alcanzamos los esquís los tres a la vez. Son las dos y media.
            La transición es breve pues los esquís se han quedado listos y nos echamos al corredor sin retintín alguno, disfrutaremos como niños con zapatos nuevos descendiendo el corredor sin problemas de pendiente: la gloria tiene que ser algo parecido a esto.

El Corredor de las Peñas del Hombre tiene una nieve deliciosa.

            En la base del corredor flanqueamos el Ibón Alto de la Larri por su orilla oeste y nos bajamos al inferior para probar si resiste, je, je.


Un par de moscas en el Corredor de las Peñas del Hombre.

            Luego, remontamos agradablemente sin tener que poner pieles ni penar hasta el Collado de las Puertas pues la nieve  se ha puesto en condiciones.


Cruzando el Ibón Bajo de la Larri se esconde Peña Blanca.

            Nos quedan cuatro agradables giros corredor abajo para vencer la tentación de continuar puesto que sabemos que se complica demasiado y nos llegamos al inicio del flanqueo de la Este de las Puertas.


Breve remonte al Collado de las Puertas conel Circo de la Larri detrás.

            Como hay que remontar una veintena de metros nos echamos los esquís al hombro y nos vamos para arriba. Coronado el resalte y aprovechando que las botas hacen una excelente huella nos bajamos el primer tramo erguido por fuera de la huella y un poco más abajo hago un par de plataformas y cómodamente nos calzamos los esquís.


En busca de la Diagonal de las Puertas con Comodoto en el horizonte.

            El resto de la travesía es agradable y al final de la misma esperamos a Juan, cosa rara, que se ha tenido que quitar las raquetas y se clavaba a cada paso.
            La rampa que esta mañana nos ha obligado a poner cuchillas y luego crampones está como debería estar siempre y la bajamos disfrutando de punta a punta incluso junto a la loma pelada sabedores de que esto se acaba.

Bajaremos hasta el cruce del Barranco Pietramula y no va más.

            Siguiendo fielmente nuestra poco visible huella de subida nos llegamos hasta el barranco, allí remojamos y colgamos en la mochila los esquís echamos un cumplido trago de agua  y porteamos para abajo relajadamente  beneficiándonos de alguna que otra trampa de  nieve de la poca que queda.
            Son las cuatro y cuarto cuando soltamos las mochilas, recogemos un poco y comemos en la furgo para equilibrar los 1000 metros de la jornada. ¡Joder como están las cervezas!
            A las cinco y media echamos demasiado humo blanco pista abajo, debía ser debido a una mala combustión del motor frío y prácticamente sin acelerar. Luego pasaría nada más empezar a acelerar en carretera.
            ¡Qué pocos días de esquí nos quedan en esta temporada!

Para ver más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.