27 dic. 2016

89-16. OTURIA DIFERENTE. 26-12-2016.

Oturia desde el Cruce de Caminos de Santa Orosia. 

Isún de Basa, Camino a Santa Orosia, Cota 1500, Faja Superior, Mallata de Isún, Mallo de Santa Orosia, Oturia, Cruz de Santa Orosia y Camino de Santa Marina a Isún.
26-12-16.
Salida 13;30 h. Llegada 18:10 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Mariano Javierre.
           
Mapa de Oturia procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Oturia es una montaña emblemática del entorno de Sabiñánigo. Corona el Puerto de Santa Orosia y es un lugar muy visitado tanto por senderistas propios como foráneos.
            A Oturia hemos subido innumerables veces, en todo tiempo, con los esquís y por un puñado de caminos que abarcan todas las orientaciones  de la montaña; pero siempre queda alguna opción para quien tenga ganas de conocer. Hoy voy a hacer un recorrido parcialmente diferente.

Santa Orosia desde Sardas. 

            Llevo ya tiempo pensando en la posibilidad de alcanzar la Mallata de Isún por las paredes inferiores de la misma y el día 18, al liberar al cabritillo de su enrisque se me abrió la puerta de la vía que imaginaba.

Al abrigo del invierno caléndulas en flor. 

            Es la una y media del mediodía del 26 de Diciembre de 2016 cuando aparco en Isún y tras fotografiar unas caléndulas en flor a 980 metros de altitud tomo el Camino de Isún a Santa Orosia, que se orienta al nordeste en busca del pinar mientras recuerdo que es el primer camino por el que subí a Santa Orosia hará casi sesenta años.
            El camino atraviesa el pueblo, unos pocos campos de labor y se introduce en el pinar todavía lejos de las paredes de conglomerado.

Desvío del Camino de Santa Marina. Por aquí volveré.

            Diez o doce minutos de camino hay hasta un desvío que sale al norte y que será por donde pretendo volver, es el Camino de Santa Marina que baja desde la Cruz de Santa Orosia.
            Camino arriba  se hace calor en este abrigado lugar cuando me introduzco en las primeras afloraciones rocosas, tras indicar a una pareja el emplazamiento de los Nacimientos que no han sabido localizar.

El Mallo de Santa Orosia desde el Pinar

            Ya en el roquedo pasamos junto a un primer bloque de roca. Enseguida otro más pequeño y un tercero con una baliza pintada. El camino se ha orientado al oeste y se ha allanado enseñándonos el siguiente bloque con una piedra en su parte superior  que es donde, una veintena de metros antes, abandono el camino. Estaremos sobre los 1500 metros de altitud.

En la depresión abandonaré el camino para entrar en la Faja Superior. 

            Dejo un hito  bajo la escorrentía por la que se rompe la pared inferior y tras alcanzar la pared algo erguida encuentro una vira que de sur a norte permite salvar la mitad inferior de la pared que tiene una continuación fácil por el fondo del barranquillo.

Un hito para marcar la entrada del camino. 

            Superada la pared se alcanza la amplia faja de vegetación  que ocupa la zona entre paredes y allí, como comprobaré tenemos dos opciones: la primera y lógica es seguir por el barranquillo de frente hasta alcanzar unos retazos de praderío inclinado justamente en la entrada de la Mallata de Isún y la otra atravesar la faja hacia el este orientado por las Antenas del Mallo de Santa Orosia.

Barranco que permite el acceso a la Faja Superior.

            En las dos opciones no hay camino transitado y hay que progresar entre la genista hórrida y el boj que tapizan la amplia faja.

Atravesando la Faja Superior.

            Tomo la opción de atravesar la faja hacia el este buscando poco definidas e intermitentes trochas de animales para ir ascendiendo suavemente y en diagonal con la vista puesta en las antenas. Voy dejando hitos de piedras.
            Cerca ya de las antenas, las masas de bojes se hacen continuas y sorteándolas como mejor se puede  me aproximo a la vertical de las antenas y finalmente, jabalineando un poco entre bojes, a la pared superior bajo la Mallata.

Faja por debajo de la Mallata de Isún.

            Las paredes ofrecen una grada discontinua con cavidades reducidas que se puede recorrer con pequeñas incursiones en las masas de boj próximas, paralela a la Mallata de Isún y unos metros más abajo de la misma, pues la pared las separa.
            La repasaré hasta la depresión de la entrada de la mallata y luego volviendo sobre mis pasos  localizaré el emplazamiento del Nacimiento por la basura que han tirado desde arriba.

El Paso Clave bajo la Mallata de Isún. 

            Enseguida reconozco la vira herbosa que viene de donde desenrisqué al cabrito y que conduce a la rampa de salida.

La Salida a la Mallata de Isún. 

            Se trata de una doble rampa de conglomerado bastante erguida pero fácil en su media docena de metros de altura. Al final aparece otra estrecha vira herbosa que hay que recorrer al oeste a lo largo de una docena de metros y que nos deposita en el resalte de salida, un escalón fácil por el que accedemos a la Mallata de Isún en las inmediaciones del Nacimiento.

La Mallata de Isún vista hacia su entrada natural.

