4 ago. 2006

13b-06. DE ANDORRA A CAMPRODON. ETAPA 2. ARINSAL-ENGOLASTERS. 4-8-2006.

Detalle de la orilla Sudeste de Engolasters.

Arinsal, Collado de les Cases, Arans, Ordino, Col de Ordino, Rellano de Meritchel, Encamp y Estany de Engolasters.

04-08-2006.

Desnivel ascendido 1835 m.

Desnivel descendido 1715 m.

Distancia recorrida 21000 m.

Tiempo efectivo 08:40 h.

Sol.

Fácil.

Travesía.

Agua en Arinsal, Arans, Ordino, Encamp y  Estany de Engolasters.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Arinsal a Encamp procedente de Prames. Vía en amarillo.

Mapa de Encamp a Engolasters procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
Hemos cargado toda el agua que hemos podido y ahora disponemos de una larga tarde para descansar. Es una pena que no haya nada de agua en los alrededores. Además disponemos de la posibilidad de dormir en una de las obras abiertas en caso de que pueda llover ya que están muy cerca.

Hemos de quitar un ciento de piñas para adecentar el lugar sobre el que plantaremos la tienda pero tenemos tiempo más que de sobra.

Alrededor de las siete de la tarde hacemos la cena y cenamos relajada y cómodamente contemplando la larga caída del sol y alrededor de las ocho cuando todavía queda bastante día nos empiltramos en la tienda ya es hora de liquidar un día que se ha puesto muy complicado de buenas a primeras, que se ha arreglado después para terminar en estupendo y que, lo mejor de todo, es que nos ha permitido cumplir con nuestro programa. En la tienda la conversación se dilata hasta más allá de las nueve hora a la que despido el día, mis socios lo harán seguidamente

 La noche es buena, dormimos bien y se levanta viento que en algún momento nos hace pensar en que venga acompañado de lluvia pero no será así.

La mañana del día 4 de Agosto comienza a las seis y veinticinco. Bien.

En cuarenta minutos desayunamos y recogemos de tal forma que a las siete y cinco estamos en marcha y cuesta arriba. El día comienza con sudores.

Estación de Esquí de Arinsal de camino al Coll de Casses.
 
El camino transita un pinar  viejo de pino negro sobre el que describe frecuentes lazadas para alcanzar el Collado de les Cases siempre en dirección este-nordeste. Nos ha costado cincuenta minutos subir los, poco más de 400 metros de desnivel.

Un collado plano, claro y herboso toma un barranco desde la parte norte del mismo y en dirección casi este se derrumba para abajo. La palabra derrumbarse es precisa puesto que no recordamos haber visto un barranco tan rectilíneo y tan erguido como este en nuestra vida que no se rapele.

Pensamos que será un trozo pero el barranco se ahonda y ahonda sin parar. Hace un quiebro de una veintena de metros y vuelve a las andadas hasta que se cepilla alrededor de 500 metros de desnivel y nos deja arrellanándose sobre los prados altos de Arans.

Coll de Cases desde Arans.
 
El camino vira un poco hacia el nordeste, atraviesa un pequeño barranco y, tras unas pequeñas dudas, se introduce en el pueblo por la parte alta para cruzar la carretera y el Río Valira del Norte y toma un camino por su orilla izquierda.

Desde el Coll de Casses hacia el Coll de Ordino.
 
Unos minutos más tarde alcanza casi sin separación física La Cortinada cuando son las nueve de la mañana. El camino vuelve a cruzar el río y por la carretera nos lleva hasta otro puente junto a un “campo de golf”; aquí, definitivamente se aleja en ascenso por la ladera izquierda del río a través de un empinado bosque mixto en cuya parte inferior se han ido sembrando casas a las que sirve una pista inimaginable.

Luego el camino prosigue por el bosque en ascenso para ir rodeando la ladera sudoeste del Pico Casamanya en un indeciso sube y baja, atravesando barrancos subsidiarios del Valira.

La Massana subiendo al Coll de Ordino.
 
Fotografiamos La Masana y cuando estamos sobre la vertical de Ordino nos paramos a almorzar un poco cuando son las diez menos cuarto.

Media hora después continuamos un camino que se convierte en pestoso al darnos unas vueltas para convertirse en pista y bajar casi hasta el pueblo de Ordino, cuando podría haber tomado cualquier camino alto de pastores evitando fácilmente tal despropósito. Suerte que el día es un tanto ventilado y medio nublado lo que lo convierte en excelente para caminar

Pero estamos a un paso del pueblo y ya no hay otra alternativa que tomar la pista que sale del mismo, cruza el barranco y se va elevando por otro barranco que nace de las proximidades del Coll de Ordino.

Acónitos azules en el Coll de Ordino.
 
Por la ladera opuesta del barranco sube la carretera que con amplias lazadas remonta hasta el mismo puerto para llegar posteriormente a la Estación de Esquí de Ordino-Arcalis. Nos servirá de guía pues nuestro camino coincide con las vueltas de la misma y el ruido de los motores de los coches nos sirve de reloj indicador de nuestra posición en un camino que va acortando frecuentemente las lazadas de la pista sobre la que se desarrolla.

