24 may. 1998

6-98. EL CASTILLO DE ACHER. 24-5-1998.


Las Piernas de Oza. 24-8-08.
 
Campamento Ramiro el Monje, Barranco de la Espata, Cara Sudoeste y Arista Sur.

24-05-1998.

Salida 08:30 h. Llegada 15:15 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Castillo de Acher procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Hacía ya tanto tiempo que no habíamos salido a hacer montaña por el Valle de Hecho que ni nos acordábamos. Todos los años hacíamos alguna escapada por el oeste, pero por Oza hacía  la intemerata de tiempo.

            El Castillo de Achert es ese recuerdo de mi infancia  de once años soñado en mi primer campamento en el Valle de Oza. Lo ves desde muchos sitios, con esa inconfundible forma de barca meciéndose  en el infinito azul del cielo, y siempre dices de ir pero allí se queda esperando.

            Esta vez le toca. Estamos a finales de  Mayo, un mes inusitadamente lluvioso como pocos se recuerdan. Tanto que ha ido posponiendo todas las actividades  en el medio que teníamos programadas desde San Jorge. Suerte que en medio de lo malo los domingos  son de lo mejor de la semana

            El día 24 decidimos hacer el pico. Tenemos idea de que es bastante largo y que tiene un desnivel considerable, propio de un tresmil. Por ello, madrugamos  un poco y nos levantamos a las seis y media. También lo hacemos porque hay un poco de coche y porque son frecuentes las nubes de desarrollo por la tarde

Castillo de Acher desde Oza.
 
            A las siete, tras comprar pan tierno partimos hacia Puente La Reina y de allí proseguimos a buen ritmo hasta Hecho. La mañana es buena pero unas nieblas bajas tienen copado el fondo del valle. En Siresa han desaparecido prácticamente y ya, enseguida,  llegamos al puente que cruza el Aragón Subordán.

            Intentamos la pista que tiene levantada la barrera pero no nos fiamos. Volvemos junto al puente y aparcamos. Nos calzamos, cogemos las mochilas y a las ocho y veinticinco iniciamos el camino al sur del campamento y junto al puente en dirección sudeste, a 1140 metros de altitud.

            Casi de inmediato localizamos las balizas rojiblancas y dispuestos a no perderlas nos vamos tras ellas.

Llegando al Barranco de la espata. 19-12-14.
 
            El camino se inicia con un húmedo  hayedo abetal por el que la senda se va a empinar al encuentro de la pista que da una fuerte lazada en sentido contrario a las agujas del reloj.

            Quince minutos después la atravesamos y proseguimos ascendiendo para salir del fondo del Barranco de la Espata; para, poco más adelante, allanarse y aproximarse al barranco para atravesarlo, no sin antes discurrir entre escorrentías que bajan cumplidas de agua con la que llenamos nuestras cantimploras.

            A las nueve y cuarto ya hemos atravesado el barranco y por las proximidades de su orilla izquierda entramos en la pradera alpina casi en el límite del arbolado.

La Muralla de Acher tras la salida del hayedo.
 
            El camino se empina al encuentro del sol y  en cortas lazadas nos saca  por los aires. Media hora después estamos  a nivel del refugio forestal situado a  1740 metros de altitud, lo dejamos para la vuelta y nos vamos, rellano adelante, de nuevo, al encuentro del naciente barranco  que surge de la ladera sur del pico. Nos guían las balizas que por cierto perdemos.

            Poco después perseverando  ya casi en dirección este y buscándolas con lógica, las encontramos ya próximos al Puerto de Achert. Paramos a almorzar pues yo no subo muy bien, me  está pasando factura el partidillo de futbol sala del jueves. Hacía ya cuatro años que no jugábamos y se ha notado un montón.

            Son diez minutos que me saben a gloria. Luego ya no sabría más del tema.

            Prácticamente de lleno proseguimos adelante esperando el desvío en dirección norte que nos meta en los paredones que defienden el pico.

Refugio de Acher con Lenito y Peña Forca detrás. 19-12-14.
 
            Las nieblas que jugueteaban sobre la cima se deciden a bajar y hacernos una visita. Y ese tema nos preocupa pues no hemos visto la brecha que rompe la pared y  sabemos que es paso obligado. Cuando nos damos cuenta estamos en el  Puerto de Achert charlando en la niebla con una pareja de vascos, son los de la  tienda que hemos visto acampada junto al Barranco del Borreguil de Achert.

            Todos vamos al Castillo pero todos estamos dispuestos a abandonar debido al inapelable veredicto de la niebla. Me voy a echar una ojeada a un nevero con la intención de localizar huellas mientras  Rosa se queda charlando con ellos.

            Cuando vuelvo me dicen que ellos se vuelven a la tienda ya que no saben por dónde sube la vía del bloque empotrado, pero que ella ha estado varias veces por la ruta que queremos hacer nosotros y que nos la hemos pasado. Recuerda de coger la vía muy cerca del  refugio. Así que, nos damos la vuelta sobre nuestros pasos pensando que el tema se nos va a escapar de las manos.