            Entre unas cosas y otras van a ser las tres y media cuando hago una foto al nacimiento y prosigo hacia el este hasta que la faja pierde su amplitud y se convierte en una vira estrecha que desemboca poco más allá en otra pequeña faja herbosa de la que arranca la placa de salida.

Hacia la parte Este de la Mallata de Isún. 

La Pared de la Mallata de Isún. 

            Ascendemos unos pocos metros escalonadas en la faja herbosa y seguidamente un tramo de pared de una decena de metros erguidos pero con buenas presas tanto para pies como para manos.
            La pared se acuesta y se introduce en la genista discontinua que cubre las inmediaciones de los Repetidores del Mallo de Santa Orosia. Estamos a 1653 metros de altitud

La Val Ancha desde el Mallo de Santa Orosia.

            Hago una foto de la Val Ancha y guiado por le Cima de Oturia atravesaré el puerto en dirección nordeste. Para ello hay que descender suave y pertinazmente cruzar la cabecera de tres depresiones que se convertirán en el Barranco de Satué y acceder a la Mallata de Javierre en la zona de los abrevaderos y ya en suave ascenso.

Oturia desde el Mallo de Santa Orosia. 

            He pasado junto al poste de direcciones  y sucesivamente por los dos grupos de abrevaderos siguiendo la manguera que los alimenta a partir de la Fuente de Oturia.

Cima de Oturia.

            Recordando nuestras andanzas en épocas de nieve con los esquís, no ascenderé directamente a la cima, que se puede perfectamente, sino que me iré un poco al este para ganar la arista y recorrerla en dirección oeste y en suave ascenso que me depositará en la Cima de Oturia a 1925 metros de altitud.
            Son las cuatro y veinte, venir del Mallo hasta aquí se me ha llevado cincuenta minutos a buen paso; y es que las dimensiones del puerto engañan a cualquiera.

Mallata Javierre, Mallo y Cruz de Santa Orosia.

            Unas fotos como siempre y tras sacar un par de mandarinas que iré comiendo con la vista en la lejanía inicio el descenso por la cara noroeste para pisar un poco de la nieve que queda caída de hace un mes y que está blandamente moribunda.
            Luego reoriento mi camino para alcanzar la Cabecera de la Mallata Javierre y por el mismo camino  de ascenso  deshago camino hasta enfrentarme a los repetidores, lugar en el que seguiré el giro hacia el oeste tomando el camino de Isún balizado con un PR.

Llegando a la Cruz de Santa Orosia.

            Un suave asenso siempre por terreno limpio me deposita en el arranque del camino descendente hacia Isún que no tomaré sino que proseguiré al oeste del mismo siguiendo unos hitos que atraviesan un pequeño asentamiento de bojes y que me enseñan la Cruz de Santa Orosia en el extremo oeste del puerto.
            El caminillo desciende suavemente y muere en el emplazamiento de la cruz a 1614 metros de altitud. Son las cinco de la tarde.

Foto de la rampa de descenso desde la Cruz de Santa Orosia. 

            Unos metros al noroeste de la cruz arranca  el Camino de Santa Marina aunque mejor se diría que se despeña por la pared para abajo.

Pino silvestre el hito clave visto desde debajo del destrepe.

            Un par de escalones fáciles con patio conducen a una vira aérea que nos vuelve al oeste para por terreno inclinado bajar unos metros en busca de un resistente pino silvestre  que aguanta el tipo en soledad. Es un hito clave.
            Más abajo aparece una clavija de hierro, resto de las obras de la cruz y que señala el destrepe de un tramo de pared de un par de metros verticales con buenas presas junto a un boj que defiende su base.
Paso obligado de destrepe bajando de la Cruz de Santa Orosia. 

            Luego, hay que seguir los hitos en una ladera llena de piedras sueltas del conglomerado que retiene la genista y otro trozo de perfil de hierro de idéntica procedencia. Conducen al bosque que se tragará materialmente el camino débilmente dibujado.
            Perderé el camino daré alguna vuelta entre bojes y finalmente, unos metros más abajo lo recuperaré. Hay que prestar mucha atención porque es un tramo algo perdedor.

Desde la zona difícil para seguir el amino.

            Luego camino abajo, siempre guiado por hitos cae la tarde, cruzo un tramo de vieja pista que muere poco más arriba y desciendo orientado a los depósitos de agua.
            Bastante abajo el camino modera su pendiente a la vez que se orienta al sur, cruza un barranco y se va de llano al encuentro con el Camino de Isún. Diez minutos después, tras pasar junto a los depósitos del agua me llego a dos luces al pueblo cuando son las seis y diez.
            Mil metros acumulados y algunas vueltas de propina para reconocer la Pared Superior del Mallo de Santa Orosia en la que he podido confirmar la sospecha que tenía al respecto de ascender a la Mallata de Isún por medio de las paredes. Han quedado algunos hitos que algún día, pero sin prisas, igual confirmo  para los amantes de caminos nuevos.

2 comentarios:

  1. Chapeu! Te conoces la montaña como la palma de la mano! Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Baldo!
    Estupendo saber de ti. Ya hacía tiempo.
    Bueno, de cuando en cuando tratamos de ampliar un poco los conocimientos del monte aunque sea en lugares próximos.
    Que paséis unas Felices Fiestas y que el Año Nuevo esté lleno de deseos cumplidos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.