17 jul. 2016

49-16. PICO DE LA MINA. 14-7-2016.

La Mina desde las Ruinas de Casa Cabellut que no hemos podido hacer a la subida.

Fin de la Carretera de Benasque, Hospital de Benasque, Portillón de Benasque, Arista Oeste, Corredor sur y Arista Oeste.
14-07-2016.
Salida 07:15. Llegada 13:15.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Mina procedente de Iberpix. ía en amarillo.

            El Portillón de Benasque  es un  tajo en parte artificial entre los Picos de Salvaguardia al oeste y la Mina al este, dos picos de similares características morfológicas pero de muy distinto aprecio o fama. El Salvaguardia es una cima muy visitada  pero a la Mina no va ni el gato, los montañeros somos así.
            Hacía tiempo que queríamos ir a la Mina pero por unas cosas u otras seguía pendiente allí, en su espectacular sitio, tentándonos con su imaginada vía de la arista oeste, por lógica tenía que ser su vía de acceso que, evidentemente, no conocíamos.

Bajando hacia el Plan de Hospital de Benasque.

            Hoy 14 de Julio de 2016 nos vamos a la Mina con la intención de tratar de bajar hacia los Lacs de Boum de Port y volver por el Puerto de la Glera. Para ello hemos aparcado en el final de la Carretera de Benasque a 1780 metros de altitud tras haber pasado la noche en la furgo aparcada en los Barracones de Estós.
            Son las siete y cuarto de la mañana cuando nos ponemos en camino  bajando ligeramente para transitar en dirección prácticamente este por el Rellano del Hospital de Benasque. Hace una mañana fresquita  que nos ha hecho colocar los forros polares y los guantes.

Peña Blanca nos orienta.

            La ascensión a la Mina tiene dos partes completamente diferenciadas. La primera y conocida comprende la aproximación al Portillón de Benasque por camino transitado desde  antaño que recorre los sucesivos planes de camino a la Besurta para abandonar el fondo del valle e incorporarse a la Pared de Peña Blanca, siempre a la izquierda del barranco del mismo nombre.

En la característica vira de mármol de Peña Blanca. 

            El resalte se sube por medio de revueltas en un praderío de vacas para incorporarse después a la marmolera blanca en la que se recorre una lineal y característica vira excavada en la roca metamórfica.
            Sobre los 2250 metros el camino se arrellana y se introduce en un vallecillo colgado que se alarga hasta el Rellano de Casa Cabellud donde se encuentran sus ruinas.

En el Vallecillo bajo el Portillón de Benasque.

            Deberíamos visualizar desde aquí nuestra arista de ascenso pero el mar de nubes instalado al norte de la cadena fronteriza  se deshilacha tratando de pasar por brechas y collados a tomar efímeramente el sol del sur.

Lac de Boum de Port desde el Portillón de Benasque. 

            Atajamos directamente una larga lazada y alcanzamos el Portillón de Benasque situado a 2244 metros de altitud. Son las nueve de la mañana y aquí termina la parte conocida de la ascensión.
            Hacemos una foto a la vertiente norte  con permiso de las nieblas e iniciamos inmediatamente el ascenso en busca de la cresta avanzando a media ladera por terreno metamórfico mixto de verduras algo escalonado.

Tratando de alcanzar la Arista Oeste de la Mina.

            Hay un trozo de arista bastante llano que se adorna con algún pequeño gendarme y que no tiene demasiado buen aspecto pero ascendemos hacia la zona  de las protuberancias por terreno bastante escarpado.

Accediendo al Corredor Sur de la Mina.

            Con algunas dudas  remontamos los últimos metros  alcanzando la arista  justamente en la base de un resalte  de mal aspecto. Al otro lado están las nieblas que lo rellenan todo y sin mirar mucho más, Juan ya se ha dado la vuelta, nos vamos para abajo  en busca de un corredor amplio que se incorpora a la arista en el inicio del resalte somital del pico.
            Con cuidado y a través de una ladera bastante inclinada terminaremos perdiendo alrededor de 50 metros para pasar por debajo de unas placas  erguidas y alcanzar el corredor unos metros por debajo del estrangulamiento en el que se inicia el cono de deyección del corredor.

Trepando el Corredor Sur de la Mina.

            Se trata de un erguido y estrecho corredor de verduras escalonadas con algo de basura suelta que hay que subir con cuidado pero sin otra dificultad que un bloque empotrado que se supera con cierta comodidad por la pared izquierda del corredor o se trepa directamente con un paso algo largo.

