4 ago. 2010

31-10. PIC GER. 4-8-2010.

Ger y Turon de Ger desde Pla Segoune.

Gourettes, Pistas de Esquí, Pla Segoune, Col d’Amoulat y Cara Oeste.

04-08-2010.

Salida 08 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Ger procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            Hace ya muchos años que pasamos el Aubisque por carretera. La primera vez que lo hicimos, fue ida y vuelta, esas paredes blancas por encima de Gurettes nos impresionaron poderosamente. Es más, nos imponen  un enorme respeto debido a su verticalidad.

            El año que gana Perico Delgado el Tour de Francia nos vamos a visitar con nuestra hija los Lacs d’Ozious. Sería allá por el 88, y no habíamos vuelto más.

            Llevaba ya tiempo con el tema en cartera y aunque dan nieblas de retención en la vertiente norte del Pirineo, nos decidimos a probar: queremos ver ya que se trata de una zona completamente desconocida.

            Es 4 de Agosto de 2010 y a las siete menos cuarto recogemos a Juan para llegarnos hasta el Portalet d’Aneu donde esperan las nieblas.

            Bajando el puerto, las nieblas se quedan colgadas en las alturas y cuando llegamos a Gurettes se encuentran ancladas  un poco por encima de la base de la estación de esquí.

            Son las ocho de la mañana cuando, tras aparcar en un parking subterráneo porque está todo el centro en obras nos echamos para arriba en dirección sur. Estamos sobre los 1350 metros de altitud.
 

            Sabemos que hay que ascender terrenos ocupados por las pistas de esquí  y orientarnos entre la Pene Medaa y el Pic Ger que en un día despejado sería elemental pero que hoy no hay ni rastro de los citados picos engullidos por las nieblas.

            Pero eso no es mayor problema, los arrastres nos guiarán hacia la parte alta de la estación y confiamos en que nuestra buena suerte disipe las nieblas.


            Iniciamos el ascenso por medio de la estación, solamente diré que dejamos a nuestra derecha una pequeña telecabina y aproximadamente donde muere esta, una zona que me parece pastoril además de un gran edificio de servicios de la estación y una pista muy transitada.

            Enseguida  somos engullidos por las nieblas y nosotros, de frente, pasamos por una estación de arrastres intermedia tras cruzarnos repetidamente tanto con pistas de esquís como con pistas de servicio. La niebla es bastante densa.

            Poco más arriba tomamos una pala enormemente amplia muy regular y uniforme en la que localizamos primero actividades de máquinas y luego cañones de nieve pues es una pista de esquí.

            Subimos bien al fresco húmedo de la niebla y con los pies hartos de agua pero la pala se nos hace larga, suerte que prácticamente arriba se perfila un poderoso diente oscuramente rocoso que adivinamos como Peña Medaa y la promesa de que nuestros deseos se van a cumplir.

            Enseguida le robaré a las nieblas una foto de lo que creo se trata de les Coutches y su collado sur e inmediatamente se hace la luz y nos encontramos en medio de una mañana brillante vestida con las galas de un cielo azul esplendoroso: ¡Bingo!
 
Peña Blanca.

            Estamos al final de la gran pala, lugar al que llegan los Arrastres de Peña Blanca, la Peña Blanca se perfila detrás del resalte que nos cierra el sudoeste, a nuestra izquierda o este la accidentada y oscura arista de peña Medaa y a nuestra derecha o este los claros paredones calizos del Pic Ger. Es el Rellano de Pla Segoune, situados sobre los 2100 metros de altitud pues no me fío demasiado de mi altímetro.

            Tomamos de frente en dirección sudoeste el resalte para lo que primero avanzamos por un tramo de pista para abandonarla y continuar de frente hacia unas placas calizas lisas que defienden el rellano subsiguiente.

Se asoma el Amoulat.
 
Nieblas en Gourettes.
 
            Se trata del cerrojo de los diminutos Lacs de Segoune que han aparecido a nuestra vista conjuntamente con un potente pico calizo que tiene que ser el Pic d’Amoulat pues estamos perfectamente orientados.
 
Amoulat.
 
            A partir de aquí, estamos sobre los 2225 metros de altitud tenemos dos opciones: la de bordear bastante arriba los lacs por su orilla norte con un inestable faldeo del Pic d’Amoulat o hacerlo por la orilla  sur y enfrentarnos a una pedrera importante, hay camino por los dos lados.

Lacs de Pla Segoune.

