10 jun. 2017

39-17. HOMBRO DE ESCARRA O PUNTA BALSERA POR LA ESTE Y VUELTA POR ARBENUSO. 7-6-2017.

Rincón de Balsera, Corredores del Hombro de Escarra y Escarra desde Arbenuso.

Ibón de Bucuesa, Divisoria de Arbenuso, Cara Este, Hombro de Escarra, Divisoria de Arbenuso, Arista Oeste, Punta Arbenuso, Ibón de Bucuesa y Pista bajo el Churrón.
07-06-2017.
Salida 08:15 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Marino Javierre.

Mapa del Hombro de Escarra procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En las ocasiones en las que hemos subido a Escarra y que no han sido demasiadas aunque siempre por diferentes vías de aproximación, allí estaba, discreto viviendo el anonimato que le propiciaba la altiva pirámide que pastorea Balsera.
            El Hombro de Escarra para los montañeros , hombro u hombre que no se sabe bien, también llamado Punta Balsera me había llamado la atención especialmente subiendo desde la Divisoria de Arbenuso: aquellas paredes cortas pero verticales le daban una apariencia inexpugnable por su vertiente este y pasar directamente desde la cima de Escarra pues como que no. Luego viendo alguna foto y consultando los mapas intuyes alguna posibilidad incluso desde Ip y nos quedamos con la cuenta pendiente: esos dos corredores de la este tienen que ser la clave.

En el Ibón de Bucuesa.

            Son las siete y media de la mañana cuando salimos de la tienda acampada al lado del Ibón de Bucuesa. Hemos pasado la noche confortablemente acompañados del viento que ha soplado descaradamente pero la mañana está estupenda a pesar de que el sol anda todavía por los altos del Corral Blanco.
            Desayunados y con menguadas mochilas, son las ocho y cuarto cuando nos metemos en camino a 2120 metros de altitud para disfrutar de una espléndida mañana un poco de aquí para allá.

Vista atrás al Ibón de Bucuesa con Samola Alta espectacular. 

            Primero nos acercamos llaneando a la salida de la Canal del Pan que guarda todavía un reducidísimo nevero y contemplamos los Praderíos de Lana mayor verdes a reventar.
             A partir de allí comenzamos a subir el praderío en dirección noroeste para encontrar los primeros neveros junto al Ibonciecho  de Bucuesa todavía sepultado en la nieve, hacer la foto de los tres Ibones de Bucuesa y colmarnos del encanto matutino del rellano con el ibón más grande acostado a los pies de la espléndida Samola Alta.

Punta Arbenuso por donde volveremos.  Se intuye la entrada a la canal del mismo nombre.

            De allí para arriba los neveros se van extendiendo y cuando giramos al norte contorneando la Este del Pico Bucuesa, la nieve que ya es casi continua  nos invita a tomarla. La noche ventosa la ha endurecido y se camina muy bien.
            Aparece Pico Laya discreto y diminuto entre Bucuesa y el Aguila con su traje de paredes vaticanas que le confieren un fiero aspecto, a la vez que nos aproximamos a nuestro primer objetivo que es alcanzar la Divisoria de Arbenuso, lugar en el que la Arista Oeste de Punta Arbenuso se incorpora al Aguila.

Ganando altura hacia la Divisoria de Arbenuso. 

            Estamos a 2480 metros de altitud y desde allí se despliega ante nuestros ojos el Circo Colgado de Balsera todo cubierto de nieve y acotado por los paredones inferiores del praderío de Balsera y por las superiores de los Campaniles de Ip, Hombro de Escarra y Escarra.
            Pero a pesar de la salvaje belleza de las ingrávidas torres de los Campaniles y del Pico Escarra que nadie discute, nuestra atención se va a los dos corredores de la Este del Hombro. Vemos su inicio y su incorporación a la pared pero no vemos el final de ninguno de los dos.

En la Divisoria de Arbenuso aparece el Hombro y la Pirámide de Escarra. 

            Atravesamos horizontalmente  los campos de nieve de la mayor parte del circo colgado  y nos aproximamos a los mismos que, por cierto, están bastante próximos. Hay un cordón de pedrizas que asciende la mayor parte del cono de deyección del situado al sur y habrá que ir a su arranque para desde allí, y con un poco de perspectiva, echarle una ojeada. Si no apetece, no muy lejos está el otro con aspecto de más encajonado.
            No tiene muy mala pinta desde abajo aunque la nieve sucumbe en las paredes de calizas ocres con bloques algo lisos y de dimensiones considerables; pero hemos visto una escapatoria hacia su lado norte. Se trata de una vira herbosa y amplia que puede tener continuidad y además reduce algo el desnivel que quedaría por trepar hasta la arista.

