1 jul. 2016

45-16. TRONQUERA POR EL CIRCO DE ISERÍAS. 30-6-2016.

La Cresta Norte de la Tronquera.

Aparcamiento de Col de Ladrones, Valle de Izas, Vuelta e Ibón de Iserías, Cresta de la Tosquera, Puntas de la Tosquera, Moleta, Collado Norte, Ibón y Vuelta de Iserías y Valle de Izas.
30-06-2016.
Salida 07:45 h. Llegada 15:30 h.
Mixto.
Bastante fácil.
3 p.
1 d.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Tronquera procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Valle de Izas es lugar visitado en cualquier época del año pero especialmente en verano. El Ibón de Iserías o de Samán es un lugar frecuentado por senderistas aunque  a pesar de su transitado camino obligue a salvar un desnivel de cierta entidad.
            Visitamos el ibón hace ya un paquete de años, volvemos muy de cuando en cuando, hemos recorrido varias veces la arista divisoria entre los Valles de Izas y Canfranc pero teníamos pendiente la Arista de la Tronquera.
            El Circo de Iserías  se encuentra colgado en la ladera norte del valle al que se accede por un doble portillón de verdura situado sobre los 2200 metros de altitud, aloja el ibón del mismo nombre y perfectamente circular está custodiado por la Moleta y una punta baja de la Tronquera de la que arranca hacia el norte la arista que nos interesa en cuestión y que en los mapas llaman Arista de la Tronquera.

Tomando el camino en Col de Ladrones.

            Despediremos Junio haciendo el  circo y para ello nos llegamos a Canfranc Estación y pasado el pueblo tomamos la pista que nos conduce al Rellano de Col de Ladrones prosiguiendo brevemente y en suave descenso por la pista que muere en la pequeña Presa de Izas, lugar del que arranca el camino principal del valle y situado a 1350 metros de altitud
            Son las ocho menos cuarto cuando tomamos el camino perfectamente balizado que en dirección este transita la orilla izquierda del barranco en busca del estrangulamiento  que permite el acceso al amplio y hoy verde praderío que conforma un valle de amables laderas incluso para vacas aunque hoy no haya ganado todavía.

Subiremos al este del Barranco Iserías. 30-6-16.

            Hay una cierta nubosidad dispersa de evolución lo que nos permite caminar entre flores con comodidad al suave contraluz de la mañana que es calurosa sin paliativos pues estamos en verano.

Detalle de la flor rosa de la ortiga en Izas.

            Ortigas, fiteumas, margaritas, antericos, aster, martagones, nomeolvides, gencianas, silenes, lotus… todo está en flor para el disfrute de nuestros ojos y el camino tras el estrangulamiento se arrellana en el praderío conduciéndonos hasta un gran bloque errático en el que un cartel nos evita llegar a la Cabaña de Iserías y nos orienta al sur en busca de las paredes que cierran el Circo de Iserías.

Buscando la Vuelta de Iserías.

            Unas eses ascendentes por praderío nos llevan a la base de las paredes que recorreremos por debajo y en dirección noroeste siguiendo ahora balizas blancas y amarillas que poco después nos depositarán en la Cabaña de la Vuelta de Iserías situada sobre los 1900 metros de altitud, un lugar privilegiado para contemplar el valle y los perfiles subyugantes de los Campaniles de izas hoy poco agraciados para la fotografía.

El Refugio de la Vuelta de Iserías con el Porté detrás.

            En la cabaña el camino se orienta al sudeste tomando una faja de verdura comprimida entre las paredes que hemos rodeado por debajo y que ahora transitaremos por arriba y los paredones del Circo de Iserías. Se trata de un tramo de camino más corto que los dos anteriores  y que nos conduce al portillón de entrada al Circo de Iserías un colladito de verdura y primaveras situado a 2196 metros de altitud cuando llevamos un par de horas de camino.

Acceso hacia el Ibón de Iserías.