La entrada a la Muralla de Acher.
 
            A la salida de una acumulación de grandes bloques calizos, cuando no llevaremos vuelto ni siquiera un cuarto de hora, Rosa ve una cita que surge hacia  nuestra derecha, yo localizo otra más vaga e inmediatamente un caminillo un tanto borroso que se adentra en la pedrera hacia arriba y en dirección al centro de los paredones. ¡Será posible!

 - ¿Lo tomamos?

- ¡Venga, vamos a ver!

            Hemos salido del collado a las once y diez, calculo que sobre las once y veinte encontramos las citas, y veinticinco minutos después estamos en la brecha.

Parte superior de Corredor Sudoeste al Castillo de Acher. 18-8-08.
 
No hemos tenido ninguna duda desde el principio a pesar de las nieblas el camino era evidente y enseguida se pone tieso entre pedrera caliza continuamente guiado por citas hacia el paredón.

            Superar la brecha no requiere ni siquiera de apoyos de manos, pero nos quita el aliento el fuerte ascenso.

Desde la Salida del Corredor Sudoreste de la Sudoeste de Acher. 18-8-08.
 
            En la brecha hay una enorme cita y  sorpresa: la cima no está sobre los paredones sino al otro lado de un diminuto valle posterior a los mismos. La pareja que nos precede y cuyas huellas hemos localizado nos indica el camino, están atacando la zona somital del pico.

            Nosotros volvemos hacia el este al encuentro de la arista de nuestra derecha. Un caminillo nos conducirá  a la parte superior de los paredones en busca  del segundo promontorio, más elevado en el que hay una pequeña cita, objetivo del personal que no está dispuesto a regalar el penúltimo esfuerzo.

La Sur del Casquete Sonital del Castillo de Acher. 18-8-08.
 
            Recorremos el inicio de las paredes y corredores que seccionan la pared sur  y mientras Rosa ataja en horizontal sobre un nevero en busca de la cima yo me voy hasta el promontorio este con el objetivo de divisar algo de paisaje. Craso error, pues las nieblas sobre el valle me lo van a seguir impidiendo.

            He de perder 50 metros, cosa que hago al trote y con el impulso alcanzo a Rosa casi al final del repecho y en cuatro minutos me paso de una cima a la otra.

El sinclinal colgado del Castillo de Acher desde la cima. 18-8-08.
 
            Son las doce y cinco cuando alcanzamos la verdadera cima del Castillo de Achert a 2390 metros de altitud. Charlamos un rato con la pareja que nos ha precedido, son también  un matrimonio vasco de nuestra edad.

            Quince minutos más tarde nos vamos, antes de que llegue otra pareja. Nos dirán que son de Huesca. Vamos directamente al collado en dirección sudoeste procurando faldear sin perder altura con respecto al collado. Para ello hemos de atravesar por un par de neveros que tienen la nieve estupenda.

Castillo de Acher delante de Chinebral de Gamueta, Mallo de Acherito y Petrechema. 16-2-08.
 
            A las doce y media estamos en el collado charlando con un numeroso grupo de principiantes algo creciditos. Echamos una foto al casquete somital del pico entre nieblas ahora, y nos vamos para abajo primero bajando el corredor y luego siguiendo el camino hasta que un par de citas nos sacan de la pedrera en la que se asienta el camino que hemos realizado en el ascenso y nos colocan sobre la pradera alpina en dirección al refugio.

            El descenso es fuerte hasta que encontramos las balizas rojiblancas de la GR. Una vez que las tomamos en sentido horizontal hemos de abandonarlas pronto pues se van hacia el oeste rebasando la dirección del refugio que se avista desde allí.

Castillo de Acher, Secús y Bisaurín. 27-12-09.
 
            Es la una y media cuando tras echar un vistazo al refugio y charlar un momento con un pequeño grupo que está comiendo junto  al mismo, nos ponemos a comer en una ladera un tanto abrigada del vientecillo que corre.

            Luego, tranquilamente continuamos el descenso por el camino de la mañana. Cogemos algunas primaveras y unas miosotis para el triángulo trasero de la casa y como no sale el sol para que mi esposa lo tome un poco, a las  tres y cuarto estamos en el coche. La caminata ha sido larga y con 1300 metros de desnivel pero hemos terminado a buena hora.

            Con el coche nos vamos para arriba, Rosa  quiere echar una ojeada.  La pista no está muy mal y nos llegamos hasta Guarrinza. Frente  al viejo cuartel de carabineros damos la vuelta. Son las tres y media.

Castillo de Acher desde Arlet. 11-11-11.
 
            En Hecho paramos a echar un café con leche y como vemos un poco cargado el ambiente sobre Sabi, decidimos parar a tomar el sol en el pic-nic de Atarés.

            A las cinco y cuarto nos echamos otra vez al coche y llegamos a casa sobre las cinco y media. La tarde está buena. Parece ser que lo mejor del mes van a ser los domingos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.