Entrando a la Arista Somital de la Mina. 

            Tendrá alrededor de 50 metros que nos depositan en la Brecha más próxima al pico ya que en la parte superior se abre en dos ramas prácticamente equivalentes y separadas por un gendarme que tiene camino de faldeo por el norte.
            Estamos a 2500 metros de altitud y nos quedan 200 que Juan nos ha anunciado que son amplios pues no se trata de una arista afilada sino que es alomada con contados puntos donde aparece algo de filo.

La Oeste de La Mina tiene algún tramo algo erguido.

            En la brecha encontramos hitos de piedras que nos van a guiar en una ladera generalmente amplia y con opciones y en la que habrá que emplear de cuando en cuando las manos,  sobre todo en la parte superior en la que aparecen un par de tramos bastante verticales que no pasarán de IIº.
            Al sol, alternativamente con nieblas, vamos ascendiendo con tranquilidad pues en ningún momento la vía se pone dura. La inquietud no proviene del ascenso sino de la continuación.

Arista hacia Pessó, Tucas de Bargas y Forcanadas.

            La arista se arrellana tras el muro final que se faldea parcialmente por el sur  y que nos deposita en la alargada Cima del Pico de la Mina situado a 2704 metros de altitud. Son las diez y cuarto de la mañana.

En la Cima del Pico de la Mina.

            Desde la cima, las vistas de la vertiente sur son una copia de las que ofrece el Salvaguardia con una sola diferencia en contra y es que la vertiente norte hoy está ocupada por un mar de nubes  asentado bajo los 2600 metros de altitud.

Macizo de la Maladeta desde la Mina. 

            Los crestones y aristas que arrancan de esta cima, todos en la vertiente norte parecen intocables y más con las nieblas así que la suerte está echada pues para no ver nada no merece la pena calentarse los pies.
            Le decimos adiós a nuestro periplo programado y nos sentamos a almorzar al sol contemplando el Macizo de la Maladeta. Media hora después nos vamos para abajo por donde hemos subido.

Iniciando el descenso de la Oeste de la Mina.

            El descenso no tiene otra historia que desandar pasos relajadamente mientras llenamos nuestros ojos con las imágenes que dejan las nieblas al oeste de la cresta que estamos bajando.

Abandonando el Corredor Sur de la Mina unos metros más abajo del inicio de la pedriza.

            No somos capaces de ver si el corredor opuesto al que hemos subido alcanza la pedrera de base o se corta y tras comprobar la doble salida de la brecha nos vamos para abajo por el corredor pero en el estrangulamiento proseguimos un poco más por el mismo para faldear hacia el oeste por el escalón inferior, menos comprometido que el de subida.

El Aneto desde una de las minas de la Mina. 

            Encontraremos la boca de una mina poco profunda y otra que está prácticamente taponada por un derrumbe de roca por lo que podemos suponer el origen del nombre del pico. Luego y con una línea uniforme de pendiente alcanzamos el Rellano de las Ruinas de Casa Cabellud ocupado por el personal que ronda los alrededores del Portillón pues no en vano creo que tras Aiguallut éste es el segundo destino de Benasque más visitado.

Atrás se queda la Mina ahora sin nieblas.

            Aprovechamos que las nieblas no penetran en este momento hacia el sur para hacer las fotografías del pico que no hemos podido hacer a la subida y proseguimos sin prisa pero sin pausa para abajo contemplando y fotografiando flores además de cruzarnos con gentes que vienen y van por el camino.

Flor de algodón o erophorium vaginatum en el Hospital de Benasque.

            Es la una y cuarto cuando remontamos ligeramente para fotografiar las Ruinas controladas del Hospital de Benasque junto al final de la carretera y nos llegamos a la furgo liquidando una jornada que ha resultado más light de lo esperado y en la que, valga por vez, solamente hemos movido un desnivel de 1025 metros.
            Por segundo día consecutivo corre más viento por abajo que por arriba y la temperatura a la sombra sigue siendo fresca, esta mañana teníamos 5º centígrados.

Ruinas del Hospital de Benasque cerca de la carretera.

            Nos remojamos un poco en el torrentillo que baja junto al final de la carretera, comemos y luego carretera y vuelta a casa. Todavía llegaremos a tiempo para ver el final del Tour en el Mont Ventoux el día de la Fiesta Nacional Francesa de gratos recuerdos.
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.