            De entre los dos sentidos para recorrer el circo, hemos elegido el del sentido de las agujas del reloj y con el que afrontaremos la Arista de la Tronquera en sentido ascendente ya que cuenta con un resalte de alrededor de 100 metros de los que la mitad nos pueden dar algún problema.

Ibón de Iserías con la Moleta.

            Del portillón partimos en suave ascenso al sudeste por ladera amable de verdura que se encumbrará en la parte baja y llana de la Arista de la Tronquera. Lo hacemos atajando un poco el circo aunque podríamos haber subido perfectamente más al este en busca de la cabecera de los gendarmes que cierran la arista por el norte y cuyos paredones arrancan de Izas.

En busca de la Cresta de la Tronquera.

            Alcanzamos la arista sobre los 2300 metros  hartos de contemplar el resalte que nos espera y del que hemos localizado un paretazo  inicial que nos puede complicar el ascenso aunque también hemos visto posibilidades en la vertiente este de la arista.

Almorzando en la Norte de la Tronquera especulamos.

            Paramos a echar un bocado mientras contemplamos la Faja Colgada en la Norte de la Pala de Ip a la que se accede desde aquí y desde la que hay una opción de alcanzar la divisoria sin cabalgar la arista. También contemplamos los juegos de las nieblas que nacidas de los fondos de los valles circundantes  quieren ganar las alturas.

Hay que emplear un poco las manos.

            Un cuarto de hora después, continuamos al sur por una loma plana y amplia de calizas ocres astilladas y que tras un par de alomadas y reducidas prominencias nos colocan en la base de la pared. Los hitos se van a la Faja Colgada de la Norte de la Pala de Ip.
            Hemos faldeado el último promontorio por el oeste y nos enfrentamos a una pared que nos ofrecerá alternativas siempre al este de la misma pues la oeste es más rotunda y erguida además de sombría.

Tras el muro más consistente la arista se pone amplia y fácil.

            Hemos recogido los bastones y empezamos a trepar una pared llena de hendiduras, repisas y viras que ofrece diversas alternativas a lo largo de una cincuentena de metros que progresamos con algunos pasos de IIº sin más en una zona de placas verticales  que veíamos de perfil y que no han supuesto problema alguno.

Luego con algunos apoyos de manos esporádicos será suficiente.

            Superado este tramo en el que volvemos alternativamente al filo, la arista se acuesta un poco y permite una progresión fácil con esporádicos apoyos de manos.

Muchas soluciones para una arista que desconocíamos.

            En la vertiente este de la arista, salvados unos corredores verticales  que defienden la parte inicial y que se pueden flanquear por debajo de los mismos, hay algunas fajas colgadas  que permiten el faldeo de la arista pero es algo poco útil ya que la arista carece de dificultades. También se puede alcanzar la arista principal  por el valle situado al este de la arista que subimos y que se encuentra relleno de nieve hasta arriba ofreciendo un corredor de salida empinado de narices.

Terminando la Norte de la Tronquera.

            Alcanzamos un pequeño collado vestido de verdura y proseguimos por una serie de suaves promontorios ascendentes y alomados que nos depositan en una Punta Baja de la Tronquera a 2622 metros de altitud.

Hacia la Punta de la Tronquera.

            Abandonamos el Circo de Iserías y tras un suave descenso proseguimos hacia el este en busca de la Punta de la Tronquera.

Nieblas en la Cima de la Tronquera.

            Se trata de un corto tramo de arista amable y escalonada que ya hemos recorrido en alguna que otra ocasión y que en suave ascenso nos deposita en la cima situada a 2693 metros de altitud. Son las once y media.
            Las nieblas que rellenan el Circo de Ip apenas nos dejan ver el Corredor de los Militares a los Campanales y el Ibón de Ip. Con algunas dificultades contemplamos intermitentemente  Collarada, Bucuesa y Cuchillares,  Escarra y la Pala de Ip aquí mismo al este tampoco nos lo ponen fácil.

