15 jul. 2016

48-16. TUCAS DE IXEIA Y LA TRAPA. 13-7-2016.



La Norte de la Tuca de Ixeia  y el corredor a la brecha que se asoma.

Barracones de Estós, Ibonet de Batisielles y Escarpinosa, Canal de Ixeia, Brecha de Ixeia, Arista este y Tuca de Ixeia. Descenso a Brecha de Ixeia, Cara Noroeste y Tuca de la Trapa. Descenso por Corredor Sur, Brecha de Ixeia, Ibones de Parramo y de Batisielles.
13-07-2016.
Salida 08 h. Llegada 19 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de las Tucas de Ixeia y Trapa procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Sierra de San Chulián o Julián arranca boscosa de Eriste como divisoria entre la Aigüeta de Eriste y el Esera.  Es una sierra poco conocida que se encumbra paulatinamente para dominar en su horizonte norte al Circo Lacustre de Batisielles en el Valle de Estós.
            Siempre que el caminante accede al circo, que es uno de los lugares de culto del Pirineo, además de contemplar las beldades de los numerosos ibones que el glaciar pariera en el circo, la vista se va por las alturas para contemplar las lejanas cumbres del Perdiguero, Portillón o Posets y a las agrestes, desafiantes  y próximas como Perramó, Escorbets o Ixeia.

Ibonet de Batisielles y Aguja de Perramó. 

            El conjunto de las Agujas de Ixeia coronan la Sierra de San Chulián y siempre te regalan la imagen de inaccesibles. El reto está allí.
            Son las ocho de la mañana del 13 de Julio de 2016. Hemos salido de Sabi a las seis de la mañana y hemos aparcado en los Barracones de Estós a 1300 metros de altitud, para ponernos en camino valle adentro en dirección norte por la pista que conduce a la Cabaña de Turmo.

De camino o los Ibones de la Escarpinosa aparece la Tuca de Chuisé

            La mañana está fresquita a las ocho de la mañana, pero excelente para caminar por la pista que transita la orilla izquierda del Barranco de Estós, que baja  espléndido y espumoso, para cambiar de orilla en la Palanca de Aigüacari y llegarse a la Cabaña de Santa Ana en la que hay un nutrido grupo de jovenzanos aprendices de montañeros.
            Sobre la ladera oeste se alzan la arrogantes  Agujas de  Serisueles y Chuisé y hacia ellas hemos de ir tras un cumplido rodeo.

Ibón de la Escarpinosa y Perdiguero.

            Poco más arriba abandonamos la pista por un transitado camino que asciende consistentemente en dirección noroeste para confluir con el camino que sube junto al Barranco de Batisielles proveniente de la Cabaña de Turmo.
            En el rellano inferior del circo se asienta el recoleto Ibonet de Batisielles y su discreta cabaña situado a 1860 metros de altitud. Hemos empleado una hora bastante cumplida en llegar hasta aquí y tras las fotos de rigor y las primeras miradas a la zona de las Agujas de Ixeia proseguimos transitado camino al sur en busca de los Ibones de la Escarpinosa mientras nos entretenemos con las Cascadas que el Barranco de Batisielles va dejando en su descenso junto al camino.

Inicio de la Canal de Ixeia bajo la Tuca de Chuisé.

            Alcanzamos el Ibón de la Escarpinosa situado a 2040 metros de altitud y lo rodeamos un poco sin querer por su orilla oeste entreteniéndonos un poco más de lo previsto pues lo conveniente en nuestro caso hubiera sido pasar directamente  por la este.
            Nos sirve para contemplar los pequeños ibones que anidan al sur del mismo y en el inicio de la pedrera de la Norte de la Aguja de Chuisé que domina el circo, nos sentamos a echar un bocado mirando a los ibones y no queriendo contemplar los paretazos que nos aguardan. Son las diez.

Localizando la Norte de la Tuca de Ixeia. 

            Veinte minutos después iniciamos la ladera buscando unas rampas de materiales bastante estables y encontramos un débil caminillo con algunos hitos  que nos permiten subir con comodidad la primera mitad de la ladera.
            Entramos a la sombra de la Aguja de Chuisé y proseguimos el ascenso por pedregal bastante asentado iniciando el rodeo de la aguja por su vertiente oeste.
            Alcanzamos un pequeño rellano  desde el que parten los caminantes hacia la Tartera de Perramó y desde allí iniciamos el remonte de una ladera alomada y parcialmente vestida de verdura que forma parte de la Canal de Ixeia. Se puede dar un rodeo más amplio por el oeste pero nosotros atajamos un tanto ascendiendo directamente con ganas de ver.

La Norte de la Tuca de Ixeia.