Con el Aguila y los Campaniles de Ip.

            Decididos a probar y sin buscar alternativas que si son necesarias ya se buscarán, subimos el cordón de pedriza que se yergue en serio y hemos de continuar por un tramo de nieve muy erguido y sin otro material que los bastones. Pero a pesar de que la pendiente es fuerte, su orientación este permite tallar peldaños con tres punterazos de bota y hacer una escalera como había supuesto a priori.
            Tras alrededor de 50 metros y una salida muy tiesa sobre la rimaya izquierda del corredor entramos en la vira que además de irregular es amplia y que nos recibe con un pasito estrecho sembrador de dudas.

Por el cono de pedrizas iremos a por el corredor situado al sur.

            Seguiremos en suave ascenso la vira durante  un centenar de metros hasta que termine cuando alcance, suponemos el crestón que divida los dos corredores de nieve y ya veremos.
            Al final de la vira y cuando la vista se nos iba ya para arriba en busca de continuación, en la otra vertiente del crestón aparece otra vira estrecha que cruza el otro corredor justamente en el límite superior de la nieve, de allí para arriba son todo paredones verticales, y se prolonga al otro lado muy arriba. No sé si podremos atravesar el corredor pero puede ser la solución de la pared.

Cruzaremos el corredor situado más al norte por su cabecera.

            La vira es bastante estrecha, está llena de basura menuda, hay que pisar con cuidado pero vamos a ver el fondo.
            Un apoyo en la nieve del corredor nos pasa al otro lado para continuar  vira arriba con cuidado pero sin más.

Arrogante Pirámide Somital de Escarra.

            Seguiremos la vira a lo largo de alrededor de 200 metros y aunque sigue, se estropea mucho y no resultando apetecible, nos olvidamos de ella y nos vamos de frente para arriba por un tramo de ladera bastante inclinada, descompuesta pero muy transitable. Tenemos claro que nos sacará a la arista cimera.

Con Bucuesa en la Cima  del Hombro de Escarra.

            Así será y tras ascender una treintena de metros en los que hago algún hito para la vuelta alcanzamos la arista que es una loma amplia en la que giramos al norte y tras remontar un centenar de metros amables y amplios alcanzamos la Cima del Hombro de Escarra o Punta Balsera situado a 2697 metros de altitud. Son las diez menos cuarto.

Buscando el Circo de Bucuesa desde el Hombro de Escarra.

            En la cima nos embelesamos con Escarra que nos señala el norte, con los Circos de Balsera y Lana Mayor que hemos ido contemplando, con la arista que al sur y luego al oeste nos lleva a Collarada y los Campanales, con el Circo y la Pala de Ip, el Midi y un paisaje mucho más claro y nítido que ayer.

Iniciando la vira que atravesará el segundo corredor para ir al inicial..

            Hacemos algunas fotos, nos bajamos hasta las cabeceras de los dos corredores comprobando que el situado al norte y que hemos cruzado muere en unos paredones tremendos y el que hemos iniciado, tiene al menos una parte intermedia en la que habrá que salirse para buscar alternativa de progresión.
            Por el mismo lugar que hemos subido vamos a bajar guiados por los hitos que he dejado a la subida y que reconstruyo en lugares con un poco más de futuro de cara a pasar el invierno próximo a salvo de aludes.

Descendiendo el tramo inicial de nieve del corredor por el que hemos empezado.

            Primero la pared y después las dos ramas de la vira del barranco y la vira de entrada quedan convenientemente surcados por una línea de hitos que cualquier montañero con hábito de ir fuera de caminos puede seguir. Un pico como este carece de interés para excursionistas y el que viene sabe a qué viene.
            Alcanzado el nevero lo descendemos de espaldas al valle con los precisos cuidados y alcanzado el cordón de pedrizas nos sentamos a echar un bocado. Son las once.

Volveremos por Punta Arbenuso.

            Un cuarto de hora después bajamos una parte del cordón y nos incorporamos a la nieve para hacer la misma travesía pero en sentido inverso que nos ha de llevar a la Divisoria de Arbenuso.
            No recuerdo muy bien cómo está la arista que conduce a Punta Arbenuso pues hace ya muchos años que estuvimos cuando nuestra hija era muy cría y en lugar de volvernos directamente a la tienda vamos a recorrer la arista alargando un poco más la vuelta pero no demasiado.

Arista descendente y Casquete Somital de Arbenuso. 