            Nosotros, fieles a nosotros mismos, nos vamos de frente y a lo corto. Un marcado caminillo del que no vemos continuación en la pedrera se ahonda ligeramente y mientras mis socios se ponen crema alcanzo la “carretera” establecida en la pedrera que no habíamos visto.

            En dirección sudoeste rebasamos los lacs y girando al oeste ganamos altura en la pedrera que nos regala unos tramos absolutamente descompuestos y perfectamente capacitados para obligarnos a aparcar la conversación para mejor momento.

Col Inferior de Amoulat.
 
            Tras el repechón nos espera el Col Inferior de Amoulat entre el Amoulat y el Ger, pero el camino se bifurca y nos enseña tras una firme diagonal trazada también sobrre pedriza el Col de Amoulat situado a 2450 metros de altitud. Son las diez y cuarto.

Bajo el Col de Amoulat.
 
            Hay que decir que la mitad superior de la ascensión al Ger está presidida por la arrogante estampa del Amoulat.


El Amoulat desde el col.
 
            Desde el col, un marcado camino balizado de verde y amarillo va a transitar en suave descenso la cara oeste del Pic Ger hasta que, ganando altura suavemente, alcance un rellano ya próximo al pico, que se esconde tras el mismo.


 
            Hemos empleado un cuarto de hora en el faldeo y desde aquí observamos el casquete somital del pico, por fin, estamos a 2525 metros de altitud.

Casquete Somital del Ger.

Pistas de Esquí de Gourettes.
 
            Atravesamos el rellano hacia la arista, nos asomamos a Gurettes entre retazos de nieblas voladizas y siguiendo uno de los varios caminillos establecidos primero sobre la arista  y luego en las inmediaciones de la misma ascendemos la parte más erguida del casquete somital en el que no es necesario ni siquiera apoyar las manos.


 
            Son las once menos cuarto cuando alcanzamos la cima del Pic Ger situado a 2613 metros de altitud.

            Sentados en la cima almorzamos cumplidamente en medio de una mañana fastuosa. El paisaje es, como dicen algunos, de primera magnitud. A nosotros nos seduce poderosamente puesto que contemplamos a viejos conocidos pero desde una perspectiva distinta.

Midi de Ossau.

            Al norte tenemos el Turon de Ger y el Puerto del Aubisque, luego girando en sentido de las agujas del reloj tenemos la zona del Ardiden, Vignemale, Panticosa, Balaitus con la Aguja de Lamathe escamoteada, Frondiellas, Pallas, Arrieles, la parte oeste de la Partacua con la Depresión de Bucuesa, Escarra, Collarada semiescondida tras la pala de Ip, la Moleta, todo el Macizo de Aspe, Bisaurín y ya entre girones de nieblas incluso en algunos momentos el Anie y parcialmente las cimas calizas de los Valles de hecho y Ansó. Además muy cerca y predsidiéndolo todo el Todopoderoso Midí d’Ossau enseñándonos la vía normal y ocultándonos casi la Aguja Pequeña. También hay que decir que los alrededores más próximos tienen una luz y unas formas extraordinarias. El disfrute es importante hasta el punto de anunciarles a mis socios el cobro por el disfrute de beldades de este calibre.
 
Paredones de la Este del Pic Ger.

            Se hacen las once y media y nos vamos para abajo pues queremos llegar a comer a casa.

Col y Pic Amoulat.

Hacia los Lacs de Pla Segoune.
 
            El descenso del casquete somital  y el faldeo hasta el Col d’Amoular es agradable para la vista. Allí tomamos una pedriza y la patinamos casi hasta el Col Inferior d’Amoulat. Luego, el faldeo de los lacs resulta mucho más rápido y cómodo que en el ascenso para alcanzar tranquilamente el Pla Segoune lugar desde el que contemplamos rápidamente los alrededores puesto que vuelvan las nieblas a establecerse en las alturas del Circo de Gourettes.

Hacia la Base de la estación de Gourettes.
 
            Solamente nos queda la visión de la parte media e inferior de la estación que no hemos visto en el ascenso y, como tiene poco de atrayente, ocurre lo mismo en todas las estaciones de esquí, nos vamos para abajo sin concesiones y siguiendo aproximadamente el mismo camino de la subida.

            Echamos un buen trago de agua en el abrevadero inferior y soportando las quejas lastimeras de nuestras rodillas nos llegamos al aparcamiento cuando es la una del mediodía. Hemos liquidado los 1400 metros de desnivel en cuatro horas y cuarto. Luego en el coche de vuelta se nos hace un pelín de sueño con la comodidad de los mullidos asientos. A las dos y media nos estamos preparando el rancho cómodamente en nuestra casa.
 

           

             

 

           

           

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.