Coma Pedrosa desde el Coll de Ordino.
 
La subida se alarga pues no en vano hay que subir alrededor de 600 metros  pero finalmente alcanzamos un merendero situado junto a la última vuelta de la carretera e inmediatamente  llegamos al Coll de Ordino situado a 1970 metros de altitud cuando es la una del mediodía.

Detalle de Coma Pedrosa desde Ordino.
 
El collado es un amplio rellano de verdura y pino negro que cruza la carretera por su parte noroeste. Tiene una mesa de direcciones que contemplamos un momento para luego atravesar el collado en dirección sudeste y proseguir llaneando en busca del descenso.

Hacia Encamp.
 
Desde el Rellano de Meritxel contemplamos la cara sur del Pico Casamanya, pasamos junto a una surgencia dudosa en función de la presencia de ganado e iniciamos el descenso suavemente introduciéndonos  es una ladera bastante seca y soleada que nos invita a detenernos para descansar y comer un poco pues es la una y media.

Casamanya desde Oedino.
 
A la sombra de un viejo pino negro que agradecemos pues ahora hace calor, se nos va media hora sin darnos cuenta. Nos bebemos casi toda el agua que llevamos pero no es problema porque no tardaremos demasiado en llegar a Encamp.


Serramitjana bajando a Encamp.
 
El descenso se nos llevará poco más de media hora por un bosque mixto seco y soleado pero con algunas sombras. La entrada al pueblo la hacemos por medio de una zona de ruinas recuperadas que cuenta con una ermita románica entre otras cosas. Son las tres de la tarde.

Zona norte de Encamp.
 
Llegada a Encamp.


Atravesamos el pueblo situado a 1280 metros de altitud prácticamente de norte a sur y al final del pueblo una calle nos conduce entre prados y huertos a un transitado camino sobre morrena granítica. El camino está adornado de un sin número de mangueras para la traída de aguas para riego. Parece ser que vamos hacia el agua y enseguida alcanzamos un barranco en el que nos echamos unos buenos tragos de agua

 
Desde Encamp hacia Engolasters.

 
La verdad es que luego no sabremos por qué no nos hemos echado una cerveza en el pueblo. Quizás porque pensábamos que todavía nos quedaban 350 tórridos metros de desnivel y porque arriba nos esperaba un estany.

Luego dejamos el barranco y proseguimos ganando altura por camino medianamente sombreado que nos terminará metiendo una buena sudada y se nos llevará casi hora y media. Pero a las cinco de la tarde llegamos al Estany de Engolasters. No es lo que imaginábamos pero...

Orilla Noroeste del Estany de Engolasters.
 
Hay una especie de casa-hotel, un restaurante, una carretera que llega a la cola del estany y gente, mucha gente además de un cartel que prohibe el baño.

Nosotros nos vamos directamente a su orilla sudeste ya que se trata de un estany represado de considerables proporciones y discretamente nos damos un remojo-medio baño-chapuzón y aquí paz y allá gloria. Pues no faltaría más.

Cola del estany de Engolasters.
 
Luego hacemos colada y tomamos el sol relajadamente. Juan se ha ido hasta la pared de la presa, allí parece que hay menos personal y hará lo propio.

Sobre las seis de la tarde nos reunimos en la pared de la presa y en una zona llana y medio ajardinada de debajo de la pared nos quedamos. Hay una sala de bombas que nos permitirá cenar en las escaleras y un retazo de hierba fina y mullida en la que montaremos la tienda cuando sea hora.

Unos metros más al oeste del lugar donde nos encontramos secando la colada al sol de la tarde el terreno cae brutalmente sobre Les Escaldes y esta es la presa de la que obtienen electricidad para el Principado un carretón permitió en tiempos de las obras el abastecimiento de materiales. Ahora hay pista y carretera.

Mientras hacemos hora pongo al día mis apuntes. La jornada ha resultado interesante: hemos subido1835 m, bajado 1715 metros y hemos caminado una distancia  de 21 kilómetros que a mí se me hace corta; para ello hemos empleado ocho horas y cuarenta minutos de tiempo real, lo que indica que hemos empleado más tiempo del que habíamos programado.

La gente va desapareciendo del entorno y nosotros preparamos la cena. A las siete nos ponemos a cenar cómoda y tranquilamente. Se nos va una hora larga en el tema. Luego hacemos tiempo pero a las nueve está la tienda montada y me empiltro. Enseguida lo hace los socios.

Horizontales dejamos que la conversación llene el reducido ámbito de la tienda hasta que cómodamente vamos cayendo en brazos del sueño que esperamos ciertamente reparador.

La noche resultará cómoda, larga, un poco ventosa y con la presencia de algunas nieblas originadas de las aguas del embalse. Noches así se pueden firmar las que sean.
 
Para ver más fotos.

También puedes ver la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.