            La Arista Oeste de Arbenuso se inicia sobre los 2500 metros de altitud  como una loma amplia y suavemente descendente que se irá afilando paulatinamente y salpicándose de resaltes que la van escalonando.

Las Paredes de la Norte de Arbenuso. 

            Alcanzada su mitad aparecen los resaltes más consistentes aprovechando que la vertiente de Balsera se corta con paredes verticales, no así la de Bucuesa que es una rampa de verdura con algún paredón que otro salpicado y fuera de la arista que no es necesario atravesar.

Bucuesa desde Arbenuso.

            Bajamos paulatinamente asomándonos a profundas y estrechas brechas que seccionan la arista brutalmente hasta alcanzar un punto bajo en la penúltima brecha desde la que hay que remontar una treintena de metros de verdura muy escalonada para alcanzar la Cima de Punta Arbenuso situada 2353 metros de altitud. Son las doce de la mañana.

Calderones en Bucuesa.

            Se trata de un mirador excepcional sobre los Circos de Balsera y Lana Mayor. La vertiente de Balsera es un paredón absolutamente vertical, la Cima se despeña al este hasta alcanzar un par de gendarmes  de placas monolíticas que algo más abajo se asientan en el Collado de Arbenuso el cuál se prolonga con la Aristas de las Puntas de Calcín, divisoria entre circos y que termina en el Ibón de Saleras. Solamente tiene accesible la rampa de verdura que hemos utilizado y que inmediatamente se corta con las paredes que conforman la Rinconada de Arbenuso surcada por la canal del mismo nombre que quizás sea el paso menos conocido y transitado para alcanzar el Circo de Bucuesa desde Lana Mayor.

Descendiendo el amable Casquete Somital de Arbenuso.

            Hacemos alguna foto y desandamos camino hasta la última brecha y a partir de allí iremos recorriendo la cabecera de la Rinconada de Arbenuso hasta alcanzar la salida de la canal que está equipada con una cadena en su vertical tramo inicial.

Punta y Canal de Arbenuso desde su salida.

            Luego no queda más que recorrer toda la cabecera siguiendo algunos caminillos de animales, alcanzar el Ibonciecho de Bucuesa y dejarse caer hasta el ibón de manera descendente y rectilínea a través del praderío.

De nuevo los tres Ibones de Bucuesa. 

            Es la una menos cuarto cuando llegamos a la tienda. Mientras mi chica prepara la comida desmontaré la tienda y enmochilaré nuestras pertenencias de tal forma que comidos reemprendemos el descenso cuando es la una y cuarto.
            Pasamos junto a la Baseta de Aurín que fotografío y alcanzada la cabecera de la Canalaza tomamos la entrada de la Faja del Ganado de Canales.

La Baseta de Aurín,

            Se trata de una faja que recorre bastante llana o en imperceptible descenso la Cara Sudeste de Samola Alta. Siempre ancha y recorrida por caminillos paralelos del ganado, atraviesa sucesivamente cuatro barranquillos de mayor a menos en cuanto a amplitud y espectacularidad con sus correspondientes entrantes y salientes.

Llegando al corredor de salida de la Faja del Ganado de Canales. 

            Cuando alcanza el quinto corredor, es el de salida, señalado por una griñolera, único arbusto de toda la canal. La salida está muy destrozada y constituye el único paso de cierta complicación de la faja.

La entrada a la Faja del Ganado de Canales desde el corredor.

            De allí para abajo hay que descender bolo a bolo todo en enorme cono de deyección del corredor que se marcha hacia Samola Baja, hasta alcanzar el Aurín que pasamos con cuidado tras buscar paso que ya vi ayer a la subida.
            Luego hay que desandar el camino en la orilla izquierda del río por un praderío lleno de flores que nos deposita en los últimos prados escalonados bajo el Churrón.

Asfódelos gamón blanco en el Churrón. 

            Todavía nos detendremos unos minutillos para recoger unas senderuelas, no hay muchas y desandaremos un cuarto de hora largo de pista que nos deposita en el coche cuando son las tres y cuarto de la tarde. Los últimos metros de pista los hacemos con un bicicletero vasco que ha subido hasta la parte superior del Circo de Canales ascendiéndolo por el paso de la soga según nos dice.

            Luego hacemos recuento y sin querer queriendo, en treinta horas nos hemos movido un desnivel de 2400 metros y eso que íbamos en plan paseo. Después pista, carretera, casa, ducha y otro día más. El monte está lleno de alegrías y posibilidades que esperan a que las aprovechemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.