Hacia el Collado Este de la Moleta.

            Damos seguidamente la vuelta sobre nuestros pasos mientras contemplamos entre nieblas la arista que acabamos de subir y alcanzado el final de la misma proseguimos al oeste hacia la Moleta.
            Se trata de un recorrido bastante llano salpicado de suaves promontorio en el que contemplamos el Circo de Iserías con el ibón en su fondo, la vertiente de Canfranc está llena de nieblas.

Collado Norte de la Moleta.

            De un último promontorio hemos de bajar alrededor de 100 metros para alcanzar el Collado Este de la Moleta y desde allí suavemente remontar en busca de las paredes somitales del pico.
            Alcanzadas las mismas que se pueden trepar por varios lugares, tomamos un par de corredores fáciles  que situado un poco en la cara sur nos depositan en la arista cómodamente.

Todavía queda nieve en corredor que arranca del Collado Norte de la Moleta.

            Superado el zócalo rocoso de una veintena de metros, una arista bastante llana y amplia nos deposita en la plana y largada Cima de la Moleta situada a 2573 metros de altitud cunado son las doce y cuarto.
            Hacemos algunas fotos  y contemplando un caminillo que transitando una faja próxima a la cima, recorre la misma en dirección este en busca  de la salida normal del pico en la parte noroeste.
            Descendemos unos metros al encuentro del caminillo que se alarga en busca del Collado Norte de la Moleta y con el mismo alcanzamos el collado.

Iniciando el descenso hacia la Cabaña de la Vuelta de Iserías.

            Estamos  a 2450 metros, contemplamos el Circo de Epifanio y el camino que entre defensas para aludes se baja a Canfranc y que recordamos de una de nuestras visitas a la zona, cuando decidimos recortar el circo; se puede prolongar   un poco más hasta que la arista se vuelve al oeste y desde allí bajar por unos crestones de verdura salpicados con barras calizas dispersas cerrando el circo en el doble collado de acceso, pero no aporta gran cosa.
            Iniciamos el descenso del corredor que en dirección este se baja en busca de la cubeta lacustre tomando un tenue caminillo que transita la parte norte del mismo bajo unos paredes, la parte sur está rellena de un erguido nevero que se arrellana un poco a mitad de corredor y que es a donde conduce el camino.

Hacia el Valle de Izas con la cascada del mismo nombre. 30-6-16.

            Bajamos unos tramos finales de nieve y ya junto al barranco proseguimos para abajo hasta un pequeño rellano  que divide al corredor.
            Tomamos la zona sur y confluimos con otro barranquillo que baja de la parte este de la Moleta y con el mismo nos llegamos a la orilla del ibón en la zona del tragante de agua. Hay que saber que las aguas de Iserías son conducidas subterráneamente a Ip en un aprovechamiento hidrológico de la zona.

Campanil de Izas a la luz de la tormenta.

            Es la una y cuarto y comemos junto al ibón. Media hora después terminamos de rodearlo por su orilla noroeste y remontando unos metros  alcanzamos el collado de acceso y nos vamos para abajo en busca de la Vuelta de Iserías.
            Desandamos camino hasta la cabaña y proseguimos para abajo siguiendo el camino que nos depositará en el Fondo de Izas, charlando con una pareja de francesas que serán los únicos mortales con los que nos cruzaremos en todo el día. ¡Cómo nos gusta el Pirineo masificado!

Detalle de la flor de la genciana asclepaidea en Izas.

            Ya en el rellano seguimos desandando en dirección oeste  el camino de la mañana mientras quieren caer tres gotas mal contadas.
            Alrededor de las tres y media llegamos a nuestro coche tras liquidar un desnivel que, a la tonta, habrá estado por encima de los 1500 metros, pero ya sabemos que hacer recorridos parcialmente novedosos para nosotros no suelen salir a un precio que yo he pagado con el iva correspondiente de mi jodida rodilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.