            Coronada la rampa con cierta comodidad avistamos la canal que se orienta al sureste y que está ocupada por neveros residuales que no hay que tocar si no se quiere.
            Continuamos ascenso por la parte derecha de la canal metamórfica mientras contemplamos el final de la misma en el Collado Sur de Chuisé y los Paredones Somitales de la Norte de la Tuca de Ixeia surcados por dos inquietantes corredores que no son nuestro objetivo.

Desde el Collado Sur de Chuisé vemos el Corredor Norte de la Brecha de Ixeia.

            Algún tramo un poco más descompuesto, al que hay que buscarle las vueltas, nos permiten alcanzar el collado que no es tal sino un rellano al sur de la Aguja de Chuisé y desde el que vemos el Corredor Norte de la Brecha de Ixeia que es nuestro objetivo.
            Estamos sobre los 2600 metros de altitud y del rellano ocupado por un potente nevero arranca en dirección sur un corredor también nevado que vamos a subir. Llevamos crampones y piolet pero vamos a probarlo por la rimaya derecha.

Cerca de la Salida del Corredor Norte de la Brecha de Ixeia. 

            La nieve está algo dura pues ha recibido muy poco sol en el mejor de los casos por lo que cruzando el nevero nos incorporamos a la pedriza del lateral del corredor algo descompuesta pero las paredes de nuestra izquierda colaboran facilitando la progresión junto a la nieve.
            Damos un pequeño garbeo por la pared de la Tuca de la Trapa y salvada la pequeña dificultad volvemos al corredor en su parte más erguida que rondará los 30º y proseguimos en busca de la brecha de salida.

Vertiente Este de la Tuca de Ixeia. 

            La lengua de nieve se afila y se yergue en busca de la brecha mientras que aparece un ramal  al este muy descompuesto pero limpio de nieve que permite alcanzar la cresta  con facilidad. Juan alcanza la Brecha de Ixeia por la rimaya. El Tramo final se pasa bien. Son las doce y cuarto y estamos a 2740 metros de altitud.
            Hay que faldear un par de dientes que  decoran el collado utilizando unas viras herbosas descendentes que nos depositan en la brecha de la que arranca una pared vertical de cuatro metros con muy buenas presas, es un paso de IIº superior en el descenso que permiten acceder a un corredor herboso y bastante erguida  que culmina en un diminuto hombro señalado con un hito.

En la Sur de la Tuca de Ixeia.

            Alcanzado el hombro aparece una pared con tramos de verdura escalonada que nos va a permitir alcanzar la arista  pasadas las hostilidades de la brecha. Es un tramo que hay que hacer con cuidado pues se trata de una ladera bastante inclinada desde la que contemplamos Benasque y a la que llega la vía de acceso al pico por el sur.
            Alcanzada la arista  continuamos con algunos apoyos de manos  hasta alcanzar la arista cimera. Se trata de una arista bastante llana y amplia  que enlaza un par de prominencias.

La Tuca de Chuisé desde la de Ixeia.

            Pasada la depresión intermedia alcanzamos la Cima de la Tuca de Ixeia, de mayor elevación de todas las agujas y situad a 2837 metros de altitud cuando son las doce y media.

En la Cima de la Tuca de Ixeia.

            A pesar de algunos conatos de viento a lo largo de la mañana en la cima se está de maravilla y la recorremos de punta a punta distrayendo la vista en el la misma que se alarga hacia el oeste en busca del Collado de Eriste y más allá Escorbets y los Picos de Eriste, Posets , los Picos de Batisielles y Perramó girando al norte; Gourgs Blancs, Jean Arlaud , los Picos de Baque y el Perdiguero al norte y ya girando al este el Macizo de las Maladetas y el Gallinero entrando al sur para rematar en el Turbón. Más cerca el circo lacustre a nuestros pies o la Tucas Dalliu y Frontonet de gratos recuerdos y aquí mismo la Tuca de Chuisé a la que se podría meter mano y la Tuca de la Trapa que no sé si no la intentaremos.

Vertiente Oeste de la Tuca de la Trapa. 

            Un cuarto de hora después empezamos la vuelta con un descenso cómodo por conocido hasta la Brecha de Ixeia y allí  faldeamos los dos dientes  y, puesto que también se trata de una doble cima que vemos en escorzo, nos engaña. Nos olvidamos de su cara sur por no verla completamente y nos vamos a echar una ojeada por la norte: fea, pero por probar…

Bajando el corredor herboso de la Sur de Ixeia.

            La doble cima también tiene un vertical corredor que parte la abrupta y vertical cara nor-noroeste. El corredor muy descompuesto tiene pinta de poderse subir con relativa facilidad pero para llegar hasta allí hay que hacer un faldeo que resultará en suave descenso obligado por las placas que aparecen a nuestro tránsito y con mucho cuidado pues la pared metamórfica está también muy descompuesta.

Iniciando el faldeo de la Norte de la Tuca de la Trapa. 

            Hago la travesía delante abriendo vía, y mientras los socios vienen detrás con mucho cuidado para no tirarse piedras; trepo el corredor, avisto otro siguiente que será la clave y me vuelvo para avisarles.

En el corredor de la Norte de la Trapa.

            El tramo de crestón entre los dos corredores y el flanqueo del segundo es fácil y enseguida nos deposita en el pequeño collado herboso que separa la doble cima.
             Es la una y media cuando alcanzamos la Cima de la Tuca de la Trapa situada a 2797 metros de altitud. Estamos satisfechos pero la cara sur…

En la Cima Oriental de la Tuca de la Trapa.

            Las vistas son similares, perdemos media docena de metros y remontamos a la punta situada más al oeste que tiene una espléndida vista de la Arista Este de la Tuca de Ixeia que hemos utilizado tanto para subir como para bajar.
            Ha resultado quizás mejor de lo esperado a pesar de todo y nos sentamos a comer al sol de una mediodiada divina disfrutando de una deliciosa soledad que nos acompañará durante toda la jornada a partir de los ibones.

Bajando el Corredor Sur de la Tuca de la Trapa.

            Media hora después iniciamos el descenso pero no lo vamos a hacer por la cara norte sino por el corredor de la cara sur al que me he asomado.
            Se trata de un corto corredor de una treintena de metros, bastante tieso pero de verdura escalonada que bajamos con tranquilidad y rapidez. La falta de perspectiva nos había echado para atrás antes de intentar el acceso por esta cara.

La Sudoeste de la Tuca de la Trapa. 

            No llegamos a la Brecha de Ixeia sino que tomamos la rama lateral del este y que empezamos a patinar con cuidado. Luego junto al nevero desandamos camino de ascenso liquidando el corredor con facilidad hasta entrar al nevero cuando se arrellana y bajarlo al paso pues la nieve no permite patinar.

Bajamos el corredor por donde lo hemos subido.

            Luego, del rellano para abajo buscamos y patinamos las pedrizas que lo permiten y descendemos los neveros del fondo de la canal que permiten un tránsito más cómodo y rápido que la pedrera.

La Noroeste de la Tuca de la Trapa.

            Terminada la nieve dejamos también la línea de subida y continuamos descenso hacia la Tartera de Perramó en dirección noroeste. El descenso hasta el Ibón de Perramó es cómodo y sin dificultades con lo que concluimos en que la Canal de Ixeia ha resultado mucho más cómoda de lo que suponíamos a priori.

Vertiente Sudeste de las Agujas de Perramó.

            No subiremos hasta los Ibones de la Tartera de Perramó quedándonos en el de Perramó mientras mi chica se da  el primer baño de la temporada en uno de los Ibones Chicos adjuntos al principal mientras aprovecho para inmortalizar la escena con las Tucas de la jornada a la delicada flor del rododendro. Estamos a  2260 metros de altitud. Son las tres y media.

El primero de la temporada en uno de los Ibones Chicos de Perramó.

            Un rato después recorremos el circo en dirección norte para ascender ligeramente en busca de la Pedrera de la Este de las Agujas de Perramó que atravesáramos hace ya algunos años en busca de los Ibones de Batisielles.
            Es una pedrera granítica de bloques de grandes proporciones que es una delicia o un martirio según para quien tenga que atravesarla. Lo hacemos en suave ascenso  para alcanzar  luego, de llano uno de los Ibones Altos de Batisielles, todavía quedará un último más alto al que se asomarán Juan y Rosa.

La Norte de las Agujas de Perramó.

            Desechando el camino que baja a Escarpinosa  proseguimos de ibón en ibón hasta alcanzar el resalte que nos va a permitir descender hasta el Ibón Grande de Batisielles, ese que tiene la piedra emergente.
            Bajamos el resalte de tal forma que accederemos a la salida del ibón situada a 2210 metros de altitud donde amallata el grupo de aprendices de montañeros que hemos visto a la mañana en Santa Ana. No lloverá les decimos a algunas pero vais a pasar una noche fresquita.

Ibón Grande de Batisielles.

            Alrededor de las cinco menos cuarto tomamos el camino que nos ha de bajar hasta el Ibonet de Batisielles recorriendo una ladera seca, pedregosa y orientada al este.
            Una hora después alcanzamos el Ibonet de Batisielles y junto a la cabaña tomamos el camino que tras llanear unos metros se va para abajo al encuentro de la pista del Barranco de Estós. Luego ya junto al río se termina por hacer un pelín larga la jornada en la que hemos estado en danza alrededor de 10 horas descontando paradas y en el que habremos acumulado un desnivel de 1700 metros.

Armeria alpina en Batisielles.

            Son las siete de la tarde cuando llegamos a la furgoneta. Es curioso: corre viento aquí cosa que tan apenas hemos tenido por arriba y como este puede ser un lugar tranquilo y abrigado del viento nos vamos a quedar a descansar, beber, cenar y pasar la noche que mañana tenemos tajo previsto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.